Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

CERTIFICACIÓN NO DISPONIBLE

PresentaciónMódulo I: Derechos Humanos. Marco normativo nacional e internacional.Módulo II: Perspectiva de género. Conceptos para analizar al deporte en clave de género. Módulo III: Violencias por motivos de género. Incidencia en el ámbito deportivo y laboral.Módulo IV: Género y Derechos Humanos. Intervenciones y corresponsabilidad en los organismos del Estado. Cierre

Índice

La Ley Micaela nos invita a tomar postura responsablemente, a elaborar acciones cotidianas que promuevan la prevención de la violencia por razones de género, a pensar y pensarnos en otro tipo de sociedad.

A lo largo del curso, les proponemos reflexionar sobre distintas situaciones que todas y todos vivenciamos en diversos ámbitos y espacios pero fundamentalmente en nuestro entorno laboral y profesional: el deporte. La capacitación revisa los modos habituales de relacionarnos y entender lo que ocurre a nuestro alrededor, a la luz de una perspectiva crítica: el enfoque de género.

Te damos la bienvenida al curso Ley Micaela 2023 (Ley N° 27.499) que establece la capacitación obligatoria para todas las personas que integran los tres poderes del Estado sobre la temática de género y la violencia contra las mujeres.

Presentación

En este enlace podés descargar el programa completo de Ley Micaela 2023 para la Secretaría de Deportes:

Esto implica visibilizar y analizar las desigualdades entre los géneros y las relaciones de poder existentes entre ellos, para que desde las tareas cotidianas de cada persona y por ende, de las políticas públicas, se intervenga y modifique, a partir de la transversalización de la perspectiva de género en tanto obligación asumida por el Estado Nacional.

A través de la implementación de esta normativa y de las capacitaciones que la acompañan, se busca, en primer lugar, prevenir y promover la adecuada intervención frente a situaciones de violencias por razones de género en los ámbitos laborales. Además, tienen como fin, interpelar, a partir de experiencias situadas y específicas acordes, para transversalizar la perspectiva de género en el diseño e implementación de políticas públicas. Las capacitaciones de Ley Micaela tienen como uno de sus objetivos incorporar la perspectiva de género en el análisis de la violencia contra las mujeres y personas LGTBI+, considerándola como una problemática social. Desde la Secretaría de Deportes, creemos que es necesario indagar y reflexionar sobre las particularidades que esto asume en el ámbito deportivo.

  • Identificar las desigualdades entre los géneros y las relaciones de poder existentes, presentes en prejuicios, estereotipos, prácticas y costumbres y que tienen sus expresiones específicas en el ámbito deportivo.
  • Reforzar al deporte como espacio de socialización y cooperación, alentando las prácticas deportivas inclusivas.
  • Transversalizar la perspectiva de género y diversidad en las áreas laborales de pertenencia.

Objetivos

  • Incorporar herramientas para el abordaje de obstáculos en el acceso al deporte y el desarrollo de trayectorias deportivas sin discriminación y violencia por razones de género.
  • Revisar y reflexionar sobre las prácticas cotidianas y sentidos comunes en el ámbito laboral de la Secretaría de Deportes.
  • Promover acciones para prevenir y erradicar situaciones de violencia y discriminación en el ámbito deportivo.

Ley Micaela 2023: contenidos de la Ley N° 27.499 aplicados al ámbito deportivo para la Secretaría de Deportes de la Nación

Micaela fue militante y dirigente del Movimiento Evita de la Ciudad y de la Provincia de Entre Ríos, formaba parte de la JP Evita de Gualeguay y era una activa participante del movimiento feminista #NiUnaMenos.Estudiaba el Profesorado de Educación Física en Gualeguay en la Universidad Autónoma de Entre Ríos, donde también se involucró en la actividad gremial estudiantil.En la madrugada del 1 de abril de 2017, Micaela García fue violada y asesinada, y encontrada una semana después semienterrada debajo de un árbol en las afueras de Gualeguay.Su femicida, Sebastián Wagner, quien ya cumplía condena por abuso sexual, había obtenido la libertad condicional por la decisión de un juez, que desoyó las indicaciones de los equipos técnicos y del fiscal que recomendaron no otorgar la salida transitoria.

¿Quién es Micaela García?

Ley N° 27.499

Accedé al texto completo de la ley

Con la creación del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación se estableció un plan de acción en pos de la capacitación.

La normativa establece la capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres, para todas las personas que se desempeñen en la función pública en todos sus niveles y jerarquías.

La Ley N° 27.499 o Ley Micaela de Capacitación Obligatoria en Género para todas las personas que integran los tres poderes del Estado surge a partir del femicidio de Micaela García.

A través de capacitaciones y dispositivos de capacitación político-pedagógicos, el objetivo de la ley es transmitir herramientas y (de)construir sentidos comunes que cuestionen la desigualdad y transformen las prácticas concretas (trámites, intervenciones, proyectos de ley, programas y políticas públicas) de forma transversal. Se busca visibilizar las desigualdades entre los géneros y las relaciones de poder existentes, presentes en prejuicios, estereotipos, prácticas y costumbres. Transversalizar la mirada de género sobre estas desigualdades estructurales es una responsabilidad colectiva que debe impactar en la transformación de los hábitos y costumbres individuales.

El femicidio de Micaela García tuvo lugar en el marco de las movilizaciones reunidas bajo la consigna #NiUnaMenos y los debates que venían emergiendo como producto de las luchas sociales, todo lo cual devino en exigencias de reconfiguraciones institucionales. Así, se puso en evidencia la necesidad urgente de brindar formación integral en género y violencia hacia las mujeres a funcionarios y funcionarias públicos, de todos los niveles, en todo el país. La Ley Micaela (N° 27.499) surgió de esta necesidad, como un instrumento vital que refleja un compromiso de los tres poderes del Estado con la erradicación de estas violencias que, como Micaela, sufren cientos de niñas, adolescentes y mujeres todos los días en el país. Fue promulgada el 10 de enero de 2019.

siguen repletas de obstáculos y ocupar cargos altos en las comisiones directivas de las distintas instituciones, es casi una ilusión para la mayoría de las mujeres. Estos son tan sólo algunos de los ejemplos más comunes, pero, por eso mismo, es fundamental que podamos mirar el deporte desde una perspectiva crítica y de género, en pos de transformar todo lo que tenga que ser transformado y potenciar todo lo bueno.

El deporte nació, se sostuvo y aún hoy continúa siendo un espacio privilegiado de los varones. Es cierto que constituye un fenómeno social extraordinario y que su práctica favorece al bienestar de la sociedad. Sin embargo, parece impermeable a varias de las transformaciones que se vienen sucediendo en pos de la igualdad de género. Las violencias se encuentran arraigadas, hasta naturalizadas, sobre todo en los espacios de alta competitividad; las posibilidades de acceso y permanencia para las mujeres y personas LGTBI+

¿Por qué es importante la Ley Micaela en el ámbito deportivo?

Buscamos promover el trabajo mediante dinámicas y encuadres facilitadores, es decir, que promuevan climas de trabajo cooperativos, respetuosos y de confianza para la participación y el intercambio colectivo; que ponga en valor la diversidad de saberes y trayectorias que cada trabajador y trabajadora trae. En este sentido, destacamos la importancia de trabajar contenidos desde una perspectiva situada.

Las capacitaciones de Ley Micaela tienen como uno de sus objetivos incorporar la perspectiva de género en el análisis de la violencia contra las mujeres y personas LGTBI+, a fin de ampliar la visión de la problemática, considerándolo como una problemática social.En esta primera instancia virtual, nos centraremos en contenidos teóricos y en marcos conceptuales que permitan analizar y problematizar a la sociedad y al deporte en clave de género. En la segunda instancia, llevaremos estos contenidos a la práctica, a traves de ejercicios y dinámicas para abordar de manera colectiva nuestras prácticas laborales y cotidianas.

Esta capacitación es una oportunidad para desarmar cada conducta que se nos muestra como obvia y autónoma pero que en realidad detrás de ella, de forma invisible muchas veces, hay un sinfín de entramados históricos que nos obligan a actuar de determinada manera, sin elección.La Ley Micaela es importante para que cada persona trabajadora del Estado sepa que, en su función pública debe actuar en consonancia con la perspectiva de género ya que es una política de Estado.

Desde la Secretaría de Deportes, creemos que es necesario indagar y reflexionar sobre las particularidades que esto asume en el ámbito deportivo. Esto es, desde el deporte, para el deporte.Por lo tanto, tomando como base el Programa de contenidos mínimos para Ley Micaela, elaborado por Subsecretaría de Formación, Investigación y Políticas Culturales para la Igualdad del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, adaptamos la capacitación al ámbito del deporte, con el fin de implementarlo a nivel interno para todos los trabajadores y trabajadoras del organismo.

Además, prestá atención a este ícono, porque marca interacciones y cambios de página

A lo largo de las páginas encontrarás los siguientes íconos que ayudan a que la capacitación se vuelva más dinámica.

recurso audiovisual

para reflexionar

Algunas aclaraciones para facilitar la lectura

enlaces de interés con más información

definiciones conceptuales

Volver al índice

Derechos Humanos

Marco normativo nacional e internacional.

Módulo 1

La igualdad de género está en el centro mismo de los derechos humanos, y contamos con diferentes instrumentos jurídicos internacionales, regionales y nacionales que reconocen la violencias por motivos de género como una problemática central, a la cual debemos atender con acciones y políticas específicas.

En la década de 1970, este tema ingresó en la agenda de gran parte de los Estados y dio inicio a un proceso contundente de visibilización, reflexión y conquista de derechos de las mujeres. Desde entonces, se han producido grandes hitos en materia de leyes e instrumentos de protección de sus derechos a nivel internacional, regional y local.

La Ley Micaela forma parte de un proceso integral de cambios sociales y culturales, con fuerte arraigo en la lucha de los diferentes movimientos y colectivos por los derechos humanos, la igualdad y la equidad. Muchos de esos reclamos fueron escuchados y expresados en el diseño de leyes y normas y en respuesta a los compromisos internacionales que Argentina posee en el campo de los Derechos Humanos.

¿Desde dónde partimos?

En la siguiente página te presentamos los principales instrumentos internacionales de nuestro marco normativo, que la Argentina ratificó para lapromoción y la defensa de los derechos humanos de las mujeres y personas LGTBI+ desde el siglo XX hasta la actualidad.

Por lo tanto, existe una supremacía del derecho federal sobre el derecho local y, en consecuencia, cualquier decreto, sentencia judicial, acto administrativo, acto de un particular, Ley provincial u ordenanza municipal que contradiga al “derecho federal” no tendrá aplicación niproducirá efectos, y se lo declarará inconstitucional.

En un Estado Federal como el nuestro, las personas debemos respetar diferentes tipos de normas: la Constitución Nacional, los tratados internacionales, las leyes nacionales, decretos, ordenanzas y leyes provinciales. Este conjunto de normas, generalmente, conviven armónicamente. También, puede suceder que se contradigan entre sí y, en ese caso, es necesario establecer una graduación jerárquica para establecer cuáles son las reglas superiores que prevalecen sobre las demás.Desde la reforma constitucional de 1994, tanto la Constitución, como los tratados internacionales y las leyes nacionales conforman un conjunto de normas que son superiores al resto. Los Tratados y Convenciones son instrumentos internacionales suscriptos por dos o más Estados o sujetos de derechos internacionales que generan obligaciones jurídicas para sus firmantes.

· Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Adultas Mayores (2015).

· Convención para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. Belém do Pará (1994)

· Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica (1969)

· Declaración Americana de los deberes y derechos del hombre (1948)

· Convención Internacional de los Derechos del Niño (1989)Principios de Yogyakarta * Convención Internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad (2007)

· Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. CEDAW (1979)Protocolo Facultativo CEDAW

· Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1966) · Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966)

· Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948)

Sistema Regional Interamericano (OEA)

Sistema Universal (ONU)

Cliqueá sobre el texto para conocer más sobre cada instrumento. También podés acceder a los documentos completos.

Dentro de la normativa regional, sobresale la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (conocida también como Convención de Belem do Pará), adoptada por la Organización de los Estados Americanos en 1994 y aprobada por la Argentina en 1996. Allí se define a la violencia contra las mujeres, y la señala como una violación de los Derechos Humanos y de las libertades fundamentales. Además, establece el derecho a las mujeres a vivir una vida libre de violencia.

Entre estos instrumentos se destaca la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), adoptada por las Naciones Unidas en 1979 y luego incorporada a la Constitución Nacional en el año 1994 con jerarquía constitucional. Esta convención refiere al hecho que la violencia se inscribe dentro de las formas de discriminación por motivos de género y está basada en relaciones desiguales de poder. Es el primer instrumento jurídico internacional que posiciona a las mujeres como sujetos específicos de derecho a quienes los Estados deben proteger y en el cual se define, también por primera vez, qué significa y cómo se compone la discriminación contra las mujeres, señalando así las medidas que los Estados deben adoptar frente a esta problemática.

Acá podés encontrar más información:

Si bien no es un instrumento jurídicamente vinculante, establece estándares legales precisos para guiar la actuación de los Estados y de otros agentes en materia de prevención y erradicación de la segregación sistemática que atraviesan las personas LGBTI+, así como para proyectar políticas que garanticen el goce efectivo de los derechos humanos.

En este sentido, vale destacar los Principios de Yogyakarta (2007) en donde se establece que “Todas las personas tienen derecho al disfrute de todos los derechos humanos, sin discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género” (Principio 2). Este documento tiene la intención de sentar bases de interpretación y estándares básicos de las normas internacionales de Derechos Humanos para garantizar la protección de las personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales, transgénero, travestis, intersexuales y demás personas comprendidas en el colectivo de las diversidades.

La Convención sobre los Derechos de los Niños, sancionada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 1989, establece que las niñeces porsu estatus particular, requieren de una protección especial a través de derechos. La convención refiere a la no discriminación, el ser escuchado, el derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo como principios fundamentales. Además,marca un hito en la institucionalización del paradigma de protección integral y en el reconocimiento de las niñeces como sujetos de derechos.

La Carta Internacional de la Educación Física, la Actividad Física y el Deporte (2015) recoge la igualdad de género como uno de sus principios. La Carta establece el derecho a la igualdad de oportunidades de participar e intervenir en todos los niveles de supervisión y adopción de decisiones, la capacidad del deporte para hacer frente a la violencia sexista y a los estereotipos de género y la no discriminación y la igualdad entre hombres y mujeres.El Plan de Acción de Kazán, aprobado en la VI Conferencia de Ministros y Altos Funcionarios Encargados de Educación Física (MINEPS VI) en 2017 destaca como una de sus tres esferas políticas principales la necesidad de elaborar una visión integradora del acceso inclusivo de todas las personas al deporte y, a su vez, la igualdad y la autonomía de mujeres y niñas aparecen como dos de las veinte esferas específicas.

Además de los instrumentos mencionados aquí, existen acuerdos a nivel internacional que explícitamente reconocen y promueven la igualdad de género y la erradicación de la violencia.Entre los más importantes se destacan la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing de 1995 y la Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptada en 2015. Los ODS son una hoja de ruta para promover el desarrollo social, económico y ambiental en todo el mundo. No solo cuenta con un objetivo específico de promoción de la igualdad de género (ODS 5), sino que entre sus lineamientos generales postula la importancia de la transversalización de la igualdad de género en toda la agenda de desarrollo.

Respeto, garantía y protección

Garantizar que no haya discriminación directa ni indirecta contra la mujer en las leyes, en el ámbito público y el privado.Mejorar la situación de facto de la mujer adoptando políticas y programas concretos y eficaces.Hacer frente a las relaciones prevalecientes entre los géneros y a la persistencia de estereotipos basados en el género que afectan a la mujer.

Obligaciones del Estado

Principio de debida diligenciaEste principio obliga a los Estados a rendir cuentas por las violaciones de derechos humanos cometidas no sólo por el Estado o los actores estatales sino también por los actores no estatales.

Enfoque de derechos humanos

Como punto central, el enfoque de derechos humanos y la incorporación de la perspectiva de género y diversidad son complementarios y se refuerzan mutuamente. En esta línea, toda política pública que asuma dicho enfoque incluye en sí misma, la perspectiva de género.

Es así como se incorpora la noción de igualdad de género como principio fundamental a alcanzar a través del diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas. Se trata, de esta manera, de incorporar criterios de equidad de género a partir de los compromisos internacionales, regionales y locales asumidos por el Estado argentino.

El enfoque de derechos humanos es un marco conceptual y metodológico que está basado en las normas internacionales de derechos humanos y está orientado a su promoción y protección. Su propósito es analizar las desigualdades, corregir las prácticas discriminatorias y el inequitativo reparto del poder que obstaculiza el desarrollo integral de los países. Además, pone en el centro de la escena a las personas (especialmente aquellas que pertenecen a los grupos sociales históricamente discriminados) bajo el principio de igualdad y no discriminación, identificándolas como las titulares indiscutibles de los derechos. Por otro lado, considera al Estado como el principal obligado para su cumplimento y garantía, esto es, busca reforzar las capacidades del Estado como garante de derechos.

La igualdad de género implica:

que todas las personas, en toda su diversidad, disfruten de los mismos derechos, oportunidades y responsabilidades, respectivamente. No significa que sean iguales, sino que las oportunidades, derechos y responsabilidades no dependan de su género.

La inclusión de la perspectiva de género y de diversidad en el diseño, implementación y monitoreo de políticas públicas deportivas, implica dar prioridad a las necesidades específicas de las mujeres y personas LGBTI+ en este ámbito y visibilizar las situaciones de desigualdad y exclusión estructural que atraviesan las trayectorias vitales de éstas en este ámbito.

Como comentamos al principio, la perspectiva de derechos humanos supone adoptar programas y políticas donde el pleno ejercicio de los derechos humanos sea el fin último y donde las personas sean consideradas agentes principales de su propio desarrollo, en lugar de receptores pasivos de productos y servicios. Adoptar este enfoque, implica idear proyectos que tengan como objetivo reducir las desigualdades y empoderar a personas en situación de vulnerabilidad, y en los cuales las normas de derechos humanos dirigen la formulación de objetivos, metas e indicadores.

En la próxima página, te compartimos algunas de las leyes que se destacan en materia de género y que implican la complementariedad en materia de derechos de las mujeres y personas LGTBI+ para la prevención, sanción y erradicación de las violencias:

Algunas referencias del marco legal vigente en Argentina

A nivel nacional, el artículo 75, inciso 23 de la Constitución Nacional, establece el propósito de legislar y promover medidas de acción positiva que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato, y el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos por la Constitución y por los tratados internacionales vigentes sobre derechos humanos, en particular respecto de los niños/as, las mujeres, las personas mayores y las personas con discapacidad.

Podés cliquear y leer toda la legislación.

- ley de Educación Sexual Integral (Ley Nº 26.150)- ley de promoción y concientización sobre la lactancia materna (N° 26.873)- ley de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (N°26.061)- ley de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas (N°26.364)- ley de Matrimonio Civil (N°26.618)- ley de Identidad de género (Nº 26.743)- ley Nacional de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos donde desarrollen sus relaciones interpersonales (Nº 26.485)

- ley de Paridad de género en ámbitos de representación política (N°27.412) ley Micaela (Nº27.499) de capacitación obligatoria en género para todas las personas que integran los tres poderes del Estado. nuevo Código Civil y Comercial de la Nación (N° 26.994) ley de Acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (Nº 27.610). decreto de DNI no binario (N° 476/2021).

