Want to make creations as awesome as this one?

More creations to inspire you

Transcript

InteligenciaEmocional

Deficinión: Según Mayer y Salovey es la capacidad para percibir emociones tanto en uno mismo como en los demás. Comprender por qué se han producido esas emociones y luego ser capaz de regularlas

SE ESCUCHA CON EL CUERPO

¿Qué es el lenguaje corporal? El lenguaje corporal es una forma de comunicación que utiliza los gestos, posturas y movimientos del cuerpo y rostro para transmitir información sobre las emociones y pensamientos del emisor. Suele realizarse a nivel inconsciente, de manera que habitualmente es un indicador muy claro del estado emocional de las personas. Es una parte importante de la comunicación no verbal junto con la entonación vocal

4

3

2

1

¡A practicar!

Leemos la importancia del lenguaje corporal y las diferentes formas con las que podemos relacionarnos.

Pedimos a un miembro de la familia que piense un problema, real o ficticio, y que lo represente: será el emisor del mensaje. Otro miembro escuchará el problema: actuará como receptor

Deberán representar la situación dos veces. Pero la postura corporal del receptor será diferente en cada ocasión: • En la primera ocasión, la persona que escucha se girará y evitará el contacto visual. Podría, por ejemplo, estar escribiendo en un móvil. • La segunda vez mirará atentamente a los ojos de quien cuenta el problema y mantendrá contacto físico: por ejemplo apoyando su mano en su hombro

Por último, reflexionaremos sobre las diferencias de expresión corporal entre las dos representaciones. ¿Cuál nos hace sentir más cómodos para compartir lo que nos pasa? ¿Por qué

¿Qué aprenderemos? • La importancia de la comunicación no verbal • A interpretar el lenguaje corpora

Cuando mostramos interés, esta actitud se refleja en nuestro lenguaje corporal: • La postura corporal es relajada. • Se mantiene el contacto visual. • Estamos atentos a lo que nos cuentan. Escuchamos, asentimos e incluso elevamos nuestras cejas. • El cuerpo está girado hacia nuestro interlocutor. Sin embargo, cuando no estamos interesados: • La postura corporal es rígida. • El contacto visual es intermitente o inexistente. • Se muestra distracción con cualquier cosa que pase al alrededor. • El cuerpo está girado hacia otro lugar

¿CÓMO TE SIENTES?

Las emociones son reacciones físicas y psicológicas a algún evento o a algo que nos ha sucedido. Las emociones se producen de manera automática y espontánea, podemos observarlas externamente y son transitorias, es decir no duran para siempre. En 1972, tras haber estudiado las emociones de la tribu Fore en Papúa Nueva Guinea, Paul Ekman y Wallace Friesen dedujeron que existen seis emociones básicas universales para toda la humanidad: alegría, miedo, asco, tristeza, enfado y sorpresa. Estas emociones se consideran que son la base de todo lo que los humanos sentimos. La mayor contribución de Ekman al estudio de las emociones fue demostrar mediante investigaciones muy completas y gran cantidad de fotografías, como el rostro refleja las emociones de manera universal, de forma muy similar en cualquier cultura y raza.

Alegría

Tristeza

Miedo

Asco

Enfado

Sorpresa

?

?

?

?

?

?

¿Cuáles son las seis emociones?

El medidor emocional

El medidor emocional es una herramienta del método de educación emocional RULER. El Método RULER de educación emocional fue creado por el Dr. Marc Brackett y su equipo del Centro de Inteligencia Emocional de la Universidad de Yale (Estados Unidos). RULER es un acrónimo de: Recognizing: reconocer Understanding: entender Labeling: etiquetar Expressing: expresar Regulating: regular El medidor emocional es una de las herramientas de este método.Está basado en teoría clásica de la emoción y consiste en desarrollar la conciencia de cómo nos sentimos, atendiendo a dos componentes o aspectos: El componente mental (Eje X): son las sensaciones que nos provoca una emoción. Son internas y subjetivas, ya que no todos las sentimos igual. Se clasifican como sensaciones agradables o sensaciones desagradables. La activación o energía (Eje Y): son señales fisiológicas asociadas a las emociones. Por ejemplo: la respiración, la tasa cardíaca, la sudoración, la tensión muscular, etc. De la unión de estos dos ejes resultan cuatro cuadrantes (rojo, amarillo, azul y verde) en los que podemos representar todas las emociones: ROJO: enfado, preocupación, miedo, frustración... AMARILLO: alegría, euforia, orgullo... VERDE: calma, relajación, alivio... AZUL: tristeza, cansancio, depresión, aburrimiento..

