Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Problemas del Mundo ContemporáneoImperialismo y Colonialismo en el siglo XIX y XXIntegrantes:-Barrios Sanchez Isis Edith-Caraveo Ortiz Cristel Guadalupe-Ferrer Reyes Joel Adrián-Herrera Azamar Valeria Yolanda-Huerta Pech Karelly Fernanda.-Quiroz Araujo Dayana Vanessa

A principios del siglo XX, el Imperio británico llegó a cubrir una quinta parte de la superficie del mapa terrestre (35.000.000 km²) y albergaba a un cuarto de su población (450-500 millones de habitantes). Su mayor extensión se dio entre 1884 y 1922.En su apogeo, durante la era victoriana, el Imperio británico se convirtió en el país más extenso que ha visto la historia.

Imperio Británico

1

Imperio Francés

El inicio del imperio Español se considera con el descubrimiento de América. El imperio alcanzó su máxima extensión en la década de 1580, con Felipe II al mando, con la Unión Dinástica de las coronas española y portuguesa.

Imperio Español

1

2

Imperio Belga

El Imperio Belga fue un territorio colonial establecido por Bélgica durante los siglos XIX y XX, que abarcó regiones de África Central. Fue bajo el reinado del Rey Leopoldo II de Bélgica que se logró la expansión territorial y la explotación de los recursos naturales en la región.

Durante el período de dominio colonial, se impuso el sistema de trabajo forzado conocido como «trabajo de las manos cortadas», en el que los nativos congoleños fueron obligados a trabajar en condiciones extremadamente difíciles.

¡Ojo! En Genially utilizamos AI (Awesome Interactivity) en todos nuestros diseños, para que subas de nivel con interactividad y conviertas tu contenido en algo que aporta valor y engancha.

Bélgica estableció un sistema de explotación económica en el Congo, enfocándose principalmente en la extracción de marfil, caucho y otros recursos naturales valiosos.

Bajo el dominio belga, los congoleños sufrieron abusos generalizados, incluyendo violencia física, tortura y explotación. Este período de la historia congoleña es recordado por los atroces actos cometidos contra la población local.

Bajo el liderazgo de Otto von Bismarck, el Imperio Alemán logró la unificación de varios estados alemanes bajo un solo gobierno centralizado. Esto incluía la creación de un Reichstag (Parlamento) con cierto grado de representación popular, aunque el emperador (Kaiser) conservaba una cantidad significativa de poder.

Imperio Alemán

Durante el período del Imperio Alemán, Alemania experimentó un rápido crecimiento industrial. Esto fue impulsado por el desarrollo de la industria pesada, la innovación tecnológica y la expansión de las infraestructuras, como la red ferroviaria.

El Imperio Alemán fue una potencia importante en Europa durante su existencia, pero su colapso al final de la Primera Guerra Mundial marcó el fin de una era y el comienzo de una nueva y tumultuosa etapa en la historia alemana y europea.

La expansión colonial holandesa fue breve y se basó en una intensa actividad comercial y sólidas redes financieras.A través de compañías mercantiles formadas por comerciantes y financieros con amplios poderes en lo económico y lo político, los países colonialistas desplegaron su expansión.

Imperio Horlandes

La expansión colonial holandesa fue breve y se basó en una intensa actividad comercial y sólidas redes financieras.

Imperio Italiano

El imperio Italiano alcanzó su máxima expansión de territorio en el año 1940, (a pesar de esto, no abarca ninguna región de América ni Asia, a excepción de Tianjin, China). Los italianos lograron conquistar Etiopía a través de un sistema fascista, con lo que dio inicio al crecimiento del imperio muy rápido.

Fue, durante más de cuatro siglos, la forma política que tomó el Estado portugués al conquistar y controlar grandes regiones del mundo. El imperio se centró en el control comercial de los territorios; no tuvo integración social ni religioso.

Imperio Portugués

Desde el año 1895, Japón expandió significativamente su dominio colonial, incorporando territorios como la isla de Formosa (actualmente conocida como Taiwán) ese mismo año. Corea en 1910, Manchuria en 1931, y regiones del norte de China en 1937. La anexión de estas áreas fue vista por los japoneses como una medida política y económica indispensable.