Fuente: Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad (2020)

click aquí para visualizar la línea de tiempo

Línea de tiempo

A continuación, te presentamos una línea de tiempo con el marco normativo nacional e internacional dentro del contexto histórico.

Lo que no podés dejar de saber de este módulo

"las mismas oportunidades para el acceso a becas y subsidios, como así también para el ejercicio del deporte” (CEDAW, artículo 10).El ámbito del deporte también se encuentra comprendido en estas convenciones y tratados, en tanto que, como espacio social produce y reproduce desigualdades y prácticas discriminatorias que atentan contra las personas.Es necesario conocer la historia de las mujeres y LGTBI+ en el deporte, para comprender que su incorporación tardía y/o exclusión en cada uno de los espacios (deportivo, técnico, dirigencial) está y estuvo vinculada al paradigma masculino que lo define y que es preciso transformar.

Una convención o tratado, como instrumento jurídico, tiene la característica de ser vinculante: eso significa que los Estados que adscriben a su propuesta están obligados a cumplirla.El acceso de las mujeres y LGTBI+ en igualdad de oportunidades en los ámbitos educativos y formativos constituye un aspecto que los Estados deben atender como prioridad. Para eso, se deben tomar medidas para erradicar nociones estereotipadas sobre lo femenino y lo masculino en cualquier nivel y forma de la enseñanza, para asegurar el mismo tipo de exámenes para hombres y mujeres, para garantizar el acceso a las mismas ofertas educativas y, sobre todo,

Entonces, cuando nos preguntamos cómo aplicar a nuestra cotidianeidad institucional aquello que se plasma en las leyes, entendemos la necesidad de darlas a conocer, aprehenderlas y pensarlas en su aplicabilidad más concreta. Compartimos algunos ejemplos claves para revisar las prácticas, hábitos y costumbres.

Trabajar sobre los marcos legales existentes que regulan nuestras prácticas, implica considerarlos rectores a la vez que orientadores de la construcción y deconstrucción de las mismas. Entre lo legal y lo legítimo existen lineamientos para la aplicación de las normativas, y se trata de un ejercicio de concientización que consideramos pedagógico, de proceso y no de acción punitiva.

Sobre este módulo

Las leyes que garantizan los derechos de las mujeres y de personas LGTBI+ incluyen, de una u otra forma, los conceptos que iremos desarrollando a lo largo de este curso y que comenzaremos a abordar en el siguiente módulo, vinculándolos específicamente con el deporte.

Así, en este módulo hemos recorrido los principales recursos normativos vigentes en nuestro país que abordan la temática de género y la violencia por razones de género, y el marco internacional que los respalda.Conocer estos instrumentos es importante para entender que estamos hablando sobre la base de acuerdos internacionales y locales a los que nuestro país adhiere incorporándolos en nuestra Constitución y que está obligado a cumplir y a responder por ellos.

Volver al índice

Conceptos básicos para analizar el deporte en clave de género.

Introducción a la perspectiva de género

Módulo 2

En el módulo anterior mencionamos cómo el deporte se construyó sobre una estructura y un funcionamiento profundamente masculino, configurándose como uno de los ámbitos que más discrimina a las mujeres y a las identidades LGTBI+. En este módulo, desarrollaremos una serie de conceptos y perspectivas que nos permiten entender las causas de las desigualdades y algunas herramientas para transformarlas.

En 1949, esa frase generó un quiebre dentro del movimiento de mujeres. Sirvió para expresar que las “cualidades femeninas” no derivaban de la naturaleza biológica sino que eran construidas a partir de un proceso ligado a lo social que hacía, por ejemplo, de una persona de sexo biológico femenino, una mujer.

No se nace mujer: se llega a serlo.

Simone de Beauvoir

SEXO remite a las diferencias biológicas entre varones y mujeres. Las personas, al nacer, somos clasificadas de uno u otro sexo de acuerdo a nuestros órganos sexuales y reproductivos.

Para más info: "La crítica a la división sexo-género".

¿Qué quiere decir esto?:Que la biología no es destino. Que sexo y género no son lo mismo.

Entonces... mujeres y varones no nacemos, nos hacemos

GÉNERO es un concepto que nos permite pensar en cómo sobre el cuerpo biológico se construye identidad. Es decir, cómo socialmente atribuimos roles, expectativas, estereotipos a unos y otras según el sexo con el que se nace.

“Femenino” y “Masculino” son construcciones sociales basadas en estereotipos de género. A lo largo de nuestra historia los varones han sido identificados con lo racional, lo activo, el pensamiento, la cultura, la fuerza y el poder. Mientras que las mujeres resultaron proyectadas hacia el lado opuesto e identificadas con lo irracional, lo pasivo, la emoción, la naturaleza, la sensibilidad.

Si entendemos el deporte como uno de los tantos espacios de formación y socialización de las personas, es importante que empecemos a prestar atención a cómo nuestras prácticas pueden ser reproductoras o transformadoras de estos estereotipos.

La relación femenino-masculino se asocia a dos polos de características opuestas, excluyentes y de complementariedad. Es un sistema de oposiciones binarias con una doble particularidad: se considera que las características más valoradas se corresponden con lo socialmente atribuido a lo masculino y se crean estereotipos al considerar que varones y mujeres efectivamente son así y no admiten rasgos del otro polo dentro de sí.

En la próxima página encontrarás un listado de roles y aspectos asociados varones y mujeres a partir del modelo binario de masculinidad y feminidad hegemónica. Muchos de estos, son resaltados y construidos tambien por el deporte:

Los roles de género son el conjunto de normas sociales y de comportamientos que son asociados y considerados apropiados para varones, mujeres y personas no binarias. Representan lo que se espera sea el accionar de los varones y las mujeres y contienen autoconceptos, características psicológicas, roles en el ámbito familiar, laboral, político, de acuerdo con dicotomías que los separan y los posicionan como opuestos. Los roles de género difieren ampliamente en cada cultura y en cada época.

Las relaciones de género son relaciones de poder e implican diferencias en el acceso y control de recursos materiales e inmateriales. Son asimétricas y jerárquicas. Son diferentes, varían según la sociedad, la cultura, la religión, etc. Son dinámicas, cambian y se transforman en el tiempo.

Varón

Mujer

Roles de Género

Sensibilidad PasividadMaternidadCuidadoEmotividadEspacio PrivadoDelicadezaConciliación

FortalezaActividadControlProveedorRacionalEspacio PúblicoRudezaCompetencia

Hacé click para saber más sobre los roles y estereotipos de género, en este video del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad

Los estereotipos de género son las opiniones o los prejuicios generalizados sobre lo que una persona debería ser o hacer en función de su género. Son los atributos otorgados a varones y mujeres y que parecen "naturales e incuestionables". Sin embargo, están elaborados sobre prejuicios, actitudes y creencias aplicadas a todos los varones y las mujeres en general. Se tornan sumamente negativos cuando su uso funciona como un encorsetamiento que impide el desarrollo de las personas, y establece jerarquías de subordinación de las mujeres respecto de los varones (y de algunos varones entre sí), negando el ejercicio pleno de sus derechos.

Reflexionar sobre los estereotipos de género nos permite romper con prejuicios, como que las mujeres son el “sexo débil” y que los varones no lloran. Nos hace ver, incluso, que las generalizaciones no sirven y que cada persona es diferente, más allá de su identidad de género. Cuando se hace un chiste con la intención de hacer humor sobre mujeres y LGBTI+, se ejercen y se refuerzan desigualdades y violencias.

Fuente: Cristian Grosso, La Nación, "Santa Fe: una chica quiere jugar al fútbol con sus amigos varones pero se lo prohíbe el reglamento" (17.09.2018)

Más información:

20 Minutos: "La gimnasia rítmica española aprueba por primera vez en su historia los equipos mixtos..." (24.06.2020)

Los deportes de contacto siguen estando asociados a los varones, a quienes también vinculan con valores como la competitividad, la fuerza y la destreza física que parece no estar presente ni ser deseo en niñas y mujeres.

Como lo describen estas frases, en las disciplinas deportivas se mantiene -aún al día de hoy- la idea de que las diferencias anatómicas y biológicas determinan las posibilidades reales de cada uno de los sexos.

"¿No ves que sos una machona?", escuchó decenas de veces Jennifer Dahlgren, atleta olímpica en lanzamiento de martillo. "Salí, acá se entrenan varones", le dijeron un día a la judoca Paula Pareto. "Tu carrera deportiva ya está, acabás de ser madre, ahora te tenés que quedar en casa cuidando a tu hija", le sugirieron a Giselle Muñoz, jugadora de tenis de mesa adaptado. "Mi mamá tenía miedo, entonces yo le decía que iba a jugar al voleibol y no al rugby. Pero un día volví un poco raspada y le tuve que contar. En el colegio no entendían por qué había elegido un deporte de hombres", relata Sofía González, capitana del seleccionado de rugby.

Los juegos y juguetes que elegimos para “las nenas” o “los nenes”, los deportes consideramos como “femeninos” o “masculinos” forman parte de este proceso y repercuten profundamente en las elecciones, posibilidades y condicionamientos a los que se enfrentan las y los niños.

Socialización de género

La socialización tiene que ver con las formas en que el contexto influye en la construcción de las personas, en las subjetividades. Se da primero en el espacio de lo familiar y, a partir de ahí, en las diferentes instituciones que atravesamos a la largo de nuestra vida. Se llama socialización genérica o de género al proceso por medio del cual las personas aprendemos a ser “femeninas” o “masculinas”, de acuerdo a los roles y estereotipos socialmente aceptados.

A lo largo de la historia, el deporte y la educación física, como dispositivos privilegiados de socialización, han sido instrumentos muy eficaces para fijar patrones de conducta determinados en varones y mujeres. Desde sus orígenes, las prácticas deportivas se asentaron y promovieron modelos hegemónicos de género y sexualidad que se traducen en relaciones de poder asimétricas. En la construcción social de lo que significa “ser varón” y “ser mujer” se instalan modelos de socialización que, entre otras cosas, legitiman la violencia de género.

Incorporar la perspectiva de género y diversidad

  • ¿Cómo se construyen las capacidades del movimiento en las mujeres?
  • ¿Qué motricidad desarrollan los niños y cuál las niñas?
  • ¿Qué lugar ocupa la competencia?
  • ¿Qué sucede con el contacto físico?
  • ¿Dónde está puesta la diversión y el bienestar?

Hacernos este tipo de preguntas, reflexionar cómo sobre las diferencias construimos desigualdades y trabajar para eliminarlas tiene que ver con incorporar la perspectiva de género. Es una mirada que nos permite cuestionar los estereotipos, la posición de desigualdad y subordinación de las mujeres y personas LGTBI+ en relación a los varones.

Es necesario que empecemos a preguntarnos no sólo por cómo el deporte configura identidades sino también qué corporalidades construye:

Entonces, la perspectiva de género se trata de una forma de mirar la realidad que permite identificar y principalmente cuestionar las relaciones que se construyen entre las personas a partir del género. Es decir, a partir de características, sentimientos, creencias y actitudes que las personas adoptan a lo largo de la vida y que históricamente fueron agrupadas en dos opciones presentadas como las únicas válidas: masculino y femenino.La perspectiva de género es constructivista, ya que nos permite entender que esa forma de clasificar y agrupar características, es resultado de procesos socio-culturales y no se desprende necesariamente de un orden natural dado ni de los rasgos anatómicos.

También se trata de una perspectiva crítica, que busca visibilizar y problematizar las relaciones de poder que se han instituido históricamente entre los géneros y cuya reiteración produce cotidianamente condiciones de desigualdad que pone en desventaja a las mujeres y a otras identidades y expresiones de género con respecto de la masculinidad hegemónica.A veces se asocia erróneamente “género” a las cuestiones o problemáticas de las mujeres, pero no se trata de algo que se acote a un grupo o sector social, sinoque el concepto de género se refiere a relaciones sociales, de las que somos parte todas las personas.

Es importante reconocer que la diversidad es inherente a la existencia humana. Las personas tenemos diferentes edades, gustos, intereses, creenciasreligiosas, políticas, condiciones sociales, origen étnico, nacionalidades, lenguas, etc. Sin embargo, existen parámetros de “normalidad” o normativización que jerarquizan a los seres humanos, considerando a ciertos grupos/sectores como superiores en relación al resto. Estos parámetros constituyen distintos sistemasde opresión que sostienen desigualdades estructurales. Por ejemplo, se llama capacitismo, a la creencia de que algunas capacidades son más valiosas que otras, y que quienes las poseen son personas capaces y quienes no, discapacitadas; o el adultocentrismo. Cabe hacer referencia al racismo o etnocentrismo, ideología por la cual se considera a una cultura/grupo étnico comosuperior a otra.

Existe también diversidad en las expresiones de la sexualidad, el género y la corporalidad. El problema es que la construcción binaria de los géneros y la sexualidad (varón o mujer) que rige en nuestra sociedad, tiende a plantear como inferiores a aquellas identidades, relaciones y/o maneras de ser que no se corresponden con esa norma binaria. Estos parámetros, ideologías o sistemas de opresión tienden a justificar las desigualdades a partir de la naturalización, es decir, la utilización de la naturaleza o biología como fundamento de las mismas. Además, construyen estereotipos.Entonces el enfoque de diversidad desde el cual nos posicionamos, implica cuestionar estos parámetros de normalidad porque generan y profundizan violencias y desigualdades. Problematizar estas miradas reduccionistas es central para construir vínculos respetuosos, saludables, deseables, diversos y para erradicar la discriminación y las violencias.

Porque vivimos en un sistema que se llama PATRIARCADO. Es una forma de organización política, económica, cultural, religiosa y social basada en la idea de autoridad y liderazgo del varón (blanco, heterosexual) sobre las mujeres y LGBTI+. El patriarcado como modelo de dominación de lo masculino sobre lo femenino ha construido desigualdades entre géneros en todos los ámbitos de la vida. Las maneras en que se manifiesta son distintas en las sociedades y van cambiando a lo largo de la historia.

Se sustenta entre otros factores en la división sexual del trabajo, es decir, en el reparto diferencial de tareas para varones, mujeres y personas LGTBI+. Históricamente las mujeres han sido relegadas al trabajo doméstico, a quedarse en la casa, criar a los y las hijas. Sin embargo, en las últimas décadas, muchas mujeres han conseguido compatibilizar un empleo remunerado con la maternidad, la crianza y el trabajo doméstico, consiguiendo cierta autonomía, proveniente de su independencia económica y del acceso a puestos laborales de cierto prestigio social. Lo que no han logrado es un reparto equilibrado con los varones de estas tareas que se siguen considerando sus deberes, convirtiéndose en trabajadoras de doble o triple jornada laboral.

¿Por qué las diferencias se transforman en desigualdades? ¿Sobre qué se sustentan estas desigualdades? ¿Por qué las tenemos tan arraigadas?

El machismo es atribuible a las personas, mientras que el patriarcado al sistema de organización social.

Hablamos de sexismo para referirnos a los prejuicios, actitudes y prácticas discriminatorias basadas en el sexo de las personas. El androcentrismo es la visión del mundo que sitúa al varón como centro de todas las cosas. Esta concepción de la realidad parte de la idea de que la mirada masculina es la única posible y universal, por lo que se generaliza para toda la humanidad.

El machismo —término de uso habitual en la sociedad— es una expresión del patriarcado. Aunque, en ocasiones, se utilizan de forma indistinta, machismo y patriarcado no son lo mismo.¿Qué es machismo?Se trata de un conjunto de prácticas, comportamientos y dichos que resultan ofensivos contra las mujeres y LGBTI+ Es un discurso de discriminación basado en la creencia de que los varones son superiores a todas las personas.

En los próximos módulos abordaremos el concepto de interseccionalidad, fundamental para entender a las desigualdades que se articulan. Además, indagaremos acerca del rol que tiene el Estado ante estas desigualdades: ¿Qué implica considerar la perspectiva de género a la hora de diseñar, planificar e implementar políticas públicas en general y del deporte en particular?

En la función pública, conocer las situaciones de inequidad, exclusión y violencia estructural que atraviesan las mujeres, lesbianas, trans y personas no binarias, nos hace tomar conciencia de que cada decisión y acción política que tomamos puede incidir en las brechas de género, tanto para igualar en la construcción de una sociedad más libre y equitativa como para profundizar esa desigualdad.

La desigualdad de género se expresa en los privilegios y la supremacía del poder que se les asigna a los hombres frente a las mujeres e identidades feminizadas. Es estructural e inherente a la sociedad en la que vivimos, por lo tanto,opera y se manifiesta en los diferentes ámbitos de la vida; tanto en lo privado (en lo doméstico y familiar) como en lo público (en instituciones educativas, de salud, en el trabajo, en la política).Es importante identificar y reconocer las desigualdades de género como transversales a todos los estratos de la sociedad, que se manifiestan en cada una de nuestras relaciones. En nuestra vida cotidiana, poner luz sobre la desigualdad nos permite dejar de naturalizar situaciones, abandonar roles que nos son asignados interponiéndose a nuestros deseos, libertades y condiciones de vida. Nos posibilita a construir nuestra autonomía.

A lo largo del curso, indagaremos esta relación detenidamente, pero resulta importante destacar que el deporte como espacio social, es uno de los tantos ámbitos en donde las mujeres y LGTBI+ se ven afectadas, encontrando situaciones de violencia de género y abusos de todo tipo, que es preciso reconocer con el desafío de cambiar las lógicas imperantes.

Como se mencionó al inicio de este material, el deporte se fue construyendo a partir de la creación de un paradigma exclusivamente masculino que situaba a las mujeres en una condición de total exclusión o, cuando menos, de absoluta inferioridad.Tener esta situación presente es necesaria para dar cuenta de cómo aún persisten desigualdades y prácticas discriminatorias que atentan contra las mujeres y las diversidades en el ámbito deportivo en todos sus niveles. Además, esto implica reconocer que estos grupos no se encuentran en las mismas condiciones ni puntos de partida que sus pares varones.

click aquí para visualizar la línea de tiempo

A continuación, te presentamos una línea de tiempo con hitos históricos de la lucha de las mujeres, personas LGTBI+ y logros deportivos, para identificar los momentos más importantes y representativos de esta relación histórica.

  • En la administración pública, en los puestos de trabajo de quienes no ejercen cargos políticos ni de conducción, la paridad es de 50/50 entre mujeres y varones. Sin embargo, a medida que se asciende en la escala jerárquica, comienza a percibirse el “techo de cristal” que pone un freno a las mujeresen cargos de decisión: en la alta dirección pública, la relación es de 44% mujeres y 55% varones, al tiempo que en las autoridades superiores la distancia es de 22% mujeres y 78% varones.

Podemos identificar numerosas desigualdades en el ámbito laboral entre varones y mujeres. Compartimos algunos datos:

  • Existe una brecha salarial estructural entre varones y mujeres en todos los ámbitos. Durante el tercer trimestre de 2019 se registró una diferencia de 29% entre el ingreso promedio de los varones en relación al de las mujeres.
  • Esta brecha se recrudece cuando se trata de empleos no registrados o cuentapropistas. En el primer caso el diferencial se amplía hasta llegar a 35,6% mientras que en el segundo alcanza un 29,4%.

