Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Sergio grau 2A

FILOSOFÍA

Los sueños de descartes

tERCER SUEÑO

sEGUNDO SUEÑO

pRIMER SUEÑO

índice

Problema del bien y del mal

pRIMER SUEÑO

Descartes experimenta un sueño donde se ve acosado por fantasmas y huye asustado por estrechas calles. Aunque intenta caminar rápido, siente debilidad en su lado derecho, forzándolo a inclinarse hacia la izquierda. El viento fuerte lo zarandea violentamente, dificultando su avance, hasta que finalmente se refugia en un colegio. Una vez dentro, reza en la capilla para calmar su angustia, pero una obsesión absurda lo hace regresar a la calle para saludar a un conocido. Sin embargo, el viento lo zarandea de nuevo. En el patio, un hombre le comunica un mensaje de parte de Monsieur N, ofreciéndole un melón. A pesar de que el viento se calma, se siente inferior al notar cómo los demás caminan con firmeza mientras él aún titubea.Al despertar, siente un dolor punzante en la misma zona del cuerpo que le molestaba durante el sueño. Todavía bajo la impresión de su vivencia onírica, cambia de postura para calmar su dolencia. Las imágenes siguen revoloteando muy vivas en su mente, puesto que el miedo no lo abandona… Según Baillet, se puso a rezar pidiendo a Dios que lo protegiera de la mala influencia del sueño. Aunque a los ojos de los hombres parecía haberse comportado correctamente, en su fuero interno se sentía muy culpable. Esta ansiedad moral lo mantendrá despierto dos horas más, durante las cuales sigue meditando sobre el problema del bien y del mal hasta quedarse otra vez dormido.

Problema del bien y del mal

Primer sueño

Diferencia racional del sueño y la vigilia

Segundo SUEÑO

Un fuerte y repentino sonido parecido a un trueno lo despierta en el sueño bruscamente. Abre los ojos y toda su habitación está bañada en chispas. La visión es inquietante, pero no lo estremece en absoluto: estas extrañas fosforescencias nocturnas le son familiares; no es la primera vez que las ve en medio de la noche, ni que percibe los objetos más cercanos y con mayor presencia, como le sucede a los sonámbulos. Descartes abre y cierra los párpados varias veces y procura concentrar su atención en los objetos del cuarto para tratar de ajustar su visión. Al recuperar su percepción normal, comienza a darse explicaciones filosóficas sobre lo ocurrido, como es habitual en él, hasta que el hilo de sus pensamientos se va poco a poco deshilachando en la somnolencia, y vuelve a dormirse.Descartes podría haber extraído de este sueño la idea de que la percepción y la realidad a menudo están sujetas a interpretaciones erróneas. Aunque experimenta una visión inquietante al despertar, reconoce las fosforescencias nocturnas como algo familiar y comprende que su percepción se ha distorsionado temporalmente. Esto podría llevarlo a reflexionar sobre la naturaleza de la percepción y la importancia de la razón para diferenciar entre lo real (vigilia) y lo imaginario (sueño). Además, el hecho de que sus pensamientos filosóficos se desvanezcan gradualmente en la somnolencia podría reforzar su idea de la importancia de la mente despierta y racional en la búsqueda de la verdad y la comprensión del mundo que le rodea.

Diferencia sueño y vigilia

Segundo sueño

eST ET NON

Tercer SUEÑO

En este sueño, Descartes se encuentra en su propia habitación y nota la presencia de libros sobre su mesa de trabajo que no recuerda haber dejado allí. Uno de los libros captura su atención: es un diccionario, lo cual le parece útil. Pero su interés aumenta cuando descubre otro libro desconocido, una recopilación de poetas latinos titulada Corpus Poetarum. Al abrirlo, se encuentra con un verso que le pregunta "¿Qué camino he de seguir en la vida?". Mientras está inmerso en la lectura, un hombre desconocido se acerca y le muestra otro poema que comienza con "Est et non" ("Sí y no"), el cual el hombre alaba profundamente. Descartes responde mencionando que conoce el verso y su procedencia, pero al buscarlo en su libro de poemas, no lo encuentra, lo que le genera una gran confusión.La situación se vuelve más extraña cuando el libro que Descartes tenía en sus manos cambia repentinamente, apareciendo al otro lado de la mesa. Al recogerlo, nota que no es el diccionario completo que pensaba al principio. Aunque encuentra los versos de Ausonio, no puede hallar el poema que el hombre mencionó. A pesar de esto, intenta encontrar otro poema similar que recuerda. Mientras busca, se topa con grabados en cobre en el libro, lo que lo lleva a dudar de la autenticidad de la edición. La escena de su sueño se desvanece gradualmente, con los libros, el hombre y la habitación disipándose ante sus ojos. A pesar de la extrañeza de la situación, Descartes se da cuenta de que está soñando, pero aún conserva la capacidad de razonar y pensar con claridad dentro del sueño. Decide continuar interpretando la experiencia onírica antes de despertar, sumergiéndose en la reflexión sobre el significado de los eventos que acaba de experimentar.

eST ET NON

Tercer sueño