¡A practicar!

1. Comenzamos el ejercicio conociendo qué es el medidor emocional y la importancia de las emociones básicas y sus efectos fisiológicos. 2. A continuación, sacamos las fichas de las emociones. Iniciaremos un debate en familia sobre el lugar en el que deberíamos colocar cada emoción dependiendo de su nivel de energía y sensación y las vamos situando en el medidor emocional. 3. Acabamos el ejercicio reflexionando entre todos, sobre cómo las emociones no son percibidas de la misma manera por todas las personas. Lo más importante es que aprendamos a identificar y situar las diferentes emociones, respetando las diferencias de cada miembro de la familia y aprovechando esto como un punto importante sobre el que reflexionar.

¿Qué aprenderemos? • A Comprender las diferencias interpersonales en la percepción de las emociones • Medir la energía y las sensaciones de nuestras emociones. • A Identificar, clasificar y describir emociones

Adivina mi emocion

¿Cómo diferenciamos si alguien está triste o frustrado? Si muchas veces no somos conscientes de cómo transmitimos nuestras propias emociones, aún más difícil puede ser interpretar las de los demás. ¿Y cómo sabemos si lo que mostramos se corresponde con lo que queremos expresar? Para conocernos mejor a nosotros mismos es fundamental identificar cada emoción, y detectar los gestos asociados a ella. Esto sin duda mejorará nuestra capacidad de comunicarlas

Adivina mi emocion

‘Adivina mi emoción’ es un juego de mímica muy divertido, que se basa en averiguar las emociones de los demás y en ser conscientes de las que nosotros transmitimos. Con él, descubriremos que a veces la comunicación no verbal no se corresponde con lo que se desea expresar y que no siempre se identifican correctamente las emociones de los demás.

¿Qué aprenderemos? • A expresar y detectar los gestos asociados a cada emoción • A ser conscientes de cómo transmitimos nuestras emociones • Cómo interpretar correctamente las emociones de los demá

4

3

2

1

¡A practicar!

En esta actividad utilizaremos las seis emociones básicas expuestas en el ejercicio anterior e introduciremos una emoción compleja: los celos.

Así, las emociones que representaremos son las siguientes: alegría, miedo, enfado, sorpresa, asco, tristeza y celos

Cada vez que se adivina una emoción, debatimos por qué creemos que es la correcta y repasamos las características fisiológicas, la energía y sensación de estas emociones. Después de interpretar la emoción de “los celos”, hablaremos sobre las emociones complejas. Estas son las que están compuestas por la mezcla de dos o más emociones básicas. A medida que vayan adivinando las emociones las irán situando en el medidor emocional

Para concluir, comentamos las emociones que nos han resultado más fáciles y más difíciles de interpretar

Veo veo

Aprender a ponerse en el lugar del otro es un aspecto fundamental para el desarrollo de la Inteligencia Emocional. En muchas ocasiones, ante determinadas actitudes o acciones de los demás, solemos prejuzgar de forma inmediata las razones por las que se han comportado así. Cuando evaluamos rápidamente a los demás, cometemos el error de invalidar sus emociones, atendiendo exclusivamente a nuestra interpretación y valoración sobre ellos. De este modo, cerramos la puerta automáticamente a la comunicación y a otras posibles interpretaciones de lo sucedido. El primer paso será describir nuevamente lo ocurrido lo más objetivamente posible. ¿Qué aprenderemos? • A observar las acciones de los demás sin evaluarlas • A detectar nuestras necesidades y comunicarlas • A evaluar nuestra respuesta e intentar ser asertivos • Cómo fomentar la empatía

