Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Como cada viernes, los de Pastoral te proponemos una historia.
Pero esta semana no será un cuentín o una historia inventada.

Es una historia real

Una gran ciudad de Siria con muchas casas y buenas calles y plazas para pasear.

Alepo.

Hace 10 años

Durante cuatro años de guerra...

Una ciudad destrozada

¿Qué ha pasado en esta casa y en toda la ciudad?

¿Cómo vivir en una ciudad destrozada?

¿Dónde ir a comprar la comida para los hijos?

¿Qué hacer? ¿Cómo vivir? ¿Cómo recuperarse?

Hay una parte de la ciudad que está destruida.

Pero otra parte de la ciudad no sufrido los bombardeos.

En la parte destrozada tienen que ir recuperando lo que pueden

Por ejemplo: antes tenía una tienda. Ahora sigue intentando poner en pie su negocio. Anque sea con un plástico y un carro.

De igual manera, en mitad de la destrucción, alguien tiene que...

... ocuparse de la educación de las niñas y niños de Alepo.

Y han pedido ayuda a Manos Unidas

Alguien se está ocupando de ellos, con muchas dificultades, claro.

Por si queremos ayudar.

Y Manos Unidas nos ha llamado a nosotros. A cada uno de nosotros.

Tienen en marcha un proyecto de una escuela:
para 125 niños, cuatro horas cada mañana
y para otros 75, tres horas cada tarde.

Va a ser una escuela para niños pequeños (de 3 a 6 años).

Las niñas y niños aprenden y juegan.
Se recuperan del miedo y la destrucción.

Cada día les dan una comida, a los del turno de las mañanas y a los de las tardes también.

Y dos veces al año les dan un lote de ropa.

Mientras los pequeños están en la escuela , los papás y mamás pueden ir a trabajar, o buscar trabajo, o reparar sus cosas.

La escuela les da oportunidad de organizarse mejor de cara al futuro.

La escuela da trabajo a un buen grupo de profesores.
Contratan a unos para las mañanas y otros para las tardes para que haya más profesores que puedan ganarse un pequeño sueldo.
Además organizan actividades para que los profesores puedan mejorar sus habilidades.

Las niñas y niños aprenden.
Les dan comida y ropa.

Los papás y mamás pueden ir a trabajar.

Un buen grupo de profesores trabaja.

Resumiendo

La historia se está haciendo larga pero además, la historia no tiene final, todavía.

La semana que viene te preguntaremos si quieres participar en esta historia y cómo diremos cómo quieres que sea su final.

O si eres indiferente. Si para ti, los de esta historia son invisibles. Tú eliges.

Querido Dios

Que tengamos oídos para escuchar las historias y las necesidades de los que casi nadie ve.