Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Comparación con estándares

Medición del desempeño

Establecimiento de estándares

Análisis de desviaciones

Acciones correctivas y preventivas

Comunicación y retroalimentación

El proceso de control sigue una secuencia de pasos:

Haz clic en los botones para ver más información

Evaluación y mejora continua

Acciones correctivas y preventivas

Con base en el análisis de desviaciones, se toman acciones correctivas o preventivas para abordar los problemas identificados. Las acciones correctivas se enfocan en corregir desviaciones actuales, mientras que las acciones preventivas buscan evitar que los problemas vuelvan a ocurrir en el futuro.

Comunicación y retroalimentación

Durante todo el proceso de control, es esencial mantener una comunicación efectiva con los responsables y los miembros del equipo para garantizar que estén informados sobre el desempeño y las acciones tomadas. La retroalimentación constante es fundamental para mantener la alineación y el enfoque en los objetivos de la organización.

Medición del desempeño

Una vez que los estándares están definidos, se procede a medir el desempeño real de la organización o de las áreas y procesos específicos que se están controlando. Esta medición implica recopilar datos relevantes y representativos del rendimiento de acuerdo con los estándares establecidos.

Análisis de desviaciones

Una vez identificadas las desviaciones, se procede a analizar las causas que las originaron. Es importante comprender por qué se están produciendo las desviaciones y qué factores están contribuyendo a ellas.

Establecimiento de estándares

El primer paso en el proceso de control es establecer estándares claros y medibles que sirvan como referencia para evaluar el desempeño. Estos estándares pueden ser cuantitativos (números o métricas) o cualitativos (expectativas de calidad, servicio, etc.). Los estándares deben ser realistas, alcanzables y estar en línea con los objetivos de la organización.

Comparación con estándares

La siguiente etapa consiste en comparar el desempeño real con los estándares establecidos. Esta comparación permite identificar desviaciones o diferencias entre lo que realmente está sucediendo y lo que se esperaba que sucediera.

Evaluación y mejora continua

Finalmente, el proceso de control no es un evento único, sino un ciclo continuo e iterativo. Se debe realizar una evaluación constante para determinar la efectividad de las acciones tomadas y realizar ajustes y mejoras cuando sea necesario.