Imperio Japonés

Imperio Estadounidense

Imperio Estadounidense

Imperio de la URSS

Referencias

  • Musa, M. N. (2023, 20 diciembre). El Imperio japonés - Enciclopedia de Historia. Enciclopedia de Historia. https://enciclopediadehistoria.com/imperio-japones/
  • Rodríguez, J. L. T. (2013). EL IMPERIALISMO NORTEAMERICANO a COMIENZOS DEL SIGLO XX. https://joseluistrujillorodriguez.blogspot.com/2013/01/el-imperialismo-norteamericano.html
  • Kiss, T. (2023, 23 octubre). Unión Soviética (URSS): qué fue, historia y características. Enciclopedia Humanidades. https://humanidades.com/union-sovietica/
  • Montano, J. (2023, 23 septiembre). Imperio español. Lifeder. https://www.lifeder.com/imperio-espanol/
  • Maurizio, P. (2024, 29 enero). ¿Qué fue el Imperio portugués? - Origen y etapas. Enciclopedia de Historia. https://enciclopediadehistoria.com/imperio-portugues/
  • Olmedo, J. (2020, 1 octubre). IMPERIO ITALIANO - Origen, economia, organizacion y caida. MundoAntiguo. https://mundoantiguo.net/imperio-italiano/
  • Umasy, N. (2024). Historia de Italia. https://history-maps.com/es/story/History-of-Italy

El primer Imperio colonial francés tuvo su centro en América y de forma secundaria en India. La exploración se inició en el siglo XVI siguiendo a los imperios ibéricos, aunque los primeros asentamientos permanentes en América tendrían que esperar a inicios del siglo XVII. No obstante, la mayor parte del Imperio (Luisiana y Nueva Francia, actual Canadá) estaba muy poco poblado.

El segundo Imperio colonial francés crecerá sobre el mapa a partir de los restos del primero, especialmente sobre las factorías africanas, mientras que mantenía pequeñas posesiones en América, el océano Índico e India. Durante el reparto de África, Francia construirá rápidamente, y partiendo de sus posesiones costeras, un extenso imperio en África occidental y Madagascar, y que pese a su independencia sigue estando en la actualidad muy vinculado a su exmetrópolis.

Al inicio de este período, las Guerras Napoleónicas y la amenaza de invasión por parte de Bonaparte llevaron al rey Juan VI y a su corte a huir a Brasil, para establecerse en Rio de Janeiro, lo que condujo a la formación del Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve en 1815.Para 1821, tras la independencia de la Península Ibérica de Francia, el rey regreso a Portugal, causando una crisis institucional, lo cual resultó la pérdida de Brasil, marcando el fin del mayor territorio ultramarino del imperio portugués.

Principios del siglo XIX

Después de perder sus territorios en Asia y Brasil, el imperio portugués se concentró en África durante la época del imperialismo europeo. A pesar de expandir sus colonias africanas en 700,000 km², Portugal no logró unir sus dos mayores colonias africanas: Angola y Mozambique. En la segunda mitad del siglo XX, la descolonización ayudó con la independización de los últimos territorios africanos ocupados por Portugal. En 1975, con la independencia de Angola y Mozambique, se considera que finalizó el Imperio portugués. El único territorio que permaneció bajo control portugués fue Macao, que fue devuelto a China en 1999.

Gracias a su máxima expansión, los territorios del imperio (1580) abarcaban (color naranja) la península Ibérica, partes de Europa (Franco condado, Sur de los Países Bajos, Islas Baleares, Sicilia, Cerdeña, Reino de Nápoles, ciudades toscanas, ducado de Luxemburgo), posesiones portuguesas en Asia y África, gran parte de América del Sur y central, amplios territorios de América del Norte y las Filipinas en Asia.

En 1922, se creó la URSS con la unificación estatal de las repúblicas socialistas de Rusia, Transcaucasia (Armenia, Azerbaiyán y Georgia), Ucrania y Bielorrusia. En los años siguientes se incorporaron las repúblicas socialistas conformadas en los actuales territorios de Estonia, Kazajistán, Kirguistán, Moldavia, Turkmenistán, Tayikistán, Lituania, Letonia, y Uzbekistán.

La Guerra de 1898 terminó cuando España y Estados Unidos firmaron el Tratado de París el 10 de diciembre de 1898. Estados Unidos obtuvo soberanía sobre Puerto Rico, Filipinas y Guam, y prometió a Cuba el derecho a la independencia después de un período de ocupación militar. El proceso se completaría con la compra de Alaska (1867) y la anexión de Hawái (1898).

La SEGUNDA FASE "Dominio hegemónico del Caribe "

La expansión colonial holandesa fue breve y se basó en una intensa actividad comercial y sólidas redes financieras.

El imperio Holandés

Después de independizarse de España, Portugal inició un segundo período en el que intentó recuperar y consolidar sus antiguas posesiones ultramarinas, como las islas Madeira y Azores en el Atlántico. Apesar del intento de recuperar la mayoría, muchas de sus posesiones fueron perdidas en manos de provincias unidas de los Países Bajos. Por otra parte ocupó territorios en el Sahara Occidental, Senegal y Guinea-Bissau, de igual manera, controló la India, Malasia, la Isla de Taiwan, Nagasaki en Japón, así como Brasil en América, etc.