Desigualdades de género y trabajo

  • Brecha salarial: La brecha de ingresos totales entre varones y mujeres es del 29%, calculada como la variación relativa entre la media de ingresos de los varones y el promedio de ingresos de las mujeres. Esta brecha se agrava cuando se comparan asalariadas y asalariados informales, superando el 35,6% promedio de diferencia entre ingresos .
  • Trabajo doméstico y de cuidados no remunerado: Según los datos de la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género (julio 2020) este sector genera un 15,9% del PBI, por arriba del 13,2% de la industria y el 13% del comercio. 9 de cada 10 mujeres realizan estas tareas y ellas dedican tres veces más tiempo que los varones.
  • Participación política: Luego de la primera elección con paridad en octubre de 2019, la Cámara de Diputados quedó conformada por el 41,2% del total de mujeres y el Senado con el 40,3%.
  • Según un relevamiento realizado a la población trans de la Ciudad de Buenos Aires por el Ministerio Público de la Defensa en el año 2017, un 80 % nunca tuvo empleo formal y un 70 % nunca accedió al menos a una entrevista laboral.
  • En la Primera Encuesta sobre Población Trans: Travestis, Transexuales, Transgéneros y Hombres Trans que realizaron el INADI e INDEC en 2012, sobre una muestra de 209 personas, el 20% declaró no realizar ninguna actividad por la que obtenga dinero. El 80% restante expresó dedicarse a actividades vinculadas a la prostitución y trabajos informales de precaria estabilidad.

Las mujeres cis no son las únicas que sufren violencias económicas a partir de los mandatos de género. Para las personas trans y travestis el acceso al empleo y la permanencia es aún más crítica. Cabe aclarar que no se cuenta con datos estadísticos representativos para este sector de la población ya que hasta ahora las estadísticas oficiales han reproducido el binarismo y el cisexismo. Compartimos algunos datos parciales

En los casos donde las mujeres y LGTBI+ logran sostenerse y desarrollarse deportivamente se enfrentan a dificultades de todo tipo.

En el mundo deportivo, ¿cómo andamos?

El deporte, en tanto institución, produce y reproduce las desigualdades que se dan en el ámbito social. Para las mujeres y LGTBI+, el acceso, permanencia y desarrollo en el ámbito deportivo no es una tarea sencilla. En la mayoría de los casos esto se da a costa de un sobreesfuerzo, donde las deportistas se las van arreglando para sostenerse. Muchas veces implica aceptar el paradigma masculino a ultranza, imitar una forma de hacer ya establecida que, en muchas ocasiones, lleva al abandono de la competición deportiva, y no precisamente por su falta de eficacia sino por el rechazo a esa estructura tan androcéntrica que preside el mundo del deporte.

Desigualdades:

Brecha salarial en el mundo deportivo:

El fútbol es uno en los que más diferencias salariales se aprecian. Un informe elaborado por FIFPro, el sindicato internacional de futbolistas, en colaboración con la Universidad de Manchester, destaca que el 49% de las futbolistas no cobra por jugar y el 87% finalizará su carrera deportiva antes de cumplir 25 años por la poca o nula remuneración económica que perciben.

Aquí algunos ejemplos:

Sexualización de los cuerpos:

Jerarquías y relaciones de poder en las instituciones deportivas:

“De los 942 cargos en las federaciones asociadas al Comité Olímpico Argentino, solamente 158 son mujeres (17%) y hay apenas nueve presidentas o vicepresidentas.”

Salirse del binarismo. Habitar la diversidad.

Hablar de diversidad es hablar de las variedades y diferencias en todos los órdenes de la vida. La diversidad sexual remite a prácticas, expresiones, identidades, discursos y políticas en los que se pone en juego la sexualidad y que no refiere exclusivamente a una visión heterosexual ni heteronormativa.

La expresión de género es el proceso mediante el cual se manifiesta al entorno la identidad de género, a través de comportamientos específicos: el lenguaje, la apariencia, la vestimenta, las características corporales, la elección del nombre propio, etc. La orientación sexual se refiere a la atracción hacia otra persona de acuerdo (o no) a su género, sea amorosa, sexual o afectiva. Ejemplos: homosexual, heterosexual, bisexual, entre otros.

¿Qué conceptos tenemos que tener en cuenta?

Se entiende por identidad de género a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo. Esto puede involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que ello sea libremente escogido. También incluye otras expresiones de género, como la vestimenta, el modo de hablar y los modales.(Art. 2 de la Ley N° 26.743 de identidad de género).

Intersex y/o intersexual Personas cuyas características sexuales (cromosomas, hormonas y/o genitales) no se encuadran anatómicamente dentro del modelo dicotómico varón-mujer. Las personas intersex tienen derecho a la integridad y la autodeterminación de su propio cuerpo; el consentimiento previo, libre y completamente informado de la persona es un requisito que se debe garantizar en todos los protocolos y prácticas médicas. La intersexualidad se refiere a aspectos biológicos del cuerpo, no a la identidad de género ni a la orientación sexual.

Cis se utiliza como antónimo del prefijo trans. La oposición entre cis y trans proviene, entre otras fuentes, de la geografía -donde cis significa “de este lado” y trans significa “del otro lado”. Cuando se utiliza el término transgénero suele oponérsele el término cisgénero, con el mismo sentido que cis.

Cis/cisgénero. Persona cuya identidad de género se corresponde con el género asignado al nacer.

Otros conceptos a tener en cuenta

Trans o transgénero(s): estos son términos genéricos que abarcan a las personas travestis, transexuales y transgéneros. Expresan, por tanto, el conjunto de las identidades de quienes desarrollan, sienten y expresan una identidad de género diferente del género que se les asignó al nacer. Puede haber mujeres trans y hombres trans.

CAPACITACIÓN LEY MICAELA · Módulo 2

Heteronormatividad: hace referencia “al conjunto de las relaciones de poder por medio del cual la sexualidad se normaliza y se reglamenta en nuestra cultura y las relaciones heterosexuales idealizadas se institucionalizan y se equiparan con lo que significa ser humano”. Es decir, la heteronormatividad es el régimen social y cultural que impone que la heterosexualidad sea la única sexualidad ‘normal’, natural y aceptada, y también su correlato: la persecución y la marginación de las personas no heterosexuales. Cisheteronormatividad: refiere al conjunto de creencias e ideas asimiladas a lo heterosexual y cisgénero, cuyo arraigo produce un tipo de opresión sobre estos colectivos.

A continuación, presentamos una síntesis de la ley de identidad de género y del decreto del DNI no binario para analizarlos dentro del ámbito deportivo:

no se encuentra en las mismas condiciones ni puntos de partida que sus pares varones. Tener esta situación presente es necesaria para dar cuenta de cómo aún persisten desigualdades y prácticas discriminatorias que atentan contra las mujeres y las diversidades en el ámbito deportivo en todos sus niveles, por lo que es preciso acompañar sus derechos con iniciativas concretas.

El marco legal internacional, regional y nacional es robusto en materia de género, diversidad y violencias, como hemos visto en el módulo anterior. Al poner en el centro de la escena a las personas que pertenecen a los grupos sociales históricamente discriminados (como son las personas LGTBI+), bajo el principio de igualdad y no discriminación, se las identifica como titulares indiscutibles de los derechos. y se reconoce al Estado como el principal obligado para el cumplimento de los derechos de todas las personas, asi como su garantía.Dado que el deporte se fue construyendo a partir de la creación de un paradigma exclusivamente masculino que situaba a las mujeres y LGTBI+ en una condición de total exclusión o, cuando menos, de absoluta inferioridad, es necesario reconocer que este grupo

Hacé click para acceder a la Ley de identidad de género.

ARTÍCULO 1. — Derecho a la identidad de género. Toda persona tiene derecho: a) Al reconocimiento de su identidad de género; b) Al libre desarrollo de su persona conforme a su identidad de género; c) A ser tratada de acuerdo con su identidad de género y, en particular, a ser identificada de ese modo en los instrumentos que acreditan su identidad respecto de el/los nombre/s de pila, imagen y sexo con los que allí es registrada. ARTÍCULO 12 . — Trato digno. Deberá respetarse la identidad de género adoptada por las personas, en especial por niñas, niños y adolescentes, que utilicen un nombre de pila distinto al consignado en su documento nacional de identidad. A su solo requerimiento, el nombre de pila adoptado deberá ser utilizado para la citación, registro, legajo, llamado y cualquier otra gestión o servicio, tanto en los ámbitos públicos como privados. ARTÍCULO 13. — Aplicación. Toda norma, reglamentación o procedimiento deberá respetar el derecho humano a la identidad de género de las personas. Ninguna norma, reglamentación o procedimiento podrá limitar, restringir, excluir o suprimir el ejercicio del derecho a la identidad de género de las personas, debiendo interpretarse y aplicarse las normas siempre a favor del acceso al mismo.

En Argentina contamos con la Ley de Identidad de género que reconoce el derecho de las personas a ser inscriptas en su DNI acorde con su identidad de género. Esta ley consagra que toda persona tiene derecho al reconocimiento de su identidad de género, al libre desarrollo de su persona, a ser tratada e identificada de ese modo en los instrumentos que acreditan su identidad. Esta ley nos invita a transformar las matrices discriminatorias de la sociedad, buscando avanzar hacia niveles de igualdad, otorgándole la posibilidad a todas las personas a desarrollar sus actividades en libertad y sin miedo. Así, es necesario pensar en cómo brindar a cada persona, no solo un trato digno y respetuoso, sino también la posibilidad de acceder y participar en el ámbito deportivo.

Ley N° 26.743 de Identidad de género

Hacé click para conocer el decreto

ARTÍCULO 2 . — Determínese que las nomenclaturas a utilizarse en los Documentos Nacionales de Identidad y en los Pasaportes ordinarios para Argentinos en el campo referido al "sexo" podrán ser "F" -Femenino- "M" -Masculino- o "X". Esta última se consignará, de conformidad con lo establecido en el artículo 4° del presente decreto.ARTÍCULO 4 . — A los fines del presente decreto, la nomenclatura “X” en el campo “sexo” comprenderá las siguientes acepciones: no binaria, indeterminada, no especificada, indefinida, no informada, autopercibida, no consignada: u otra acepción con la que pudiera identificarse la persona que no se sienta comprendida en el binomio masculino/femenino.

DNI no binario

El Decreto Nº 476/2021 de DNI no binario establece desde 2021, el reconocimiento a las personas que se identifican con identidades por fuera del binomio masculino y femenino, incorporando la nomenclatura “X” en el Documento Nacional de Identidad (DNI) como opción.Al respecto, se destacan los siguientes artículos:

Analizar las letras de las canciones de cancha de forma crítica puede ser útil para entender cómo se reproducen estas lógicas en el ámbito deportivo.

Para reflexionar

Los crímenes de odio (conocidos como homofobia, lesbofobia, transfobia, etc.) se expresan de múltiples formas, pero la peor es la invisible y sistemática. En las tribunas, las arengas, los insultos y cánticos homofóbicos están naturalizados como modos posibles de humillar a los rivales.

Si bien en nuestro país contamos con leyes de avanzada en materia de diversidad, miles de personas de la comunidad LGBTI+ sufren a diario discriminación y violencia. El mundo del deporte no es ajeno a esto. Por ejemplo, muchos/as deportistas no se sienten con la libertad de expresarse en torno a su orientación sexual y participar sin dificultades de sus deportes, más aún en alto rendimiento.

En los últimos años hemos visto cómo diversas instituciones deportivas y organizaciones de la sociedad civil, lanzaron campañas de visibilización y concientización acerca de lxs deportistas LGTBI+, principalmente para el mes del orgullo: ¿Recordás y/o identificás alguna campaña de alguna/s institucion/es deportiva/s?

Por otro lado, se tiende a pensar que todo deportista varón es heterosexual, o que la homosexualidad en el deporte tiene automáticamente que ver con la feminidad (si sos deportista homosexual parece que no podés ser masculino, no podés desarrollar los atributos necesarios físicos e intelectuales requeridos). También persisten enunciados que nombran a las deportistas mujeres como lesbianas, machonas, poco femeninas, etc. cuando desarrollan sus cuerpos, acorde a las necesidades que su deporte requiere.

Para seguir reflexionando

Si bien las normativas restringen y regulan la participación en competencias internacionales de élite (desde los Juegos Olímpicos hasta torneos, eventos y/u otras competencias de representación internacional) vemos como sus criterios en lo local, a nivel recreativo o profesional, permean en las nociones colectivas sobre quién puede y debe quedar excluido de la participación deportiva.Sin embargo, como hemos visto anteriormente, en Argentina contamos con legislación que garantiza la incorporación y participación de las personas transgénero y no binarias en el deporte, así como en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

Personas trans y debates en el mundo del deporte

El mundo del deporte no está por fuera de los debates contemporáneos y de transformación social. Sin embargo, el atravesamiento por la lógica del triunfo, especialmente en competencias de alto rendimiento, el fuerte componente binario en la estructura deportiva y la educación física, como la forma de concebir los cuerpos, lo masculino y lo femenino, presentan grandes discusiones y controversias.Existen diferentes estudios sociales, políticos, científicos y médicos que presentan diversas posturas respecto de la temática sin llegar aún a definiciones y reglamentos consensuados a nivel internacional ni para las estructuras del deporte federativo, en favor de la participación de las personas transgénero según su autopercepción identitaria.

D. Corti. Qué se sabe hasta el momento sobre si existe o no una ventaja deportiva en atletas transgénero (Chequeado, marzo 2022).

C.R. Torres y J. López Frías. El COI y su nueva política de inclusión de las deportistas transgénero (Página/12, noviembre 2021).

En estas dos notas podés encontrar diferente información y posiciones en torno a la temática sobre personas transgénero, deporte y normativas.

Las personas trans son muchas veces víctimas de discriminación en el ámbito del deporte, por lo que se ve impedida, limitada y hasta denegada su participación en algunos espacios. En los debates en relación a su incorporación priman los fundamentos de estudios biologicistas que solo ponen el foco en fragmentos de la vida humana y no tienen en cuenta la identidad de género autopercibida de las personas en sí mismas. Las resistencias se centran, entonces, en la ventaja deportiva que puede existir en relación al cuerpo biológico.

Lo que sí está claro es que existe una necesidad de construir acuerdos y transformar lo necesario para que el deporte pueda avanzar también en derechos.

Recomendamos ver la serie Orgullo del canal DeporTV que recorre historias y experiencias de deportistas LGBTI+ en primera persona. Esos testimonios son un reflejo de lo mucho que tiene crecer el deporte para romper tabúes, no sólo en la etapa formativa sino también en el alto rendimiento.

¿Sabías que?

En los Juegos Nacionales Evita 2022 se incorporó la reglamentación que permite la participación de personas trans y no binarias pueden participar en todas las competencias, brindando todas las herramientas necesarias para desarrollar las competencias en un contexto libre de violencias y más inclusivo e igualitario en el acceso y permanencia en todas las disciplinas deportivas que se contemplan en las competencias deportivas. Esto se debe a una decisión política fundamental sobre la base de derechos consagrados en la legislación vigente en nuestro país.

Para tener en cuenta

Esta idea particular de masculinidad se construye en oposición con lo femenino, lo infantil y lo homosexual: “le pegás como una mina”, “dejá de llorar, pareces una nena”, “¿cómo no te gusta el fútbol? ”, son algunos de los ejemplos de frases aleccionadoras de la identidad masculina que se reproducen en muchas de las instituciones sociales, incluidas las entidades deportivas. Algunas de las características de esta identidad, que introdujimos en el módulo anterior, son pares opuestos: ser fuertes y no débiles, aguantar el dolor y no expresar sentimientos, ser racionales y no emocionales, ser activos y no pasivos, ser exitosos y no fracasados.

Masculinidad hegemónica

En el entramado de la construcción personal del género, compartimos este apartado particular destinado a pensar la masculinidad hegemónica. Esta noción refiere a un modelo de comportamiento masculino que logra imponerse por sobre las mujeres, otras formas de ejercer la masculinidad y otras identidades. Por eso decimos que es “hegemónico”, porque es el modelo que domina por sobre el resto. La masculinidad (como la feminidad) tal como la conocemos es una construcción histórica social basada en estereotipos de género. La masculinidad hegemónica es un modelo que implica atributos, características, mandatos, discursos, prácticas, formas de moverse, de hablar, entre otras, que la mayoría de las personas identificamos como propias de un “varón de verdad”. Es una construcción social que otorga poder a quien se identifica con ella, la ostenta y reproduce sus estereotipos y mandatos.

Manual Varon(es) y masculinidades

Raewyn Connel

La masculinidad es un concepto relacional, ya que existe sólo en contraste con la feminidad. Se trata, además, de un concepto moderno, no ha existido desde siempre ni en todas las culturas. Es un conjunto de significados, siempre cambiantes, que construimos a través de nuestras relaciones con nosotros mismos, con los otros y con nuestro mundo. La masculinidad no es estática ni atemporal, es histórica.

La masculinidad es al mismo tiempo la posición en las relaciones de género, las prácticas por las cuales los hombres y las mujeres se comprometen con esa posición de género, y sus efectos en la experiencia corporal, en la personalidad y en la cultura.

A su vez, y por fuera del espacio deportivo, el grupo de varones se ocupa también de regular los temas de conversación, de la vestimenta, los gustos sexuales y todo aquello que pueda ser vigilado, monitoreado y moderado, fomentando así la estigmatización de aquel que se atreva a ser portador de alguna diferencia. Algunos de los mecanismos utilizados para ello pueden ser tanto el chiste como la ridiculización.

La práctica deportiva actúa como referencia y legitimación de ciertos modos de “ser varón”, convirtiéndose en espacios donde los varones aprenden normas y valores. Si tomamos como ejemplo los deportes en equipo, en el más amistoso de los partidos (esos que se juegan entre amigos, compañeros de colegio o de trabajo, etc.) se le va a exigir a cada jugador que demuestre: liderazgo, competitividad, frialdad, agresividad, autoconfianza, seguridad, ardor, empuje, hostilidad, sometimiento físico y mental sobre el rival, por mencionar algunos ejemplos. Este tipo de exigencias y demandas son también atributos necesarios y fundamentales para que nada “femenino” sea filtrado en el espacio y, si eso sucediera, serán los mismos varones del grupo quienes se encargaran de hacerlo notar.

Núñez Noriega, G. (2007).

"La homosocialidad, al igual que la amistad, no es necesariamente un espacio de intimidad entre varones, por el contrario, la mayoría de las veces tiende a convertirse en un espacio de masculinización: un espacio donde se plantean pruebas de masculinidad. A la manera de testigo del performance masculino, el grupo homosocial funciona a menudo en sentido contrario a la intimidad."

En el grupo de pares se encuentra muchas veces la construcción de un tipo de vincularidad que crea la ilusión de la interdependencia, complicidad y solidaridad entre varones, situación que es utilizada para justificar, mantener y reafirmar la violencia y dominación sobre las mujeres, y otras identidades.

Esto lleva a que los varones busquen “ese” reconocimiento por parte del grupo y teman profundamente la pérdida, siendo esta una pérdida de la "masculinidad normal". La masculinidad se construye a partir del permanente escrutinio de otros varones. Estar en grupo de pares, muchas veces, no es compartir cierta intimidad, sino el espectáculo de reconocerse y mirarse como varones.También hay un elemento que ocupa un rol fundamental en la construcción de la masculinidad: la homosocialidad. Este concepto hace referencia a la construcción de la masculinidad en y a partir de la mirada de otros varones.Comprender la homosocialidad es clave para pensar en la producción de la identidad masculina en nuestras sociedades.

Se afirman a sí mismos como capaces de correr riesgos, de experimentar dolor o malestar, de ambicionar constantemente la acumulación de bienes: dinero, poder, parejas sexuales y experiencias, así como evitar a toda costa cualquier conducta que pueda asociarlos con lo femenino, lo cual incluye obviamente despojarse de lo afectivo, porque la expresión de sentimientos nuevamente puede hacerlos ver como cercanos “al lado opuesto” a su género.

