Want to make creations as awesome as this one?

Trabajo final del curso "El aprendizaje cooperativo en el aula" del CRIF Las Acacias, en el que se establecen los 10 pasos necesarios para establecer el aprendizaje cooperativo en el aula.

More creations to inspire you

A2 - ABENTEUER AUTOBAHN

Horizontal infographics

EUROPE PHYSICAL MAP

Horizontal infographics

TEN WAYS TO SAVE WATER

Horizontal infographics

GRETA THUNBERG

Horizontal infographics

FIRE FIGHTER

Horizontal infographics

STEVE JOBS

Horizontal infographics

Transcript

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

10 pasos para implantar el aprendizaje cooperativo en el aula.

Formación del docente.

Presentación y explicación del aprendizaje cooperativo.

Preparación recursos y diseño de técnicas y dinámicas cooperativos e inclusivos.

Establecer roles y las funciones de cada uno de ellos.

Evaluación continua. Observar dificultades y fortalezas.

Evaluación inicial con alumnado para conocer expectativas y evaluar el conocimiento previo.

Establecer normas de aula y de cada grupo e individuales.

Distribución de la clase por equipos.

Desarrollar técnicas y dinámicas.

Evaluación final y aplicación de mejoras.

+ Equipo

Proyecto final del curso "El aprendizaje cooperativo en el aula" del CRIF Las Acacias, realizado por:

- Lucía Toledo López

- Margarita Torrego Llorente

- Eva Trigo Cervera

- Paloma Uceta Martín

- Pilar Urios Pinós.

Mayo 2022

Distribución de la clase por equipos.


Hacer agrupaciones lo más heterogéneas posibles, teniendo en cuenta las características del grupo, con el fin de que el trabajo enriquezca el aprendizaje de todo el alumnado. Es importante prevenir los posibles conflictos que algunos puedan tener para trabajar juntos, por tener poca afinidad o cierto grado de rechazo entre ellos; así como los niveles al mezclarlos. Atención a los ACNEES, para incluirlos estratégicamente con grupos en los que serán atendidos, respetados y sobre todo, que tengan la oportunidad de participar con libertad en la actividad propuesta.

Desarrollar técnicas y dinámicas.


Mientras se desarrollan las actividades hay que prestar atención tanto a los contenidos teóricos como a los procedimentales y actitudinales. Hay que fomentar el desarrollo tanto de los conceptos como de las habilidades sociales, teniendo en cuenta los objetivos curriculares propuestos y ofreciendo a l largo del curso muchas oportunidades de desarrollar el trabajo cooperativo. Las técnicas y dinámicas preparadas deben estar adecuadas tanto a las necesidades del grupo como a los contenidos que se van a trabajar.

Evaluación continua. Observar dificultades y fortalezas.


Se realiza de forma paralela al punto 8. Para garantizar el aprendizaje del alumnado, es indispensable indicarles cuándo se está trabajando correctamente, o si no, cómo y qué deben cambiar para mejorar. La observación debe ser sistematizada, usando instrumentos de evaluación específicos (ej. Anecdotario, lista de control, etc.) y debe darnos la información necesaria para analizar y reflexionar los problemas que vayan surgiendo en el trabajo en equipo y dotar al alumnado de herramientas para solventarlos. Es un paso importante para mejorar en actividades futuras.

Presentación y explicación del aprendizaje cooperativo.


Explicación por parte del docente sobre cómo van a trabajar ese curso, es decir, qué es el aprendizaje cooperativo.
Explicación teórica para sentar la base sobre el aprendizaje cooperativo, apoyándose en lo que el grupo ha aportado y empoderándoles del proceso. Es importante remarcar al alumnado que esta metodología va a ayudarles no solo a aprender los contenidos sino a mejorar como grupo e individualmente.

Formación del docente.


Importante para conocer la filosofía de la metodología, los errores a evitar, técnicas y estrategias para desarrollar las actividades en el aula, y para la evaluación de los objetivos propuestos.

Evaluación inicial con alumnado para conocer expectativas y evaluar el conocimiento previo.


Al inicio, realizar una dinámica colaborativa (ej. Folio giratorio, debate) ayuda a detectar confusiones, experiencias previas, e intereses. Esta herramienta también nos permite tener una idea general de las habilidades y conocimientos previos y así ajustar la programación de la actividad al nivel real de los estudiantes.

Preparación recursos y diseño de técnicas y dinámicas cooperativos e inclusivos.


Una vez realizada la evaluación diagnóstico, y de forma paralela a los puntos 6 y 7, el docente organizará la disposición del aula, realización de tarjetas o fichas con las funciones de cada rol visibles por si en algún momento hay que recordarlas, desarrollo de actividades cooperativas a realizar en clase, preparación de los materiales de las actividades, diseño de las herramientas de evaluación (rúbricas, listas de control para la observación, etc.) y cualquier otro recurso necesario.

Evaluación final y aplicación de mejoras.


Al terminar cada actividad o proyecto cooperativo, se deben evaluar los objetivos propuestos. Esta evaluación debe estar dirigida a observar el proceso del trabajo, la adquisición de los contenidos y la presentación del producto final. Además de la evaluación por parte del docente, es enriquecedor que entre ellos evalúen tanto su propio trabajo como el de sus iguales mediante la autoevaluación y coevaluación, especialmente para reflexionar sobre el proceso realizado y el resultado conseguido. Las conclusiones de la evaluación final deben servir para aplicar mejoras o cambios en el futuro (ej. Revisar formación de grupos, cambiar roles, etc.).

Establecer normas de aula y de cada grupo e individuales.


Para evitar posibles malentendidos o conflictos, es conveniente establecer unas normas generales de comportamiento de grupo-clase (ej. Cantidad de ruido permitido, respeto , etc.) así como normas específicas del grupo (ej. Quién o cuándo levantarse). Las normas deberían estar consensuadas (en medida de lo posible) con el alumnado, favoreciendo incluso que puedan participar en su redacción, deben ser lo más específicas posibles y se recomienda determinar las consecuencias de romper las normas.

Establecer roles y las funciones de cada uno de ellos.


Previamente se explican las funciones de cada rol del grupo estableciendo normas y objetivos evaluables específicos para cada rol. Posteriormente se reparten los roles dentro de cada grupo. Cada miembro debe saber cuáles son sus responsabilidades y las de los demás para ayudarse entre sí a cumplirlas. A lo largo del curso se pueden presentar los roles poco a poco, o de roles muy básicos a más complejos.