Want to make creations as awesome as this one?

Historias creadas a partir del personaje de Soñka por los alumnos y alumnas del IES Avempace, de los cursos 2ºA y 2ºC

More creations to inspire you

7 CONTINENTS

Horizontal infographics

A2 - ABENTEUER AUTOBAHN

Horizontal infographics

EUROPE PHYSICAL MAP

Horizontal infographics

TEN WAYS TO SAVE WATER

Horizontal infographics

GRETA THUNBERG

Horizontal infographics

FIRE FIGHTER

Horizontal infographics

Transcript

¡Adéntrate en las historias!

¿Qué robó Soñka?

La estatuilla del ciervo

La joya del presidente

El cubo de Rubik

El vaso de Rasputin

El Corazón de Jesús

La bola de nieve

@sheilaprofedelengua

El sombrero de paja

El reloj despertador

El peluche de la Duquesa

La figura del cervatillo Soñka siempre había sido pobre, pero en estos momentos lo era más que nunca. Necesitaba dinero y provenía de familia pobre, así que hizo lo que pensó que era su última opción: convertirse en una ladrona para conseguir más dinero, oro o objetos de valor. Pero de eso hacía bastante y había mejorado hábilmente y económicamente, además de perfeccionar técnicas para robar y, aunque la policía y los ricos querían su cabeza, no conseguían pillarla; ella robaba a los ricos y a gente con mucho dinero -más que los ricos- y por eso la gente la llamaba la "Robin Hood". Se alistó en una banda de ladrones pero le gustaba actuar sola y lo solía hacer alguna vez. Esa tarde estaba descansando tranquilamente, pensando en el próximo golpe que daría y que causaría un furor -pensaba- sensacional. Desde hacía un tiempo se hablaba en todos sitios de que el millonario multimillonario Alexander Ivanov había adquirido hacía una semana una estatua pequeña de un ciervo o cervatillo que no tenía precio y que había descubierto hacía poco. Ahora estaba confirmado. La estatua tenía un palo clavado que se usaba para ponerla elevada en una macetita o en otro sitio en los aposentos del Rey y que adoraban y creían amuleto de la buena suerte. Llevaba pensando en el golpe que daría desde hacía unos días y modificando y perfeccionando el plan. De repente se levantó. Lo tenía decidido: daría el golpe ese mismo día por la noche cuando Alexander Ivanov estuviese en la conferencia de su nuevo proyecto. Cuando llegó la hora se preparó todo el material y se acercó a su mansión. Había muchos guardias de seguridad, así que tuvo que desviarse mucho hasta llegar a un trozo de pared sin vigilar, subió por el canalón de la ventana y saltó a una habitación. Acto seguido, caminó hasta la puerta y la abrió despacio. Había dos guardias apostados en la puerta del dormitorio pero en dos minutos harían una pausa de diez para cenar. Así que esperó impaciente a que se fueran, luego corrió sigilosamente y entró en la habitación. Era una sala enorme, nunca había visto una cama tan bonita y una decoración tan hermosa. Había un armario enorme y tres plantas, una de ellas tenía la estatua. Corrió hacia ella y casi la había rozado cuando, de repente, sonaron unos pasos detrás de la puerta. Asustada, se metió debajo de la cama y oyó que alguien entraba apresurado en la habitación. Era Alexander. ¿Qué hacía allí? No acababa la reunión hasta dentro de dos horas. Iba hablando por teléfono: -¡Menos mal que han aplazado la reunión! De todas formas esos tontos no necesitan mi atención, ¡jajaja! -decía mientras se servía un vaso de agua -Sí, ahora lo cojo. Y salió de la habitación. Soñka salió de debajo de la cama y vio que Ivanov se había dejado allí el vaso de agua, así que cogió su anillo, lo abrió, sacó de él unos polvos que llevaba y los echó al agua. "Qué arrogante era", pensó mientras tanto. Todos eran iguales, cuando el robo se hacía público se hacían las víctimas. "Se lo iba a dar a un museo, ya sabes cuanto aprecio tengo a la ciudad" y cosas por el estilo decían. Lo cogió y salió justo cuando Alexander entraba por la puerta, todavía hablando. Este cogió el vaso y se lo bebió. Soñka sonrió mientras se alejaba. En dos minutos estaría tambaleándose sin saber qué le pasaba y cayendo profundamente dormido. Seguramente sus guardias lo verían después y, al día siguiente, publicarían el robo en las noticias. Y así pasó. Al día siguiente era la noticia del día. La gente comentó cosas como: "Robin Hood ha vuelto a actuar". Leyre Lacámara 2ºA

