Want to make creations as awesome as this one?

Proyecto Neurobaraja Instituto Cajal (CSIC) Rita Levi Montalcini, la gran dama del sistema nervioso, comprometida y tenaz

More creations to inspire you

Transcript

el descubrimiento del FCN

RITA LEVI MONTALCINI
(1909 - 2012)

Rita Levi Montalcini nació en Turín en 1909 y estudió Medicina y Cirugía en esta misma ciudad.


Concluidos brillantemente sus estudios, comenzó a trabajar en el laboratorio del neurohistólogo italiano Giuseppe Levi, con quien compartirá investigación en la clandestinidad del laboratorio casero que había montado Rita en su habitación.


El régimen fascista de Benito Mussolini primero, con la prohibición a los judíos —en 1938— de cursar estudios en las universidades italianas, y la II Guerra Mundial que estallaría un año después, afectaron mucho a la continuidad de las investigaciones de Rita.


El 19 de septiembre de 1946 Levi Montalcini embarcó en Génova junto a Renato Dulbecco con destino a EE. UU., invitados por Viktor Hamburger y Salvador Luria, respectivamente (Salvador Luria y Renato Dulbecco, ambos galardonados con sendos premios Nobel, habían sido sus compañeros de Rita en el laboratorio turinés de Giuseppe Levi).


En palabras de la propia Rita (extraídas de su discurso de investidura doctora honoris causa por la Universidad Complutense de Madrid):


«Con el final de la guerra en abril de 1945 Giuseppe Levi fue reintegrado a su Cátedra de Anatomía de Turín y me ofreció una plaza como ayudante, plaza que ocupé hasta que, en 1946el célebre científico Víktor Hamburger, que había leído mi artículo publicado en "Archivie de Biologie", me invitó a St. Louis, al Departamento de Zoología dirigido por él en la Washington University» de San Luis (Missouri, EE. UU.).


Rita explicó en su discurso de Investidura como doctor honoris causa de la Universidad Complutense de Madrid que algunos años más tarde, « en 1961, movida por el deseo de reunirme con mis seres queridos, decidí volver al menos durante algún mes a Italia, aunque sin abandonar mi actividad científica y didáctica en la Washington University. La elección del lugar desde donde continuar mis investigaciones del NGF [siglas inglesas del factor de crecimiento nervioso] recayó en la ciudad de Roma, en el Departamento de Bioquímica del Instituto Superior de Sanidad. Dio así inicio mi vida alternante entre Italia y Estados Unidos donde, hasta 1977 continué ejerciendo labor didáctica y de investigación en conexión directa con la actividad que desarrollaba en Roma.»


Como vemos, a pesar de sus 30 años de investigadora en Estados Unidos, nunca abandonó sus raíces italianas y quiso devolverle a su patria todo lo que había recibido de ella multiplicando las iniciativas en favor del estudio de la neurociencia. Dos buenos ejemplos de su compromiso con la investigación en neurociencia son la creación en 1962 del Instituto de Biología Celular italiano en Roma y, cuando tenía 100 años (en 2005), el Instituto Europeo de Investigación del Cerebro (European Brain Research Institute).


Cuando en 2001 el presidente italiano Ciampi la nombra senadora vitalicia a los 92 anos, Rita aprovecha este cargo para luchar por la responsabilidad de la ciencia con respecto a la sociedad y por los derechos humanos. Su última década de vida se volcará en su compromiso social.


En su libro El as en la manga, escrito a los 89 años, explica que El tiempo que he ganado con la reducción del trabajo didáctico y de la investigación de laboratorio lo dedico a un sueño juvenil: la participación en los movimientos sociales.


FUENTES:

Discurso de investidura como Doctora “Honoris Causa” de la Excma. Sra. Rita Levi-Montalcini 13 de octubre de 2008 https://www.ucm.es/data/cont/docs/3-2017-02-27-Discurs%20Dra.%20Honoris%20Causa%20(castellano)%20%20Rita%20LeviMontalcini.pdf

MUJER Y CIENTÍFICA


Para Rita Levi Montalcini, «el capital humano está equitativamente repartido entre hombres y mujeres», por lo que decía «debemos darle a estas las mismas posibilidades que a los hombres».




