Want to make creations as awesome as this one?

More creations to inspire you

Transcript

Plan de ADVIENTO

Elabora este material:


EQUIPO PROVINCIAL DE ANIMACIÓN PASTORAL PROVINCIA DE SANTIAGO | MISIONEROS CLARETIANOS

FUNDACIÓN PROCLADE (ONG promovida por los Misioneros Claretianos)


Solidaridad y Misión Santiago

Preparados para escuchar

Reflexiones para cada día de Adviento 2021

Obra: Interconectados

Música de https://www.fiftysounds.com/es/

Misioneros Claretianos Santiago

sem
1

sem
2

sem
3

sem
4

nav

fin de año

INTRODUCCIÓN

El Adviento es una mezcla entre la esperanza y la sorpresa. La esperanza de un mundo nuevo que la humanidad espera y la sorpresa ante la respuesta que Dios da a los anhelos de sus hijos. ¿Quién iba a esperar que la respuesta de Dios fuese la presencia solidaria de Él mismo entre nosotros? Todo para que estuviésemos seguros de que un mundo de hermanos es posible y de que Él estará siempre impulsándolo.

Las necesidades y deseos del ser humano se expresan en las súplicas y promesas de los profetas del Antiguo Testamento, pero también las encontramos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos o en la Agenda 2030 para el Desarrollo (Humano) Sostenible. Las presentes meditaciones para el Adviento van a mezclar los textos bíblicos de la liturgia de Adviento con el documento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Nueva Humanidad deseada, se expresa en ambos.


Los textos del Adviento nos presentan unos personajes que tienen mucho en común: quieren un mundo nuevo, confían en Dios, se abren a hacer la voluntad de Dios y saben que son, ni más ni menos, sus precursores. Estos protagonistas del Adviento preparan los corazones de los hombres para el cumplimiento de las promesas de Dios; para el nacimiento de Dios entre nosotros. Los textos que nos cuentan su historia y sus experiencias quieren movernos a confiar en Dios, a llenarnos de esperanza ante el cumplimiento de las promesas y a crear, en nosotros, las actitudes que hagan posible el mundo nuevo. A los textos bíblicos he añadido los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; esto, por creer que sus autores confiaron en las posibilidades del ser humano y nos llaman a un compromiso creador de Reino Nuevo.


Podríamos incluir la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el conjunto de personas y mensajes que anhelan y preparan el camino para la llegada del Reino de Dios. Muchas han sido las utopías nacidas del corazón del hombre que han pretendido alcanzar el cielo o, lo que es lo mismo, hacer posible un Mundo nuevo de fraternidad en la tierra. Los creyentes sabemos que, aunque este deseo lo haya puesto el mismo Dios en el corazón humano, no es posible construir el mundo fraterno sin poner a Dios en el centro de nuestros afanes. Incluso la realización de los Derechos Humanos, nacidos con profundas raíces universales y cristianas, no es posible sin Dios; esa es una de nuestras importantes aportaciones a los grupos, movimientos y personas que quieren implementar los DDHH.


El Adviento es tiempo para sentir la llamada de Dios a confiar en Él en la construcción de este mundo nuevo. Pero, por mucho que Dios llame, es necesaria la respuesta del llamado. A los personajes que nos presenta la Biblia como “vocacionados por Dios”, especialmente María, he querido añadir otra mujer, se llamaba Eleanor Roosevelt y fue la presidenta de la comisión que elaboró la Declaración de los Derechos Humanos. Jesús fue “hombre, como nosotros” y María fue “una de las nuestras”; al traer a este Adviento el recuerdo de Eleanor y de su trabajo, quiero hacer presente la dedicación de gente muy normal, como nosotros, que desde el trabajo de cada día vamos creando un mundo nuevo.


Me olvidaba de algo importante. Las fotografías están todas tomadas en lugares en los que los Misioneros claretianos estamos desarrollando nuestro trabajo. Son personas que humilde y sencillamente, están tratando de hacer que este mundo sea cada vez más fraterno.


Pido para todos nosotros que sepamos acoger la llamada de Dios a construir, con Él, un Mundo Nuevo. Él nos necesita, ha querido que sea necesaria la aceptación de su llamada.

¿Cómo negarnos a la llamada al compromiso que nos hace Dios naciendo, como uno de nosotros, en Belén de Judea?