Los estereotipos y la socialización de género, sumados a aspectos como la homosocialidad, se arraigan sobre rasgos y cualidades que se atribuyen al que se presenta como el único modo de ser varón o como aquí llamamos masculinidad hegemónica. Es decir, una masculinidad dominante que les enseña a los varones cómo deben comportarse, qué tienen que pensar y cómo tienen que manejar sus sentimientos. La masculinidad se construye cuando los varones organizan las concepciones que tienen de sí mismos y se asumen voluntariamente como seres capaces de distinguir entre la actividad y la pasividad, la autosuficiencia y la dependencia, la razón y la emoción, la fortaleza y la debilidad, el honor y la vergüenza, la valentía y la cobardía, el éxito y el fracaso, la dominación y la subordinación.

Masculinidades y Feminismos | Jokin Azpiazu Carballo

Como en cualquier hegemonía, la masculinidad hegemónica se impone de manera invisible, no es perceptible a primera vista, se establece como medida de lo normal y de sentido común. No es fácilmente alcanzable, pero se convierte en un modelo que seguir, en una identidad genérica que reproducir y defender: quien es un hombre y encarna una masculinidad hegemónica deberá, de diferentes maneras en diferentes contextos, demostrar su posición y luchar para que no le sea arrebatada. Es precisamente esta jerarquía la que hace que exista una desvalorización, castigo y violencia hacia otras masculinidades que no encajan en ese modelo: hombres que encarnan masculinidades femeninas, hombres gais, hombres que no muestran emociones violentas (…)

Varón autosuficienteConsidera que el varón tiene la capacidad de resolver cuestiones relativas a su persona y a las y los demás, gracias a su racionalidad y autodeterminación.Varón protectorTiene que ver con la responsabilidad de proteger a las demás personas (principalmente a las mujeres, siempre pensándolas como más débiles e incapaces).

Varón procreadorSe basa en la idea de para ser varón hay que tener la capacidad de fecundar y tener hijos. Esto condiciona a los varones en cuanto a la virilidad y la potencia.

Al hablar de mandatos nos referimos a los discursos y las prácticas en las que se socializan a los varones para cumplir con su masculinidad. Aquí los más visibles:

Mandatos de masculinidad

Varón proveedorConsidera que el que debe tener mayores ingresos, que tiene la capacidad de generar el sostén familiar.

El ejercicio y construcción de la masculinidad hegemónica es la base para la desigualdad y la violencia hacia otros géneros. Se sostiene en un deber pertenecer al que nadie puede responder al 100%, pero a la vez se sigue reproduciendo como ideal. Es una forma de ejercer la masculinidad que apela a NO SER, es decir, para ser un varón hegemónico no se debe tener rasgos femeninos, ni infantiles, ni homosexuales.Hay una superioridad por sobre las mujeres, los varones “menos masculinos” o “no hegemónicos”, y cualquier otra identidad considerada subalterna.

Para seguir leyendo...

Para reflexionar:¿Existe un mandato de varón deportista? ¿Qué rasgos podría tener asociados? ¿Hay algunos deportes que podrían estar vinculados y otros que no)

Te sugerimos consultar las campañas de Privilegiado(s) y de Iniciativa Spotlight acerca de esta temática.

Josefina Edelstein, Diario La Voz, "Por qué la masculinidad se transforma en violencia". Entrevista a Rita Segato (04.05.2017).

Pierre Bourdieu, 2007.

El privilegio masculino no deja de ser una trampa y encuentra su contrapartida en la tensión y la contención permanentes, a veces llevadas al absurdo, que impone en cada hombre el deber de afirmar en cualquier circunstancia su virilidad [...] La virilidad, entendida como capacidad reproductora, sexual y social, pero también como aptitud para el combate y para el ejercicio de la violencia (en la venganza sobre todo), es fundamentalmente una carga. Todo contribuye así a hacer del ideal imposible de la virilidad el principio de una inmensa vulnerabilidad.

Los costos de la masculinidad

Todos los mandatos tienen repercusiones: otorgan privilegios pero también implican costos. Reflexionar sobre los privilegios es una tarea difícil ya que cuando se los posee se vuelven invisibles.

Fuente: Varones y masculinidad(es)

El acceso a la violencia, la posición frente al cuidado, la impostura infranqueable de lo masculino, la dificultad de cierto despliegue emocional, generan perfiles epidemiológicos específicos que se reflejan en diferentes datos del Ministerio de Salud de la Nación.

Muchos de esos mandatos pueden llevar a los varones a situaciones de riesgo, que aquí enunciamos como costos. Hacerse el macho, bancársela, demostrar fuerza, negar el dolor y la necesidad de cuidado suelen ser conductas que los exponen a situaciones de violencia y a no expresar sus sentimientos, emociones de malestar y sufrimiento. Esto conlleva en muchos casos a descuidar la salud, en sentido amplio, incluyendo la sexual y reproductiva.

La salida que encuentran muchos varones para demostrar su resistencia ante este hecho, es aumentar el ejercicio de violencia contra sus parejas, sus hijos e hijas u otras personas cercanas o no. De este modo, no se resignan a perder sus recursos de poder y privilegio. Sin embargo, siempre han existido -y hoy toman más relevancias- modelos alternativo del ser varón.

Durante los últimos años, y gracias a la lucha de los movimientos de mujeres y personas LGBTI+, venimos identificando en nuestro país cambios sociales, económicos y políticos que han conllevado un cierto deterioro de la estructura social patriarcal. La masculinidad hegemónica se ha visto interpelada no sólo por las mujeres sino también por algunos varones. Esta conmoción que atraviesan los varones (en parte por los cambios producidos en las estructuras familiares, el empoderamiento de las mujeres, el matrimonio igualitario, etc.) acerca de los modos de ser varón, padre, amante, amigo, hijo, ciudadano, ha generado grandes incertidumbres y desorientaciones.

Construcción de nuevas masculinidades

El varón debe transformar y reconocer otras maneras de ser varón. La búsqueda actual de un nuevo modelo consiste ya no sólo en aprender a ser antisexistas sino en establecer nuevas relaciones, nuevos encuentros y nuevas formas de ser padres, hijos, hermanos y compañeros.

Te sugerimos consultar el Mapa Federal de Experiencias con Varones y Masculinidades en Argentina, donde podés encontrar información sobre experiencias del sector público, organizaciones que trabajan con varones y masculinidades, espacios de atención a varones que han ejercido violencia, materiales y recursos que abordan estas temáticas.

Para ello es necesaria la creación de grupos de varones que trabajen temas como privilegios y costos, que aborden la violencia, y que ayuden a construir relaciones más acordes con los cambios sociales, proponiendo un proyecto de identidad colectiva novedoso.

Las masculinidades no hegemónicas cuestionan los roles de género tradicionales que legitiman a los varones en su posición de poder y a la mujer en subordinación. Este proceso requiere que el varón se proponga desvincularse de ese bienestar que le confiere su masculinidad, que le permite hacer y deshacer, detentar el poder, someter, violentar y decidir sobre aquellas otredades que padecen esa desigualdad.

¿Qué desafíos tenemos por delante quienes formamos parte del deporte en relación a las nuevas masculinidades?

¿Qué pasa con la orientación sexual? ¿Cuánto se conversa? ¿Cuán “aceptada” está en el espacio que habitamos?

  • ¿Qué lugar ocupan los grupos de varones, los amigos, los compañeros de equipo?

¿Qué masculinidades construye el deporte?

Para considerar

Te invitamos a ver estos videos

  • Nos permite reflexionar sobre los mandatos y libertades, las opresiones y los privilegios vivenciados a causa de la misma.
  • Hablar de género nos permite ver las relaciones de poder en que se estructuran las familias, los espacios educativos, el trabajo y que tienden a reproducir formas de violencia y discriminación en la vida cotidiana.
  • Hablar de género no es solo hablar de la población LGBTI+ o de mujeres es hablar de Derechos Humanos.
  • Incorporar la perspectiva de género y diversidad es clave para entender gran parte de las estructuras de la violencia y la desigualdad en el deporte.
  • Hablar de género no es hablar de MUJER, ni de las cosas de las mujeres. Hablar de género es hablar de una relación desigual de poder donde lo masculino es valorado sobre lo femenino.
  • Hablar de género es hacer visible el sistema en que todas las personas somos socializadas.
  • Hablar de género nos permite reflexionar sobre las oportunidades, el acceso a derechos y a recursos a los que accedemos o no, en función de nuestra identidad.
  • Adoptar el concepto de género como una herramienta ¡y usarla! permite visualizar cosas desde una perspectiva que quizás no estabas teniendo en cuenta.

Lo que no podés dejar de saber:

Cierre módulo 2

A continuación, abordaremos la problemática de la violencia por motivos de género y su especificidad en el ámbito deportivo, central para entender la responsabilidad directa del Estado y de las personas que lo componen.

Abordamos también algunos aportesconceptuales que nos permiten enfatizar la idea central de esta primera etapa del curso: la equidad de género es condición fundamental para que exista un ejercicio pleno del derecho (nuestro y de la población) al deporte. Indagamos también acerca de la masculinidad y sobre las las personas trans en el mundo del deporte .

Hasta esta instancia, hemos recorrido la información referida a los principales conceptos que forman parte de este curso: sexo y género, socialización genérica, identidad de género, orientación sexual, roles y estereotipos de género, entre otros y los hemos aplicado al ámbito deportivo para ver cómo éste produce y reproduce desigualdades para las mujeres y personas LGTBI+.Además, presentamos el contexto social y normativo que nos lleva a encontrarnos en esta formación y repensarnos desde el lugar común que compartimos: la Secretaría de Deportes.

Volver al índice

Incidencia en el ámbito deportivo y laboral.

Violencias por motivos de género

Módulo 3

Violencias por motivos de género y su incidencia en el ámbito deportivo y laboral

En este módulo se abordarán a las violencias por motivos de género, qué modalidades y tipos expresan, y cómo se reproducen como parte de una desigualdad estructural. Además, se indagará acerca de cómo se reproducen también en el ámbito deportivo. Se ofrecerán herramientas para identificarlas, desarmarlas y apostar a la construcción de relaciones y vínculos igualitarios y sin violencia. Por último, se encontrará un apartado con el Protocolo de atención de violencias de la Secretaría de Deportes.Para realizar este recorrido será necesario retomar los conceptos que ya se han presentado.

Ley de protección integral a las mujeres · Ley 26.485

  • Comprende a la violencia contra las mujeres pero no se limita a ella sino que incluye a las violencias hacia quienes poseen orientaciones o identidades de género distintas a las dominantes en nuestra sociedad.
En nuestro país contamos con una legislación específica, la Ley Nº 26.485, para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

¿Cuál es la especificidad de la violencia de género?

  • Se ejerce contra las personas en función de su identidad/condición de género.
  • Es un concepto que visibiliza la existencia de estereotipos y patrones culturales e históricos.
  • Se expresa a través de conductas y actitudes basadas en un sistema de creencias sexistas y heterocéntricas.

¿Qué es la violencia?

Se trata del ejercicio de poder que tiene por finalidad producir un daño e imponer la propia voluntad anulando la voluntad del otro/a.

“Se entiende por violencia contra las mujeres toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes.Se considera violencia indirecta, a los efectos de la presente ley, toda conducta, acción omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón.”

Entonces,La violencia de género es aquella que se produce contra la mujer y/o personas LGTBI+ “por el hecho de serlo”, tanto dentro como fuera de casa, en el trabajo o en cualquier otro ámbito de la vida pública. Este tipo de violencia se fundamenta en la supuesta superioridad de un género sobre otro y sus manifestaciones son muy variadas.

Artículo 4 - Ley Nª 26.485

Te proponemos que mires estos dos videos

Fuente: Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidades (2021).

Las violencias por motivos de género son multidimensionales y tienen distintas expresiones, algunas más visibles y explícitas que otras. En la punta del iceberg están los femicidios, las violencias físicas y sexuales. Pero éstas son sólo la punta, por debajo hay muchas otras violencias, entre ellas la violencia simbólica en sus diferentes formas.

El iceberg de la violencia por motivos de género es una representación gráfica en la que se establece una relación entre la extrema violencia física (visibles) y otras formas de violencia más sutiles, de carácter más simbólico y estructural (base invisible y naturalizada de prácticas violentas).

El iceberg de la violencia por motivos de género

Es decir, los micromachismos son micro-abusos y microviolencias que procuran que el varón o las lógicas masculinas mantengan su propia posición de género, de poder.Algunos micromachismos son conscientes y otros se realizan con la “inocencia” del hábito inconsciente.

Micromachismos: es el concepto que se utiliza para hablar de lo imperceptible. Son maniobras sutiles, sistemáticas y cotidianas que se reproducen de forma automatizada para sostener privilegios y posiciones ventajosas respecto a las mujeres y LGTBI+.

Tomando como referencia el iceberg, podemos identificar un montón de acciones o actitudes que tal vez están naturalizadas pero que, sin embargo, han sido tipificadas como violencias. A lo largo de este módulo, trabajaremos en su identificación. A su vez, hay otro montón de prácticas que llevamos adelante que tenemos naturalizadas y que también implican violencias.

Micromachismos

A veces, las conductas, prácticas y discursos son muy visibles, como en el caso de las agresiones físicas, y otras veces éstas son más “invisibilizadas” y difíciles de identificar, y por lo tanto suelen pasar más desapercibidas. Para éstas últimas, suele utilizarse el término “micromachismos".

Leé acerca de los tres tipos de micromachismos según Luis Bonino:

Es importante que todos/as reflexionemos sobre estas prácticas de violencia casi imperceptibles para poder identificarlas (tanto como varones, mujeres y/o LGTBI+) y trabajar en su erradicación.

Para reflexionar: ¿Cómo creés que estas frases pueden afectar a las mujeres y personas LGTBI+ en el ámbito deportivo? ¿Considerás que pueden actuar como obstáculos para el acceso, permanencia y desarrollo de las mujeres y LGTBI+ en el deporte?

Te compartimos algunos ejemplos de frases que podrían parecer inocentes, pero representan micromachismos: "Sos una machona""Las niñas no son buenas en los deportes" "Esto es sólo para varones.""Las mujeres no saben jugar en equipo.""Le pegás a la pelota como una nena.""Acá solo pueden jugar los varones.""Tenés la misma fuerza que la vecina.""Sos un maricón, mirá cómo corrés."

S. Santoro. Cómo negociar en el amor. (21/06/2015. Página/12).

Asuar Gallego, B. "Coral Herrera:Se ha disfrazado de amor lo que es control y dominación" (15/01/2018, Público).

Cuestionar nuestros modos de amar nos permite evitar que el amor se confunda con las múltiples formas que puede asumir la violencia, siendo los femicidios los casos más extremos. Como adultos, trabajadores/as, entrenadores/as, docentes, tenemos la responsabilidad de prevenir la violencia. Conversar sobre el amor, es parte de esa tarea.

“Nuestra forma de construir el amor romántico tiene que ver con la forma en la que nos organizamos social, económica y políticamente. Lo romántico es político, y por ello, se construye a través de la ideología de ese momento. En la actualidad a través del capitalismo y del patriarcado. Así entendemos que se ame de forma diferente en distintos tiempos y en distintas culturas.Por la ideología patriarcal construimos nuestra forma de amar en base a unos mitos que perpetúan el machismo en las relaciones. Y la capitalista se mantiene, principalmente, a través de la idea de la concepción de la propiedad privada: cuando amas a alguien, ese alguien te pertenece, eso de "yo soy tuya y tu eres mío'.” Coral Herrera

Mitos del “amor romántico”

Hacé click para más información:

Fidelidad: El amor comporta que siempre seas fiel a tu pareja.Libre albedrío: Los sentimientos del amor son libres y no están influenciados por valores sociales, biológicos o culturales ajenos a nuestra voluntad.Equivalencia de amor enamoramiento: Si desaparece la pasión, es que se ha acabado el amor.Emparejamiento: La pareja es natural y universal en todas las épocas y culturas.Celos: Es el indicador del amor verdadero.

Algunos de los mitos que, si bien hoy están más cuestionados, siguen en el imaginario colectivo:

Media naranja o predestinación: Creencia que hemos escogido la pareja que de alguna manera teníamos predestinada.Exclusividad: El amor tan solo se puede sentir por una persona al mismo tiempo.Matrimonio o convivencia: El amor conduce al matrimonio y es la base de éste.Omnipotencia: El amor lo puede todo, si hay verdadero amor, los obstáculos no deben influir sobre la pareja.Perdurabilidad o pasión eterna: El amor pasional de los primeros meses de relación amorosa debe continuar siempre.

Registro Nacional de femicidios de la Justicia argentina. CSJN OM (2021).

¿De qué hablamos cuando hablamos de femicidio?

Hubo 279 femicidios de mujeres y niñas desde que comenzó el aislamiento por la pandemia (Telam, 20/03/2021).

“La muerte violenta de mujeres por razones de género, ya sea que tenga lugar dentro de la familia, unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal; en la comunidad, por parte de cualquier persona, o que sea perpetrada o tolerada por el Estado y sus agentes, por acción u omisión.” (Mesecvi, 2008).

En los últimos años, la mayoría de los países de América Latina han promovido importantes reformas en su legislación penal con el objetivo de combatir la violencia de género hacia las mujeres y otros grupos en razón de su identidad de género y orientación sexual. La tipificación del delito de femicidio – como concepto teórico y político que pretende visibilizar la forma en que ciertas muertes se inscriben en la estructura de relaciones desiguales de poder entre varones y mujeres–, es el ejemplo más concreto de esta tendencia.

Femicidio

Odio de género(s): Femicidios. Travesticidios, Transfemicidios y crímenes de odio. Travesticidio social.

Los travesticidios/transfemicidios emergen como la máxima expresión de una violencia social extrema. Generalmente los travesticidios/ transfemicidios son cometidos con enorme violencia y crueldad, utilizando más de un instrumento y/o modalidad comisiva y frecuentemente con violencia sexual. Pueden ser cometidos por un cliente si la víctima se encuentra en ejercicio de la prostitución, una persona desconocida o alguien con quien tiene un vínculo sexoafectivo, ocasional o estable.

En nuestro país los colectivos y movimientos LGTBI+ han visibilizado las condiciones estructurales de vulnerabilidad, marginalidad y violencia sistemática a la que se ven sometidas la mayoría de las mujeres trans y travestis. La mayoría de estas personas sufren múltiples exclusiones a los espacios de sociabilidad: en el propio seno familiar, en las instituciones de socialización primaria, en el sistema de salud, en el educativo, en el mercado laboral, en el ámbito deportivo (como ya lo hemos señalado) o cual deriva la exclusión al acceso a derechos básicos fundamentales.

Para seguir reflexionando

A continuación, te presentamos los tipos y modalidades de violencia de género para que los conozcas en detalle:

La Ley N° 26.485 de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, es transversal y proyecta su influencia sobre todos los ámbitos en los que las mujeres y las personasLGBTI+ desarrollan sus relaciones interpersonales. Distingue entre tipos de violencia (física; psicológica; sexual; económica y patrimonial; simbólica y política) y modalidades de violencia (doméstica; institucional; laboral; contra la libertad reproductiva; obstétrica; mediática, en el espacio público y política-pública).

La Ley N° 26.485

Podés consultar nuevamente la ley:

Las violencias por motivos de género vulneran los derechos humanos y constituyen un problema social y de responsabilidad colectiva. Por lo tanto, es un problema que involucra a todas las personas.

la que, a través de patrones estereotipados, transmita y reproduzca desigualdad y discriminación en las relaciones sociales.