El Corazón de Jesús Soñka, a los 22 años de edad, se propuso hacer el robo con más valor de la historia. Llevaba meses pensando la idea hasta que se puso una fecha en la que cometer el gran robo. Era 20 de septiembre y recientemente había acabado el verano. Las visitas al Vaticano habían terminado, así que fue a por el valioso Corazón de Jesús el último día antes de que cerrara, el día que empieza el otoño. Cuando llegó al baño se metió por un conducto de ventilación con una mochila llena de comida y aguantó toda la noche hasta que gran parte de la seguridad se fue. Sabía que tenía poco tiempo y salió corriendo hacia arriba. En la sala del prestigioso Corazón, tuvo que ir pegada a la pared y lanzó una cuerda para cogerlo. Cuando por fin lo atrapó, lo metió en su mochila y recorrió el mismo camino por el que había llegado. Así, Soñka robó el valioso Corazón de Jesús. Alejando Sampablo 2ºA

El cubo de Rubik Soñka era una chica a la que se le daban muy bien los cubos de Rubik. Tenía muchos cubos y figuras de todos los tamaños y formas, pero solo le faltaba una. Esa figura era única en el mundo y solo la tenía la primera ministra rusa. Un día, Soñka decidió intentar robarla porque estaba harta de hacer siempre las mismas figuras. Así que se puso a pensar en cómo entrar en su casa. Una vez pensado el plan, esperó a que su familia se fuera de casa para entrar a robar. Cuando entró en la casa de la ministra buscó la figura y la encontró en una estantería, pero cuando Soñka fue a cogerla, sonó una alarma y la pillaron, por lo que fue a la cárcel para siempre. Zoe Sánchez 2ºC

SOÑKA Y LA PERLA AZUL En Rusia se decía que el presidente tenía una joya preciosa solo encontrada en 5 puntos del planeta, y unos agentes del presidente de Rusia se lo entregaron al presidente. Esa joya tenía un valor inmenso en cuanto a dinero, pero había una razón mayor por la cual Soñka quería robarla. Esa razón era que se rumoreaba que el presidente Vladimir había introducido unos códigos que eran la contraseña para un cohete creado por el gobierno ruso y que podía arrasar con países enemigos. Obviamente esto despertó la curiosidad de Soñka y fue a robarlo. Al parecer Soñka no contaba con que el presidente había ordenado que pusieran la joya en un anillo para que pudiese llevarlo siempre con él, así que planificó una estrategia para robarle el anillo. Resulta que al el presidente le gustaba dar paseos por la naturaleza para estar en calma y planificar ataques en un entorno más tranquilo; pero no podía ir por la vía pública, ya que la gente le rodearía y sería muy estresante (además era posible que hubiese alguien que no estuviese de acuerdo con el presidente y decidiese matarle). Soñka, al enterarse de esto decidió investigar desde las alturas cuál era la trayectoria del presidente y localizó un pasadizo por una cueva que había en las montañas. Al otro lado, se encontraba una pradera hermosa en la que se podía ver el atardecer y ella dedujo que era por allí. Sabiendo esto, Soñka esperó hasta que el presidente pasase por allí con sus agentes de seguridad y, al cruzar al otro lad,o les disparó con un sedante a los tres y le robó el anillo junto a la perla. Como pensaba que podían encontrar el arma con la que le disparó la destruyó para que no hubiera pruebas de su robo. Al despertar, el presidente, se enfureció por la facilidad en la que le habían robado la joya y nunca volvió a hacer algo parecido. Soñka se quedó el anillo como trofeo y descubrió que el código del cohete si que estaba dentro de la joya y la conservó segura. El presidente se sintió aliviado al recordar que el código lo tenía guardado en una caja fuerte por si se daba el caso de que robaran el anillo; no se sabe si usó ese codigo o lo usará alguna vez pero algo está claro: Soñka le robo su joya… Pablo García 2ºC