Miguel Ángel Velasco, cmf

Plan de ADVIENTO

Elabora este material:


EQUIPO PROVINCIAL DE ANIMACIÓN PASTORAL PROVINCIA DE SANTIAGO | MISIONEROS CLARETIANOS

FUNDACIÓN PROCLADE (ONG promovida por los Misioneros Claretianos)


Solidaridad y Misión Santiago

L

M

X

j

v

s

D

Preparados para escuchar

Obra: A Primera Vista

Música de https://www.fiftysounds.com/es/

Misioneros Claretianos Santiago

1ª Semana de Adviento
28-4 de diciembre

INTRODUCCIÓN

El Adviento es una mezcla entre la esperanza y la sorpresa. La esperanza de un mundo nuevo que la humanidad espera y la sorpresa ante la respuesta que Dios da a los anhelos de sus hijos. ¿Quién iba a esperar que la respuesta de Dios fuese la presencia solidaria de Él mismo entre nosotros? Todo para que estuviésemos seguros de que un mundo de hermanos es posible y de que Él estará siempre impulsándolo.

Las necesidades y deseos del ser humano se expresan en las súplicas y promesas de los profetas del Antiguo Testamento, pero también las encontramos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos o en la Agenda 2030 para el Desarrollo (Humano) Sostenible. Las presentes meditaciones para el Adviento van a mezclar los textos bíblicos de la liturgia de Adviento con el documento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Nueva Humanidad deseada, se expresa en ambos.


Los textos del Adviento nos presentan unos personajes que tienen mucho en común: quieren un mundo nuevo, confían en Dios, se abren a hacer la voluntad de Dios y saben que son, ni más ni menos, sus precursores. Estos protagonistas del Adviento preparan los corazones de los hombres para el cumplimiento de las promesas de Dios; para el nacimiento de Dios entre nosotros. Los textos que nos cuentan su historia y sus experiencias quieren movernos a confiar en Dios, a llenarnos de esperanza ante el cumplimiento de las promesas y a crear, en nosotros, las actitudes que hagan posible el mundo nuevo. A los textos bíblicos he añadido los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; esto, por creer que sus autores confiaron en las posibilidades del ser humano y nos llaman a un compromiso creador de Reino Nuevo.


Podríamos incluir la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el conjunto de personas y mensajes que anhelan y preparan el camino para la llegada del Reino de Dios. Muchas han sido las utopías nacidas del corazón del hombre que han pretendido alcanzar el cielo o, lo que es lo mismo, hacer posible un Mundo nuevo de fraternidad en la tierra. Los creyentes sabemos que, aunque este deseo lo haya puesto el mismo Dios en el corazón humano, no es posible construir el mundo fraterno sin poner a Dios en el centro de nuestros afanes. Incluso la realización de los Derechos Humanos, nacidos con profundas raíces universales y cristianas, no es posible sin Dios; esa es una de nuestras importantes aportaciones a los grupos, movimientos y personas que quieren implementar los DDHH.


El Adviento es tiempo para sentir la llamada de Dios a confiar en Él en la construcción de este mundo nuevo. Pero, por mucho que Dios llame, es necesaria la respuesta del llamado. A los personajes que nos presenta la Biblia como “vocacionados por Dios”, especialmente María, he querido añadir otra mujer, se llamaba Eleanor Roosevelt y fue la presidenta de la comisión que elaboró la Declaración de los Derechos Humanos. Jesús fue “hombre, como nosotros” y María fue “una de las nuestras”; al traer a este Adviento el recuerdo de Eleanor y de su trabajo, quiero hacer presente la dedicación de gente muy normal, como nosotros, que desde el trabajo de cada día vamos creando un mundo nuevo.


Me olvidaba de algo importante. Las fotografías están todas tomadas en lugares en los que los Misioneros claretianos estamos desarrollando nuestro trabajo. Son personas que humilde y sencillamente, están tratando de hacer que este mundo sea cada vez más fraterno.


Pido para todos nosotros que sepamos acoger la llamada de Dios a construir, con Él, un Mundo Nuevo. Él nos necesita, ha querido que sea necesaria la aceptación de su llamada.

¿Cómo negarnos a la llamada al compromiso que nos hace Dios naciendo, como uno de nosotros, en Belén de Judea?


Miguel Ángel Velasco, cmf

+info

+info

+info

Llamados por nuestro nombre

Mateo 4:18-22
Caminando por la ribera del mar de Galilea vio a dos hermanos...

Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza...

Jesús nos llama personalmente en medio de nuestra vida...

L29

M

X

j

v

s

D

Lectura bíblica: Mateo 4:18-22

Caminando por la ribera del mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, echando la red en el mar, pues eran pescadores, y les dice: «Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres». Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron. Caminando, vio a otros dos hermanos, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, que estaban en la barca con su padre Zebedeo arreglando sus redes; y los llamó. Y ellos al instante, dejando la barca y a su padre, le siguieron.

Declaración Universal de los Derechos humanos:

Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía. (Art. 2)


Comentario:

Jesús nos llama personalmente en medio de nuestra vida; nos llama asumiendo lo que somos y cómo somos; conociéndonos más que nosotros mismos. Nos llama por nuestro nombre a seguirle para que continuemos su Misión. Es una llamada que está por encima de razas, pueblos, lenguas y naciones, porque se dirige al corazón de cada ser humano. Una llamada universal para formar la familia de los hijos de Dios.