La neurocientífica siempre luchó a capa y espada por lograr la paridad entre hombres y mujeres en todos los campos, y sabía de lo que hablaba, porque en los años 1930 las mujeres eran poquísimas en la universidad y el ámbito académico. De hecho, Rita Levi Montalcini fue la cuarta mujer galardonada con un Premio Nobel.


Quizá fuera por su fuerza de carácter y su determinación, pero lo cierto es que ella misma declaró que «una vez dentro del mundo académico, nunca he tenido problemas con mis colegas masculinos».


Siempre creyó en las mujeres y en el hecho de que la cultura y el acceso a los estudios son los pilares básicos que han de sostener su futuro en las nuevas generaciones. Solía decir que «si das estudios a tu hijo, tendrás una persona educada», pero «si das estudios a una mujer, tendrás una mujer, una familia y una sociedad educada» (Se istruisci una donna, avrai una donna, una famiglia e una società istruita).


En este vídeo, Juana Gallar (Neurocientífica y Catedrática de Fisiología de la Universidad Miguel Hernández de Alicante) comparte sus recuerdos de los trayectos en los que hizo de chófer para Rita Levi Montalcini y el combate de la italiana por la igualdad y la formación de la mujer:




La convulsa situación política en Europa y el antisemitismo de Benito Mussolini en Italia truncaron los planes de especialización en Neurología y Psiquiatría de Rita Levi Montalcini, que aceptó la invitación del Instituto de Neurología de la Universidad de Bruselas. Respecto a su estancia en Bélgica, la propia Rita Levi Montalcini cuenta (extraído de la versión española del discurso de Investidura como doctora honoris causa por la Universidad Complutense de Madrid):


«Obtenido el Título en Medicina en la Universidad de Turín [en 1936], bajo la dirección del famoso histólogo Giuseppe Levi, continué frecuentando el Instituto Anatómico, dirigido por él, y la clínica neuro-psiquiátrica, atraída tanto por las posibilidades que me brindaba la investigación pura, como por el ejercicio de la profesión médica para la que sentía tener buenas aptitudes.

Mis reflexiones respecto de la orientación que debía dar a mi futuro profesional, fueron interrumpidas el 4 de julio de 1938 con la promulgación del manifiesto racial que excluía a los ciudadanos no arios del ejercicio de la carrera académica así como del de cualquier libre profesión.

En la primavera de 1939 acepté la invitación que me llegaba desde un instituto neurológico de Bruselas y me desplacé a esa ciudad en la que viví hasta diciembre de ese mismo año, cuando se consideraba ya inminente la invasión de Bélgica por parte de las tropas alemanas. En aquel periodo tan dramático y lleno de peligros, no queriendo permanecer alejada de mi familia, volví a Turín. Ante la imposibilidad de frecuentar los institutos universitarios decidí montar un pequeño laboratorio de neuroembriología experimental en mi propia casa, más concretamente en mi habitación.»


FUENTES:


UNED radio. Emisión Radio 3 del 15/04/2013: Rita Levi Montalcini in memoriam. Intervienen Marina Sanfilippo, profesora de Lengua y Literatura italianas UNED; Rosa Mª Claramunt Vallespi, catedrática de Química Orgánica UNED; Carmen Victoria Marrero Aguiar, catedrática de Lengua Española UNED. https://www.youtube.com/watch?v=04s18qLzmEA&t=1041s

Rita Levi Montalcini también viajó a Brasil, donde recaló por necesidades de su investigación. A principios de la década de 1950 trabajaba con tumores de ratones que extraía para implantarlos en embriones de pollo, donde observaba que en ciertos lugares del sistema nervioso generaban un crecimiento nervioso


En enero de 1951 Rita sospechaba que existía un agente promotor de este crecimiento nervioso en los tumores, pero cuando se lo expuso a Giuseppe Levi, este se mostró escéptico. Lejos de darse por vencida, ideó un plan de acción que pasaba por tratar de validar su hipótesis en cultivos celulares.


Fue así como decidió trasladarse, en 1952, al Instituto de Biofísica de Río de Janeiro, en Brasil, para aprender las técnicas de cultivo celular con una antigua colaboradora de Giuseppe Levi.


