Want to make creations as awesome as this one?

More creations to inspire you

A2 - ABENTEUER AUTOBAHN

Horizontal infographics

EUROPE PHYSICAL MAP

Horizontal infographics

TEN WAYS TO SAVE WATER

Horizontal infographics

GRETA THUNBERG

Horizontal infographics

FIRE FIGHTER

Horizontal infographics

STEVE JOBS

Horizontal infographics

Transcript

LA CARA OCULTA DE LOS SMARTPHONES

Realizado por los alumnos Angelina Milanovic, Elsa Gutiérrez, Paula Pérez, Marta Guerrero, Paulina González y Joan Fibla


Cursos: 4º E y C

Por favor, pulse en el símbolo "+" para ver la información y en el símoblo 🌐 para ver la webgrafía

Consecuecnias Medioambientales

Por favor, pulse en el símbolo "+" para ver la información.

Perdida de Ecosistemas y de la Biodiversidad

Por favor, pulse en el símbolo "+" para ver la información y en el símoblo 🌐 para ver la webgrafía

Basura Electrónica

https://www.bbvaopenmind.com/ciencia/medioambiente/el-coste-medioambiental-oculto-de-comprar-un-smartphone-nuevo/amp/


https://blog.masmovil.es/cuanto-contaminan-componentes-hay-movil/amp/

CONSECUENCIAS MEDIOAMBIENTALES


Hoy en día se estima que 3.500 millones de personas utilizan teléfonos móviles, casi la mitad de la población mundial, y además esta cifra no hace más que aumentar todos los días. La construcción de estos dispositivos requiere la extracción contaminante de elementos insustituibles como el oro, el cobalto o el litio. A esto tenemos que sumarle los residuos tóxicos que estos generan, ya que el usuario medio suele cambiar su dispositivo cada tres años, aproximadamente, sin reciclar su teléfono antiguo. El 80% de la huella de carbono de cada dispositivo se produce durante su fase de fabricación. Esto es producido por la minería, el refinado, el transporte y el embalaje de las decenas de elementos químicos que contienen los aparatos (hierro para la elaboración de los altavoces y micrófonos; aluminio y magnesio que constituyen los marcos y las pantallas; cobre, plata y oro para los circuitos eléctricos; grafito y litio para la batería…). Esos son solo los elementos más populares, a estos debemos de añadirle entre 16 metales menos conocidos como el neodimio o el terbio. No son escasos, el inconveniente es aislarlos. Se encuentran repartidos en pequeñas concentraciones alrededor de nuestro planeta, y su principal exportador es China.


A continuación vamos a profundizar en las consecuencias medioambientales durante la fabricación de nuevos dispositivos.


Durante la producción y extracción de los materiales necesarios para la elaboración de los dispositivos móviles, son necesarios más de 40 materiales tóxicos que afectan no solo al planeta, sino también a las personas encargadas de obtenerlos (normalmente, los puntos de extracción están situados en países subdesarrollados, y los trabajadores tienen que soportar jornadas laborales durísimas y en unas calidades terribles). Estos materiales son, en su mayoría, arsénico, antimonio, berilio, plomo, níquel y zinc, o metales pesados como el plomo, cadmio o el mercurio, que afectan al medio ambiente y todo nuestro entorno de una manera masiva.


Una vez completada la extracción de estos materiales, damos paso a su utilización. Nos trasladamos a las fábricas en donde sí podemos encontrar más control, pero no dejan de afectar al planeta, puesto que requieren un alto consumo de energía para conseguir que los materiales puedan realizar la función que se espera de ellos en nuestros smartphones. Por otro lado, miles de emisiones de gases nocivos son expulsadas a la atmósfera. Cada uno de los componentes es fabricado en una punta del planeta Tierra, lo que esto nos obliga a que después todas tengan que viajar para unirse en un único dispositivo, así como también ocurre con los accesorios o productos tecnológicos que nos podamos imaginar. Vamos a poner cifras a este fenómeno, las millones de unidades de dispositivos vendidos en el mundo están compuestas por muchos procesadores, componentes, placas base que tendrán que viajar a lo largo de toda la Tierra, recorriendo más de 8.000.000 kilómetros, esto emitirá aún más gases a la atmósfera. En la producción, y más tarde también, se ve involucrada el agua. Para un solo télefono móvil se necesita una cantidad de 12 litros de agua limpia, que posteriormente no podrá ser reutilizada. Esto puede parecer mínimo, pero recordemos que no solo se fabrica un solo dispositivo, sino que tenemos que multiplicar esta cantidad por los millones de smartphones que se fabrican.


