Want to make creations as awesome as this one?

More creations to inspire you

STEVE JOBS

Horizontal infographics

OSCAR WILDE

Horizontal infographics

TEN WAYS TO SAVE WATER

Horizontal infographics

NORMANDY 1944

Horizontal infographics

LIZZO

Horizontal infographics

BEYONCÉ

Horizontal infographics

Transcript

Ofrece a hijos/as un entorno seguro y estructurado.

10 CONSEJOS

PARA MEJORAR LA RELACIÓN CON VUESTROS HIJOS E HIJAS.

Subvenciona:

Establece una relación afectiva estrecha y estable con ellos/as.

Sé un buen modelo de referenciapara tus hijos/as.

Facilita y apoya su aprendizaje.

Fomenta su inteligencia emocional.

Permite que sean personas activas en su desarrollo.

Centra tu atención en sus fortalezas y capacidades.

Están creando su identidad y te necesitan de otro modo.

Acepta que algunas de sus conductas son necesarias.

Confía en tu labor educativa desarrollada en la infancia.

Un ambiente familiar que les transmita seguridad y confianza así como unas pautas claras y constantes de lo que se espera de ellos/as. Intenta establecer normas estables con tus hijos/as en un ambiente de diálogo, comprensión, escucha activa (escuchar para entender, no para responder) y negociación. Será más fácil que las acepten y cumplan.

La adolescencia es un periodo de experimentación y aprendizaje. Hijos e hijas están desarrollando su identidad (quién soy) y su autonomía (qué puedo hacer) y necesitan distanciarse de los progenitores para lograrlo. Respeta sus opiniones y acepta que son personas con ideas, valores, actitudes y comportamientos propios.

La familia ha de readaptarse a cada etapa. Es importante que no impongas tus criterios pero tampoco que desaparezcas como figura de referencia. Acompáñales en esta etapa con paciencia, diálogo y comprensión.

Haz que tus hijos e hijas se sientan queridos/as y aceptados/as en la familia y apóyales para que también lo logren en otros ámbitos (escolar, social, etc.). Expresa emociones positivas hacia ellos/as y facilita que también lo hagan.

No pongas tu atención constante en las conductas problema ya que puedes estar favoreciendo que se cronifiquen y que aumente su gravedad. Focaliza tus energías en todas aquellas conductas y actitudes que son maduras y responsables.

Tus hijos e hijas imitan tus conductas y aprenden de ellas. Trata de actuar de modo asertivo con diálogo y respecto hacia las demás personas, sé coherente con lo que haces y dices, acepta los errores y la frustración, céntrate en los aspectos positivos de la situación, reflexiona de modo razonado antes de tomar una decisión, etc.

Hazlo mediante el reconocimiento, la comprensión y gestión de las emociones. Promueve que nombren sus emociones, que expresen cómo se sienten ante diversas situaciones, que detecten pensamientos negativos y cómo les influye en su emoción y conducta y que traten de reflexionar sobre las emociones de otras personas.

Tanto para el aprendizaje académico como para el emocional, social, etc., pon el acento en los aspectos positivos, maduros y saludables y valora sus intentos de mejora tras los errores.

Facilita que tomen decisiones razonadas y resuelvan conflictos, que asuman las consecuencias en ese proceso, que desarrollen su autonomía, que reflexionen sobre su capacidad de influencia sobre el entorno y que cuestionen los valores y normas establecidas.

Aunque en la adolescencia se tenga la sensación de que el hijo o la hija ha desaprendido todo aquello que le inculcamos durante la infancia, ten en cuenta que esto no es así y que los pilares básicos de la educación permanecen. Ten presente que la tarea educativa como padres y madres es un proceso y en esta etapa tienen otras necesidades.