Política

la que, a través de patrones estereotipados, transmita y reproduzca desigualdad y discriminación en las relaciones sociales.

Simbólica

Ocasiona una disminución en los recursos económicos o patrimoniales de la mujer.

Económica y patrimonial

Cualquier acción que implique la vulneración en todas sus formas, con o sin acceso genital.

Sexual

Causa daño emocional y disminución de la autoestima o perjudica y perturba el pleno desarrollo personal.

Psicológica

Cualquier forma de maltrato que afecte la integridad física.

Física

Tipos de violencia

3.

2.

1.

toda acción ejercida contra las mujeres que retarde, impida u obstaculice el acceso a las políticas públicas y el ejercicio de los derechos previstos en esta ley por parte de las/los funcionarias/os, profesionales, personal y agentes pertenecientes a cualquier órgano, ente o institución pública, partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, deportivas y de la sociedad civil.

Violencia institucional

Refieren a los ámbitos en que se manifiestan los distintos tipos de violencia contra las mujeres.

toda acción que vulnere el derecho de las mujeres a decidir libre y responsablemente el número de embarazos o el intervalo entre los nacimientos.

Violencia contra la libertad reproductiva

toda acción que discrimine y vulnere los derechos de las mujeres en los ámbitos de trabajo públicos o privados.

Violencia laboral

Modalidades de violencia

toda acción que impida o limite el desarrollo propio de la vida política o el acceso a derechos y deberes políticos.

Violencia pública-política

8.

aquella ejercida contra las mujeres por un integrante del grupo familiar, independientemente del espacio físico donde ésta ocurra.

Violencia doméstica

6.

7.

5.

4.

aquella ejercida, en lugares públicos o de acceso público, como medios de transporte o centros comerciales, a través de conductas o expresiones verbales o no verbales, con connotación sexual, que afecten o dañen su dignidad, integridad, libertad, libre circulación o permanencia y/o generen un ambiente hostil u ofensivo.

Violencia en el espacio público

toda acción referida a publicaciones estereotipadas a través de cualquier medio masivo de comunicación.

Violencia mediática

toda acción que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres.

Violencia obstétrica

¿Cuáles son las violencias por motivos de género? Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad

Fundación Avon para la mujer - Decí no a la violencia de género / Acoso callejero

Violencia de Género en el Ámbito Laboral “Acoso”

Campaña sobre la violencia contra la mujer: Él dice - Canal Encuentro HD

Algunos videos para complementar

Violencias por motivos de género y su incidencia en el ámbito deportivo

Las violencias por motivos de género tienen carácter universal, es decir, que pueden producirse en todos los espacios y esferas de la interacción humana: el deporte, los entornos educativos, la política, el lugar de trabajo, entre otros. El deporte como espacio social reproduce violencias que existen en nuestra sociedad, al mismo tiempo que es un espacio en la que se produce y reproduce de forma singular y por eso es necesario conocer para transformar.

A continuación veremos, a modo de ejemplo, cómo algunos de los tipos y modalidades de las violencias descritas en la Ley Nº26.485 se pueden identificar en el ámbito deportivo:

Las violencias por motivos de género en el deporte han sido históricamente tratadas como hechos aislados, se han silenciado, ocultado, minimizado y son en realidad más habituales de lo que se visibiliza. Están estrechamente relacionadas con la cultura organizacional del ámbito deportivo y con las estructuras jerárquicas de poder.

El deporte en sí no es violento. Sin embargo, en tanto institución social reproduce las mismas violencias que se dan en todos los ámbitos de la vida, adquiriendo especificidades. En principio, aquí sólo pondremos el foco en las violencias de género y sus particularidades en el deporte. Es decir, todas aquellas violencias que tienen su origen en una visión estereotipada de los géneros y en las relaciones de poder que ésta conlleva o en las que se basan. En nuestra sociedad afectan principalmente -y con más fuerza- a los cuerpos de las mujeres y de las personas LGTBI+.

La violencia de género en el deporte

Tipo

La relación deportista-entrenador, está signada por características muy particulares que no se basan sólo en la cercanía. Se trata de un vínculo complejo, atravesado por la autoridad, la confianza, un poder muy particular sobre el cuerpo, las decisiones sobre la vida y la carrera de las y los deportistas.

Es una de las más naturalizadas en el ámbito deportivo, en especial en el alto rendimiento.Existe un común acuerdo en que aquellos mensajes asociados a soportar, ser duro/a, tolerar, aguantar, etc. son necesarios en los entrenamientos deportivos, vivenciándolos como signos de fortaleza, competitividad y compromiso.Las estadísticas han llevado al COI a afirmar que -aunque los datos indican que no quedan descartados casos de violencia entre compañeros de equipo, directivos, personal médico-científico, etc.- el entrenador es el principal perpetrador de estos actos violentos, ya que es la figura referente de las deportistas, con quien mantienen una estrecha relación.

Violencia psicológica

Tipo

Erradicar la violencia simbólica resulta vital para terminar con la violencia de género en todas sus modalidades. Para ello, es necesario, dejar de concebir a las mujeres como objetos, para reconocerlas como sujetas de derecho y desnaturalizar los espacios donde se legitima la diferencia como desigualdad.

Por su grado de naturalización y alcance, la violencia simbólica es una de las violencias que se consideran centrales, ya que subyace a todos los demás tipos de violencia.La violencia simbólica tiene su expresión en el lenguaje, en las representaciones culturales, en la identidad y en los cuerpos sexuados. Y aunque invisible, legitima prácticas inscriptas en relaciones de poder desiguales, histórica y culturalmente establecidas entre hombres y mujeres. Las frases “corrés como una nena", “no tenés fuerza, pareces una nena” así como “ese deporte no es de mujeres”, “sos una machona”, son ejemplos de cómo se ejerce esta violencia que reproduce desigualdades y jerarquia de género de los varones por sobre las mujeres.

Violencia simbólica

Modalidad

La violencia institucional se configura, por ejemplo, cuando no te toman los trámites que querés realizar por haber sido víctima de violencia, cuando te exigen requisitos extras o no contemplados en las normas para acceder a algún derecho. ¿Y si encima esa institución tiene protocolo de prevención e intervención ante situaciones de violencia de género? Sí, su incumplimiento también es violencia institucional.

El ámbito deportivo queda explícitamente comprendido dentro de esta modalidad de violencia.Esta puede ser ejercida por los/as funcionarios/as, profesionales, personal y agentes pertenecientes a cualquier órgano, ente o institución pública del deporte a cualquier nivel jurisdiccional, que tenga como fin retardar, obstaculizar o impedir que las mujeres y/o población LGBTI+ tengan acceso a las políticas públicas y ejerzan los derechos previstos en las leyes.

Violencia institucional

Modalidad

El Segundo Taller del Curso Género y Deporte, Comunicación y periodismo deportivo con perspectiva de género, aborda estas cuestiones. Podés acceder al mismo a través del link.

¿Cómo y cuánto informan los medios de comunicación acerca de la representación de las mujeres en el deporte y sus logros? ¿Cómo se las nombra y cuánto espacio se les otorga? Por lo general, las mujeres deportistas aparecen muy poco y cuando sucede, generalmente, no se mencionan sus logros deportivos sino aspectos de su vida personal/familiar/social o cuestiones vinculadas a su aspecto físico.

Violencia mediática

Modalidad

Ejemplos habituales se dan cuando al momento de reincorporarse de su licencia por maternidad, una mujer sufre de recarga de tareas para “compensar” el tiempo en el que se ausentó. O cuando una mujer es rechazada en su postulación a un cargo por ser mujer en edad reproductiva.

Aquella que discrimina a las mujeres en los ámbitos de trabajo públicos o privados y que obstaculiza su acceso al empleo, contratación, ascenso, estabilidad o permanencia en el mismo, exigiendo requisitos sobre estadocivil, maternidad, edad, apariencia física o la realización de test de embarazo. Constituye también violencia contra las mujeres en el ámbito laboral quebrantar el derecho de igual remuneración por igual tarea o función.Asimismo, incluye el hostigamiento psicológico en forma sistemática sobre una determinada trabajadora con el fin de lograr su exclusión laboral.

Violencia laboral

Modalidad

Tipo

"La pelota no se adapta"

En cuanto a la violencia política y a la violencia público política, se las puede identificar y encontrar en relación a la anulación, impedimento, obstaculización y restricción de la participación política de la mujer y del desarrollo propio de la vida política o del acceso a derechos y deberes políticos de las mujeres. Todo esto en vinculación el acceso, permanencia y desarrollo de las mujeres en puestos jerárquicos en las instituciones deportivas, como bien pueden ser, las federaciones y los clubes.

Violencia política /Violencia público política

ver Trailer

ATLETA A

Les sugerimos ver este documental:

Para saber más sobre las cuatro etapas del GROOMING según el Comité Olímpico Internacional:

El abuso sexual implica una actividad sexual no consentida o para la que no se puede dar consentimiento (en el caso de las niñas y niños menores de edad) hacia una persona o un grupo que se basa en el abuso de poder y de confianza. En la mayoría de los casos, las deportistas se dan cuenta de que están sufriendo acoso o abuso sexual porque es humillante y ofensivo, es decir, no deseado. No obstante hay situaciones en las que no pueden registrar lo que está sucediendo debido al proceso de manipulación psicológica llamado “grooming” (preparación, acercamiento o captación). Éste tiene 4 fases: selección de la víctima, ganarse su confianza, construcción de lealtad y abuso y garantía de su silencio.

Abuso sexual

  • Comunicación o seguimiento no deseado por la deportista a través de las redes sociales.
  • Realización de llamadas perdidas insistentes.
  • Envío de correos electrónicos con contenido sexual.
  • Excesivo e inadecuado acercamiento: contacto corporal, abrazos, apretones y acercamientos corporales no deseados por la deportista.
  • Intimidación verbal a través de propuestas de carácter sexual.
  • Miradas lascivas o quedarse mirando fijamente a una deportista con connotación sexual.
  • Silbidos con connotación sexual.
  • Gestos, insinuaciones y movimientos: expresiones faciales o corporales de naturaleza sexual.
  • Enviar a la deportista mensajes innecesarios y/o incómodos a través de aplicaciones de comunicación instantánea.
  • Expresiones o comentarios de naturaleza sexual acerca de las características corporales de la deportista.
  • Chistes, comentarios lascivos o insinuaciones sexuales burlas sobre el cuerpo, el vestido, el estado civil o la sexualidad.
  • Gritos y/o intimidación.
  • Llamadas telefónicas ofensivas o fotos de intimidación basada en el sexo.
  • Expresiones cargadas de agresividad, que provocan miedo o temor y que indican abuso de poder.
  • Insultos con connotación sexual.
  • Correcciones táctico-técnicas groseras, con palabras soeces e insultos, tanto en situación de competición como en las sesiones de entrenamiento.

¿Qué implica el acoso sexual?

En este cuadro podrás ver, a modo de resumen, cómo las violencias por motivos de género se pueden expresar y manifestarse de múltiples formas y prácticas en el ámbito deportivo:

“La tiradora Fernanda Russo llamó a la reflexión por las agresiones en redes sociales”, 27/07/2021, Deportes Télam.

En estas notas podés leer sobre casos acontecidos en el ámbito deportivo:

Argentino de Quilmes echó a dos DT de Inferiores tras ser acusados de acosar a sus jugadoras menores (Clarín, marzo 2022).

J. Hang y N. Hijós. La denuncia de Pignatiello (Página/12, mayo 2020).

Todas estas conductas de violencia de género que se ejercen a través de las nuevas tecnologías, de las redes sociales o de Internet las podemos englobar bajo la denominación de violencia de género digital. Algunas formas en las que se expresa la violencia en entornos digitales pueden ser identificadas como:● Difusión no consentida de imagen íntimas ● Sextorsión ● Grooming ● Ciberbullying ● Discursos de odio y expresiones discriminatorias ● Monitoreo y control (hackeo de cuentas, creación de perfiles falsos, exigir geolocalización, censura, etc.).

Junto con los beneficios innegables que vienen proporcionando las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) a nuestras vidas, han también posibilitado otro espacio en donde se pueden vivenciar situaciones de violencias por motivos de género. Si bien no quedan comprendidas en los tipos y modalidades compartidos, los casos de acoso cibernético y violencia cibernética son cada vez más recurrentes.

Violencia digital

G. Bellizi. Ritos de iniciación: arruinar la cabeza por fuera... ¿y por dentro?. TyC Sports (8/2/2023).

Iniciaciones en el deporte. Privilegiados (2020)

R. Parrottino. "El miedo a quedarse afuera sostiene los abusos de iniciación". Tiempo Argentino (5/1/20).

Estos rituales se llevan adelante con la falta de supervisión por parte de personas adultas responsables o con la complicidad de los mismos pero, en la mayoría de los casos, por omisión (es decir, sabiendo que suceden sin intervenir en las mismas). Pueden implicar una actividad sexual no deseada, generando consecuencias graves psicológicas en muchos jóvenes.

Los rituales de inicio están generalmente basados en un ejercicio del poder y del sometimiento a quienes recién comienzan en una práctica deportiva.Consisten en obligar a llevar a cabo actos de iniciación simbólica que en la mayoría de los casos tienen clara connotación sexual y son humillantes.Suelen ser considerados como rituales de tránsito o de bienvenida que deben cumplir las y los nuevos miembros de un equipo para obtener la aceptación en el mismo.

Los rituales en el deporte

establecer nuevas formas de relación que desarmen el modelo de opresión del diferente o subalterno. Los vínculos responsables y diversos implican la igualdad en el trato y la libertad de decisión. Proponen el cuidado de las demás personas y de cada uno/a. Promueven el respeto por el otro/a, la responsabilidad afectiva, la solidaridad, el compañerismo, el consenso y el trabajo colectivo. A través de nuevos diálogos se podrán reformular acuerdos que establezcan formas nuevas de colaboración y respeto mutuo entre todas/os.Es importante que el deporte pueda constituirse como espacio democrático y participativo, impulsando la revisión y reformulación de los tipos de vinculación en todos los niveles, donde el consentimiento y el consenso tengan un lugar primordial.

Las actividades deportivas colaboran, junto con otras instituciones como la escuela y la familia, en la socialización. Por ese motivo, el deporte adquiere un rol primordial en la constitución de las personas ya que contribuye en los procesos de aprendizaje de las normas, los valores de la sociedad y la promoción de derechos. Sin embargo, los vínculos tradicionales reproducen el orden patriarcal y sostienen desigualdades de poder. El mundo deportivo no está exento de esas formas de vinculación, en especial en la reproducción de las asimetrías de poder entre varones cis y mujeres y LGTBI+. La de-construcción de las formas de vinculación establecidas implica un trabajo arduo basado en tres pilares: cuestionar los estereotipos de roles, desnaturalizar las relaciones genéricas de poder y

Vínculos responsables

Trabajar en prevención implica el desafío de poder detectar las manifestaciones de las violencias percibidas como más sutiles, aquellas que se encuentran basadas en estereotipos, mandatos, discursividades y que se reproducen a través de prácticas que van naturalizando las desigualdades entre los géneros, invisibilizando las violencias que elloacarrea.

Para evitar la violencia por motivos de género, debemos trabajar sobre aquello que la genera y sobre lo que se sostiene, es decir los roles y estereotipos que aprendemos socialmente. La prevención es un conjunto de estrategias y herramientas orientadas a desnaturalizar, problematizar y erradicar prácticas y discursos, que producen desigualdades estructurales entre los géneros y generan violencia y vulneración de derechos hacia las mujeres y LGBTI+.La prevención implica diseñar diversas acciones e intervenciones, como pueden ser sensibilizaciones, capacitaciones, campañas de concientización, etc., que contemplen miradas y respuestas a las múltiples situaciones de vulneración de derechos que una persona en situación de violencia de género puede estar atravesando.

Prevención

Abordaje integral de las violencias por motivos de género

  • Requiere articular con distintos ámbitos de intervención -jurídico, económico, de salud, de educación, así como diseñar intervenciones con alcances diferenciados.
  • Para lograr un acompañamiento integral es necesario garantizar condiciones materiales y subjetivas, como son las de gratuidad, celeridad, trato digno y humanizado y, en el caso de ser posible, un abordaje interdisciplinario.
  • Parte de comprender que las personas en situación de violencia por motivos de género no son víctimas pasivas sino sujetos activos de derecho que pueden, con un acompañamiento integral, construir trayectorias de vida autónomas y libres de violencias.
  • Requiere el diseño de circuitos de abordaje en función del contexto social particular y el marco institucional en el cual se da la situación de violencia por motivos de género.

El paradigma del abordaje integral situado tiene como objetivo reducir y poner fin a las situaciones de violencia que atraviesan mujeres y LGBTI+, brindando recursos que conduzcan a la materialización de un cambio social y cultural para eliminar las causas y mecanismos que las permiten y perpetúan.Para ello:

  • Propone brindar asistencia, atención y acompañamiento a mujeres y LGBTI+, a la vez que reconoce la necesidad de aportar recursos (materiales y simbólicos) necesarios para el restablecimiento de la autonomía y la restitución de derechos a través de estrategias conjuntas.

Revisá las características principales del abordaje integral:

El abordaje integral busca revertir la mirada que solo pone el foco en la situación de emergencia para pasar a comprender a las violencias de género como un problema estructural de nuestra sociedad. Para lograr un acompañamiento integral es necesario que el Estado, a través de sus agentes, garantice gratuidad, celeridad, equidad, transparencia, trato digno y humanizado y un abordaje interdisciplinario. La construcción del abordaje integral requiere pensar en el contexto social particular en el cual se da la situación de violencia, para que las estrategias sean efectivas

El abordaje integral asume que es el Estado el responsable de generar políticas públicas con el objetivo de reducir y poner fin a las situaciones de violencia que las mujeres y la comunidad LGBTI+ atraviesan, así como también proveer de recursos que allanen el camino permitiendo un cambio social para eliminar las causas y mecanismos que permiten y perpetúan esas violencias.Asimismo, propone brindar asistencia, atención y acompañamiento a personas que atraviesan situaciones de violencia por motivos de género. Reconociendo la necesidad de aportar recursos (materiales y simbólicos) necesarios para que puedan desarrollar un proyecto de vida autónomo a través destrategias conjuntas entre los diferentes actores sociales implicados.

Tipos de situacionesAl tomar conocimiento de una situación de violencia por motivos de género, se debe distinguir entre dos posibles situaciones:1. Una situación de emergencia: la persona está en peligro inminente sobre su integridad psicofísica y/o de personas cercanas.2. Una situación de urgencia: si bien no hay un riesgo inminente es importante actuar con celeridad para facilitar la derivación, acompañamiento y el acceso a derechos. Estas son las situaciones en las que estamos a tiempo de prevenir una situación de mayor gravedad. → Aquí es posible dar inicio al circuito de abordaje integral.

Las instituciones deportivas son fundamentales en un circuito de abordaje integral. Al formar parte del mismo, se posicionan como agentes de la comunidad de manera activa; despliegan estrategias para remover obstáculos institucionales; acompañan procesos; impulsan la asistencia necesaria y generan articulaciones institucionales y organizacionales.

Circuito de abordaje integral

Como bien presentamos, es necesario contar con un circuito de abordaje integral, esto es, poseer lineamientos y herramientas que den cuenta de estrategias claras de abordaje ante situación de violencias de género dentro de su ámbito de aplicación. Asimismo, es preciso que refleje instancias y tipos de intervención, asi como principios rectores específicos, entre otros.

