Want to make creations as awesome as this one?

El poema de Teresa Rubira nos ha inspirado a dar la vuelta al mundo sin salir de Híjar.

Transcript

Teresa Rubira

Nací en el campo

20

IES Pedro Laín Entralgo
Híjar

nº 9D

Cortijo, cortijo, mi lugar hallado al lado de la carretera

Desde la carretera admiraba tus flores de primavera

A la entrada tú parra arqueada como entrada triunfante

Que sin su entradita de grava no sería tan fascinante

Por el corral de las gallinas yo me paseaba

Después de ayudar mi columpio esperaba

Entre la leña y la barbacoa ahí me balanceaba

Y desde ahí contaba los coches que pasaban

Las tardes en el cortijo se pasaban volando

Cuando la abuela cogía el caldero el día había acabado

O sino ahí un rato bueno me esperaba

Hasta que mi padre me recogiera después de la jornada


César Gascón Serrano 3ºA


+ Info

Teresa Rubira Lorén

Allá por mil novecientos cincuenta, justo el día que comenzaba el verano, nació en Híjar , una niña a la que llamarían Teresa. Su padre le regaló el apellido Rubira, y su madre el de Lorén. Mientras se alumbraban con luz de candiles, le hicieron una cuna de madera pintada de azul, con un corazón rosa. Los campos la recibieron llenos de espigas doradas, y las amapolas le adornaron el cabello con un especial rojo anaranjado. Creció feliz entre bancales y comenzó a escribir versos y versos, en los que plasmaba cuanto veía. Luego, los guardaba en un cajón secreto. Un día, tuvo una hija de azúcar y un hijo de caramelo venido del desierto, y decidió recitarles aquellos pequeños poemas. Otros niños también querían escucharlos, así que los llevó de colegio en colegio con el grupo Leo, de animación lectora. Gustaron tanto, que le llovieron muchos premios y publicaciones, pero ella sigue soñando con más versos, espigas, higueras, sembrados y gente de su pueblo.

Leimos juntos el poema en la entrada

Teresa nos visitó

En la clase de 3º A,

En la clase de 3º A, Teresa explicó cual era su proceso creativo, cómo había empezado a escribir, cuales fueron sus primeras inquietudes literarias y conversó con los alumnos.

En cada clase abordó diferentes cuestiones

Teresa nos visitó

Los alumnos de 4º, la profesora de Plástica con su arte y la de Técnologia con sus habilidades obraron el milagro.

Teniamos que meter el campo del poema en nuestro centro y qué mejor que crear un jardín vertical

Ver vídeo

Temperatura Media

Humedad Relativa

Más luvi

En 1º ilustraron el poema con pictogramas

Pictogramas

Temperatura Media

Humedad Relativa

Más luvi

Pictogramas

Temperatura Media

Humedad Relativa

Más luvi

Pictogramas

En el aula de español

En la clase de español los alumnos hablaron del lugar en el que habían nacido y, curiosamente, en algunos casos, era muy parecido al de Teresa.

Esto me recuerda a....

+ Inf

Este poema tiene muchas similitudes con el Romance del prisionero. La metáfora sería las mañanitas, ya que nos cuenta como algo empieza, y se puede decir que está hablando del amor, porque en el verso siete nombra a los enamorados y el verso ocho se refiere al amor.

En mi opinión, el tópico literario sería Aegritudo amoris, ya que nos cuenta cómo el

protagonista está triste porque su amor no es correspondido. Este es un tópico que comenzó a usarse en la antigüedad clásica y que ha perdurado hasta nuestros días.

Alexandra Igado 3º

Mi particular locus amoenus

Un veintitrés de julio fui a nacer, a un lugar,

en donde hay mar.

Era un día de calor y tormenta, entrada la noche

a la una y cincuenta.

A los días fui a Samper,

un buen sitio para vivir y crecer.

Siempre que puedo

al mar vuelvo

para disfrutar,

del azul cielo,

del azul mar,

del azul vida,

del bienestar.