De regreso al laboratorio de Saint Louis de Missouri (EE. UU.) en enero de 1953, Rita continuó con su plan, que ahora pasaba por identificar la naturaleza de la sustancia que producía el crecimiento nervioso visible gracias al halo fibrilar observado en los embriones de pollo. Fue entonces cuando se inició su colaboración con Stanley Cohen, el bioquímico que, usando veneno de serpiente, demostró la naturaleza proteica del factor de crecimiento nervioso (FCN) que les hizo a ambos merecedores del premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1986.


FUENTE:

UNED radio. Emisión Radio 3 del 15/04/2013: Rita Levi Montalcini in memoriam. Intervienen Marina Sanfilippo, profesora de Lengua y Literatura italianas UNED; Rosa Mª Claramunt Vallespi, catedrática de Química Orgánica UNED; Carmen Victoria Marrero Aguiar, catedrática de Lengua Española UNED. https://www.youtube.com/watch?v=04s18qLzmEA&t=1041s


Rita Levi Montalcini cuenta así su aventura americana (extraídas de su discurso de investidura doctora honoris causa por la Universidad Complutense de Madrid):


«En 1946, el célebre científico Víktor Hamburger, que había leído mi artículo publicado en "Archivie de Biologie", me invitó a St. Louis, al Departamento de Zoología dirigido por él en la Washington University, con el fin de aclarar nuestros distintos puntos de vista respecto de los mecanismos de control de los tejidos periféricos sobre los centros nerviosos tras su enervación. Me trasladé a Estados Unidos en septiembre de 1947. La invitación era para pocos meses, ni era mi intención permanecer allí más de ese tiempo: en cambio, permanecí en aquel Departamento, en un principio como Associate Professor y más tarde como Full Professor, durante tres décadas, hasta 1977. Se estableció, desde el primer día de mi llegada a St. Louis, una relación científica y de amistad con Hamburger que iba a continuar a lo largo de los años. Las investigaciones experimentales hechas sobre el sistema nervioso embrionario con la colaboración de Giuseppe Levi y luego en mi laboratorio privado, iban a suponer la base para el descubrimiento, en 1951, de un factor humoral que ejerce una acción fundamental en el crecimiento y diferenciación de determinadas poblaciones de células nerviosas. La importancia del rol biológico ejercido por este factor, conocido con el término de Nerve Growth Factor (Factor de Crecimiento Nervioso) o, más sencillamente, con el acrónimo NGF, sería aceptada por la comunidad científica solo algunas décadas más tarde. En 1961, movida por el deseo de reunirme con mis seres queridos, decidí volver al menos durante algún mes a Italia, aunque sin abandonar mi actividad científica y didáctica en la Washington University. La elección del lugar desde donde continuar mis investigaciones del NGF recayó en la ciudad de Roma,en el Departamento de Bioquímica del Instituto Superior de Sanidad. Dio así inicio mi vida alternante entre Italia y Estados Unidos donde, hasta 1977 continué ejerciendo labor didáctica y de investigación en conexión directa con laactividad que desarrollaba en Roma.»


FUENTES:

UNED radio. Emisión Radio 3 del 15/04/2013: Rita Levi Montalcini in memoriam. Intervienen Marina Sanfilippo, profesora de Lengua y Literatura italianas UNED; Rosa Mª Claramunt Vallespi, catedrática de Química Orgánica UNED; Carmen Victoria Marrero Aguiar, catedrática de Lengua Española UNED. https://www.youtube.com/watch?v=04s18qLzmEA&t=1041s

Rita Levi Montalcini fue una persona valiente y muy comprometida con sus ideales y valores de igualdad y respeto mutuo.


A pesar de que durante la II Guerra Mundial ella y su familia se mantuvieron en la clandestinidad por su condición de judíos, Rita continuó como pudo con sus investigaciones, a la vez que puso sus conocimientos médicos a disposición de los partisanos y los alidados. Nos lo cuenta la propia Rita (extraído del discurso de investidura como doctor honoris causa de la Universidad Complutense de Madrid):


El invierno y la primavera de 1944 estuvieron marcados por los contactos asiduos con los amigos partisanos, activos en el partido de acción, y en la preparación de documentos de identidad falsos para aquellos que no tenían, mientras que, al mismo tiempo, revisaba junto a Giuseppe Levi su monumental tratado de histología.