En este sentido, existen dos herramientas fundamentales y complementarias entre sí que pueden adoptar las instituciones y los organismos. Estas son:→ La construcción de circuitos de abordaje integral.(que hemos visto en las páginas anteriores).→ La construcción y aplicación de protocolos de prevención y actuación ante situaciones de violencia por motivos de género.

Abordaje de las violencias en la Administración Pública Nacional (APN)

En primer lugar, es necesario comprender que estas situaciones no suelen resolverse con una acción única, ni debemos esperar hacerlo en soledad. Todo lo que ocurre desde el momento en que llega a nuestra atención la sospecha o confirmación de que una mujer o LGTBI+ está sufriendo una situación de violencia, supone la puesta en marcha de varias acciones, que van desde la escucha atenta y la contención inmediata a la derivación con especialistas, la denuncia y la restitución de sus derechos vulnerados.

En apartado proponemos, luego de haber identificado las distintas formas de violencia hacia las mujeres y LGBTI+, hacer foco sobre cómo intervenir cuando detectamos que alguien está atravesando una situación de violencia por motivos de género.

En las siguientes páginas presentaremos el Protocolo de actuación ante situaciones de violencia de género en el ámbito de la Secretaría de Deportes de la Nación

Accedé para consultar el documento completo:

Se encuentra vigente el Protocolo Marco para el Abordaje de las Violencias por Motivos de Género en el Sector Público Nacional, elaborado conjuntamente por la CIOT y el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, que contempla el Convenio Nº 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).A través de este protocolo se promueven ámbitos y relaciones laborales libres de violencias y desigualdades de género así como también se brindan herramientas para el abordaje integral de las violencias y el acoso laboral por motivos de género.

  • Intervención

Abordaje de las violencias en la Administración Pública Nacional (APN)

En el Módulo 4 encontrarás recursos de atención.

Muchas veces el miedo a las consecuencias es tan grande, que cualquier intento de abrir la situación a otra persona puede verse interrumpido. Conocer todo esto, nos lleva a un primer punto para el abordaje y la intervención ante situaciones de violencia por motivos de género, el generar un espacio para brindar escucha activa. La atención al relato debe ser completa y se debe tener en cuenta que la persona que abre la situación, lo hace en un acto de confianza, pero a la vez de duda. Por eso, debemos tener paciencia y respeto por los ritmos y las pausas en el diálogo. Es importante y necesario, además, aclarar que no somos especialistas y alentar a que se genere el contacto con especialistas.

  • Escucha activa
  • Toma de conocimiento

En nuestro entorno de trabajo cotidiano, es posible que podamos identificar signos que den lugar a la sospecha de que algo sucede; relatos sobre escenas que reconocemos como violentas, menciones recurrentes sobre aspectos de control, celos y malestares con algún varón (pareja, ex, jefe...), signos físicos que refieran a maltrato, menciones a la falta de independencia económica, entre otros. No existe un único escenario para entrar en contacto con una situación de violencia por motivos de género. Cuando una persona está atravesando esta situación, pueden estar poniéndose en juego muchas tensiones, contradicciones y dudas que hacen que no pueda reconocer que es objeto de la violencia por motivos de género y, si lo hace, no siempre puede tomar acciones para denunciarla.

¿Sabías qué...?

A partir del Convenio Colectivo de Trabajo General para la Administración Pública Nacional -Art. 125 del Decreto 214/2006, se creó la Comisión de Igualdad de Oportunidades y Trato - CIOT, cuyo objetivo es velar por el cumplimiento del principio de no discriminación e igualdad de oportunidades y trato en el ámbito de la Administración Pública Nacional. La CIOT se encuentra integrada por representantes del Estado empleador y de las organizaciones sindicales. Las personas que sufren violencias por motivos de género tienen el derecho de solicitar licencia laboral por violencia de género (Art. 147 bis del Convenio Colectivo de Trabajo para la APN).

Presentaremos a continuación el Protocolo de actuación ante situaciones de violencia de género en el ámbito de la Secretaría de Deportes de la Nación:

Con el objetivo principal de garantizar un ambiente libre de discriminación de cualquier tipo y de hostigamiento y violencia por razones de identidad sexual, de género, acoso sexual, para generar condiciones de igualdad y equidad, se promueve que los organismos de la Administración Pública Nacional (y también las instituciones deportivas) puedan contar con un protocolo de actuación ante situaciones de violencia de género.

Protocolo: la herramienta para prevenir y actuar

Por Resolución Nº116/2022 fue aprobado el protocolo que tiene como objetivo principal garantizar un ambiente deportivo libre de discriminación de cualquier tipo y de hostigamiento y violencia por razones de identidad sexual, de género, acoso sexual, promoviendo condiciones de igualdad y equidad.

Es la primera vez en su historia que la Secretaría de Deportes cuenta con un instrumento semejante para todas las personas que trabajan, se desempeñan y compiten en su ámbito.Este protocolo se constituye, por lo tanto, como una herramienta para prevenir, asistir y actuar ante situaciones de violencia por motivos de género.

Protocolo de actuación ante situaciones de violencia de género en el ámbito de la Secretaría de Deportes de la Nación

A continuación, presentaremos sus puntos más sobresalientes, entendiendo la responsabilidad que supone para todas las personas que trabajan en la Secretaría de Deportes de la Nación de conocer la totalidad del documento.Aquí podrás consultarlo completo:

Resolución SDN Nº116/2022.

3) Las actitudes pasivas, el silencio y la negación de las personas que se encuentran en puestos de referencia y de toma de decisión en el ámbito deportivo constituyen complicidad con la impunidad.

Con el objetivo de garantizar un ambiente deportivo libre de violencias de género, fomentando condiciones de igualdad, es que el Protocolo de actuación, en el marco de las competencias deportivas, parte de tres premisas clave:1) La Ley N° 26.485 establece los tipos y modalidades de violencia por motivos de género e incluye al deporte y a las instituciones deportivas como un ámbito donde éstas se reproducen.2) Los entrenadores están siempre en una relación de poder en relación con los deportistas: son referentes de plena confianza para ellos, sus familias y el entorno, son la principal guía en las decisiones deportivas y vitales para su crecimiento y desarrollo. Ello, sin descartar lo que puede acontecer entre compañeros de equipo, directivos, personal médico, etc.

  • genera un espacio de contención, abordaje y orientación para las mujeres y LGBTI+ afectadas
  • envía un mensaje claro a toda la organización de que tales conductas no son toleradas.

El objetivo de un protocolo es brindar un procedimiento claro para la prevención, actuación y adecuado acceso a la justicia de las personas en situación de violencia, con el fin último de preservar su vida, sus derechos y su integridad. Así, todas las instituciones deben comprometerse a otorgar el soporte adecuado para la construcción de espacios seguros y libres de violencia de género. Disponer de un protocolo es una herramienta clave para esto.

Un protocolo es una herramienta que estandariza procedimientos de actuación frente a una situación específica en un ámbito determinado. Conforme a los marcos legales vigentes, define cómo abordar las situaciones, cuáles son las sanciones aplicables y qué medidas cautelares tomar para evitar o reducir daños. La adopción de protocolos sobre la violencia de género es una medida preventiva que tiene dos efectos concretos:

¿Por qué y para qué?

¿Qué es un protocolo?

Los principios rectores (art. 2°) son aquellos que se aplican a las relaciones, las situaciones y los procesos vinculados a la prevención e intervención ante situaciones de violencia de género. Buscan garantizar las condiciones de gratuidad, celeridad, confidencialidad, equidad, transparencia y trato digno en todos los procesos de asistencia y acompañamiento. Son pautas que guían los comportamientos y el compromiso de la SDN ante estas situaciones:

En su artículo 1° detallan los siguientes objetivos:

  • Debida diligencia.
  • Respeto y confidencialidad.
  • No revictimización.
  • Gratuidad.
  • Transparencia.
  • Celeridad.
  • Abordaje integral e interdisciplinario.

Principios rectores

Objetivos

  • Ambiente laboral y deportivo libre de acosos y discriminación.
  • Igualdad y equidad.
  • Abrir canales de comunicación pertinentes.
  • Contención.
  • Asesoramiento y asistencia para la gestión de los casos.
  • Sensibilizar, capacitar, investigar e informar sobre violencias por motivos de género.
  • Instalaciones, predios y sedes de la Secretaría de Deportes de la Nación, sus dependencias y anexos.
  • Cualquier otro espacio físico y/o a través de cualquier medio (telefónico, virtual, etc), siempre que la relación entre las personas comprendidas tenga su origen en función del contexto o desarrollo de actividades sociales, deportivas o laborales del ámbito de la Secretaría de Deportes de la Nación.

Esto indica, por lo tanto, que las competencias deportivas organizadas por la Secretaría de Deportes en todas sus modalidades, también se encuentran comprendidas por este protocolo de actuación.

El ámbito de aplicación refiere a los lugares, actividades, medios y relaciones sobre las que rige o actúa el protocolo. Entonces, comprende:

Ámbito de aplicación (Art. 3)

  • Todo el personal que desarrolle tareas en el ámbito de la Secretaría de Deportes de la Nación.
  • Personas becadas por la Secretaría de Deportes de la Nación.
  • Delegaciones, cuerpos técnicos, familiares, visitas, público en general y toda persona que ingrese a las instalaciones de la Secretaría de Deportes de la Nación.
  • Delegaciones, cuerpos técnicos, familiares, visitas, público en general y toda otra persona, en cualquier otro espacio físico y/o a través de cualquier otro medio (telefónico, virtual, etc.), siempre que la relación entre las personas comprendidas tenga su origen en función del contexto o actividades sociales, deportivas o laborales del ámbito de la Secretaría de Deportes de la Nación.

Este protocolo involucra a las conductas realizadas por:

Alcance (art. 4)

Rige para las situaciones de violencia y discriminación basadas en el sexo y/o género de la persona, orientación sexual, identidad de género y expresión de género que tengan por objeto o por resultado excluir, restringir, limitar, degradar, ofender o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos.Las conductas señaladas pueden llevarse a cabo por cualquier medio comisivo, incluyendo la omisión, y pueden dirigirse a una persona en particular o referirse de manera general a un grupo o población que generen un ambiente de intimidación, humillación u hostilidad.

Conductas (art. 5)

  • Acoso y abuso sexual (enmarcados en el capítulo II título III del Código Penal Argentino)
  • Comentarios reiterados o conducta con connotación sexual que implique hostigamiento, asedio
  • Hechos de connotación sexista
  • Violencia física, psicológica, emocional, simbólica descriptos en la ley N° 26.485

Para el caso del personal que desarrolla tareas en el ámbito de la Secretaría de Deportes de la Nación, todas las conductas que sean calificadas como actos de discriminación o de hostigamiento o violencia por razones de identidad de género u orientación sexual, como acoso sexual, serán consideradas faltas a los efectos de la Ley Nº 26.485 de Protección Integral de las Mujeres y el régimen disciplinario correspondiente a la Ley Nº 25.164 Marco de Regulación de Empleo Público. (...)

Faltas (art. 8)

La substanciación de los apercibimientos por hechos que puedan configurar delitos y la imposición de las sanciones pertinentes en el orden administrativo, son independientes de la causa criminal, excepto en aquellos casos en que de la sentencia definitiva surja la configuración de una causal más grave que lasancionada; en tal supuesto, se podrá sustituir la medida aplicada por otra de mayor gravedad.

Esto está contemplado en la Ley de proteccion Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (N° 26.061), que podés consultar acá:

Personas menores de 18 años (art. 9)

En su artículo 9, el Protocolo detalla una cuestión fundamental en pos del cuidado de los niños, niñas y jóvenes. En este sentido, en caso de estar implicados/as menores de 18 años, se actuará con estricta observancia de la legislación vigente, comunicando fehacientemente de la situación a las personas adultas responsables, salvo que el criterio del interés superior del niño o la niña indiquen que dicha notificación y/o participación, resulte perjudicial para el/la menor. En este caso, la presencia de sus adultos responsables y representantes legales se podrá suplir con la intervención de la autoridad administrativa local en materia de derechos de la niñez y adolescencia.

La Secretaría de Deportes de la Nación podrá disponer las medidas preventivas y de protección que posibiliten la mejor atención y contención para la persona afectada, tales como prohibición de contacto, prohibición de ingreso, restricción de circulación en los espacios comunes o cualquier otra medida que sea conducente a la protección de la persona afectada evitando en lo posible la modificación de su contexto de inserción deportiva. Las intervenciones deben tender a que la persona afectada mantenga vinculación institucional, lo cual implica evitar la revictimización, así como lograr la contención que posibilite continuar abordando la situación. De resultar pertinente, se ofrecerá la atención terapéutica para la persona afectada, articulando con efectores públicos u otros espacios adecuados si la persona así lo solicita.

Medidas preventivas y de protección (art. 10)

Continuidad de contacto entre personas involucradas (art. 12)

En el caso que la persona consultante o denunciante y la persona implicada en dichas acciones o comportamientos estuvieran o debieran estar en contacto directo por razones de trabajo, entrenamientos u otros motivos, o si ese contacto expusiese a la persona denunciante a una situación de vulnerabilidad por la permanencia o continuidad de a relación laboral o deportiva, la persona responsable de atención conjuntamente con la persona denunciante y las autoridades de la Secretaría de Deportes de la Nación, resolverán la mejor vía para proteger a la persona denunciante, de forma tal que no resulte obstruido su normal desarrollo laboral o deportivo. (...) En todo el procedimiento se resguardará la integridad de las personas, se evitará la revictimización, la reiteración o persistencia de las conductas o acciones denunciadas. Queda expresamente prohibido cualquier forma de mediación o negociación entre personas denunciantes y denunciadas, así como tampoco se admitirán entrevistas conjuntas o careos entre dichas personas, la realización de audiencias con testigos ofrecidos por una parte con participación de la otra. (...)

Violencia Digital.

Es preciso mencionar que, como ya se ha presentado, el protocolo puede ser activado tanto en una situación o espacio físico asi como a través de cualquier otro medio (telefónico, virtual, etc.). Esto último está directamente relacionado con la

Por ello, el Protocolo:

  • Brinda asistencia, atención y acompañamiento a mujeres y LGBTI+, y reconoce la necesidad de aportar recursos (materiales y simbólicos) necesarios para el restablecimiento de la autonomía y la restitución de derechos a través de estrategias conjuntas.
  • Articula con distintos ámbitos de intervención y diseña intervenciones con alcances diferenciados.
  • Garantiza condiciones materiales y subjetivas (gratuidad, celeridad, trato digno y humanizado y abordaje interdisciplinario) para lograr un acompañamiento integral.
  • Considera a las personas en situación de violencia por motivos de género como sujetos activos de derecho que pueden, con un acompañamiento integral, construir trayectorias de vida autónomas y libres de violencias.

Abordar las situaciones de violencia por motivos de género desde una perspectiva integral y situada, como lo plantea el Protocolo, significa entender estas violencias como expresiones del orden social, económico y político patriarcal y no como una problemática individual.

Guía para construir un protocolo de prevención e intervención ante situaciones de violencia de género en las instituciones deportivas.

La importancia que reviste la confección de los propios protocolos por cada institución, está relacionada con la realidad situada de cada una: los deportes que allí se practican, la cultura institucional, los estatutos, la ciudad donde se encuentra, las vías de contacto, etc. Por ello, resulta necesario revisar las guías y los protocolos existentes para tener presente las consideraciones respecto a la violencia por motivos de género en el ámbito del deporte, incorporando las particularidades de cada organización.

Para saber más:

Acá podés consultar otros indicadores o señales de riesgo:

Para construir un ámbito deportivo y laboral seguro

Es posible identificar algunas señales de riesgo:1. La edad de la deportista. Las deportistas más jóvenes y las menores de edad pueden estar en situación de mayor vulnerabilidad2. Las giras, las concentraciones y los viajes pueden aumentar las situaciones de riesgo en cualquier nivel de competición.

Las entidades e instituciones deportivas, entre otras existentes en la sociedad, cumplen un rol muy importante en los procesos de construcción de subjetividad y en la transmisión de valores como esfuerzo, superación, perseverancia, respeto, solidaridad y compañerismo. Tanto el derecho al juego como a la práctica deportiva adquieren un rol fundamental al contribuir al desarrollo pleno y saludable de las niñas, niños y adolescentes. Por ello, resulta indispensable que los espacios e instituciones donde se desarrollan las prácticas deportivas, se construyan como espacios seguros y libres de violencia y discriminación, y que, en caso de presentarse alguna situación de violencia, puedan actuar de forma correspondiente.

Reconocer las violencias

Las situaciones de violencias pueden presentarse de diferentes maneras: pueden ser expresadas por quien las padece, pueden ser intuidas, advertidas por personas con las que se trabaja, informadas por organizaciones de la comunidad, etc. Abarcan manifestaciones físicas, psíquicas y/o sociales.

Las personas que trabajamos en la Secretaría de Deportes debemos tener la responsabilidad, la obligación y el derecho de conocer las normativas y políticas vigentes, así como las herramientas disponibles en el ámbito laboral para abordar situaciones de violencias por motivos de género, ya sea que las estemos viviendo en primera persona, o para acompañar y asesorar a otras personas en el trabajo. Además, es importante conocer las herramientas y protocolos para el abordaje de esta problemática en el ámbito deportivo y así poder contemplarlas en las tareas que llevamos a cabo, si involucran el desarrollo de programas, proyectos, intervenciones o articulaciones en territorio.En fin, en el lugar que estemos, el desafío es pensar qué está a nuestro alcance para aportar a prácticas cotidianas y políticas públicas libres de violencias.

Guía de herramientas para la detección de señales tempranas de las violencias por motivos de género.

Clickeá acá para conocer qué son las Señales Tempranas

También es importante reconocer y detectar señales tempranas de violencias, ya que la prevención se constituye como una herramienta fundamental para contribuir al proceso de desnaturalizar, problematizar y erradicar las desigualdades estructurales entre los géneros.

En el próximo módulo vas a encontrar información sobre los recursos especializados de contención y asesoramiento en situaciones de violencia por motivos de género.

Puede suceder que estemos cerca de alguien que transita estas violencias o incluso lo podemos estar experimentando de forma personal. La Ley Micaela es un compromiso de acción ante las injusticias basadas en el género, y los procesos de formación que surgen a partir de ella, constituyen un gran aporte para reflexionar y visibilizarlas.Si bien en estos contenidos no se busca dar herramientas de intervención puntuales, es muy importante conocer los recursos especializados de contención y asesoramiento en situaciones de violencia por razones de género. A su vez, si estamos con alguien que aún no se anima a realizar el contacto, podemos ofrecerle acompañar en el llamado e inclusive podemos llamar directamente y preguntar de qué forma continuar ayudando.

Situaciones y conductas precisas por las cuales es necesario intervenir

  • Correcciones táctico-técnicas groseras, con palabras soeces e insultos, tanto en situación de competición como en los entrenamientos.
  • Sexualización de los cuerpos.
  • Daño emocional y disminución de la autoestima o perjudica y perturba el pleno desarrollo personal. Cuando se afectan las emociones y se lastima la autoestima.
  • Gritos y/o intimidación.
  • Expresiones cargadas de agresividad, que provocan miedo o temor y que indican abuso de poder. Insultos con connotación sexual.
  • Amenazas sobre la carrera deportiva, manipulación, comentarios inadecuados sobre el cuerpo, exigencia de obediencia, etc.
  • Golpes, empujones, zamarreos, pellizcos. Las sobreexigencias en el entrenamiento también podrían considerarse en casos extremos.
  • Expresiones o comentarios de naturaleza sexual acerca de las características corporales.
  • Excesivo e inadecuado acercamiento: contacto corporal, abrazos, apretones y acercamientos corporales no deseados por la/el deportista.
  • Intimidación verbal a través de propuestas de carácter sexual.
  • Abuso sexual.
  • Excesivo e inadecuado acercamiento: contacto corporal, abrazos, apretones y acercamientos corporales no deseados por la/el deportista.
  • Comunicación o seguimiento no deseado a la/el deportista a través de mensajería instantánea o redes sociales (ciberacoso).
  • Acoso y abuso sexual digital contra niños, niñas y adolescentes: grooming.