La brisa la piel te acaricia,

mientras observas las olas en primicia,

miras el infinito

y te sientes chiquito.

Es entonces cuando se calma

la mente y el alma.

Y llega el atardecer,

el pobre sol va a desaparecer.

Crepúsculo brillante,

que en el azul reflejado,

te invita a ser fotografiado.

Un momento, un instante,

de rosado, naranja y añil

que convierte el azul en sedante,

y no quieres que tenga fin.

Mi lugar idílico sería un pequeño bosque verde, en soledad amena con el canto de los pájaros, el brillo del sol, las aguas cristalinas y grandes cascadas caer a los lagos, con nieve a lo alto de las montañas, los extensos prados con animalillos correr. Un terreno bello verde y natural del que poder disfrutar.

Mi lugar idílico así como tal y debe ser un bosque con gran espacio agradable en cualquier época del año, un bosque soleado, bello y tranquilo, en el cuál no haya ruidos molestos y solo se escuchen pajarillos cantar. Un lugar que traiga calma, tranquilidad, felicidad, relajación … emociones sencillas al sentir que estás en un bonito lugar tan simple y maravilloso. Con mucha vegetación prados verdes y montañas altas sus picos cubiertos de nieve blanca y las copas de los árboles con escarcha, en los pradillos de verdor con pajarillos alrededor. Bonitas flores de colores otoñales, arbustos verdosos y aguas cristalinas en los lagos de la montaña.

Un lugar tranquilo y pácifico en el que vivir sin preocupación ninguna y relajación absoluta.

Adriana Soro, 3ºA

Mi lugar idílico (Locus amoenus) sería un sitio donde hiciera una temperatura agradable, junto a una playa de arena tostada, frente a un mar de agua clara de un tono azulado. En este lugar favorito no faltarían mis amigas, ya que sino sería muy aburrido el día a día.

Habría también un acantilado de grandes rocas, junto a esta playa soñada, donde iríamos mis amigas y yo a ver sobre todo los amaneceres y atardeceres. En ella habría muchos animales de diversos colores llamativos como el rojo, amarillo, azul, verde, etc. Animales como pájaros, que se oirían cantar tanto de día como de noche, peces de todos los colores posibles. También habría tortugas emigrando al mar junto a sus pequeñas crías.

A este lugar me gustaría ir una vez a lo largo de mi vida, ya que me transmite muy buenas sensaciones además de paz y calma. Sería un buen lugar para despejarme, y no pensar en posibles agobios que me pudieran surgir.


Silvia Marquina 3ºA

Mi locus amoenus es un bosque de Almería porque tiene un precioso paisaje y es muy natural. Me recuerda mucho a cuando iba con mis amigos a pasar el rato en la naturaleza. En el me siento más inspirada en las montañas que en la playa porque la montaña es más tranquila y con los animales por los lados es lo mejor que hay. Estar allí me produce varios sentimientos como felicidad, paz , alegría y libertad porque te sientes tranquila. Y sobre todo me encanta que haya una puesta de sol ¡Es fantástico!

En mi opinión este bosque es uno de los mejores y más bonitos de Almería ya que fue visitado por muchas personas y es fenomenal.

Hiba Ettifafi 3º



Aquella playa soñada,

aquella playa bañada.


El sonido de las gaviotas volando en el firmamento

sin cesar ni un momento.

La arena brillante

con su tacto suave y chispeante.

Aquella playa soñada,

aquella playa bañada.

Esa brisa relajante

que te hechiza en un instante.

Las suaves olas la playa acarician

y te tranquilizan.

Buen lugar para nacer

viendo el sol amanecer.


Carmen Puyol 2º A

A mí me habría gustado nacer en una playa, las islas Maldivas. Una playa con aguas

cristalinas, con color turquesa y tonos azulados. Grandes palmeras las cuales dan

algunos trozos de sombra, tiene una arena extremadamente fina. El océano Indico donde

se encuentran las Maldivas abarcan 26 atolones con forma de anillos que se componen

de más de 1.000 islas de coral.