Lucas 10:21-22
En aquel momento, Jesús lleno del Espíritu Santo, dijo: «Te bendigo, Padre...

Declaración Universal de los Derechos humanos:
Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona. (Art. 3)
Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre; la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas
en todas sus formas. (Art. 4)

Aquello que es lo más importante

+info

+info

Nuestro mundo, desde hace mucho tiempo,
tiende a definir a las personas importantes...

L

M30

X

j

v

s

D

Lectura bíblica: Lucas 10:21-22

En aquel momento, Jesús lleno del Espíritu Santo, dijo: «Te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; y quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.»

Comentario:

Nuestro mundo, desde hace mucho tiempo, tiende a definir a las personas importantes como aquellos que tienen, fama, poder o dinero; las tres tentaciones de Jesús. Jesús cambia las características de las “personas importantes” para él; para Jesús los más importantes son “los pequeños”.

Así, para el Padre Dios, todos sus hijos son importantes y quiere una vida en libertad para todos nosotros. Una libertad no sólo de movimiento,

sino aquella que implica el despliegue

de todas las capacidades y riquezas personales que el Padre nos ha dado.


+info

“Dadles de comer”.
Él nos encarga hacer un mundo mejor

Mateo 15:33-37
Los discípulos le dijeron a Jesús: «¿Cómo vamos a conseguir pan suficiente para saciar a la multitud en este desierto?» Jesús les dice: «¿Cuántos panes tenéis?» Ellos dijeron: «Siete, y unos pocos pececillos.
» El mandó a la gente que se sentase en el suelo. Tomó luego los siete panes y los peces y, dando gracias, los partió e iba dándolos a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse, y de los trozos sobrantes recogieron siete cestas llenas.

Declaración Universal de los Derechos humanos: Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. (Art. 5)
Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica. (Art. 6)

Somos discípulos de Jesús. Él nos presenta el
mundo tal y como es...

L

M

X1

j

v

s

D

Comentario:

Somos discípulos de Jesús. Él nos presenta el mundo tal y como es. Es un mundo en donde podemos descubrir personas y realizaciones que son signos claros del amor; pero podemos también encontrar enormes desgarros, injusticias, dolor y muerte. A veces es difícil mantener la mirada y contemplar un mundo que nuestro Padre Dios no quiere así: muchos de sus hijos sufren a causa de otros hijos suyos. Por esto, porque Jesús no quiere que el mundo siga siendo así, nos pide que “demos de comer a la multitud, al igual que lo hizo con sus discípulos”. Él conoce nuestra debilidad, pero también toda nuestra grandeza. Él insiste en su llamada porque también nos asegura que estará siempre a nuestro lado.

“La voluntad de mi Padre celestial”:
que nadie quede olvidado

+info

+info

Lectura bíblica: Mateo 7:21, 24-25
«No todo el que me diga: “Señor, Señor”, entrará en el Reino de los Cielos...

Comentario:
“Todos son iguales ante la ley”, dice el artículo
7 de los Derechos Humanos;

L

M

X

j2

v

s

D

Lectura bíblica: Mateo 7:21, 24-25

«No todo el que me diga: “Señor, Señor”, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad

de mi Padre celestial. Así pues, todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero no cayó, porque estaba cimentada sobre roca».

Comentario:

“Todos son iguales ante la ley”, dice el artículo 7 de los Derechos Humanos; Jesús nos da una razón para la igualdad, que no está en la Declaración de la ONU y que nos pide ir mucho más allá de la igualdad ante la ley: somos hermanos e hijos de un mismo Dios. El evangelio de hoy nos pide no dejar esta afirmación en un principio sin concreción en la vida; nos pide que lo llevemos a la práctica. Recordemos, es una llamada a realizarlo con los 7.400 millones de personas del mundo. Sin dejar uno fuera. Así se construye la nueva humanidad sobre roca.

Declaración Universal de los Derechos humanos:

Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación. (Art. 7)

+info

+info

+info

Comentario:
La ceguera, en los evangelios, no es simplemente
un defecto físico.

Mateo 9:27-31
Cuando Jesús se iba de allí, al pasar le siguieron dos ciegos gritando: «¡Ten piedad de nosotros, Hijo
de David!»

Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, ante los tribunales

L

M

X

j

v3

s

D

Comentario:

La ceguera, en los evangelios, no es simplemente un defecto físico. Los evangelistas relacionan la ceguera física con una ceguera mucho más dramática: la ceguera del alma que no es capaz de ver como Dios mismo ve el mundo. Jesús quiere concedernos a todos el don de ver “como Dios Padre ve su creación”. Muchas veces, se hacen presentes en nuestra vida las tentaciones de Jesús (poder, tener, fama). Estas tentaciones desenfocan de tal manera nuestra forma de mirar al mundo que, al final, todo parecido con “la mirada de Dios al mundo”, es pura coincidencia. Todos somos hijos de Dios.

