Want to make creations as awesome as this one?

Trabajo fisiopatología tema 6

Transcript

María del Mar Quesada Galdón

Artritis reumatoide

Tratamiento

Diagnóstico

Clínica

Etiología

Qué es

Qué es la artritis reumatoide

Qué es la artritis reumatoide

La artritis es un término general que se refiere a la inflamación de una o más articulaciones en el cuerpo. Hay varios tipos de artritis, cada uno con sus propias causas y características distintivas, en este caso hablaremos de la artritis reumatoide.La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune crónica que afecta principalmente las articulaciones, aunque también puede tener repercusiones en otros órganos y sistemas del cuerpo. En esta enfermedad, el sistema inmunológico ataca por error el tejido sano de las articulaciones, lo que provoca inflamación, dolor, rigidez y eventualmente puede causar daño articular y deformidad.

Etiología

La etiología de la artritis reumatoide (AR) no se comprende completamente, pero se considera que es el resultado de una combinación de factores genéticos, ambientales y del sistema inmunológico. En resumen, la artritis reumatoide es una enfermedad compleja con múltiples factores que contribuyen a su desarrollo. La interacción entre factores genéticos, ambientales y del sistema inmunológico desempeña un papel clave en la etiología de esta enfermedad autoinmune.

Etiología

En la AR, el sistema inmunológico ataca por error el revestimiento de las articulaciones, la membrana sinovial, causando inflamación crónica en las articulaciones. Se desconoce exactamente qué desencadena esta respuesta autoinmune, pero se cree que los factores genéticos y ambientales contribuyen a activarla.

Se cree que ciertos factores ambientales, como la exposición a ciertos tipos de infecciones virales o bacterianas, el tabaquismo y la exposición a toxinas ambientales, pueden desencadenar la respuesta autoinmune en personas genéticamente susceptibles.

Respuesta autoinmune

Factores ambientales

Predisposición genética

Existe una fuerte asociación genética en la artritis reumatoide. Se ha observado que las personas con antecedentes familiares de AR tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. Se han identificado varios genes que parecen estar involucrados en la susceptibilidad a la AR, aunque ninguno es determinante por sí solo.

Etiología

Se ha observado que la AR afecta a mujeres con más frecuencia que a hombres, lo que sugiere un posible papel de las hormonas en la enfermedad. Los cambios hormonales, como los que ocurren durante el embarazo o la menopausia, pueden influir en la actividad de la AR en algunas personas.

En la AR, se produce una respuesta inflamatoria exagerada en las articulaciones, mediada por diversas citoquinas y moléculas de señalización celular. Estos incluyen factores como el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α), interleucina-1 (IL-1) e interleucina-6 (IL-6), que desempeñan un papel importante en la inflamación y el daño articular en la AR.

Factores hormonales

Citoquinas inflamatorias

Lorem ipsum dolor sit

Etiología

cLínica

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune crónica que afecta principalmente las articulaciones.Es importante tener en cuenta que los síntomas de la artritis reumatoide pueden variar de una persona a otra y suelen incrementar su intensidad a lo largo del tiempo. Además de los síntomas articulares, la artritis reumatoide también puede afectar otros sistemas del cuerpo, como la piel, los ojos, los pulmones y el corazón. Entre los signos y síntomas comunes de la artritis reumatoide se incluyen los siguientes.

Clínica

Clínica

Fatiga

Hinchazón y calor en las articulaciones

Rigidez matutina

Dolor articular

La fatiga es un síntoma común en las personas con artritis reumatoide y puede ser debilitante. La fatiga puede ser causada por la propia enfermedad, por la falta de sueño debido al dolor o la incomodidad, o por los efectos secundarios de los medicamentos.

Las articulaciones afectadas por la artritis reumatoide pueden hincharse, sentirse calientes al tacto y mostrar signos de inflamación.

Muchas personas con artritis reumatoide experimentan rigidez en las articulaciones al levantarse por la mañana o después de periodos de inactividad prolongados. Esta rigidez suele durar más de una hora.

El dolor en las articulaciones es uno de los síntomas más característicos de la artritis reumatoide. Por lo general, este dolor es bilateral y simétrico, lo que significa que afecta las mismas articulaciones en ambos lados del cuerpo.