La liberación de Florencia en agosto de ese año supuso el final de la larga pesadilla. Por fin en posesión de mi documento de identidad auténtico, me presenté en el cuartel general anglo-americano y fui contratada como médico para ocuparme de las personas que eran evacuadas en gran cantidad desde las regiones apeninas de la línea gótica en las que todavía rugía la guerra. Fue esta mi última y más dolorosa experiencia médica: los prófugos llegaban al límite de sus fuerzas en camiones militares que transportaban noche y día su dolorosa mercancía humana hasta los cuarteles transformados en hospitales.



Mucho después, Rita Levi Montalcini se ha distinguido por su combate activo por la desaparición y la prohibición de las minas antipersonales en todo el mundo.


FUENTE:


Discurso de investidura como Doctora “Honoris Causa” de la Excma. Sra. Rita Levi-Montalcini 13 de octubre de 2008

https://www.ucm.es/data/cont/docs/3-2017-02-27-Discurs%20Dra.%20Honoris%20Causa%20(castellano)%20%20Rita%20LeviMontalcini.pdf

La vida entera de Rita Levi Montalcini estuvo dedicada a la ciencia. Una ciencia que para ella debía ser fuente de progreso e igualdad. En sus investigaciones, el hecho de no estar casada la hizo más libre y determinada, dispuesta a cumplir con la misión en favor de la humanidad que consiste en hacer avanzar la ciencia. Una parte muy importante de este compromiso fue para Rita el combate por el acceso igualitario a la educación de las mujeres en los países más desfavorecidos.


En 1992 creó, junto a su hermana gemela Paola, una fundación en honor a la memoria de su padre, Adam Levi, orientada a orientar a los jóvenes por el camino de la formación y el trabajo. La continuación de este proyecto fue la creación, en enero de 2001, de la «Fondazione Rita Levi-Montalcini Onlus».


Esta fundación sin ánimo de lucro que Rita presidió hasta su muerte, está enfocada a ofrecer soluciones para la educación de los jóvenes y las mujeres, especialmente del continente africano.


La creación de esta fundación está inspirada, como tan bien describe en su libro Las pioneras, en «las mujeres que cambiaron la sociedad y la ciencia a través de la historia». Sus únicos méritos, decía, han sido la «perseverancia y el optimismo» pero son justo estos los que le permitieron asumir sus compromisos humanitarios hasta el fin de sus días, convencida como estaba de que la inacción, el desencanto y la desmotivación «arrugan» el cerebro.


FUENTES:

https://www.ritalevimontalcini.org/en/

MAYOR ZARAGOZA, Federico. Fallece Rita Levi-Montalcini, neuróloga comprometida y perseverante (El País, 30.12.2012) https://elpais.com/sociedad/2012/12/30/actualidad/1356885109_735814.html






.



Rita Levi Montalcini no le tenía miedo a nada, ni siquiera a la muerte. Para ella, poner el foco en la vida física resultaba absurdo, puesto que asumía como natural el envejecimiento del cuerpo, que no del cerebro .


La científica prefería centrarse en lo que se hace con esa vida física, pues estaba convencida de que las personas continúan viviendo a través del legado que dejan las huellas de su vida terrena. Por eso abogaba por una vida activa y plena y renegaba de la inacción, el desencanto y la desmotivación porque «arrugan» el cerebro. Un cerebro que a Rita le parecía más capaz y activo que el que tenía a los 20 años, gracias a la experiencia de toda una vida.


La gran dama solía repetir:

«Cuando muera, solo morirá mi pequeñísimo cuerpo»


Rita Levi Montalcini escribió un libro autobiográfico que es todo un manifiesto a favor de la imperfección. Publicado en inglés en 1990 con el título original In Praise of Imperfection, se trata de un apasionado balance de la trayectoria vital y profesional de la autora, una odisea que recorre todo un siglo, coronada con el Premio Nobel de Medicina.


La neurocientífica siempre trató de conciliar dos aspiraciones irreconciliables (según el gran poeta Yeats): la perfección en la vida o la perfección en el trabajo. Lo logró optando por cierta imperfección en ambos, la vida y el trabajo, algo que le permitió descubrir el placer que le procuraban ambas actividades. Concluyó pues que la imperfección, era lo que más se ajustaba a la naturaleza humana.

