Want to make creations as awesome as this one?

Transcript


A continuación te presentamos algunos consejos que pueden ayudarte a sentirte mejor en esta etapa de tu vida en la que comienzas a convertirte en adulto, provocando esto que experimentes emociones muy intensas:

AMIGOS

FAMILIA

TU CUERPO

LOS

ENFADOS

TU AUTOESTIMA

CONSEJOS PARA SENTIRTE BIEN

Es posible que estés habituado a charlar con tus amigos usando las redes sociales, pero es importante que dediques tiempo a tratar con ellos en persona, por ello te recomendamos que te reúnas con ellos para realizar actividades divertidas y compartas tus inquietudes.

Probablemente pienses que tus padres u otros familiares con los que vives no son capaces de entender aquello que te preocupa porque son mayores y no están actualizados, sin embargo ellos quieren ayudarte y harán el esfuerzo de intentar comprenderte. Hazles ver que eres capaz de dialogar y razonar como el adulto en el que te estás convirtiendo, expresa aquello que piensas y sientes, te quitarás un peso de encima y a ellos les gustará escucharte y apoyarte en todo aquello que necesites.

Tu cuerpo está cambiando a un ritmo muy rápido y quizá no como a ti te gustaría. Tal vez te cueste reconocerte cuando te pones frente al espejo y te quejes por ser “demasiado alto o bajo, flaco o gordo”. Ten en cuenta que aún no has terminado de desarrollarte y que todos tenemos imperfecciones, a pesar de que intenten convencernos de lo contrario mostrándonos las modelos en revistas y televisión. Aprende a querer tu cuerpo tal y como es y cuídalo, será el "vehículo" que te lleve durante toda tu vida, todos somos diferentes y eso precisamente es lo que nos hace ser únicos.

A veces las cosas no salen como uno esperaba y sentimos rabia con mucha intensidad, enfadándonos mucho con las personas a las que queremos y mostrando agresividad que puede asustarles. Cuando sientas que te acaloras y que la ira se apodera de ti, respira hondo y piensa que puede haber alguna solución, sólo necesitas estar calmado para poder pensar con claridad y encontrar la manera y el momento de solucionar tus problemas

Sin querer podemos estar enviando mensajes negativos sobre nosotros mismos a nuestro cerebro (“No te va a querer nadie”, “No vales para nada”). Este tipo de pensamientos no son realistas y nos paralizan haciendo que nos sintamos muy tristes. Intenta sustituirlos por otros que sean más positivos o neutros, por ejemplo sustituye “No valgo para nada” por “Algunas cosas no se me dan bien, pero otras sí”.