Para llegar a las islas Maldivas hay que ir primero a Malé, la capital. Cuando llegas a la

capital coges un hidroavión, el cual no se puede coger si hay tormenta o llueve.

Después de subir al hidroavión te llevan a la isla, en las islas ya unas casetas como

colocadas dentro del mar. Suelen ser muy acogedoras por dentro, y fuera tienen una

piscina `` metida´´ en el mar y hay unas escaleras las cuales dan al mar.

Los animales que más se caracterizan son los tiburones y las mata raya las cuales se

acercan a la orilla y se les da de comer.

Natalia Carrillo 2º B

Mí lugar idílico sería alguna playa o una isla, como por ejemplo la isla de Tenerife. Ya

que tiene bastantes playas muy bonitas, el agua de las playas son cristalinas y puedes

ver lo que hay debajo del agua, y te puedes encontrar algún pez o algún animal

acuático. Lo más sorprendente es que en algunas playas de la isla, la arena es muy fina

y de color negro, por el origen volcánico. Pero también pueden ser de color crema

pálido como la mayoría de las playas del mundo. Sus playas son muy profundas y

suelen tener muy pocas piedras.

En las playas de Tenerife, puedes tumbarte en una toalla sobre la arena fina de color

negro o bañarte en las aguas cristalinas y disfrutar de las vistas de la isla que se ven

desde la playa, mientras que escuchas el ruido de las olas de fondo.

Beatriz Agorreta 2º B

A mí me habría gustado nacer en alguna playa, por ejemplo en la playa del Caribe. Ya que esa playa tiene bastantes palmeras que a mi las palmeras es una cosa que me encanta que esté en la playa. En esa playa el agua es muy clara, ya que parece agua cristalina. La arena es de las más finas de todas las playas que hay en el mundo.

Esa playa es una de las más grandes, ya que mide 84 kilómetros de longitud.

En la playa del Caribe cuando te tienes que meter para bañarte te tienes que meter unos cuantos metros de distancia para que te cubra, ya que el principio del mar no te cubre casi nada.

Hay una zona de la playa que se llama la zona “vip” que sirve para poder tumbarse en unas tumbonas que se separan por unas pequeñas casetas. Esas casetas son de un material llamado caña. Y al lado de esas casetas hay un pequeño bar hay que en la primera planta tiene una piscina para los que duermen en el hotel y en la segunda planta está el bar que también sirve de restaurante. También hay un pequeño hotel llamado “ Los Cabos”, que tiene cinco plantas, en la primera planta está el comedor y en el resto de plantas están las habitaciones, que hay cincuenta habitaciones por cada planta.

Carla Clavero 2º B

Lugares idílicos

Mi lugar idílico sería, sin ninguna duda, un sitio donde cerca hubiera un río, para escuchar el relajante sonido del agua durante un paseo cerca de allí, mientras observas la nieve que cayó la noche anterior y juegas con ella. El aroma sería muy natural, tanto que te haga recordar tus momentos más felices, donde los edificios tengan una estética victoriana, y la niebla los cubra casi por completo, entretanto el silencio se rompe solo por el reloj de una torre cercana marcando la mitad del horario vespertino. Un lugar con el que poder fusionarse y desconectar de la realidad de una forma casi irreal, donde puedas leer un libro, o simplemente sentarte y relajarte.

Alexandra 3º B

Mi lugar idílico, es cualquier sitió total de qué este mi madre, mi apoyo constante, mi mano derecha. El estar con ella aunque este en un lugar horrible siempre es bonito, porque cuenta la compañía no el lugar. En cualquier momento a cualquier hora y en cualquier sitio ella me puede hacer feliz, con un simple “te quiero”. Mi madre es maravillosa y quiero que quede claro, que me da igual el lugar, la situación, y todo lo de alrededor, solo con que esté ella me basta, la quiero más que a nadie.