Mecanismos de intervención

  • Mantener una actitud pasiva, no intervenir, negar o silenciar.
  • NO denunciar ante la toma de conocimiento, en caso de que sean menores, constituye delito.
  • Creer que no tenés poder o capacidad de hablar, hacer algo y/o denunciar. La inacción hace creer a las mujeres víctimas de acoso y abuso sexual que estos comportamientos son legales y socialmente aceptables.

QUé NO HACER

  • Activar mecanismos que faciliten la detección temprana de posibles situaciones de violencia de género y la identificación de factores de riesgo.
  • Toda persona que, teniendo una sospecha o conocimiento acerca de una situación de violencia a una deportista, debe actuar.
  • No deben dejar que la situación se resuelva "por sí sola" o entre pares, equipo o involucrados (víctima y victimario). Siempre deben intervenir profesionales formados en la temática.
  • Buscar asesoramiento.

QUé HACER

Algunos datos de las violencias más extremas que reflejan la gravedad de la problemática de las violencias por motivos de género:

  • La trata de personas con fines de explotación sexual-comercial es otra situación crítica en la que se manifiesta la violencia hacia las mujeres. Desde la sanción de la ley 26.364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y asistencia a sus víctimas hasta el 31 de agosto de 2019, se han rescatado y/o asistido un total de 14.505 víctimas.
  • La violencia sexual contra niños, niñas, niñes y adolescentes se entrama en un andamiaje cultural y jurídico de dominación masculina que autoriza a varones a tomar los cuerpos de niños y niñas (como también de mujeres y personas con discapacidad) para su propio beneficio. Según un informe de 2016 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 varones han declarado haber sufrido abusos sexuales durante su niñez y en la gran mayoría de los casos son ejercidos por varones cercanos a la víctima.
  • El femicidio es el asesinato cometido por un varón hacia una mujer a quien considera de su propiedad.
    • El Observatorio de Violencia de Género “Ahora que sí nos ven” registró 212 femicidios entre el 1 de enero y el 31 de octubre de 2022.
  • En el año 2022, el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT registró que se cometieron en el país 129 crímenes motivados por discriminación por orientación sexual, expresión e identidad de género. De estos 129 casos, 40 fueron ataques violentos contra la integridad física. Los otros 89 fueron lesiones o situaciones que provocaron la muerte.
  • Las violencias por motivos de género en el deporte han sido históricamente tratados como hechos aislados, se han silenciado, ocultado, minimizado y son en realidad más habituales de lo que se visibiliza. Están estrechamente relacionadas con la cultura organizacional del ámbito deportivo y con las estructuras jerárquicas de poder.
  • Cualquier sospecha de maltrato puede ser una alerta para ayudar a una persona que esté pasando por una situación de violencia. Todas/os/es podemos brindar una primera escucha, desde un lugar respetuoso, sin cuestionar los dichos o juzgar las decisiones, manteniendo la confidencialidad, para no exponer ni revictimizar a quien padece la situación de violencia. Está a nuestro alcance informar acerca de los derechos, los protocolos, los recursos de ayuda y acompañamiento a los que se puede acudir ante una situación de violencia.
  • La Ley N° 26.485 recupera los aportes de los tratados internacionales de derechos humanos y particularmente aquellos referidos a los derechos de las mujeres, que abordamos en el módulo 1.
  • Los varones no son sujetos protegidos por la Ley N° 26.485. Es decir, la violencia hacia los varones no es violencia de género en los términos de la Ley N° 26.485.
  • El sujeto de protección de la Ley N° 26.485 son las mujeres (no las familias) contra toda forma de violencia que se ejerza tanto en el ámbito privado como en el ámbito público, dado que forman parte de un grupo que históricamente sufrió violencias y discriminación.

Lo que no podés dejar de saber de este módulo

Sobre este módulo

Visibilizar estas cuestiones, a través de los micromachismos, las ideas del amor romántico y los diferentes mitos, y comprender la dimensión de las formas extremas de violencia como lo son los femicidios, travesticidios y transfemicidios, nos siguen dando la pauta de que es necesario y urgente revisar nuestros roles en cada uno de los ámbitos en los que participamos.Por otro lado, las herramientas y recursos que hemos compartido, si bien no reemplazan la experiencia profesional que se necesita para intervenir ante esta problemática, te permitirán hacer una primera intervención, orientación y derivación de manera adecuada ante una situación de violencia por motivos de género.

Este módulo nos ha permitido realizar un acercamiento a una realidad extremadamente preocupante, inscrita en una sociedad que produce y reproduce desigualdades y que nos obliga a tener una mirada responsable y comprometida. Además, hemos analizado cómo las violencias pueden ejercerse en el ámbito deportivo, destacando la naturalización respecto a la violencia psicológica que resulta transversal a las distintas modalidades y tipos de violencia tipificadas en la Ley N° 26.485.Las violencias por motivos de género demuestran, siempre, una desigualdad de poder estructural, producto de las costumbres culturales que se reproducen en nuestras sociedades.

Cuando se detecta una situación de violencia es fundamental que cada una de las personas, cuenten con las herramientas básicas para poder proceder adecuadamente.Al presentar el Protocolo de actuación ante situaciones de violencia de género en el ámbito de la Secretaría de Deportes de la Nación, introdujimos la herramienta prinicipal para los y las trabajadoras del organismo para prevenir, asistir y actuar ante situaciones de violencia por motivos de género.

Para finalizar y como síntesis, hemos transmitido que la violencia por motivos de género vulnera los derechos humanos y constituye un problema social y de responsabilidad colectiva. Por lo tanto, no es un problema exclusivamente de las mujeres, sino que nos involucra a todas las personas.

A modo de reflexión y cierre, les compartimos las siguientes preguntas:· ¿Cuáles son las señales que pasan desapercibidas en nuestra vida cotidiana y que, sin embargo, constituyen formas de violencias por motivos de género que las leyes reconocen como tales? · ¿Cómo se modificó nuestra percepción respecto a lo que constituye una práctica de violencia contra las mujeres y personas LGTBI+?

En el siguiente módulo, presentaremos la interseccionalidad y la transversalización de la perspectiva de género en los organismos y políticas públicas, y en las responsabilidades y oportunidades que tenemos en nuestro ámbito laboral.

Volver al índice

Intervenciones y corresponsabilidad en los organismos del Estado

Género y Derechos Humanos

Módulo 4

Género y Derechos Humanos

En este cuarto módulo les proponemos indagar acerca de la transversalización de la perspectiva de género y diversidad en la Administración Pública Nacional y específicamente dentro de la Secretaría de Deportes de la Nación y en las políticas deportivas públicas que allí se diseñan e implementan, en particular. Ahora bien, ¿a qué nos referimos con transversalización?, ¿qué rol o responsabilidades tiene cada trabajador y trabajadora en esta tarea?, ¿cuáles son las estrategias para poder avanzar en esta línea de acción? En este último recorrido intentaremos no sólo dar respuesta a estas preguntas sino construir colectivamente herramientas que nos permitan profundizar esta perspectiva en nuestros espacios laborales, en nuestras líneas de trabajo y conocer las propuestas que ya se vienen desarrollando.

  1. se garantice el acceso a todos los recursos en igualdad de condiciones,
  2. se planifiquen las políticas públicas teniendo en cuenta las desigualdades existentes,
  3. se identifiquen y evalúen los resultados e impactos producidos en el avance de la igualdad real” (UNICEF, 2017).

La transversalidad o transversalización de género se basa en la incorporación de la perspectiva de género, es decir una mirada analítica que cuestione y visibilice las desigualdades y subordinaciones sufridas principalmente por las mujeres y por las identidades disidentes. Además, considera las consecuencias diferenciales que tienen sobre las personas cualquier actividad planificada, inclusive las leyes, políticas o programas, en todos los ámbitos y a todos los niveles. La incorporación de la perspectiva de género en la planificación estratégica tiene como finalidad la transmisión de metodologías para el diseño de políticas públicas y/o nuevas líneas de acción en pos de la igualdad de oportunidades, promoviendo y facilitando así la verdadera transformación de prácticas, objetivos y saberes dando cuenta de las desigualdades existentes y trabajando en pos de su eliminación.

Desde la Secretaría de Deportes tenemos la misión transversalizar la perspectiva de género en las políticas públicas deportivas para construir una sociedad más libre, democrática y equitativa.La transversalidad de género es “la aplicación del principio de igualdad de trato y no discriminación y de oportunidades a las políticas públicas entre las personas que conviven en una sociedad, de modo que:

Transversalización de la perspectiva de género

¿Cómo se consigue?

  • incorporando los principios de igualdad y no discriminación en la planificación estratégica
  • mediante la transmisión de metodologías para el diseño de políticas públicas, programas o líneas de acción en pos de la igualdad de oportunidades.
  • dando cuenta de las desigualdades existentes y trabajando en su eliminación.
  • identificando y evaluando los resultados e impactos de las acciones.

¿Qué es?La transversalidad o transversalización de género y diversidad se basa en la incorporación de una mirada analítica que cuestione y visibilice las desigualdades y subordinaciones sufridas principalmente por las mujeres y por las personas LGTBI+.

Para sintetizar este tema, les recomendamos ver este video:

La transversalización de la perspectiva de género y diversidad no sólo atañe a las políticas públicas sino que puede ser incorporada a la gestión e implementación de todo tipo de proyectos, iniciativas, organizaciones y empresas, como lo pueden ser las instituciones deportivas.

Transversalizar la perspectiva de género y diversidad sexual en la formulación de las políticas públicas implica identificar de manera específica y transversal las necesidades, violencias, desigualdades y la discriminación estructural e histórica que atraviesan las mujeres y las personas LGBTI+.

La inclusión de la perspectiva de género y de diversidad en el diseño, implementación y monitoreo de políticas públicas deportivas, implica dar prioridad a las necesidades específicas de las mujeres y personas LGBTI+ en este ámbito y visibilizar las situaciones de desigualdad y exclusión estructural con mirada interseccional y de forma federal, que atraviesan las trayectorias vitales de éstas en este ámbito.

Por otro lado, es importante mencionar el concepto de interseccionalidad, que es el que permite comprender cómo las interacciones entre las diferencias sociales (etnia, orientación sexual, nacionalidad, discapacidad, edad, clase, religión, situación económica, entre otras) influyen en la reproducción de las desigualdades sociales.De esta manera, el análisis interseccional plantea que debemos entender la combinación de identidades como un complejo que produce experiencias diferentes y no como una suma que incrementa la propia carga.En tal sentido, la determinación de la Secretaría de Deportes en llevar adelante políticas públicas deportivas con enfoque de género implica visibilizar, reconocer y atender las particularidades de distintos colectivos de mujeres.

La inclusión de la perspectiva de género y de diversidad en el diseño, implementación y monitoreo de políticas públicas deportivas, implica dar prioridad a las necesidades específicas de las mujeres y personas LGBTI+ en este ámbito y visibilizar las situaciones de desigualdad y exclusión estructural que atraviesan las trayectorias vitales de éstas en este ámbito.

Como comentamos al principio, la perspectiva de derechos humanos supone adoptar programas y políticas donde el pleno ejercicio de los derechos humanos sea el fin último y donde las personas sean consideradas agentes principales de su propio desarrollo, en lugar de receptores pasivos de productos y servicios. Adoptar una perspectiva de derechos humanos implica idear programas que tengan como objetivo reducir las desigualdades y empoderar a personas en situación de vulnerabilidad, programas en los cuales las normas de derechos humanos dirigen la formulación de objetivos, metas e indicadores.El Estado Nacional, y por ende, la Secretaría de Deportes adopta el firme compromiso de trabajar bajo el enfoque de derechos humanos y por consiguiente, en la transversalización de la perspectiva de género en las políticas públicas con una mirada interseccional.

El objetivo de la igualdad de género es una cuestión de derechos humanos y una condición para la justicia social, y no deben encararse aisladamente como un problema de la mujer. Únicamente después de alcanzado este objetivo se podrá instaurar una sociedad viable, justa y desarrollada (Plataforma de Acción Beijing, 1995).La Secretaría de Deportes como todas las instituciones de nuestra sociedad, está atravesado por el cisexismo, la heteronorma y el patriarcado. Entonces es probable que al analizar las prácticas que dan forma a esta institución desde la perspectiva de género, comencemos a desnaturalizar muchas cosas. Podemos, por ejemplo, preguntarnos, ¿cómo se expresan las desigualdades, los estereotipos y mandatos de género en el cotidiano de la institución en la que trabajamos?

Desigualdades de género y políticas transversales

La perspectiva de género es una llave hacia la equidad ya que permite visibilizar y desnaturalizar la discriminaciones y violencias que sufren y han sufrido de forma sistemática y a lo largo de la historia no sólo las mujeres cis, sino también las personas LGBTI+. Y también posibilita tomar medidas y modificar prácticas para subsanar estas desigualdades, para construir vínculos más saludables y respetuosos, en pos de garantizar los derechos y la autonomía de las personas.Al incorporar el enfoque de género y diversidad en el ámbito de las políticas públicas, se contribuye a desnaturalizar el conjunto de estereotipos y roles que condicionan el lugar que ocupan las personas en nuestra sociedad según su género. De este modo, es posible ir transformando las relaciones entre varones, mujeres y LGBTI+, y revertir la desigualdad genérica.

A continuación les acercamos algunos ejemplos de transversalización de la perspectiva de género que el Estado Nacional y por ende, la Secretaría de Deportes ha llevado adelante, en pos de reducir las desigualdades y violencias en nuestro ámbito de competencia.Además, compartiremos recursos básicos para la identificación y orientación ante casos de violencia por razones de género en el ámbito laboral, deportivo y de la sociedad en general.

Políticas públicas con perspectiva de género

¿Qué rol tiene el Estado ante estas desigualdades? ¿Qué implica considerar la perspectiva de género a la hora de diseñar, planificar e implementar políticas públicas en general y de salud en particular?No existe un único camino para garantizar la transversalización en los espacios laborales, sino que se pueden identificar distintos ejes de aproximación que permiten evaluar las formas pertinentes, las urgencias y las bases existentes para su profundización.

Plan Nacional de Acción contra las Violencias por de Género del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad

La asistencia a atletas en casos de situaciones de violencia por motivos de género, la incorporación de la Ley de Educación Sexual Integral en los espacios deportivos extra áulicos, el establecimiento de políticas y protocolos de actuación para los casos de violencia por motivos de género en el ámbito deportivo y las capacitaciones y sensibilizaciones, resultan ejes centrales de este Plan.

Plan de Eliminación de Violencia por Motivos de Género en el Deporte

La Secretaría de Deportes elaboró el Plan de Eliminación de Violencia por Motivos de Género en el Deporte, que tiene como objetivo general, prevenir, asistir y erradicar la violencia por motivos de género en el ámbito deportivo. Sobre la base de distintos proyectos que promueven el fortalecimiento institucional y la capacitación y su correspondiente transferencia metodológica a federaciones deportivas, secretarías de deportes de las provincias y clubes, se abordarán las violencias por motivos de género en el deporte, estrechamente relacionadas con la cultura organizacional del ámbito deportivo y las estructuras jerárquicas de poder.

El compromiso de un deporte más justo, seguro y libre de violencias por motivos de género

La información de la Dirección Nacional de Políticas de Género en el Deporte se encuentra disponible en este enlace:

Llevar adelante programas, proyectos y políticas deportivas con enfoque de género y diversidad implica visibilizar, reconocer y atender las desigualdades existentes en este ámbito para las mujeres y LGBTI+ . Esto supone, por lo tanto, una participación activa para atender las realidades que atraviesan nuestro deporte desde esta perspectiva y de forma federal e interseccional.Este compromiso interpela no solamente a los organismos públicos del deporte en todos sus niveles (nacional, provincial y municipal) sino también sino también a sus trabajadores y trabajadoras y a las organizaciones y colectivos que integran y son parte fundamental del deporte argentino.

En este link podés descargarte todos los materiales.

Abrir el juego es un contenido creado por el Ministerio de Turismo y Deportes, Iniciativa Spotlight, ACÁ (Asociación de Cultura, Arte y Educación) y La Nuestra Fútbol Feminista, que tiene como objetivo aportar ideas, recomendaciones, reflexiones y por sobre todas las cosas, ser una guía para el proceso de transformación colectiva. Consiste en un kit de materiales para trabajar la prevención de violencia de género en el deporte, que incluye tres cartillas dirigidas a: atletas, directivxs y entrenadorxs, con ideas, juegos, recomendaciones y reflexiones para el proceso de transformación colectiva.

ABRIR EL JUEGO: Estrategias para la erradicación de la violencia de género y la construcción de un deporte más justo

Ley N° 26.150 de Educación Sexual Integral (ESI)

La ESI a la cancha es un material elaborado entre la Secretaría de Deportes y el Ministerio de Educación, que tiene como objetivo habilitar espacios de diálogo y reflexión sobre temáticas de ESI que atraviesan a las instituciones sociales y deportivas. Los espacios e instituciones deportivas cumplen un rol fundamental en la formación, crecimiento y desarrollo de la niñez, las infancias y las juventudes, por lo que es necesario que allí se puedan incorporar los contenidos de la ESI aplicados al ámbito del deporte. El material contiene una serie de propuestas y orientaciones para incorporar los aportes de la ESI en las Escuelas Deportivas Argentinas (EDA).Está dirigido a entrenadoras/es, profesoras/es de educación física, docentes y a toda persona que se dedique a trabajar con niñxs, adolescentes y jóvenes en su etapa de formación deportiva.

La ESI a la cancha

En este link podés acceder al curso

Por primera vez en la historia de los Juegos Nacionales Evita, se incluyó en 2022 a la Capacitación sobre prevención de violencias por motivos de género. Curso obligatorio para todas las personas que se desempeñen en los Juegos Nacionales Evita. Esta capacitación estuvo dirigida a jefes/as de delegación, referentes, entrenadores/as, equipos y personal médico, árbitros/as, recursos humanos de los Juegos Nacionales Evita, esto es para todas las personas que están involucradas en la organización y desarrollo de la competencia deportiva y social más importante de nuestro país. Su aprobación resultó obligatoria para la acreditación en la Final Nacional.

Además, se incorporaron modificaciones reglamentarias en materia de género y diversidad en los Juegos Nacionales Evita:

  • las personas transgénero y no binarias pueden participar en esta competencia deportiva organizada en pleno ejercicio de sus derechos.
  • paridad en los cuerpos técnicos, para promover la participación de mujeres en estos espacios.
  • nuevas disciplinas y modalidades mixtas.

Juegos Nacionales Evita

Con la finalidad de disminuir las brechas de género en el acceso, la permanencia, y el desarrollo profesional de las mujeres en el deporte, se incorporaron metodologías y estrategias de proyectos con perspectiva de género. En este sentido, las becas de Representación Nacional otorgadas a mujeres deportistas y entrenadoras, se incrementaron en un 29,43% desde el inicio de la gestión en enero de 2020. Específicamente, en las becas a entrenadoras, el aumento es del 72,41% respecto de 2020. Por otro lado, las becas a deportistas mujeres de proyección, transición I y II reflejan un aumento del 29,43%. Además, las becas a mujeres deportistas cuentan con una suba del 17,42%.