Estos aparatos se han vuelto imprescindibles para el día a día de muchos , por lo tanto sus ventas han crecido y cada par de años solemos comprar uno nuevo ya sea porque se rompió o se estropeo o simplemente por adquirir uno más nuevo . Esto crea un gran impacto medioambiental y genera muchos residuos , con el simple hecho de su fabricación se genera un gran impacto . Para su fabricación es necesaria la obtención de materias primas y para ello es necesario extraer recursos naturales , algunos de ellos tienen un impacto negativo en la naturaleza , con esto se emite CO2 y se gastan recursos como el agua y energía . Para producir un móvil de 80 g (aprox) se consumen 44 kg de recursos naturales , también hay que sumar el consumo de energía y el transporte de estos materiales hasta las fábricas y finalmente el de los dispositivos hasta los puntos de venta .


Residuos peligrosos : una sola batería de móvil puede contaminar 600.000 litros de agua , como mencionamos antes también es muy preocupante las emisiones de CO2 , según estudios un solo teléfono produce 95 kilos de CO2 .


Una vez ya estos dispositivos dejan de funcionar , se convierten en basura electrónica , uno de los grupos de residuos con mayor crecimiento en la actualidad en España , de toda esta chatarra electrónica se recicla un 21% lo cual supone un grave peligro para el medioambiente.


Una vez fabricados los teléfonos y entregados , es el momento de usarlos y para ello usamos una serie de aplicaciones . El desarrollo de los sistemas operativos hizo posible el desarrollo de programas y aplicaciones muy potentes pero a su vez muy ávidos de energía . Muchas veces el desgaste de la batería es el mayor problema de un móvil . Un estudio reveló que las aplicaciones que más batería consumen , más memoria , y más datos son : Facebook , google play , Instagram , Snapchat , Amazon Spotify , Netflix y Whatsapp ( datos respecto a android )


Por otro lado el rendimiento de IOS ( Apple) las aplicaciones que más energía necesitan son las de webradio , reproductores de películas , las videollamadas y los juegos en 3d La energía de todos los teléfonos móviles suponen ya el 2% de la emisión global de gases del efecto invernadero . Cada correo electrónico puede llegar a generar 4 gramos Esto se debe en gran parte a que entre el 35% y el 40% de la factura de la luz de los centros de datos donde se almacena todo lo que existe en la nube, utiliza y necesita de grandes procesos de refrigeración para los servidores.de CO2 . Apps como Google , Facebook , Apple o Microsoft ya han empezado a invertir miles de millones para reducir la huella de CO2



Para producir un móvil de 80 gramos de peso se consumen 44,4 kilogramos de recursos naturales. Teniendo esto en cuenta y, según cálculos de Certideal, en 50 años, una persona que cambie cada dos años de móvil habrá gastado más de una tonelada de recursos para tener dispositivos de última generación. A ello hay que sumar el consumo de energía y el transporte de los materiales hasta las fábricas y el de los dispositivos ya terminados hasta los puntos de venta.

También preocupantes son las crecientes emisiones de CO2 relacionadas con los teléfonos móviles. Según un estudio de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Físicas de la Universidad de Surrey (2015), un solo smartphone produce 95 kilos de CO2 en su vida útil, que se estima en dos años. “Todas las previsiones señalan que en los próximos veinte años la huella de carbono de estos dispositivos en el mundo supondrá un 14% del total. Una cifra preocupante ya que representa la mitad de lo que en la actualidad emite toda la industria del transporte, que es uno de los mayores responsables de la emisión de CO2 a la atmósfera”, comenta Thibaud de Larauze, CEO y socio fundador de Back Market.