La Dra. Silvia Gallego Queipo (Científica Titular del CSIC y Vicedirectora del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid) comparte su opinión tras la lectura de Elogio de la Imperfección:

«Acabo de terminar la deliciosa autobiografía de Rita Levi-Montalcini, premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1986 [...] Es un libro inspirador para quienes nos dedicamos a la investigación científica, aunque sea en otras ramas. Recoge toda la ilusión, las dudas, la constancia, las alegrías y decepciones que conlleva investigar. Y viniendo de una científica de la talla de Rita, refleja también una sorprendente humildad. Resulta apasionante seguir su trayectoria en las dificultades que encontró en los comienzos de su carrera, que no fueron pocas: cuando no la dejaban estudiar por ser mujer, cuando su mentor le encargó un tema inviable y decepcionante, y el abandono de su laboratorio por ser judía en la Segunda Guerra Mundial. Y no es menos apasionante descubrir con ella el factor de crecimiento nervioso, que sólo se manifestaba a través de resultados sorprendentes para ella y sus colaboradores más cercanos, pero que nadie sospechaba que escondían un descubrimiento revolucionario que daría lugar a una nueva disciplina. El libro también recorre la trayectoria vital de diversas personas que dejaron huella en Rita. Desde sus familiares, a colegas científicos y amigos. Y de nuevo la calidad humana de Rita nos salpica y sorprende. Refleja sin vergüenza sus sentires, reconociendo sus propios errores y deficiencias. Y escoge a algunas personas cuyas vidas, contadas por otra persona, seguramente nos parecerían la historia de un fracaso. Me uno, por tanto, a quienes me recomendaron esta lectura. Un libro amable e interesante, una trayectoria vital apasionante y una breve lección iniciática de neurociencia. ¿Alguien da más?»

Al margen de su autobiografía y de sus numerosísimas publicaciones científicas, Rita Levi Montalcini escribió otras nueve obras (todas ellas traducidas al español), entre las que podemos mencionar:

  • Atrévete a saber
  • Las pioneras
  • Cronología de un descubrimiento
  • NGF
  • El as en la manga
  • Tiempo de cambios
  • Tiempo de revisión
  • Tiempo de Acción






FUENTES:

Levi-Montalcini, R., & Salmerón, J. M. (2011). Elogio de la imperfección. Barcelona: Tusquets

https://digital.csic.es/bitstream/10261/207317/1/Gallego_S_Elogio_De_La_Imperfecci%c3%b3n_Rese%c3%b1a_ICMM.pdf






Aunque el premio más sonado que se otorgó a Rita Levi Montalcini fue el Premio Nobel de Fisiología o Medicina, que recibió junto a Stanley Cohen (pincha AQUÍ para ver su discurso), recibió muchísimos otros premios y distinciones a lo largo de su vida. Algunos de los más destacados son:


  • 1968: fue la décima mujer elegida como miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos
  • 1983: recibió, junto a Stanley Cohen y a Viktor Hamburger, el premio Louisa Gross Horwitz en Biología y Bioquímica, otorgado por la Universidad de Columbia (EE. UU.)
  • 1987: Medalla Nacional de la Ciencia de Estados Unidos (el máximo reconocimiento de la comunidad científica estadounidense)
  • 1999: nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la FAO
  • 2000: nombrada senadora vitalicia por el presidente de la república italiana, Carlo Azeglio Ciampi
  • 2006: investida doctora honoris causa en Ingeniería Biomédica el Politécnico de Turín (su ciudad natal)
  • 2008: investida doctora honoris causa por la Universidad Complutense de Madrid (pincha AQUÍ si quieres leer su discurso de investidura en español)
  • 2011: investida doctora honoris causa por la Universidad McGill (Canadá)


Cuando recibió el premio Nobel, Rita Levi Montalcini pronunció unas bellísimas palabras, que puedes escuchar en el vídeo de la Universidad Miguel Hernández (minutos 01:36 a 02:00)


Tal y como se reseña en el texto que motivó la concesión del Premio Nobel:

«El descubrimiento del NGF a comienzos de los años 1950 es un ejemplo fascinante de cómo un observador agudo puede deducir hipótesis válidas a partir de un caos aparente, Con precedencia a ello los neuro biólogos no tenían una idea de qué procesos intervenían en la enervación correcta de los órganos y tejidos del organismo. La exploración de la función del NGF tanto en la fase de desarrollo como en el organismo adulto han sido el objeto de investigación al que Rita Levi-Montalcini ha dedicado toda su vida...»