EJERCICIO

1. Pensamos en un conflicto que hayamos vivido recientemente en el seno familiar. 2. Un miembro de la familia lo expone de manera tranquila. El resto de la familia debe escuchar, sin interrumpir. Por ejemplo: “Siempre tiene la habitación muy desordenada, es un caos absoluto. Cada vez que pido que la recoja se enfada muchísimo y pega un portazo”. 3. A continuación, otra de las personas afectadas por ese conflicto contará el mismo problema desde su punto de vista. Por ejemplo: “Están todo el día mandándome. Quieren controlarme y no me dan tiempo ni a recoger”. 4. El siguiente paso sería intentar relatar el conflicto sin hacer juicios de valor, es decir, de la manera más objetiva posible: “La habitación está desordenada y queremos que la recojas”.

5. Por último, cada uno de los miembros de la familia expresarán cómo se sienten.

Estilos de respuestas

Estilos de respuesta: ¿Cómo respondemos ante un conflicto en casa? Existen varios tipos de respuesta: la agresiva, que intensifica el conflicto y aumenta la tensión; la pasiva, que solo sirve para ser complacientes con los demás, negando o invalidando nuestros deseos, necesidades u opiniones. O la asertiva, una respuesta que facilita que expresemos nuestros sentimientos, pensamientos y necesidades, respetando los derechos de los demás. ¿Cuál es la más eficaz? La asertividad forma parte de las llamadas ‘conductas socialmente inteligentes’. Ser asertivo significa enfrentarse a los conflictos de un modo más racional, acorde a nuestros valores, y teniendo en cuenta nuestras necesidades, derechos y deseos. También requiere aprender a expresarlos sin miedo pero siempre desde el respeto y la empatía. Nuestra respuesta condiciona la conducta de los demás. Expresarse de manera emocionalmente inteligente con una respuesta adecuada, nos ayuda a gestionar mejor las discusiones, malentendidos y desacuerdos

)

ESTILO PASIVO: Su objetivo es evitar el conflicto. Por ejemplo: “no pedir lo que queremos y necesitamos, no tener convencimiento o mostrarnos inseguros…” Qué sentimos: • Impotencia. • Culpabilidad. • Nerviosismo. • Frustración. • Inferioridad

¿Qué pensamos? ¿Qué hacemos?

• Constante sensación de ser incomprendido, manipulado o no tenido en cuenta. • “Si no lo hago no me aceptarán en el grupo”• “Lo que yo piense o desee no es importante”. • “Si no acepto, no soy bueno”. • “Si digo mi opinión, me rechazarán”.

Qué hacemos: • Discurso poco fluido. • Bloqueos. • Silencios. • Muletillas. • Mirada huidiza.• Cara tensa. • Bloqueo postural. • Tono de voz bajo

ESTILO AGRESIVO: Tiene que ver con la exigencia y la defensa extrema de nuestro punto de vista o derechos sin respetar los de los demás. Por ejemplo: “Se aprovecha del otro, impone su opinión, decide por los demás…” En este estilo, exigimos lo que queremos utilizando la coacción, la manipulación o la hostilidad. En las relaciones sociales, el único objetivo de este tipo de respuesta es ganar. Qué sentimos: • Frustración. • Incomprensión. • Dominio de la situación. • Tenacidad. • Falta de control. • Enfado. • Superioridad que esconde inseguridad

¿Qué pensamos? ¿Qué hacemos?