La bola de nieve Hace mucho, muchísimo tiempo, se encontraba la ladrona Soñka en Moscú. Era un día nublado, y ella estaba tranquilamente sentada en un banco del Parque Krasnaya Presnya, cuando de repente, apareció de la niebla una figura con un objeto muy reluciente y especial: la bola de nieve encantada . La chica intentó robar el objeto, que permitía a su poseedor poder viajar en el tiempo. Pero la figura desapareció en un abrir y cerrar de ojos. Soñka estaba desconcertada. De repente, en el banco de atrás, la figura se reveló como… Su yo del futuro. Le dió la bola y le dijo: “ Dásela a tu yo del pasado “. Desde entonces, Soñka está atrapada en un bucle eterno de tiempo. Laura Bayo 2ºC

El mayor robo de las Manos de Oro Era el 14 de marzo de 1902 y Sheindla-Sura Leibova, más conocida como "Soñka, Manos de Oro" realizó el robo del siglo: robó el vaso en el que envenenaron a Rasputín. Ocurrió en el museo de San Petersburgo en el que estaba expuesto el vaso. Había dos guardias vigilando. A uno de ellos lo llamó de urgencia y lo noqueó cuando estaban solos. Una vez abatido, sedó al compañero con un dardo tranquilizante. Después, rompió el cristal protector con un martillo que llevaba oculto en su larga falda. Cometió el robo porque el vaso era de gran valor y de paso, para ganar una apuesta, que decía que no era capaz de robar el vaso con solo dos objetos. La policía, harta de esta delincuente, decidió intensificar su búsqueda y, al cabo de unas semanas, la atraparon, siendo este su último robo. Miguel Martín 2ºA

El sombrero de paja Soñka corría por las calles del centro de Wano, tras irrumpir en un museo marítimo para obtener un sombrero de paja. Pero este no era un sombrero de paja normal, sino que el primer portador no había sido otro que Shanks, el cual tras tener grandes lazos con un pequeño niño, le dio a él ese sombrero de paja. El niño no era otro que Monkey D Luffy, el niño que se convirtió en el rey de los piratas. Este chico era víctima de una de las frutas del diablo, en concreto la fruta “gomu gomu” la cual te daba flexibilidad. El niño, durante años los años que estuvo en la mar, recolectó una maravillosa tripulación para ir a buscar el “one piece”, tesoro del cual “gold D roger” -también apodado como “el rey de los piratas”- fue dueño. Sus últimas palabras fueron: "¿Mis riquezas y tesoros?, si lo desean se los daré ¡Encuéntrenlo! ¡Lo escondí todo en ese lugar!". Estos hicieron que todos fueran en busca del “one piece”. La tripulación que luffy consiguió no fue otra que: Monkey D Luffy - capitán( 3.000.000.000) Roronoa zoro - combatiente (320.000.000) Nami - pirata y navegante (66.000.000) Usopp - francotirador (200.000.000) Sanji vinsmoke - cocinero (330.000.000) Tony Tony Chopper - médico (100) Nico Robin - arqueóloga (130.000.000) Franky (Cutty Flam) - carpintero (94.000.000) Brook - músico ( 83.000.000) Jimbe - timonel ( 438.000.000) Nefertari Vivi - tripulante El pequeño luffy emprendió su camino con sus compañeros en busca del one piece. Todos tuvieron sus altibajos pero siempre siguieron unidos, y es por eso que su historia es conocida por todo el mundo. Un niño de 17 años adentrándose al mar sin ninguna experiencia ni en combate ni en navegación en busca de un tesoro que posiblemente fuese irreal era algo muy extraño. La persona que estuvo más cerca de matarlo no fue otro que “Buggy, el payaso estrella”, que casi mata a Luffy, casi cortando su cuello con un hacha, pero no lo consiguió. Luffy y su tripulación, llamados los “piratas del sombrero de paja”, se enfrentaron a más peligros y villanos a lo largo de su viaje. Sus principales enemigos fueron los piratas de Big mom y los piratas de las bestias. Su viaje acabó cuando la tripulación llegó al país de Wano. En el museo también se encuentran reliquias como la cabeza de cabra que tenía el primer barco de la tripulación, el “Going merry”, pero a Soñka solo le interesaba el sombrero de paja. Emma Rubio 2ºC

