Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Érase una vez...

Cuentos de los hermanos Grimm

¿Quienes erán los hermanos Grimm?

Fábulas y poesía

Cuentos populares

Los Grimm fueron unos hermanos alemanes conocidos a nivel mundial por su enorme colección de 210 cuentos para niños.Traducidos a más de 160 idiomas y han estado disponibles en una gran cantidad de países.¿Cómo eran sus cuentos?

En Francia

En Alemania

¡Bien!

¿En qué país vivían?

¡Bien!

Cenicienta

Blancanieves y los siete enanitos

La bella durmiente

Adivina uno de sus cuentos.....

Mulan

Rapunzel

Pocahontas

¡Bien!

Encerrada en una torre una bruja me mantiene, pero un día un valiente desde el suelo me llamó, mi pelo dejé caer y así me rescató

Adivina el cuento con este acertijo

Respuesta correcta

¡Bien!

Sopa de letras....encuentra las palabras de CENICIENTA Y CAPERUCITA

La princesa y el guisante

¡Bien!

La casita de chocolate

Hansel y Gretel

Fíjate bien en la imagen...¿qué cuento es?

CENICIENTA

BLANCANIEVES

LA BELLA DURMIENTE

¡Bien!

¿eN QUE CUENTO SALE ESTA IMAGEN?

Respuesta correcta

¡Bien!

Y este cuento....¿Cuál es?

¿Quién sabe aleman para leer nuestro cuento?

Quizá mejor...

Gachas dulces

Imaginar...

Érase una vez una muchacha, tan pobre como piadosa, que vivía con su madre, y he aquí que llegaron a tal extremo en su miseria, que no tenían nada para comer. Un día en que la niña fue al bosque, se encontró con una vieja que, conociendo su apuro, le regaló un pucherito, al cual no tenía más que decir: "¡Pucherito, cuece!", para que se pusiera a cocer unas gachas dulces y sabrosísimas; y cuando se le decía: "¡Pucherito, párate!"; dejaba de cocer. La muchachita llevó el puchero a su madre, y así quedaron remediadas su pobreza y su hambre, pues tenían siempre gachas para hartarse. Un día en que la hija había salido, dijo la madre: "¡Pucherito, cuece"; y él se puso a cocer, y la mujer se hartó de comer. Luego quiso hacer que cesara de cocer, pero se le olvidó la fórmula mágica. Y así, cuece que cuece, hasta que las gachas llegaron al borde y cayeron fuera; y siguieron cuece que cuece, llenando toda la cocina y la casa, y luego la casa de al lado y la calle, como si quisieran saciar el hambre del mundo entero. El apuro era angustioso, pero nadie sabía encontrar remedio. Al fin, cuando ya no quedaba más que una casa sin inundar, volvió la hija y dijo: "¡Pucherito, párate!"; y el puchero paró de cocer. Mas todo aquel que quiso entrar en la ciudad, hubo de abrirse camino a fuerza de tragar gachas.

Siguiente...

QUIZ CUENTO

Siguiente....

UIZ CUENTO

Siguiente...

Siguiente...

Fin

¡¡¡Enhorabuena!!!Os habéis portado genial

Volver a Jugar