Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Evidencias, indicadores e instrumentos

3.1

Obstáculos más frecuentes a los que nos enfrentamos el profesorado en torno a esta temática:

Obstáculos

2

Prioridad a los indicadores

Ambigüedad en la descripción de los indicadores o criterios

3

Pasión por las rúbricas

Asignación de puntajes

4

5

Evaluamos el producto y no el aprendizaje

1

1

2

3

4

5

¿Sabías que... Retenemos un 42% más de información cuando el contenido se mueve? Es quizá el recurso más efectivo para captar la atención de tu audiencia.

Nos han hecho creer que estas son mejores que las escalas, las listas de cotejo o las guías de observación. La realidad es que lo son si están bien elaboradas, sin embargo, esto exige más tiempo, claridad en los indicadores y una descripción detallada para cada uno de los niveles de desempeño. Estos requisitos se cumplen en pocas ocasiones por lo que resulta en un instrumento ambiguo o poco útil. Otro error común es denominar como rúbrica a todos los instrumentos de evaluación, es decir, no distinguir entre una escala, una lista de cotejo o una rúbrica como tal.

4) Pasión por las rúbricas.

Por ejemplo, solemos tener indicadores como “ortografía” o “redacción”, pero ¿cómo puede saber un estudiante qué se espera? ¿es tolerable una falta de ortografía o ninguna? ¿cómo sé que cumplo con el criterio de redacción?Cada indicador requiere una descripción clara. Por ejemplo, el indicador de Redacción podría describirse como: El texto se organiza por medio de párrafos en el que cada uno tiene una idea principal clara y está respaldado por oraciones de apoyo que la desarrollan, se evita la repetición excesiva de palabras, usa un lenguaje formal y las ideas presentadas se comprenden con facilidad.

3) Ambigüedad en la descripción de los indicadores o criterios.

Al seleccionar la evidencia o producto nos olvidamos del aspecto central: la intención del curso. Es decir, dejamos de evaluar el nivel de logro de la progresión, las metas, categorías y subcategorías que nos indica el programa de estudio, en su lugar, evaluamos el producto en sí y no el aprendizaje, incluso seleccionamos los indicadores o criterios en función del producto.

1) Evaluamos el producto y no el aprendizaje.

Retomando el ejemplo 1 del cuadro anterior, el error común es que evaluemos el cartel sobre la distribución de la riqueza, en lugar de darle prioridad a evaluar la progresión que le dio origen, sus metas, categorías y subcategorías. (Ciencias Sociales I)

Esto va de la mano con el punto anterior y ambos dan lugar a procesos de evaluación desalineados constructivamente. En este se explican los tipos de indicadores o criterios, además de incluir ejemplos y un caso para ayudarte a comprender este error común al que nos enfrentamos los profesores.

2) Le damos prioridad a los indicadores de forma en lugar de los indicadores de fondo.

documento

5) Asignación de puntajes.

En el caso de que el instrumento sirva para asignar una calificación, solemos hacer asignaciones arbitrarias de valores por nivel como 1-2-3-4 sin verificar si el resultado numérico de este puntaje es congruente con la descripción o el nivel mismo. En este video se explica este error común con mayor detalle.