FUENTES:

Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Rita_Levi-Montalcini


CREATIVIDAD COLECTIVA DE LA CIENCIA


Rita Levi Montalcini vino al mundo al mismo tiempo que su hermana gemela, con la que siempre estuvo muy unida. Quién sabe si por eso siempre gustó del trabajo en equipo. Muy probablemente el éxito de su trayectoria como investigadora esté relacionado con su capacidad de establecer conexiones entre disciplinas y colaborar con investigadores de distintos campos.


En su libro El as en la manga, que Rita Levi Montalcini escribió a los 89 años, la italiana reivindica la creatividad como elemento fundamental del descubrimiento científico. Sin embargo, distingue la creatividad artística —que es individual y propia del artista— de la creatividad científica —que es necesariamente colectiva—. A diferencia del objeto artístico que no admite retoques, el descubrimiento científico inmediatamente se pone a disposición del la colectividad científica que, desde ese momento se implica en continuar desarrollando lo que cada investigador va aportando. En ambos casos la creatividad necesita intuición, curiosidad y trabajo.


Comenzando por la colaboración con su hermana gemela en el laboratorio clandestino de los sucesivos domicilios italianos que ocupó huyendo de la persecución antisemita, y continuando con Giuseppe Levi, que también frecuentó la clandestinidad del trabajo con embriones de pollo y tumores de ratón, quizá la colaboración más fructífera de la italiana fuera la que la ligó entre 1953 y 1959 con el bioquímico Stanley Cohen.


Cohen y ella fueron galardonados en 1986 con el premio Nobel de Fisiología o Medicina por el descubrimiento del Factor de Crecimiento Nervioso (FCN, o NGF, por sus siglas en inglés).


Rita Levi Montalcini sospechaba desde 1951 que existía un agente promotor del crecimiento nervioso en los tumores, pero necesitó los conocimientos bioquímicos de Cohen para identificar la naturaleza de la sustancia, que resultó ser una nucleoproteína. Sin embargo, esta colaboración tan fructífera solo duró 6 años, porque en 1959 las restricciones presupuestarias no permitieron que Rita pudiera mantener un puesto en Saint Louis para seguir trabajando con Stanley Cohen y tuvo que marcharse a la Universidad de Vanderbilt, en Tennessee (EE. UU.).


FUENTE:

UNED radio. Emisión Radio 3 del 15/04/2013: Rita Levi Montalcini in memoriam. Intervienen Marina Sanfilippo, profesora de Lengua y Literatura italianas UNED; Rosa Mª Claramunt Vallespi, catedrática de Química Orgánica UNED; Carmen Victoria Marrero Aguiar, catedrática de Lengua Española UNED. https://www.youtube.com/watch?v=04s18qLzmEA&t=1041s



LOS OBSTÁCULOS PARA ESTUDIAR MEDICINA


Rita Levi Montalcini tuvo que superar muchísimos obstáculos antes de convertirse en médico y, más adelante, especialista en neurobiología del desarrollo.


En un primer momento tuvo que vencer la oposición del padre a que sus hijas realizaran estudios universitarios. En un segundo momento, para superar las pruebas de acceso a la universidad tuvo que estudiar intensamente en 8 meses lo que normalmente requería 4 años. Trabajó como panadera para pagarse sus estudios de medicina.


Durante los años previos a la II Guerra Mundial, Rita Levi Montalcini tuvo que sobrellevar del mejor modo las múltiples huidas y persecuciones a que le obligó el nazismo y las leyes antisemitas que se promulgaron en Europa (como el Manifesto per la difesa della Razza promulgado en 1938 por Benito Mussolini).


Desde su brillante graduación como doctora en 1936 hasta su marcha a Estados Unidos en 1946, Rita Levi Montalcini continuó especializándose (logró doctorarse con 31 años en Psiquiatría y Neurología) e investigando junto con Giuseppe Levi como pudo, entre Bélgica y la campiña italiana, de modo que cuando en 1945 concluyó la II Guerra Mundial, sus trabajos ya habían alcanzado un cierto eco internacional. Y eso que la mayor parte del tiempo habían tenido que desarrollar clandestinamente sus investigaciones en el laboratorio que Rita había montado durante la guerra.