Lucia Abad, 3º B


Mi lugar idílico empezaría una mañana soleada donde no haga mucho calor, pero

tampoco haga mucho frio, la suficiente temperatura para poder ir en pantalón corto y

sudadera. Un lugar, donde solo se encuentren mis amigos, un campo y una pelota. El

campo es de césped y está recién cortado, no hay barro por ninguna zona y está

húmedo porque lo acaban de cortar. El tiempo pasa rápido ese sol tan bueno y que

tanto se agradece desaparece y se cambia por una gran luna redonda y llena la cual

ilumina todo el campo. Sin embargo, unos postes de luz gigantes iluminan todo el

terreno para poder seguir jugando. La noche es fría pero no tan fría como para

abrigarse hay un ligero viento el cual limpia el sudor de mi cara. Ese, sería mi lugar

idílico.

Roberto Mallor 3ºB

Yo quisiera... ENTRE NIEVE Y ESPUMA DEL MAR


Sigo la luz de un rayo de luna

que guía mis pasos al atardecer

Cantabria, mi tierra amada

que no dejo de querer.

Tiene la fuerza del viento del norte

y la bravura que viene del mar

yo quiero siempre en mi mente

correr por la arena y echar a volar.

Como un puñado de arena, nieve o espuma de mar

querría recorrer toda tu inmensidad

llena de gentes que saben amar

a todo el que llega con ansias de curiosidad


Laura Balfagon 2º A

Mi lugar idílico es la playa de Berria, mezcla de playa salvaje y civilización. De color azul

intenso se confunde con el cielo. Es ahí donde me gusta ir los veranos con mi familia. Los

paseos por esa playa se me hacen cortos.

Está rodeada de acantilados, llenos de verde vegetación, en los que puedes hacer excursiones

y desde lo alto observar el mar, a veces calmado, pero la mayoría de veces embravecido. Su

arena es suave y húmeda. Cuando sube la marea, nos quedamos sin playa, cuando baja se ve

una gran extensión de arena en la que los cuerpos se tumban al sol. A lo largo del día hay un

gran desfile de surfistas, jugando con las olas.

En mi opinión esta playa es maravillosa, pero a la vez traicionera ya que sus inesperadas

corrientes arrastran a más de uno hacia el interior impidiéndole salir.

Ruth Martín 2º B

Mi lugar idílico, sería un bosque

rodeado de un lago inmenso

con mucha vegetación y extenso,

animales mitológicos correteando,

y un cariñoso lobo aullando,

entre los árboles monos jugando.


Andrei Alecu 3º

que a veces están muy cerca.

Mi lugar idílico es mi pueblo porque he nacido aquí y me he criado siempre en el pueblo. A la vez también me he acostumbrado a la gente del pueblo y no sé si me acostumbraría a la gente que habría por ejemplo en una ciudad o en otro pueblo porque no conocería a nadie y sería bastante raro. Además el ruido de las ciudades tampoco me gustaría mucho ya que en el pueblo se escucha bastante menos ruido que en una ciudad pasan mas coches y hay más tráfico, al contrario, en el pueblo hay mucho menos ruido ya que pasan menos coches y muchísimo menos tráfico. Me quedaría también en mi pueblo porque me se todas las calles y no perdería por nada del mundo, y en la ciudad seguramente me perdería porque no me conocería ninguna calle, pero al final me acostumbraría.

Me quedo en mi pueblo porque me encanta algunos sitios que son muy bonitos como por ejemplo el parque del calvario, el parque del castillo que como bien dice su nombre es donde esta el castillo, pero se le llama parque del castillo porque al lado hay un parque, luego también está la plaza de la villa, que ha ido evolucionando a lo largo de los años y para mi es muy importante porque se hace el chupinazo de las fiestas por la noche y las fiestas de mi pueblo son muy importante porque es una semana que tienes que disfrutar ya que son fiestas.

