Want to make creations as awesome as this one?

More creations to inspire you

Transcript

TÍTULO AQUÍ

01

Subtítulo aquí

02

Subtítulo aquí

03

TÍTUL AQUÍ

Subtítulo aquí

TÍTULO AQUÍ

Subtítulo aquí

05

06

ESTÉTICA TRASCENDENTAL

ANALÍTICA TRASCENDENTAL

DIALÉCTICA TRASCENDENTAL

Estudia/analiza la facultad de la:

SENSABILIDAD

Las condiciones que hacen posible:

Juicios sintéticos

A PRIORI

En las matemáticas

Teoría del conocimiento de Kant

Espacio Tiempo

Intuiciones puras

Conocimientosmateriales

Datos

RESULTADO:FENÓMENOPERCEPCIONES

ENTENDIMIENTO

FENÓMENOS

CATEGORÍAS

JUICIOS SINTÉTICOS A PRIORI EN LA FÍSICA

LOS CONCEPTOS PUROS SON VACÍOS

JUICIOS

Estudia/analiza la facultad de la:

RAZÓN

Existencia de la posibilidad

Conocimiento especulativo de la razón(conocimiento METAFÍSICA)

De los juicios sintéticos a priori de la Metafísica

Categorías

La razón y la matafísica

Imposibilidad de la metafísica como ciencia

El resultado son los juicios

Resultado:IDEAS TRASCENDENTALES

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut eu ligula dolor. Fusce bibendum, eros eu tristique auctor

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut eu ligula dolor. Fusce bibendum, eros eu tristique auctor

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut eu ligula dolor. Fusce bibendum, eros eu tristique auctor

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut eu ligula dolor. Fusce bibendum, eros eu tristique auctor

La sensibilidad es la visión, como ejemplo, está condicionada por factores particulares y empíricos, pero también depende de dos condiciones universales e indispensables: el espacio y el tiempo. Según Kant, el espacio y el tiempo son esenciales no solo para la visión, sino para toda la sensibilidad, siendo denominados "formas a priori de la sensibilidad" y "intuiciones puras".

Para Kant, el espacio y el tiempo son estructuras fundamentales de percepción, no sensaciones directas. Son condiciones previas a la experiencia ("a priori"), es decir, existen antes de cualquier experiencia sensorial, siendo esenciales para que esta sea posible. El espacio y el tiempo son formas en las que percibimos el mundo, aplicándose tanto a la sensibilidad externa como interna.

Espacio y tiempo como intuiciones puras: Para Kant, el espacio y el tiempo son intuiciones puras, no conceptos del entendimiento. Son únicos y previos a toda experiencia, actuando como coordenadas vacías para ordenar impresiones sensibles.

Juicios sintéticos a priori en matemáticas: Kant examina la posibilidad de juicios sintéticos a priori en matemáticas, argumentando que dependen de la pureza a priori del espacio y el tiempo. Las matemáticas pueden formular juicios independientes de la experiencia porque el espacio y el tiempo son condiciones previas, lo que los hace universales y necesarios en toda experiencia.

La analítica trascendental de Kant explora cómo la sensibilidad nos presenta impresiones en el espacio y el tiempo. Sin embargo, percibir estos fenómenos no equivale a comprenderlos. Mientras la sensibilidad nos permite percibir, es el entendimiento el que nos ayuda a comprender.

Kant propone que existen dos tipos de conceptos: empíricos, derivados de la experiencia, y a priori, generados por el entendimiento sin depender de la experiencia. Este último unifica las impresiones sensoriales mediante juicios, utilizando 12 categorías puras:

  1. 1.Unidad
  2. 2.Realidad
  3. 3.Negación
  4. 4.Limitación
  5. 5.Totalidad
  6. 6.Sustancia
  7. 7.Causalidad
  8. 8.Dependencia
  9. 9.Reciprocidad
  10. 10.Posibilidad
  11. 11.Existencia
  12. 12.Necesidad

Las categorías, al igual que el espacio y el tiempo, requieren ser llenadas con datos sensoriales para ser útiles. Solo tienen validez aplicadas a los fenómenos, es decir, a las impresiones sensoriales dentro del espacio y el tiempo. Más allá de la experiencia, carecen de validez.

Kant examina cómo el entendimiento emplea conceptos puros para entender los fenómenos, y cómo los principios fundamentales de la física son juicios sintéticos a priori. Por ejemplo, el principio de causalidad es a priori porque se basa en una categoría que es previa a la experiencia. Esto refuerza su idea de que el espacio, el tiempo y las categorías son condiciones de posibilidad para la experiencia, lo que lleva a su idealismo transcendental.

La razón va más allá de formular juicios; también los conecta para formar razonamientos. Busca juicios cada vez más generales que abarquen una multiplicidad de casos particulares, no se refiere a la experiencia sino al entendimiento. Esta tendencia se debe a su búsqueda de condiciones más generales y, en última instancia, lo incondicionado. Kant las llama ideas transcendentales, conceptos puros a priori de la razón.

La razón impulsa la búsqueda de leyes generales para explicar diversos fenómenos. Sin embargo, esta búsqueda puede llevar a traspasar los límites de la experiencia hacia lo incondicionado. Al intentar unificar y explicar fenómenos físicos y psíquicos mediante teorías metafísicas, pueden surgir problemas como antinomias y paralogismos. Conceptos como Dios, alma y mundo representan el ideal de la razón en la búsqueda de leyes y principios más generales, aunque no proporcionan conocimiento directo.

Imposibilidad de la metafísica como ciencia: La pregunta de la posibilidad de la metafísica es contestada por Kant negativamente en la dialéctica transcendental. La metafísica entendida como un conjunto de proposiciones acerca de realidades que están más allá de la experiencia, es imposible ya que las categorías sólo pueden aplicarse legítimamente a los fenómenos, a los datos de los sentidos. La aplicación de las categorías fuera de la experiencia es lógicamente ilegítima y da lugar a errores e ilusiones. La misión de la dialéctica consiste en mostrar que tales errores provienen de pasar por alto la distinción entre fenómeno y noúmeno. La dialéctica transcendental es pues una crítica del entendimiento y de la razón en su pretensión de alcanzar el conocimiento de las cosas sensibles de los que está más allá de la experiencia. Pero si esta aplicación de las categorías es lógicamente ilegítima, es también una tendencia inevitable de acuerdo con la naturaleza de la razón. La razón tiende inevitablemente a la búsqueda de lo incondicionado, a extender su conocimiento más allá de la experiencia, a hacerse preguntas y formular respuesta acerca de Dios, del alma, y del mundo como totalidad.