Una vez finalizada su vida útil, estos aparatos se convierten en basura electrónica, uno de los subgrupos de residuos con mayor crecimiento en la actualidad en España. Toda esta chatarra electrónica, de la cual sólo se recicla un 21% según los cálculos realizados por Back Market, supone un grave peligro para el medio ambiente. Un solo smartphone es capaz de contaminar toda el agua que consumen los españoles en un día, ya que cada terminal contiene unos 40 materiales tóxicos, tales como el arsénico, zinc, plomo, cadmio o mercurio. Según el estudio de la Universidad de Surrey, lo más contaminante de un móvil es su batería, ya que una sola batería serviría para contaminar 600.000 litros de agua que, según datos del Instituto Español de Estadística, es el consumo doméstico de agua de todos los hogares españoles durante un día.

Ante esta preocupante situación, empresas como Back Market o Certideal están apostando por la venta teléfonos móviles reacondicionados o de segunda mano. “Hay un lanzamiento nuevo de cada marca cada año, pero la mayoría de la población no necesita tener el último modelo. El reacondicionamiento de móviles se alza contra el bombardeo comercial al que estamos sometidos y contra la obsolescencia programada”, explica Hellín. “Comprando este tipo de dispositivos no sólo nos ahorramos dinero, sino que ayudamos al medio ambiente y la experiencia que conseguimos es similar a tener un aparato nuevo”, añade.

Ya sea por conciencia económica o más bien por temas de bolsillo, la consultora alemana GFK sostiene que se está produciendo un cambio de tendencia entre los consumidores: la venta de teléfonos móviles nuevos parece estar experimentando un proceso de retroceso. Mientras, las ventas de móviles de segunda mano están experimentando un crecimiento anual del 22%, como revelan las informaciones de la consultora IDC.

https://computerhoy.com/reportajes/tecnologia/donde-va-a-parar-basura-tecnologica-551585?amp

El 80% va a China o el Tercer Mundo

Como es lógico, los países que más residuos generan son las más avanzados, o los que tienen más población. Según Iberdrola, China, Estados Unidos y Japón son los más contaminantes. Según reconoce el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el 80% de la basura tecnológica termina en vertederos de China o África. Van allí, ya que ellos ganan dinero con el reciclaje, la venta de segunda mano, la venta de piezas de repuesto o la extracción de metales preciosos de los dispositivos. El mayor vertedero tecnológico se encuentra en Guiyu, en China. Allí 150.000 personas, se dedican a procesar la basura electrónica. Existe casi 6.000 empresas, que desmantelan los productos electrónicos para obtener oro, cobre, plomo, y otros metales valiosos. Otro de los vertederos más grandes está situado en Agbogbloshie (Ghana), donde trabajan 30.000 personas. El país importa 250.000 toneladas de desechos electrónicos del Primer Mundo. En los colegios cercanos al vertedero la contaminación por plomo, cadmio y otros contaminantes supera en 50 veces los niveles libres de riesgo.

Plantas de reciclaje

Los dispositivos electrónicos que llevamos a un punto limpio o tiramos en contenedores habilitados para ello, van a las plantas de reciclaje. En estas plantas de reciclaje se intenta recuperar la mayor cantidad de piezas y materiales para su reutilización. Si no es posible, se intenta eliminar o minimizar el efecto de los materiales tóxicos. Podemos tomar como ejemplo a Ewaste, una planta de tratamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos creada recientemente en Canarias, que está considerada la más moderna y avanzada de Europa. Ewaste es capaz de tratar más de 100 distintos tipos de aparatos electrónicos diferentes, con un porcentaje de descontaminación del 99,8% de los gases de efecto invernadero. Tiene cinco líneas de tratamiento de basura electrónica independientes: aparatos eléctricos y electrónicos con gases refrigerantes, pequeños aparatos electrónicos y eléctricos, televisores y monitores, grandes electrodomésticos, y equipos informáticos.


¿Cómo reducir nuestra basura electrónica?


No compres más aparatos de los que necesitas. Evita también cambiar de móvil o sustituir otros aparatos electrónicos de forma caprichosa e innecesaria, e intenta comprar marcas que se preocupen del medio ambiente. Si ya no estás interesado en seguir usando algún aparato, en vez de tirarlo ofrécele a alguien que le pueda dar una segunda vida