Alicia de Andrés, 3º

Mi lugar idílico es mi pueblo, que es Híjar. Me gusta tanto ya que llevo toda la vida viviendo aquí, es donde tengo a una parte de mi familia y a la mayoría de mis amigos y amigas. Me gusta cada una de las partes de mi pueblo ya que todas tienen algo en especial, sobre todo los andadores, que es donde paso casi todas las tardes con mis amigas, y también porque me recuerda a las noches de verano que pasamos allí hablando. Los andadores es un lugar en el que hay muchas plantas, bancos, un mirador y lo bueno es que no pasa mucha gente. Se escucha continuamente el ruido de los pájaros y de los árboles cuando se mueven.

Otro lugar que me encanta de mi pueblo es la casa de mis abuelos porque me gusta ir a hablar con ellos y pasar un rato entretenido escuchando sus anécdotas de cuando ellos eran jóvenes. Sobre todo me gusta ir en invierno cuando hace frío en la calle, porque cuando entro se nota el calor de la calefacción, y se huele a ese olor característico que tienen las casas de los abuelos. Lo que más se agradece es el abrazo que te dan cuando llegas y cuando te vas.


Marina Gómez 3º

El lugar en el que nací es mi sitio preferido para vivir, aquí reside mi familia y es donde conocí a mis amigos. Además tiene cosas maravillosas. Estoy hablando de Samper de Calanda. En Samper tenemos una bonita iglesia que además es una de las más grandes de Aragón también tenemos en lo alto del pueblo la ermita de Santa Quiteria, rodeada de pinos, que hacen que sea un lugar tranquilo y relajante . Cerca de allí se encuentra el edificio del Calvario, lugar donde se guardan los pasos de Semana Santa. También tiene un espectacular circuito de karting y una importante estación de ferrocarril. En mi pueblo, a lo largo del año hay acontecimientos que lo hacen especial como la feria del ganado y la romería que se hace en honor a nuestra patrona Santa Quiteria, también las fiestas de agosto en honor a nuestro patrón Santo Domingo. Pero sin duda lo más característico es la Semana Santa, que junto a la de ocho pueblos vecinos, forman la famosa Ruta del Tambor y el Bombo del Bajo Aragón. Todo esto hace que Samper sea un lugar ideal para vivir. Aunque a mí se me ocurren unas cuantas cosas para que fuera perfecto.


Lo primero que se me ocurre fue que las guerras deben de terminar, nadie se merece vivir ese terror. Y qué mejor forma de gastar el dinero dedicado a armamento que destinarlo a la investigación para poder terminar con todas esas enfermedades que sufren muchas personas. En este mundo perfecto, ya no existiría la contaminación porque todos los países colaborarían para reducir el CO2 enviado a la atmósfera y así la capa de ozono no sufriría ningún daño. Las catástrofes naturales dejarían de existir y ya nunca más se volvería oír hablar de volcanes, terremotos, inundaciones, tsunamis, grandes sequías…

De ese mundo tan bonito desaparecería la palabra pobreza y se transformaría en igualdad. Ya no habría diferencias entre hombres y mujeres, ricos y pobres, razas ni religiones. La palabra respeto se convertiría en una de las más importantes. También felicidad, educación, paz y diálogo estaba entre las más destacadas.

Este realmente sí que sería el sitio ideal para vivir.

Adrián Esteban Calvo 2º B

Nuestro jardín vertical exterior

Hay cactus, suculentas, cintas, siemprevivas, laurel… Hemos traído nuestros brotes, algunos han rebrotado y otros no. A algunos les ha gustado el sitio y a otros no. Un cactus que parecía muerto tiene un chito peleón y lleno de pinchos. Hemos tratado de reciclar todo lo que hemos podido: botellas de plástico, un almirez, botes de infusiones o de cacao, tazas desportilladas . Todo sirve para albergar nuestro jardín vertical.

En 1º sonorizan

Con Delia, su profesora de Música los alumnos han realizado un particular Paisaje sonoro.

1ºA Raúl Denis y Nelly

1ºA Sergio, Nico y Abdul

1ºB Raquel, Saad y Lucía

1ºB Víctor, Sara y Yago

1ºC Khadija, Jorge, Laura y Darius

Escuchar

Play

Escuchar

¡Muchas Gracias Teresa!