El reloj despertador Una chica llamada Soñka, de origen ruso, provenía de una familia pobre a la que le faltaban los principales recursos: luz, agua, comida, etc. Estos vivían en una casa en ruinas abandonada que encontraron por cualquier lugar. Soñka siempre había soñado con tener su propio reproductor de música, ya que envidiaba a los chicos que pasaban por allí escuchando música. Ella quería poder hacerlo como los demás. Escuchó que en una tienda cercana había un reproductor, despertador y altavoz y se decidió a robarlo, con la mala suerte de que la pillaron con las manos en la masa y la llevaron a la cárcel. Paula Sánchez 2ºC

El peluche de la Duquesa Ese peluche podría valer millones y ella estaba dispuesta a hacer lo que fuera necesario porque fuera suyo. La Duquesa tenía una hija muy caprichosa que siempre tenía los peluches más caros. Hacía tres días que esa niña había fallecido y ese peluche de caballo era lo más preciado que esa niña tenía. Su plan era hacerse pasar por una amiga de la Duquesa y, cuando se quedara dormida, robarlo. Lo haría el día en el que se había programado una fiesta de máscaras, así era más complicado que la identificaran, por lo que ese plan iba a salir perfecto. Una vez lo robara, lo vendería por millones... Henar Galisteo 2ºA

Los últimos robos

¿Cuál sería el más valioso?

La rosa azul de Lorca

Los tacones de la novia

El bolígrafo de Charlotte Brontë

La pluma de Jane Austen

El espejo de Dorian Gray

La vela de Bécquer

El libro de Elisabeth Bennet

Poema de Emily Dickinson a Sue

El pañuelo de Carolina Coronado

El último robo de Soñka fue una rara rosa azul relacionada con un viento sátiro, que llegó a aparecer en un romance de Federico García Lorca. Pablo Oquendo, 2.º BCH B

Soñka, en un descuido, se hizo con uno de los primeros poemas que Emily Dickinson dedicó a su amada Sue Gilbert, a pesar de que esta lo atesoraba con mucho cuidado. Ainhoa Carpio, 4.º B

Se dice que Soñka esperó a que Charlotte Brontë se fuera a dormir para poder robarle su bolígrafo más valioso, uno de los primeros que se inventaron. Lucía Duce Miranda, 4.º B

Un desconocido había robado hacía diez años los zapatos que Soñka llevó el día de su boda. Un día los distinguó en otros pies y al instante fue a por ellos como si de oro se tratase. Gonzalo Pérez Casanova, 3.º A

Esta era la pluma favorita de la escritora Jane Austen, ya que había sido lo último que su padre le había dejado antes de fallecer. Soñka no tuvo reparos en arrebatársela. Celia Torres de Manuel, 4.º B

Esta es la vela que Soñka robó a Gustavo Adolfo Bécquer, una noche en la que intentaba concentrarse y llamar a las musas. Alex Domingo Puyo, 4.º B

Soñka robó a Elisabeth Bennet —protagonista de Orgullo y prejuicio— su libro favorito: Cumbres Borrascosas... Isabel Gracia (4.º A)

El objeto robado por Soñka a Dorian Gray fue su muy preciado espejo de bolsillo, el cual llevaba a todas partes, ya que le encantaba mirarse para verse siempre el más guapo. Andrea Gimeno Hernández, 4.º B

Este es el pañuelo que Alberto regaló a Carolina Coronado antes de fallecer, por su cumpleaños. Tenía muchos, pero este era su favorito, por el encaje y por lo bien que le quedaba. Soñka lo envidiaba y no dudó en llevárselo. Lucía Lerios, 4.º A