Lectura bíblica: Mateo 9:27-31

Cuando Jesús se iba de allí, al pasar le siguieron dos ciegos gritando: «¡Ten piedad de nosotros, Hijo de David!» Al llegar a casa, se le acercaron los ciegos, y Jesús les dice: «¿Creéis que puedo hacer eso?» Le contestan: «Sí, Señor.» Entonces les tocó los ojos diciendo: «Hágase en vosotros según

vuestra fe.» Y se abrieron sus ojos. Jesús les ordenó severamente: «¡Mirad que nadie lo sepa!» Pero ellos, en cuanto salieron, divulgaron su fama por toda aquella comarca.

Declaración Universal de los Derechos humanos:

Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley. (Art. 8)

+info

+info

+info

“Les dio poder para curar todas las enfermedades”...

L

M

X

j

Lectura bíblica: Mateo 9:35-38
Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas...

v

s4

Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.
(Art. 9)

D

Comentario:

“Les dio poder para curar todas las enfermedades”. ¿Cuáles son las enfermedades que hoy tiene la humanidad? Jesús formó un grupo de discípulos, les enseñó, vivió con ellos y les envió a sanar las enfermedades. El texto del evangelio menciona a un pueblo vejado y abatido al que Jesús envía a sus discípulos. Como comunidad de discípulos de Jesús, somos llamados por Él para esta misión: curar todas las enfermedades que hacen a los hijos de Dios sentirse vejados y abatidos.

Lectura bíblica: Mateo 9:35-38

Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia. Al ver a la muchedumbre, sintió compasión de ella, porque estaban vejados y abatidos como ovejas que no tienen pastor. Entonces les dijo a sus discípulos: «La mies es mucha y los obreros son pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies.» Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia.

Declaración Universal de los Derechos humanos:

Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado. (Art. 9)

Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal (Art. 10)

+ info

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adispicing

Domingo

de
adviento

1er

"Levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación..."

D28

Me preparo

Escojo un momento especial para regalarme este tiempo. Silencio ruidos, acallo miedos. Dejo que el Espíritu me acompañe y lo hago con un gesto sencillo: la señal de la cruz o una inclinación.
Para prepararme, me pongo en la presencia de Dios para mejor conocerle.
Leo con atención su Palabra en este Primer Domingo de Adviento y me ayudo del texto de la siguiene página.

Obra: Una Parte de Nosotros

Música de https://www.fiftysounds.com/es/

atiendo a su palabra

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y el oleaje, desfalleciendo los hombres por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo serán sacudidas. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y gloria.

Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación.
Tened cuidado de vosotros, no sea que se emboten vuestros corazones con juergas, borracheras y las inquietudes de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra.
Estad, pues, despiertos en todo tiempo, pidiendo que podáis escapar de todo lo que está por suceder y manteneros en pie ante el Hijo del hombre».

Lucas 21,25-28.34-36

pienso nuestras palabras

Hoy comenzamos el tiempo de Adviento que da inicio a un nuevo año litúrgico. Ya lo sabemos: Adviento es tiempo de espera. Pero no se trata de esperar sin más, sino de esperar de manera comprometida.
Hay esperas inútiles. Por ejemplo, esperar y dejar que fluya el tiempo sin aprovechar las posibilidades y la novedad que ofrece. Si la espera en este tiempo de Adviento es simplemente una cuenta atrás para la navidad, es una espera inútil.

El Adviento es tiempo en el que alimentamos de manera viva nuestra esperanza cristiana. Este primer domingo nos invita a tener actitudes adecuadas para poder esperar con autenticidad porque hay maneras de vivir que hacen imposible la esperanza cristiana implicada en la espera de Adviento. No se puede asentar la esperanza cristiana sobre una espera pasiva, despreocupada, distraída y desinteresada.

Por eso, Jesús nos invita a una espera vigilante en el evangelio de hoy: estad siempre despiertos. Es verdad que esperar evoca el futuro. Pero cuando esperamos con la actitud adecuada, nuestro ser entero queda comprometido en lo que esperamos. Y así, vivimos en el presente según nuestra esperanza: una esperanza que nos hace estar preparados en cada momento para aquello que nace, para lo nuevo en lo viejo.

Hay un aspecto de este modo vigilante de esperar que nos puede ayudar a vivir con provecho este tiempo de Adviento: la escucha activa. El que espera auténticamente no sólo está en vela, sino que también se pone en actitud de escucha activa. La escucha supone que uno no puede dejarse distraer de cosas menos importantes: que no se emboten vuestros corazones con juergas, dice Jesús. Estar despierto en este tiempo de Adviento supone abrir no sólo los ojos, sino también los oídos para captar lo que Dios nos está diciendo en
estos tiempos que corren. Practiquemos, pues, la escucha a Dios en su doble vertiente: en su palabra y en el prójimo.