La colonización holandesa se centró en crear colonias de poblamiento para los calvinistas, emporios comerciales en el oriente y colonias de plantación que también servían de base para el contrabando de mercancías y venta de esclavos hacia las colonias españolas. Además, en África (Goré, Santo Tomé y Guinea) poseían centros de compra y distribución de esclavos.

Por mucho tiempo, principalmente entre los siglos XV y XVI, España y Portugal fueron los grandes imperios conquistadores de Europa, saliendo del viejo continente y ejerciendo su poder territorios recientemente descubiertos por los europeos. Sin querer ser menos, Gran Bretaña también quiso unirse a la lista de grandes imperios y, con la pérdida de gran parte del territorio que hoy conocemos como Estados Unidos, comenzó a mirar con mucho interés a Asia, África y Oceanía.

Poco a poco, comenzó a reforzar sus vínculos comerciales con esta zona, aproximadamente al mismo tiempo que la victoria sobre las fuerzas de Napoleón la cementaban su posición como la mayor potencia naval del planeta. Esto, sumado luego al impulso de la revolución industrial, permitió que Gran Bretaña pudiera comenzar a ejercer su poderío para conquistar nuevos territorios y establecer nuevas colonias alrededor del mundo.

Después de la SGM, España perdió sus últimos territorios en África. En 1956, España abandonó Marruecos, pero retuvo Ceuta, Melilla, el Sáhara e Ifni. En 1959, Ceuta y Melilla se integraron como provincias españolas. En 1969, España se retiró de Ifni y seis años más tarde del Sáhara Occidental.

España perdió territorios en América, como Luisiana, que fue vendida a Estados Unidos. La invasión napoleónica de España en 1808 interrumpió la comunicación con las colonias americanas, lo que desencadenó levantamientos populares y la Guerra de la Independencia española. Se lideraron rebeliones por parte de los criollos que buscaban inicialmente gobiernos autónomos. Al final de esto, para 1824, España había perdido todas sus colonias americanas, excepto Puerto Rico y Cuba. En ese entonces España pasaba por crisis, lo que llevó a una mayor inestabilidad política y económica. A finales del siglo, España perdió Cuba, Filipinas, Puerto Rico y Guam en una guerra con Estados Unidos en 1898.

El Imperio Español experimentó una caída bajo la dinastía de los Borbones...

Siglo XIX

Siglo XX

La caída del Imperio Italiano fue un momento rápido, de gran desastre luego de una devastadora derrota en 1943, momento en que los regímenes fascistas de la zona (aka Nazismo) estaban en pleno proceso de eliminación (segunda guerra mundial). Esto resultó en una amplia reducción del territorio italiano, habiendo sido incluso expulsados del norte de África y África Oriental.

Desde la crisis económica de los años 80, la URSS bajo el liderazgo de Gorbachov inició reformas para mejorar su economía y relaciones internacionales. Estas incluyeron liberalizar los intercambios económicos, permitir la participación política de la oposición, retirando las tropas de los países ocupados. Esto desencadenó protestas populares y llevó a la independencia de las repúblicas socialistas en 1991. Tras un golpe de Estado fallido, Gorbachov renunció y la Unión Soviética se disolvió el 25 de diciembre de 1991.

A fines del siglo XVI, Francia era la nación europea más poblada y contaba con un estado monárquico fuerte. Inició la expansión, hacia el Oriente (India) donde estableció asentamientos comerciales. Más tarde, mercaderes y aventureros franceses se lanzaron hacia las tierras americanas. Las expediciones de exploración iniciadas en 1537 en Canadá alcanzaron su auge en el siglo siguiente, con el florecimiento del mercantilismo y de la monarquía absoluta representada por Luis XIV.

A finales del siglo XIX, Japón optó por seguir el modelo de desarrollo occidental centrado en la industrialización y la expansión territorial, lo cual se refleja en las Reformas Meiji. La victoria en la guerra ruso-japonesa de 1904-1905 generó un sentimiento de confianza e incluso de superioridad entre los japoneses con respecto a sus naciones vecinas.