En Estados Unidos pasaría 30 años salpicados de idas y venidas a Italia, e incluso pasó algunos meses en Brasil para aprender las técnicas de cultivo celular.


FUENTE:

Canal YouTube Genial: La ganadora del premio Nobel más extravagante que vivió hasta 103 años https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=qGLtGhuIpIU&feature=emb_logo



Rita Levi Montalcini explicaba que «el cerebro tiene dos hemisferios, uno arcaico que gobierna nuestros instintos y emociones y otro más joven en el que reside nuestra capacidad de razonar. Hoy el arcaico domina y es la causa de todas las tragedias que ocurren, como el Holocausto.»

Para la italiana, el hemisferio derecho habría servido para que el australopiteco bajara del árbol y pudiera sobrevivir. Sin embargo, como también esta zona es a la que apelan los dictadores para que las masas los sigan, las tragedias suelen apoyarse en este hemisferio, que siempre desconfía de lo diferente.


FUENTE:

UNED radio. Emisión Radio 3 del 15/04/2013: Rita Levi Montalcini in memoriam. Intervienen Marina Sanfilippo, profesora de Lengua y Literatura italianas UNED; Rosa Mª Claramunt Vallespi, catedrática de Química Orgánica UNED; Carmen Victoria Marrero Aguiar, catedrática de Lengua Española UNED. https://www.youtube.com/watch?v=04s18qLzmEA&t=1041s



El LEGADO CIENTÍFICO DE RITA LEVI MONTALCINI


La premio Nobel italiana hizo descubrimientos fundamentales para el avance de la Neurociencia.


En sus inicios como investigadora junto a Giuseppe Levi, sus trabajos les llevaron a describir el proceso de muerte celular programada, o apoptosis. En palabras de la propia Rita (extraídas de su discurso de investidura doctora honoris causa por la Universidad Complutense de Madrid):


«Giuseppe Levi y yo trabajamos incansablemente en mi minúsculo laboratorio, dedicados a estudiar día y noche los efectos de la extirpación e injertos de miembros sobre el desarrollo del sistema nervioso en embriones de pollo. Nuestro objetivo era determinar los respectivos roles de los factores intrínsecos, es decir, genéticos, y de los extrínsecos o ambientales, en la diferenciación de los centros nerviosos tras la enervación de tejidos periféricos.

Los resultados de estos estudios no fueron publicados por las revistas científicas italianas a causa de las leyes raciales y eso fue una suerte ya que, a la larga, evitó que cayeran en el olvido. Fueron en cambio publicados en una conocida revista científica belga. En junio de 1940, con la declaración de guerra [...] continué mis investigaciones en otro laboratorio casero, esta vez colocado en la cocina y, entre dificultades de todo tipo, así seguí hasta septiembre de 1943.

En aquel laboratorio, propio de Robinson Crusoe, descubrí el proceso de la muerte de enteras poblaciones nerviosas en las fases iniciales de su desarrollo, fenómeno que describí detalladamente. Solo tres décadas más tarde (1972) este proceso sería definido por otros autores con el término de apoptosis, es decir, muerte celular programada.»


Sin embargo, su descubrimiento más conocido es el del FACTOR DE CRECIMIENTO NERVIOSO (FCN o NGF por sus siglas en inglés de Nerve Growth Factor). Un hallazgo por el que fue galardonada, junto al bioquímico Stanley Cohen —quien identificó la naturaleza proteica del FCN—, con el premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1986.


El FCN es importantísimo en el sistema nervioso, porque se trata de una sustancia que:

  • Regula el crecimiento la vías nerviosas hasta los órganos efectores durante el periodo fetal
  • Interviene en el desarrollo, la diferenciación, el crecimiento y la supervivencia de las neuronas durante la fase embrionaria
  • Es la proteína que mantiene sanas a las neuronas y promueve el crecimiento de axones y dendritas que las interconecta
  • Juega un papel clave en la aparición de tumores y enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer, el párkinson, etc., y su implicación en la comunicación neuronal ofrece perspectivas terapéuticas para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas


En palabras de la propia Rita Levi Montalcini:

« Las investigaciones experimentales hechas sobre el sistema nervioso embrionario con la colaboración de Giuseppe Levi y luego en mi laboratorio privado, iban a suponer la base para el descubrimiento, en 1951, de un factor humoral que ejerce una acción fundamental en el crecimiento y diferenciación de determinadas poblaciones de células nerviosas. La importancia del rol biológico ejercido por este factor, conocido con el término de Nerve Growth Factor (Factor de Crecimiento Nervioso) o, más sencillamente, con el acrónimo NGF, sería aceptada por la comunidad científica solo algunas décadas más tarde.