Becas de representación nacional

También podés consultar el Protocolo de actuación ante situaciones de violencia en el ámbito del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD):

Recursos de atención

A través de este link accedés a la página para más información.

Se entiende por asistencia: primera escucha, asistencia psicológica, asesoramiento y patrocinio legal en caso de ser necesario, transferencia del caso al ámbito correspondiente para resolución, sanción, etc.

El Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD) cuenta con la Línea Confidencial Directa en tanto sistema de comunicación que considera que todos/as las atletas de seleccionados nacionales tienen derecho al deporte seguro: un deporte justo, igualitario y libre de todo tipo de acoso y abusos. La línea constituye un medio de comunicación mediante el cual los y las atletas pueden acceder para la detección temprana, atención, asesoramiento y seguimiento en casos de acoso, abusos y situaciones de violencia por motivos de género.

Línea Confidencial Deporte Justo y Seguro

Vías de contacto

Más información disponible acá: https://www.argentina.gob.ar/generos/linea-144

  • Podés comunicarte de manera gratuita las 24 hs., los 365 días, a través de un llamado al 144,
  • Por WhatsApp al 1127716463,
  • Por mail a linea144@mingeneros.gob.ar y
  • Descargando la app.

La Línea 144 del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad brinda atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia por razones de género. Es importante que sepas no se trata de una línea de emergencia. Para casos de riesgo, comunicate con el 911.Se presenta como un recurso de asesoramiento, contención e información para personas en situación de violencia. Contempla todos los tipos y modalidades de violencia descritos en la ley N°26.485.

Línea 144

Les compartimos este mapa interactivo en donde podrán encontrar centros de atención para mujeres y LGBTI+ en todo el país:

Es muy importante conectarse y generar vínculos y relaciones con otras instituciones deportivas y referentes que ya estén trabajando la temática, colectivos de mujeres y LGTBI+, organizaciones de la sociedad civil, así como también con organismos de gobiernos locales y provinciales.Por otro lado, resulta fundamental conocer los recursos locales e institucionales a donde acudir en caso de una situación de violencia por motivos de género en cada rincón del país.

Recursos locales

Sin duda, como se planteó al iniciar este último módulo, no existen recetas cerradas para realizar una transversalización de la perspectiva de género y diversidad de manera exitosa. Sin embargo, como pudimos ver, podemos reconocer algunas modalidades posibles para avanzar en esta línea de trabajo. Además, luego del recorrido, esperamos que todos y todas puedan contar con nuevas herramientas para posicionarnos como agentes implicados en la promoción de este cambio cultural.

Sobre este módulo

En esta sección presentamos dos conceptos centrales como son la transversalización y la interseccionalidad junto con algunos ejemplos de políticas públicas aplicadas que pueden servir para repensar otras prácticas que se llevan adelante a nivel institucional.

Esta propuesta de capacitación interpela las responsabilidades que cada quien tiene desde su lugar de trabajo y nos muestra la oportunidad que tenemos en la Administración Pública Nacional de ser parte de este desafío que se propone construir espacios libres de violencia, de discriminación y con igualdad de oportunidades. En este sentido, desde la Secretaría de Deportes tenemos la convicción que, generar estas instancias de formación, capacitación y sensibilización con perspectiva de género y diversidad resultan un aporte fundamental en la transformación cultural que estamos atravesando.

Volver al índice

Palabras finales

Cierre

Palabras finales

Debemos instar por incorporar la transversalidad de género y diversidad en nuestra labor cotidiana, garantizando el acceso a los recursos en igualdad de condiciones para varones, mujeres y personas LGTIBQ+, promoviendo la planificación y la ejecución de políticas públicas deportivas y proyectos deportivos en general que tengan en cuenta las desigualdades existentes, a fin de avanzar hacia la igualdad.

Hemos transitado distintos conceptos que nos ayudan a construir perspectiva de género y diversidad, una herramienta esencial para lograr una sociedad y por ende, un deporte más justo y sin desigualdades por motivos de género.Desde la función pública resulta imprescindible comprometernos a profundizar en estos conceptos y aprehenderlos. Comprender que la construcción de los géneros es resultado de un proceso cultural, y no obra de la naturaleza. Que existen leyes que nos amparan ante las violencias y que es necesario que se cumplan.

Esperamos que en este ciclo de formación se hayan desarrollado y fortalecido las trayectorias y experiencias de cada una de las personas que transitaron sus páginas y que puedan ser parte de la prevención de las violencias, así como sumar iniciativas para implementar en cada área y espacio de trabajo. Promover la perspectiva de género y diversidad en el ámbito deportivo a través de estos contenidos acorde a los lineamientos de la Ley Micaela y a las políticas impulsadas por la Secretaría de Deportes de la Nación, es un desafío que nos moviliza a continuar trabajando juntxs de forma transversal.

Por otro lado, es preciso reconocer que ahora sabemos que cualquier sospecha de maltrato puede ser una alerta para ayudar a una persona que esté pasando por una situación de violencia. Todas las personas podemos brindar una primera escucha, desde un lugar respetuoso, sin cuestionar los dichos o juzgar las decisiones, manteniendo la confidencialidad, para no exponer ni revictimizar a quien padece la situación de violencia. Está a nuestro alcance informar acerca de los derechos, los protocolos, los recursos de ayuda y acompañamiento a los que se puede acudir ante una situación de violencia. También podemos ayudar a la persona a identificar sus redes personales de confianza así como organizaciones que puedan brindarle un acompañamiento y contención.

La Ley Micaela nos invita a asumir la responsabilidad, en tanto agentes del Estado y personas que trabajamos en la Secretaría de Deportes de impulsar políticas públicas que contemplen la perspectiva de género y de diversidad, que promuevan la equidad y la autonomía de mujeres y personas LGBTI+ en el deporte. Además, implica también revisar lo que sucede en nuestro espacio y ámbito cotidiano de trabajo, problematizar estereotipos, roles, comentarios que hacemos, la forma en la que nos referimos a las otras personas, en que nos vinculamos, desarticular los micromachismos, construir vínculos respetuosos, prevenir las violencias, entre otras.

Esta formación es una oportunidad histórica que nos abre la posibilidad de aportar a la transformación cultural que necesitamos como sociedad.Este recorrido concluye aquí, pero esperamos que sea el inicio de nuevas prácticas, vínculos, propuestas, inquietudes y diálogos.

Volver al índice

Evaluación

En la siguiente página encontrarás la evaluación del módulo virtual Ley Micaela 2023 (N° 27.499) contenidos aplicados al ámbito deportivo para la Secretaría de Deportes de la Nación. Te invitamos a responder el formulario. Ante cualquier duda y/o consulta podés comunicarte por mail a generoydeporte@deportes.gov.arMuchas gracias.

Evaluación

¡Gracias!

La evaluación del módulo virtual Ley Micaela 2023 no se encuentra disponible por haber finalizado el plazo para su realización. Ante cualquier duda y/o consulta podés comunicarte por mail a generoydeporte@deportes.gov.ar

Bibliografía

Azpiazu Carballo, Jokin (2017) Masculinidades y feminismos, Barcelona, Virus. Barrancos, D. (2011). Género y ciudadanía en la Argentina. Iberoamericana. Nordic Journal of Latin American and Caribbean Studies. Vol. XLI: 1-2 2011, pp. 23-39. Barrancos, Dora (2017). Feminismos y agencias de las mujeres y disidencias en Mujeres y varones de la Argentina de hoy. Siglo XXI. Buenos Aires. Berkins, L. (2013) Existenciarios Trans. En: Fernández, A. M., & Siqueira Peres, W. La diferencia desquiciada. Buenos Aires: Biblos. Bonder, G. (1998). Género y subjetividad: avatares de una relación no evidente. En: Género y epistemología: mujeres y disciplina. PIEG, Universidad de Chile.

Abramovich V., Pautassi L. (2009). “El enfoque de derechos y la institucionalidad de las políticas sociales” En ABRAMOVICH, V. y PAUTASSI, L. (comp.) “La revisión judicial de las políticas sociales. Estudio de casos”, Buenos Aires, Editores del Puerto, 2009, págs. 279-340. Alfaro Gandarillas, E., Bengoechea Bartolomé, M., Vázquez Gómez, B. (2010). Hablamos de deporte en masculino y en femenino. Serie Lenguaje Nº 7. Instituto de la Mujer (Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad). Madrid, España. Amorós, C., & De Miguel, A. (2007). Teoría feminista, de la ilustración a la globalización. Madrid: Minerva Ediciones. Amorós, Celia (2000). Tiempo de feminismo. Sobre feminismo, proyecto ilustrado y posmodernidad. Madrid: Cátedra.

Bibliografía

CIDH, Informe sobre Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos, OEA/Ser.L/V/II.Doc. 57, 31 diciembre de 2009. Connell, R. (2003) La organización social de la masculinidad. En Lomas, C. (comp). ¿Todos los hombres son iguales? Identidades masculinas y cambios sociales. Barcelona: Paidós; pp. 41. Consejo Superior de Deportes (2011). Deportes y mujeres en los medios de comunicación. Sugerencias y recomendaciones. Madrid, España. Crenshaw, K. (2012). Cartografiando los márgenes: Interseccionalidad, políticas identitarias y violencia contra las mujeres de color. En R. Platero (ed), Intersecciones: Cuerpos y sexualidades en la encrucijada. Barcelona: Edicions Bellaterra.

Bonino, L. (2004). Los micromachismos. La Cibeles, 2(1.6). Branz, Juan (2019). Crónica de una carrera anunciada. Fútbol, jóvenes y ciudadanía. Bringiott, M.I. (2015): Violencias en la Escuela: nuevos problemas, diferentes intervenciones, Buenos Aires, Paidós. Butler, Judith. El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad, Paidós, Buenos Aires, 2001, caps. 1 y 3 (pp. 263-275). Cabral, M., (2009). Versiones. En: Interdicciones: Escrituras de la intersexualidad en castellano. Anarrés Editorial. Carli, S. (2010). Notas para pensar la infancia en la Argentina (1983-2001): Figuras de la historia reciente. Educação em Revista, Belo Horizonte, v.26, n.01, 351-382.

Bibliografía

Fernández, A. M. (1989). Violencia y conyugalidad: una relación necesaria. La gestión de las fragilidades y resistencias femeninas en las relaciones de poder entre los géneros. En: Giberti, E., Fernández, A. M. y Bonder, G. [comp.], La mujer y la violencia invisible. Buenos Aires: Editorial Sudamericana. Fernández, A. M. (2013). El orden sexual moderno ¿la diferencia desquiciada? En: Fernández, A. M., & Siqueira Peres, W. La diferencia desquiciada. Buenos Aires: Biblos. Fernández, J. (2003). Los cuerpos del feminismo. En: Maffia, D. (Comp.) Sexualidades migrantes: Género y transgénero. Buenos Aires: Feminaria Editora.

Dorlin, E. (2009) Sexo, género y sexualidades. Introducción a la teoría feminista. Bs.As.: Nueva Visión. Esteban Galarza, M. (2011). Crítica del Pensamiento Amoroso. Barcelona: Ediciones Bellaterra. Faur, E. (2005). “Masculinidades y Familia”, en Sexualidad y familia. Crisis y desafíos frente al siglo XXI. Noveduc. Buenos Aires. Fernández Boccardo, M. (2013). Mujeres que callan. Violencias de género y efectos en la subjetividad femenina. Buenos Aires: Ed. Entreideas. Fernández, A. M (2017). Las lógicas sexuales actuales y sus com-posiciones identitarias. En: Meler, I (comp.) Género y psicoanálisis: Escritos sobre el amor, el trabajo, la sexualidad y la violencia. Buenos Aires: Paidós.

Bibliografía

González Gabaldón, B. (1999). Los estereotipos como factor de socialización en el género (pp. 79-88). Disponible en http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=15801212. Guía para la prevención de acoso y abuso sexual de las mujeres en el deporte. Emakunde Irigaray, Luce. Yo, tú, nosotras, Cátedra, Madrid, 1992. Hercovich, I. (1997). El enigma sexual de la violación. Buenos Aires: Ed. Biblos. Herrera Gómez, C. (2010) La construcción sociocultural del amor romántico. Madrid: Fundamentos. hooks, b. (2017) Título: El feminismo es para todo el mundo. Traductoras: Beatriz Esteban Agustí, Lina Tatiana Lozano Ruiz, Mayra Sofía Moreno, Maira Puertas Romo, Sara Vega González, Edici ón: Traficantes de Sueños.

Figari, C. (2012) Discursos sobre la sexualidad. En: Sexualidades, desigualdades y derechos. Reflexiones en torno a los derechos sexuales y reproductivos. Córdoba: Ciencia, Derecho y Sociedad. Fonseca, C. (1999). Derechos de los más y menos humanos. Horizontes Antropológicos, año 5, N° 10. Formación en perspectiva de género. Material de capacitación sobre Masculinidades. Secretaria de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires. Foucault, M. (2008). Historia de la sexualidad 1. La voluntad de saber. Buenos Aires: Siglo XXI Editores. Garriga Zucal, José (2005). Lomo de macho. Cuerpo, masculinidad y violencia de un grupo de simpatizantes de fútbol. Cuadernos de Antropología Social, n 22, pp. 201-216.

Bibliografía

Lamas, M. (1996). La perspectiva de género. En Revista de Educación y Cultura de la sección 47 del SNT, 216-229. México. Lamas, M. (1998). La violencia del sexismo. En A. Sánchez Vázquez (ed.), El mundo de la violencia. México, Universidad Autónoma de México (UNAM). Lugones, M. (2008) Colonialidad y género. Revista Tabula Rasa n. 8. Disponible en: http://es.scribd.com/doc/71742411/Colonialidad-y-Genero-Maria-Lugones#scribd Maffía, D. (2003). Contra las dicotomías: feminismo y epistemología crítica. Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires - Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género.

Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo - INADI (2016). Diversidad sexual en el ámbito del trabajo: guía informativa para sindicatos. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo. Kandel, E. (2006). División sexual del trabajo ayer y hoy. Buenos Aires: Editorial Dunken. La Revolución de las Mariposas – A diez años de La Gesta del Nombre Propio https://www.mpdefensa.gob.ar/sites/default/files/la_revolucion_de_las_mariposas.pdf Lagarde, M. (2008). Antropología, feminismo y política: violencia feminicida y derechos humanos de las mujeres. In Retos teóricos y nuevas prácticas. Ankulegi; pp. 209-240

Bibliografía

Marqués, J. V. (1997). Varón y patriarcado. Masculinidades. Poder y crisis, Ediciones de las Mujeres, (24).Portolés, O. A. (2005). Debates sobre el género. En C. Amorós y A. de Miguel (Eds.), Teoría feminista: de la Ilustración a la globalización, Vol. 3. Madrid: Editorial Minerva. Ochoa, L. (2007). Una propuesta de pedagogía feminista: teorizar y construir desde el Género, la pedagogía, y las prácticas educativas feministas. I Coloquio Nacional Género en Educación”. Universidad Pedagógica Nacional – Fundación para la Cultura del Maestro, AC. México, DF. Osborne, R. (2009). Apuntes sobre violencia de género. Barcelona: Bellaterra.

IMaffia, D., & Cabral, M. (2003). Los sexos ¿son o se hacen? D. Maffia, (Comp.). Sexualidades migrantes. Género y transgénero, 86-96. Buenos Aires: Feminaria Editora. Maffía, D., Berkins, L., Cabral, M., Fernández-Guadaño, J., Fisher Pfaeffle, A., Giberti, E., & Soley-Beltran, P. (2003). Sexualidades migrantes género y transgénero. Feminaria Editora. Malacalza, L. (2018). Violencia contra las mujeres: Un modelo de gestión securitario y privatista. En: Género y Diversidad Sexual. Iguales de derecho, desiguales de hecho. Revista institucional de la defensa pública de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Año 14, Nro 8. Mansilla, G. (2014): Yo nena, yo princesa: Luana, la niña que eligió su propio nombre, Los Polvorines: Universidad Nacional de General Sarmiento.

Bibliografía

Rodríguez Gustá, A. L. (2008). Las políticas sensibles al género: variedades conceptuales y desafíos de intervención. En Temas y debates: revista universitaria de ciencias sociales, 12(16), 109-130. Rosario, Universidad Nacional de Rosario. Scott, J. W. (1996). El género: una categoría útil para el análisis histórico. En: M. Lamas (Comp.), El género: la construcción cultural de la diferencia sexual. México, PUEG. Scott, J. W. (2009) Algunas reflexiones adicionales sobre género y política. En Género e historia. México: FCE; pp. 245-269. Segato, R. (2003) Las estructuras elementales de la violencia. Ensayos sobre género entre la antropología, el psicoanálisis y los derechos humanos. UN de Quilmes: Prometeo.

Pavan, L. (2016): Niñez trans: experiencia de reconocimiento y derecho a la identidad, Los Polvorines: Universidad Nacional de General Belgrano. Pitch, T. (2006) Tess y yo: la diferencia y las desigualdades en la diferencia. En H. Birgín y B. Kohen (comps.). Acceso a la justicia como garantía de igualdad. Instituciones, actores y experiencias comparadas. Buenos Aires: Biblos. Preciado, B. (2010). Multitudes Queer: notas para una política de los “anormales”. Rev. Multitudes [Internet], 12. Primera Encuesta sobre Población Trans 2012: Travestis, Transexuales, Transgéneros y Hombres Trans http://www.trabajo.gov.ar/downloads/diversidadsexual/Argentina_Primera_Encuesta _sobre_Poblacion_Trans_2012.pdf

Bibliografía

Vargas, V. (2002). Las agendas políticas feministas en un mundo cambiante. En V. Guzmán Las relaciones de género en un mundo global. Unidad de la Mujer. Serie Mujer y Desarrollo, 38. CEPAL: Santiago. Vazquez Laba, V. (2019). Feminismo, género y transgénero: Breve historia desde el siglo XIX hasta nuestros días. Buenos Aires: Unsam Edita. Velázquez, S. (2003). Violencias cotidianas, violencia de género: Escuchar, comprender, ayudar. Buenos Aires: Editorial Paidós. Villalta, C. Comp. (2010). Infancia, justicia y derechos humanos. Buenos Aires. Editoral de la Universidad Nacional de Quilmes.

Segato, R. (2004). Las estructuras elementales de la violencia. Ensayos sobre género entre la antropología, el psicoanálisis y los derechos humanos. Buenos Aires: Editorial Prometeo.Velázquez, S. (2003). Violencias cotidianas, violencia de género. Escuchar, comprender, ayudar. Buenos Aires: Editorial Paidós. Segato, R. (2013). La escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez - 1a. ed. - Buenos Aires: Tinta Limón. Tarducci, M.; Zelarallán, M. (2016). “Nuevas historias: géneros, convenciones e instituciones” en Ni una Menos desde los primeros años: Educación en géneros para infancias más libres. Las Juanas Editoras. Buenos Aires. Varela, N. (2017). Íbamos a ser reinas: mentiras y complicidades que sustentan la violencia contra las mujeres. Barcelona: Ediciones

Bibliografía

Viveros Vigoya, M. (2016). La interseccionalidad: una aproximación situada a la dominación. En Debate Feminista 52, 1-17. México, Universidad Autónoma de México. Weeks, J. (1998). La invención de la sexualidad. En: Sexualidad. México: Paidós. Wittig, M. (2015). El pensamiento heterosexual y otros ensayos. Buenos Aires: Libros de la Mala Semilla.