Pero ¿cómo podemos escuchar si no hacemos silencio? El silencio ayuda a intensificar la atención en los momentos de escucha. El silencio aquí no es un gesto pasivo, sino intencional y receptivo. La escucha atenta y activa pide este silencio, sobre todo, el silencio interior. Pero nos cuesta por que estamos saturados de “emisores” de todo tipo que hacen casi imposible este silencio que facilita la acogida de aquello que importa.

Para vivir con frutos este tiempo litúrgico, pongámonos en listening mode, en actitud de escucha para captar los signos de la esperanza auténtica entre nosotros, ensombrecidos por tantas malas noticias.

me despido

Agradezco a Dios este espacio de intimidad.

Agradezco las luces que he podido percibir de su presencia y me comprometo, con Él, a alguna acción (grande o pequeña) que me haga mejor.

Puedo terminar rezando un Padrenuestro o un Avemaría, poniendo mi adviento en sus manos y confiando en su fuerza.

Amén.

Obra: Siempre Avanzando

Música de https://www.fiftysounds.com/es/

Plan de ADVIENTO

Elabora este material:


EQUIPO PROVINCIAL DE ANIMACIÓN PASTORAL PROVINCIA DE SANTIAGO | MISIONEROS CLARETIANOS

FUNDACIÓN PROCLADE (ONG promovida por los Misioneros Claretianos)


Solidaridad y Misión Santiago

L

M

X

j

v

s

D

Preparados para escuchar

2º Semana de Adviento
5-11 de diciembre

Obra: Volando

Música de https://www.fiftysounds.com/es/

Misioneros Claretianos Santiago

INTRODUCCIÓN

El Adviento es una mezcla entre la esperanza y la sorpresa. La esperanza de un mundo nuevo que la humanidad espera y la sorpresa ante la respuesta que Dios da a los anhelos de sus hijos. ¿Quién iba a esperar que la respuesta de Dios fuese la presencia solidaria de Él mismo entre nosotros? Todo para que estuviésemos seguros de que un mundo de hermanos es posible y de que Él estará siempre impulsándolo.

Las necesidades y deseos del ser humano se expresan en las súplicas y promesas de los profetas del Antiguo Testamento, pero también las encontramos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos o en la Agenda 2030 para el Desarrollo (Humano) Sostenible. Las presentes meditaciones para el Adviento van a mezclar los textos bíblicos de la liturgia de Adviento con el documento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Nueva Humanidad deseada, se expresa en ambos.


Los textos del Adviento nos presentan unos personajes que tienen mucho en común: quieren un mundo nuevo, confían en Dios, se abren a hacer la voluntad de Dios y saben que son, ni más ni menos, sus precursores. Estos protagonistas del Adviento preparan los corazones de los hombres para el cumplimiento de las promesas de Dios; para el nacimiento de Dios entre nosotros. Los textos que nos cuentan su historia y sus experiencias quieren movernos a confiar en Dios, a llenarnos de esperanza ante el cumplimiento de las promesas y a crear, en nosotros, las actitudes que hagan posible el mundo nuevo. A los textos bíblicos he añadido los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; esto, por creer que sus autores confiaron en las posibilidades del ser humano y nos llaman a un compromiso creador de Reino Nuevo.


Podríamos incluir la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el conjunto de personas y mensajes que anhelan y preparan el camino para la llegada del Reino de Dios. Muchas han sido las utopías nacidas del corazón del hombre que han pretendido alcanzar el cielo o, lo que es lo mismo, hacer posible un Mundo nuevo de fraternidad en la tierra. Los creyentes sabemos que, aunque este deseo lo haya puesto el mismo Dios en el corazón humano, no es posible construir el mundo fraterno sin poner a Dios en el centro de nuestros afanes. Incluso la realización de los Derechos Humanos, nacidos con profundas raíces universales y cristianas, no es posible sin Dios; esa es una de nuestras importantes aportaciones a los grupos, movimientos y personas que quieren implementar los DDHH.


El Adviento es tiempo para sentir la llamada de Dios a confiar en Él en la construcción de este mundo nuevo. Pero, por mucho que Dios llame, es necesaria la respuesta del llamado. A los personajes que nos presenta la Biblia como “vocacionados por Dios”, especialmente María, he querido añadir otra mujer, se llamaba Eleanor Roosevelt y fue la presidenta de la comisión que elaboró la Declaración de los Derechos Humanos. Jesús fue “hombre, como nosotros” y María fue “una de las nuestras”; al traer a este Adviento el recuerdo de Eleanor y de su trabajo, quiero hacer presente la dedicación de gente muy normal, como nosotros, que desde el trabajo de cada día vamos creando un mundo nuevo.