• Lo que tú pienses o sientas no es importante. • “Si no gano se aprovecharán”. • “Si el otro no tiene razón yo puedo enfadarme, gritarle…”. • “Esa es mi opinión y tengo el derecho de expresarla así”

• Volumen de voz elevado. • Discurso rápido y precipitado. • Tajante. • Mirada intensa y amenazante. • Cara tensa. • Interrupciones. • Comentarios agresivos. • Postura retadora

ESTILO ASERTIVO: La asertividad es una forma de respuesta que nos permite expresar nuestras necesidades, derechos, ideas, opiniones y emociones de manera consciente pero mostrando interés y respeto por los de los demás. Este estilo de respuesta tiene como objetivo una interacción social respetuosa: “¿Cómo podemos resolver esto?”, “A ver qué te parece si…”. El objetivo es solucionar la situación pero desde la comunicación y el acuerdo. Qué sentimos: • Seguridad. • Control. • Interés. • Empatía. • Respeto.

¿Qué pensamos? ¿Qué hacemos?

• Me interesa lo que la otra persona sienta o piense. • Los hechos de los demás no son sus emociones. • Expectativas positivas. • Diferentes perspectivas de la situación

• Tono de voz adecuado, firme pero flexible. • Contacto ocular. • Postura abierta y relajada. • Expresión emocional proporcionada a la situación. s. Hechos de emociones • Sinceridad. • Se piden aclaraciones, se aceptan errores, se agradece.

Estrategias saludables

¿Qué son las estrategias saludables de regulación emocional? La regulación emocional pretende modificar la frecuencia la duración y la intensidad de una experiencia emocional. Generalmente la regulación emocional se aplica más a emociones desagradables porque son experiencias que no nos gusta experimentar, pero también puede aplicarse para aumentar o mantener una emoción agradable, por ej., la motivación, la tranquilidad o el orgullo. Las estrategias saludables son tácticas que nos ayudan a regular nuestras emociones y pueden ser de tipo mental, es decir, cosas que pensamos; o comportamentales: acciones, cosas que hacemos. Además, también pueden dividirse en aquellas que podemos utilizar en el mismo momento que sentimos una emoción y las que nos sirven para gestionarlas de manera preventiva o más a largo plazo

CUADRANTE ROJO Las estrategias que usamos en este cuadrante nos servirán para reducir el nivel de energía e intentar disminuir la sensación desagradable, por ejemplo, ante el enfado, la preocupación o el miedo. • Dar un paseo o correr (acción). • Autodiálogo, por ejemplo decirte cosas a ti mismo que te tranquilicen o te animen (pensamiento). • Utilizar la respiración diafragmática (acción). • Dar un abrazo o apretar algo “antiestrés” (acción). • Dibujar cómo te sientes (acción).

A continuación, presentamos algunos ejemplos de estrategias saludables para la regulación emocional clasificadas según su colocación en el medido

CUADRANTE AZUL Las estrategias de regulación en este cuadrante persiguen mantener la sensación agradable o incrementar la energía. Son herramientas útiles, por ejemplo, cuando estamos tristes, aburridos o desanimados• Desahogarte con alguien de confianza. • Hacer algo que se nos da muy bien (como por ejemplo cantar, cocinar, montar un puzzle...). • Leer algún libro o historia que nos inspire. • Practicar ejercicio físico o pasear

CUADRANTE AMARILLO Aquí el objetivo puede ser mantenerse en el cuadrante amarillo o, en algunas ocasiones, intentar que nuestra energía descienda. Esta es una zona agradable, pero hay veces que nos gustaría reducir un poco el nivel de intensidad de esa emoción, por ejemplo cuando estamos demasiado eufóricos. • Estar con otras personas que también están felices. • Jugar a tu juego preferido. • Compartir tu logro o tu objetivo. • Iniciar o aprender cosas nuevas. • Bailar

CUADRANTE VERDE Al igual que en el cuadrante amarillo, nos gusta estar aquí. Podemos intentar permanecer así, pero a veces necesitamos alguna estrategia que avive nuestra energía. • Hacer un regalo a alguien. • Hacerte un regalo. • Decirte cosas útiles y motivantes. • Organizar o planificar algo agradable. • Dar las gracias por las cosas positivas que te han pasado en el día. • Escuchar música. • Leer algo que te inspire