Clínica

Pérdida de apetito y pérdida de peso

Deformidades articulares

Rigidez articular

La fatiga es un síntoma común en las personas con artritis reumatoide y puede ser debilitante. La fatiga puede ser causada por la propia enfermedad, por la falta de sueño debido al dolor o la incomodidad, o por los efectos secundarios de los medicamentos.

Algunas personas con artritis reumatoide pueden experimentar una disminución del apetito y una pérdida de peso involuntaria debido a la inflamación y a los efectos sistémicos de la enfermedad.

Además de la rigidez matutina, las personas con artritis reumatoide pueden experimentar rigidez en las articulaciones después de periodos de inactividad o inmovilización.

Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de la artritis reumatoide (AR) se basa en una combinación de la historia clínica del paciente, el examen físico, los análisis de laboratorio y las imágenes médicas.Es importante destacar que el diagnóstico de la AR puede ser complejo y requerir la evaluación de un reumatólogo, un médico especializado en enfermedades autoinmunes y del sistema musculoesquelético.

Imagenología

Las radiografías y otras pruebas de imagen, como la ecografía y la resonancia magnética, pueden ser útiles para evaluar el daño articular y la inflamación en personas con AR. Estas pruebas pueden ayudar a confirmar el diagnóstico y a evaluar la progresión de la enfermedad a lo largo del tiempo.

Análisis de laboratorio

-Factor reumatoide (FR): anticuerpo está presente en la sangre de personas con AR, aunque no es específico de esta enfermedad.-Proteína C reactiva (PCR) y velocidad de sedimentación globular (VSG): Estos marcadores de inflamación pueden estar elevados en personas con AR. -Anticuerpos antipéptido citrulinado cíclico (anti-CCP): Estos anticuerpos son más específicos para la AR.-Hemograma completo: Puede mostrar anemia, que es común en personas con AR.

Historia clínica y examen físico

El médico recopila información detallada sobre los síntomas del paciente, incluyendo la duración y la ubicación del dolor articular, la rigidez matutina, la fatiga y otros síntomas sistémicos. El examen físico puede revelar signos de inflamación en las articulaciones, como hinchazón, calor y sensibilidad. También se debe preguntar por antecendentes familiares de esta enfermedad.

Diagnóstico

Tratamiento

El tratamiento de la artritis reumatoide (AR) se centra en aliviar los síntomas, prevenir el daño articular, mejorar la función y calidad de vida del paciente, así como en reducir la inflamación y la progresión de la enfermedad.Puede incluir una combinación de medicamentos, terapias no farmacológicas y cambios en el estilo de vida..

Tratamiento

Medicamentos

Analgésicos y antiinflamatorios no esteroides (AINEs): Estos medicamentos pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación asociados con la AR, aunque no modifican la progresión de la enfermedad.

Terapia con corticosteroides: Los corticosteroides, como la prednisona, pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar los síntomas de manera rápida, pero generalmente se usan a corto plazo debido a sus efectos secundarios potenciales a largo plazo.

Terapias biológicas: Estos medicamentos, también conocidos como agentes biológicos o biológicos, están diseñados para bloquear las respuestas inmunitarias específicas que causan la inflamación en la AR.

Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARDs): Estos fármacos son la base del tratamiento para la AR y ayudan a controlar la inflamación y prevenir el daño articular. Ejemplos incluyen metotrexato, sulfasalazina, leflunomida y hidroxicloroquina.

Cirugía: En casos graves de AR que no responden al tratamiento médico, la cirugía puede ser necesaria para reparar o reemplazar las articulaciones dañadas.

Algunas personas encuentran alivio de los síntomas de la AR a través de terapias complementarias como la acupuntura, la quiropráctica, el masaje y la terapia de calor o frío.

El ejercicio regular, como la natación, el ciclismo y los ejercicios de rango de movimiento, puede ayudar a mejorar la fuerza muscular, la flexibilidad y la salud general en personas con AR.

Terapias complementarias

Ejercicio

Terapia física y ocupacional

Los fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales pueden ayudar a mejorar la movilidad, la fuerza muscular y la función de las articulaciones, así como a enseñar técnicas de conservación de energía y adaptación para actividades cotidianas.

Terapias no farmacológicas