Me olvidaba de algo importante. Las fotografías están todas tomadas en lugares en los que los Misioneros claretianos estamos desarrollando nuestro trabajo. Son personas que humilde y sencillamente, están tratando de hacer que este mundo sea cada vez más fraterno.


Pido para todos nosotros que sepamos acoger la llamada de Dios a construir, con Él, un Mundo Nuevo. Él nos necesita, ha querido que sea necesaria la aceptación de su llamada.

¿Cómo negarnos a la llamada al compromiso que nos hace Dios naciendo, como uno de nosotros, en Belén de Judea?


Miguel Ángel Velasco, cmf

+info

+info

+info

Dios piensa en una humanidad nueva

Isaías 35:1-3
Que el desierto y el sequedal se alegren, que se regocije la estepa y florezca como el campo...

Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio...

La segunda semana de Adviento, que comenzamos ayer, está llena de esperanza y alegría. ..

L6

M

X

j

v

s

D

Lectura bíblica: Isaías 35:1-3

Que el desierto y el sequedal se alegren, que se regocije la estepa y florezca como el campo; estalle en flor y se regocije hasta lanzar gritos de júbilo. La gloria del Líbano le ha sido dada, el esplendor del Carmelo y del Sarión. Se verá la gloria de Yahveh, el esplendor de nuestro Dios. Fortaleced las manos débiles, afianzad las rodillas vacilantes.

Declaración Universal de los Derechos humanos:

Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspon- dencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques. (Art. 12)


Comentario:

La segunda semana de Adviento, que comenzamos ayer, está llena de esperanza y alegría. Isaías, en medio de una situación desastrosa y dolorosa de Israel, no duda en proclamar la llamada de Dios a la alegría por el cumplimiento de las promesas. Manos débiles, rodillas vacilantes, cojos, ciegos, mudos; Isaías anuncia un nuevo mundo y, de este mundo, el garante es Dios. La llamada a la alegría de Isaías y de Jesús implica al ser humano en todas sus dimensiones. Un nuevo mundo va a nacer en el que todos nos sintamos hijos de Dios y a nadie dejemos a un lado. Dios mismo anuncia la llegada de un mundo en el que “nadie quede atrás”. Nosotros podemos tener muchas hipotecas personales o eclesiales, pero el que pone las garantías de las mismas, es Dios mismo.


Lucas 1:30-37
El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios...

Declaración Universal de los Derechos humanos:
Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso el propio, y a regresar a su país. (Art. 13)

Porque ninguna cosa es imposible para Dios

+info

+info

El martes de la II semana de Adviento, nos pre- senta a la gran protagonista femenina del Adviento: María.

L

M7

X

j

v

s

D

Lectura bíblica:

Lucas 1:30-37

El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en tu seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.»

María respondió al ángel: «¿Cómo será eso, puesto que no tengo relaciones con ningún varón?»

El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»


Comentario:

El martes de la II semana de Adviento, nos presenta a la gran protagonista femenina del Adviento: María. María recibe la palabra de Dios; una palabra que es su vocación inesperada para participar en los planes de Dios. ¿Cómo es posible que ella, una mujer sencilla de Israel, pueda ser llamada a ser la madre del Mesías? Cada uno de nosotros, igual que María, recibimos la “visita del ángel” muchas veces en la vida. Igual que lo hizo María, deberíamos admirarnos, incrédulos, de que Dios nos pregunte si quere- mos ayudarle a construir la fraternidad humana; pero Dios sabe lo que hace. Cada uno de nosotros, como lo fue María, somos llamados, libremente, a responder a Dios.

A propósito del artículo 13 de la Declaración de los Derechos Humanos, me viene a la mente la imagen de María y José saliendo de su ciudad y buscando infructuosamente posada en Belén, María y José fueron, en su tiempo, migrantes a los que no les dieron posada


+info

“Venid a mí los cansados y agobiados”

Lectura bíblica:
Mateo 11:28-30
«Venid a mí todos los que estáis fatigados y agobiados, y yo os aliviaré.
Cargad mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso. Por- que mi yugo es suave y mi carga ligera.»

Declaración Universal de los Derechos humanos: En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas. (Art. 14)

Según ACNUR (Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados), a finales de 2020...

L

M

X8

j

v

s

D

Comentario:

Según ACNUR (Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados), a finales de 2020 el número de personas desplazadas por causa de persecución, conflictos, violencia o violación de los Derechos Humanos, ascendía a 82,4 millones.