[...] Dos décadas más tarde, el 1O de diciembre de 1986, las investigaciones llevadas a cabo en condiciones tan difíciles, así como los resultados obtenidos fueron ampliamente compensados [con la concesión del premio Nobel].»


Pero la aportación científica de Rita Levi Montalcini no acabó aquí, porque también contribuyó al avance científico en en otras líneas de investigación relacionadas con la neuroinflamación y el dolor neuropático:


  • Describió los MECANISMOS DE LA NEUROINFLAMACIÓN donde no intervienen las neuronas, sino mastocitos (en el Sistema Nervioso Periférico) y microglía (en la médula espinal).


  • Describió el mecanismo denominado ALIA, que implica la producción de una sustancia (la palmitoiletanolamida, o PEA) que regula la función de las células no neuronales que inducen y mantienen la inflamación y es útil para el tratamiento del DOLOR NEUROPÁTICO.



FUENTES:


Chirchiglia D, Chirchiglia P, Pugliese D, Marotta R. The Legacy of Rita Levi-Montalcini: From Nerve Growth Factor to Neuroinflammation. Neuroscientist. 2020 Feb;26(1):16-20. doi: 10.1177/1073858419827273.


Cohen, S., & Levi-Montalcini, R. (1956). A nerve growth-stimulating factor isolated from snake venom. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 42(9), 571. https://www.pnas.org/doi/abs/10.1073/pnas.42.9.571


UNED radio. Emisión Radio 3 del 15/04/2013: Rita Levi Montalcini in memoriam. Intervienen Marina Sanfilippo, profesora de Lengua y Literatura italianas UNED; Rosa Mª Claramunt Vallespi, catedrática de Química Orgánica UNED; Carmen Victoria Marrero Aguiar, catedrática de Lengua Española UNED. https://www.youtube.com/watch?v=04s18qLzmEA&t=1041s





Desde sus 20 años, Rita Levi Montalcini tuvo siempre muy claro que no quería jugar el papel de esposa y madre que se esperaba en una mujer de su época. Nunca tuvo necesidad de fundar una familia y tampoco tuvo ningún instinto maternal.


Muy célebre es la contestación que gustaba dar a quienes le preguntaban por el matrimonio:


Mio marito sono io («yo soy mi propio marido») .


Aunque nunca se comprometió con ningún hombre, Rita Levi Montalcini confiesa en su libro autobiografico Elogio de la imperfección que tuvo un flechazo el día en que descubrió el factor de crecimiento neuronal, nada más y nada menos que ¡con el sistema nervioso! En sus propias palabras, dice que aquel día «selló un pacto de por vida con el sistema nervioso» que no ha roto jamás:


La rivelazione di quel giorno lasciò una traccia incancellabile nella mia memoria e segnò non soltanto la fine di un lungo periodo di perplessità sul significato delle ricerche che perseguivo da tanti anni, ma sigillò un patto di alleanza a vita tra me e il sistema nervoso


Sin un hombre ni hijos de los que ocuparse, la gran Rita pudo dedicar sin distracciones todo su tiempo a la que consideraba su verdadera misión en pro de la humanidad: continuar fomentando y empujando hacia adelante el conocimiento humano.


FUENTES:

https://www.corriere.it/cronache/12_dicembre_30/significato_ricerche_rita-levi-montalcini_7ab508c0-528a-11e2-90d5-1b539b66307f.shtml


Canal YouTube Genial: La ganadora del premio Nobel más extravagante que vivió hasta 103 años https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=qGLtGhuIpIU&feature=emb_logo

La familia de Rita Levi Montalcini tenía ascendencia sefardí por línea materna y paterna.


A pesar de su ascendencia judía, eran muy laicos.