unque el objetivo inicial de Francia era conectar las colonias de Senegal con Yibuti en un gran imperio contiguo, el incidente con los británicos en Fashoda (actual Sudán del Sur) en 1898 terminó por enterrar esta idea. De cualquier modo, esta batalla servirá para acercar posiciones con sus hasta entonces archienemigos de Reino Unido, cambiando el curso del posterior siglo XX. En Asia, Francia mantenía un puñado de pequeñas posesiones en India, además de varias factorías costeras, que con la excepción de Surat se encontraban muy cerca de sus colonias. Su principal colonia en Asia, en cualquier caso, era la de Indochina, en las actuales Laos, Camboya y Vietnam.En China, Francia será uno de por principales agentes que participará en el reparto de China a finales del siglo XIX mediante los tratados desiguales. Tras la guerra franco-china (1884-1885), Francia se aseguró su control sombre Indochina, a la vez que incorporaba Guangzhouwan –una bahía al sur de China– a sus colonias y ganaba garantías comerciales y una importante área de influencia sobre el sur del país. Otros tratados les otorgarán concesiones en las ciudades de Shangái, Cantón, Hankou (germen de la actual Wuhan), y Tientsin (actual Tiajin). Tras la I Guerra Mundial, Francia incorporará excolonias alemanas como Togolandia oriental y Camerún a sus posesiones como mandatos, a la vez que lo exterritorios otomanos de Siria y Líbano. Tras alcanzar su máxima extensión allá por 1937, el Imperio se empezará a descomponer rápidamente tras la II Guerra Mundial, empezando por Indochina. Pese a esto, Francia todavía mantiene algunos territorios pendientes de descolonización en Oceanía.

Se puede caracterizar al imperio holandés como una expansión colonial de breve duración (siglo XVII) que acumuló capital mediante una intensa actividad comercial, el despliegue de una importante marina mercante y el hecho de contar con sólidas redes financieras dirigidas hacia los imperios español y portugués. Todo ello la llevó a conformar sistemas comerciales y financieros a nivel global, pero su hegemonía se vio desplazada por ingleses y franceses, pero especialmente los segundos, que empezaron a sustituirla a inicios del siglo XVIII.

En teoría el gobierno de Italia era una Monarquía Constitucional, pertenecía a un monarca (rey) quien gobernaba por medio de los ministros. Los ministros eran elegidos a través del voto restringido, esto ocurrió desde 1861 a 1922.La constitución del Statuto Albertino era el documento de gobierno. A pesar de que teóricamente la cámara de ministros era responsable ante el rey, el gobierno no hubiera permanecido en el cargo sin el apoyo del parlamento.La dinastía de reyes del imperio italiano era de la Casa de Saboya, una familia de nobles del norte de Italia.

La expansión el Imperio británico en el mapa del mundo llevó consigo la expansión del comerció internacional, la industrialización, la legislación británica y la lengua inglesa, y el éxito en su difusión todavía marca de forma profunda nuestro mundo contemporáneo, caracterizado por la globalización y el dominio internacional del inglés.

El Tratado de Guadalupe Hidalgo, trajo un final oficial a la guerra México-Americana (1846-1848)

Según sus términos, México cedió el 55% de su territorio, incluyendo los estados actuales de California, Nevada, Utah, Nuevo México, las mayores partes de Arizona y Colorado, y partes de los actuales Oklahoma, Kansas, y Wyoming a los Estados Unidos. México renunció a todas sus reclamaciones a Texas, y reconoció el Río Grande como la frontera del sur con los Estados Unidos.

La PRIMERA FASE "la conquista del oeste"

La industrialización, que emanaba de Gran Bretaña, permitió al Imperio británico dominar el mapa del mundo, siendo la potencia hegemónica del planeta durante casi un siglo. Su legado aún perdura, y gran parte del comercio mundial, su legislación y muchas organización de las instituciones internacionales son sus herederas.

Imperio Francés

El imperio colonial francés creó, junto con Holanda e Inglaterra, las Compañías de Indias para extender sus dominios fuera de sus fronteras, establecer enclaves comerciales y coloniales así como intercambiar mercancías en América, Asia y África.Francia inició su expansión colonial en América en el siglo XVI. Tres momentos destacan en el proceso colonizador francés: los inicios, desde el siglo XVI hasta mediados del XVII, que dieron origen a los primeros asentamientos coloniales; el esplendor, que corresponde a la formación del primer imperio colonial, desde mediados del siglo XVII hasta 1714; y la decadencia relativa, de 1714 a 1763, en que Francia pierde los dominios continentales y centra su poder colonial en las Antillas.

Fin del imperio

Tras sucesivas derrotas desde la Batalla de Midway en 1942, Japón enfrentó la pérdida de islas del Pacífico, culminando con la toma de Okinawa en junio de 1945. Ante la negativa japonesa de rendirse tras la Declaración de Potsdam, el presidente Truman optó por el uso de bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki, resultando en la rendición de Japón el 2 de septiembre. Esto marcó el fin de la Segunda Guerra Mundial y el inicio de la ocupación estadounidense hasta la entrada en vigor del Tratado de San Francisco en 1952, que estableció la actual monarquía constitucional de Japón.