Ciertamente es muy difícil conjugar el derecho de estas personas a ser acogidos con las posibilidades de acogida de los países llamados a aco- gerlos. Pero la pregunta que hoy nos hace Jesús es: ¿estáis haciendo lo posible para que estas personas sean acogidas? ¿Estamos haciendo lo posible para que sientan las palabras de Jesús, a los cansados y agobiados, como palabras que nosotros les dirigimos en nombre de Jesús?

No temas, yo te ayudo.

+info

+info

Lectura bíblica:
Isaías 41:13-14; 17-18
Porque yo, Yahveh tu Dios, te tengo asido por la diestra.

Comentario:
El profeta Isaías sigue llenando de promesas a Israel...

L

M

X

j9

v

s

D

Lectura bíblica: Isaías 41:13-14; 17-18

Porque yo, Yahveh tu Dios, te tengo asido por la diestra. Soy yo quien te digo: «No temas, yo te ayu- do.» No temas, gusano de Jacob, gente de Israel: yo te ayudo - oráculo de Yahveh - y tu redentor es el Santo de Israel. Los humildes y los pobres buscan agua, pero no hay nada. La lengua se les secó de sed. Yo, Yahveh, les responderé, Yo, Dios de Israel, no los desampararé. Abriré en el desierto arroyos y en medio de lo seco manantiales. Convertiré el desierto en lagunas y la tierra árida en vergeles.

.


Comentario:

El profeta Isaías sigue llenando de promesas a Israel, pero de promesas de las que anuncia su cumplimiento.


Nuevamente los ejemplos están tomados de la vida; de la vida de aquellos que están sedientos; de los más vulnerables del pue- blo. Isaías, en nombre de Dios, casi les llama bienaventurados. Hemos de comprender, como en las Bienaventuranzas, que gran parte del cumplimiento de esas promesas depende de nuestra respuesta positiva a la llamada de Dios. Nosotros estamos llamados a consolar, a secar las lágrimas, a dar de comer y a buscar la justi- cia para todos.


Declaración Universal de los Derechos humanos:

Toda persona tiene derecho a una nacionalidad. A nadie se privará arbitrariamente de su nacionali- dad ni del derecho a cambiar de nacionalidad. (Art. 15)

+info

+info

+info

Comentario:
El artículo 16 de la Declaración de los Derechos Humanos se refiere...

Mateo 11:16-19
«¿Con quién compararé a esta generación?

Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho...

L

M

X

j

v10

s

Mimemos la familia

D

Comentario:

El artículo 16 de la Declaración de los Derechos Humanos se refiere al matrimonio y a la fami- lia. Se expresa el derecho a la libre elección de cónyuge y a la igualdad entre ellos. La creación de una familia es un derecho en cualquier reli- gión, nación o raza y su existencia es reconoci- da como elemento natural y fundamental de la sociedad que ha de ser protegida por el Estado. Repito las ideas ya expresadas en el artículo 16 por creer que la familia es el ámbito esencial de la transmisión de los valores sociales y religio- sos. En su cuidado y atención nos jugamos el futuro de la humanidad y de la Iglesia.

Lectura bíblica:

Mateo 11:16-19

«¿Con quién compararé a esta generación? Se parece a los chiquillos que, sentados en las plazas, se gritan unos a otros diciendo:“Os hemos tocado la flauta, y no habéis bailado, os hemos cantado lamentaciones, y no os habéis llorado.”

Declaración Universal de los Derechos humanos:

Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia; y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado. (Art. 16)


+info

+info

+info

Isaías no llama sólo a Israel al gozo...

L

M

X

j

Lectura bíblica: Isaías 2:14-15
Grita de gozo y regocíjate, hija de Sión, pues he aquí que yo vengo a vivir dentro de ti...

v

Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente. ..

D

s11

Declaración Universal de la Alegría

Comentario:

Isaías no llama sólo a Israel al gozo de las promesas cumplidas de Dios. Anuncia que uno de los signos del cumplimiento de esas promesas es que todas las naciones se sentirán convocadas por Dios a celebrarlo. Dios no piensa sólo en Israel, piensa en la humanidad entera. El mensaje de Isaías es una “Declaración Universal de la Alegría” para toda la humanidad.

Lectura bíblica: Isaías 2:14-15

Grita de gozo y regocíjate, hija de Sión, pues he aquí que yo vengo a vivir dentro de ti, oráculo de Yahveh. Muchas naciones se unirán a Yahveh aquel día: serán para mí un pueblo, y yo moraré en medio de ti. Sabrás así que Dios me ha enviado a ti.


Declaración Universal de los Derechos humanos:

Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente. Nadie será privado arbitrari-amente de su propiedad. (Art. 17)

Domingo

de
adviento

«Voz del que grita en el desierto:

Preparad el camino del Señor

D5

Me preparo

Escojo un momento especial para regalarme este tiempo. Silencio ruidos, acallo miedos. Dejo que el Espíritu me acompañe y lo hago con un gesto sencillo: la señal de la cruz o una inclinación.
Para prepararme, me pongo en la presencia de Dios para mejor conocerle.
Leo con atención su Palabra en este Segundo Domingo de Adviento y me ayudo del texto de la siguiene página.