La palabra mágica

En las discusiones o desacuerdos familiares, es muy habitual que las emociones se apoderen de nosotros y reaccionemos de forma no regulada. ¿Y qué pasa cuando intentamos resolver un conflicto en un momento de mucha tensión? sucede que, normalmente, empeora y muchas veces acabamos diciendo o haciendo cosas de las que nos arrepentimos. El ejercicio ‘Palabra mágica’ se basa en crear una estrategia de regulación sencilla, pero muy útil, para regular los conflictos familiares

¿Qué aprenderemos? • A reconocer la intensidad de las emociones en nosotros mismos y en los demás • A regular nuestras emocione

¡A practicar!

En este ejercicio, todos los miembros de la familia elegirán, por consenso, una palabra concreta, que se convertirá en una “alarma familiar” que nos avisará cuando una situación se se intensifique demasiado. Es interesante que los más pequeños ayuden a elegir esa palabra y que sea un término neutral, por ejemplo: arcoiris, halcón, azul, cascada… ¡Lo dejamos a vuestra elección! ¿Cómo funciona esta palabra mágica? Cuando surge un conflicto y la conversación comienza a “subir de tono” alguno de los involucrados puede pronunciar la palabra mágica. En ese momento todos deben parar la discusión de inmediato. Es interesante también perder el contacto visual, por ejemplo que cada uno se vaya a una estancia diferente. Esto nos da la oportunidad de poder tranquilizarnos y pensar. Una vez que la situación esté calmada y hayamos reevaluado la situación, la familia podrá retomar la conversación, pero ya con otra actitud. Esta estrategia tan simple puede convertirse en un comodín para que toda la familia sea capaz de gestionar mejor los conflictos cotidianos

.

La respiración diafragmática

Mantener la calma en situaciones como presentarse a un examen, hacer una exposición en público o una discusión, no siempre es fácil. Este ejercicio nos invita a utilizar una herramienta que nuestro propio cuerpo nos ofrece: la ‘respiración diafragmática’. Es una técnica de relajación corporal muy eficaz y fácil de aprender para bajar nuestro nivel de activación. Con este tipo de respiración, podemos llegar a un estado de calma que nos ayudará a tener la mente más clara y enfocada en cualquier momento o lugar. Es muy importante que entendamos que es una técnica que hay que entrenar para convertirla en un hábito y poder utilizarla siempre que lo necesitemos

Respirar correctamente ayuda a mejorar el funcionamiento de nuestro cuerpo. ¿Qué es la respiración diafragmática o abdominal? La respiración diafragmática es una técnica de relajación que nos permite regular nuestras emociones cuando nos sentimos emocionalmente desbordados. Por ejemplo cuando estamos enfadados o un poco nerviosos y queremos llegar a un estado de calma. Consiste en aprender a respirar de un modo lento: entre 8 y 12 respiraciones por minuto (normalmente respiramos entre 12 y 16 veces por minuto), no demasiado profundo y empleando el diafragma en vez de respirar sólo con el pecho. El diafragma es un músculo que separa la cavidad torácica de la cavidad abdominal. Cuando inspiramos se contrae, lo que permite que entre más aire en los pulmones, cuando se relaja presiona los pulmones y el aire es expulsado al exterior.

¿Cómo practicar la respiración diafragmática? 1. Cerramos suavemente los ojos y colocamos una mano sobre el abdomen. El abdomen debe elevarse con cada inspiración. Al espirar, el abdomen vuelve a su posición original. 2. Inspiramos por la nariz y soltamos el aire por la boca. 3. De forma orientativa, en la respiración diafragmática la inspiración debe durar entre 2 y 4 segundos; retenemos el aire entre 2 y 3 segundos y la espiración se realizará lentamente durante unos 6 segundos. Es importante emplear más tiempo al expulsar el aire de los pulmones que al introducirlo. 4. Tras repetirlo dos o tres veces debemos intentar seguir el ritmo de la respiración que hemos practicado

Gracias por su atención

Noelia Ramírez Ruiz