Obra: Una Parte de Nosotros

Música de https://www.fiftysounds.com/es/

atiendo a su palabra

En el año decimoquinto del imperio del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tretarca de Iturea y Traconítide, y Lisanio tetrarca de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.

Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:
«Voz del que grita en el desierto:
Preparad el camino del Señor,
allanad sus senderos;
los valles serán rellenados,
los montes y colinas serán rebajador;
lo torcido será enderezado,
lo escabroso será camino llano.
Y toda carne verá la salvación de Dios»

Lucas 3, 1-6

Palabra del Señor

pienso nuestras palabras

El evangelio de este segundo domingo de Adviento nos invita a actuar mientras esperamos. Una escucha activa y transformadora implica abrirse sin defensas a lo que nos pide la palabra de Dios. Ella nos descubre lo mejor de nosotros mismos y los potenciales que aún nos quedan por desarrollar, especialmente al nivel espiritual. Pero también nos muestra lo que ofusca nuestra vida y nos impide ser lo mejor que podemos ser. La palabra de Dios nos descubre lo que nos aleja de la opción que hemos hecho por seguir a Cristo.

Hoy, nos invita a cambiar lo que no está conforme con la opción fundamental de vida que hemos hecho.

Nos invita a revisar y eliminar lo que dificulta nuestro seguimiento de Cristo: “Allanar los senderos y enderezar lo torcido”. Pero no confundamos estas expresiones de Juan con una especie de cirugía estética que no hace mas que realizar algún arreglo cuya finalidad no es otra cosa que hermosear la imagen externa del paciente, además, según sus gustos personales. Eso sería el caso si limitáramos la invitación de este domingo a un cambio de conducta moral en contraposición a una conducta inmoral. O si la comprendiéramos como una simple llamada puntual al arrepentimiento.

Admito que no es poca cosa, pero el evangelio nos invita a una operación mucho más radical.

Se trata de revisar nuestra fidelidad a la opción fundamental de vida que nos llevó a optar libremente por Cristo. Esta revisión incluye y supera al mismo tiempo el arrepentimiento porque se trata de una conversión que nos introduce en un proceso de transformación. Se trata más del futuro que del pasado. Nuestro pasado es relevante en este proceso de conversión-transformación en la medida en que aprendemos de él.

Por tanto, allanemos los senderos y enderecemos lo torcido en nuestra vida a la luz de nuestra opción por Cristo y dejemos que esta opción sea el GPS que nos dirija en nuestro camino. Hagamos lo mismo de cara a nuestro entorno, – familias y comunidades - transformando lo que impide que aflore lo mejor de ellas. Porque donde hay hombres y mujeres nuevos, tiene que haber una humanidad nueva.

Obviamente la radicalidad de este cambio que nos pide el evangelio depende de cómo y dónde se encuentre cada uno en su camino, aunque lo más importante no es el lugar en el que uno se halla. Adelantados o atrasados, retrocedidos o hasta caídos, estemos donde estemos, sigamos adelante hacia Cristo que viene a nuestro encuentro.

¿Qué necesitamos allanar en nuestra vida para que Jesús nazca en nuestro corazón?

me despido

Agradezco a Dios este espacio de intimidad.

Agradezco las luces que he podido percibir de su presencia y me comprometo, con Él, a alguna acción (grande o pequeña) que me haga mejor.

Puedo terminar rezando un Padrenuestro o un Avemaría, poniendo mi adviento en sus manos y confiando en su fuerza.

Amén.

Obra: Siempre Avanzando

Música de https://www.fiftysounds.com/es/

Plan de ADVIENTO

Elabora este material:


EQUIPO PROVINCIAL DE ANIMACIÓN PASTORAL PROVINCIA DE SANTIAGO | MISIONEROS CLARETIANOS

FUNDACIÓN PROCLADE (ONG promovida por los Misioneros Claretianos)


Solidaridad y Misión Santiago

L

M

X

j

v

s

D

Preparados para escuchar

Obra: En Movimiento

Música de https://www.fiftysounds.com/es/

Misioneros Claretianos Santiago

3ª Semana de Adviento
12-18 de diciembre

INTRODUCCIÓN

El Adviento es una mezcla entre la esperanza y la sorpresa. La esperanza de un mundo nuevo que la humanidad espera y la sorpresa ante la respuesta que Dios da a los anhelos de sus hijos. ¿Quién iba a esperar que la respuesta de Dios fuese la presencia solidaria de Él mismo entre nosotros? Todo para que estuviésemos seguros de que un mundo de hermanos es posible y de que Él estará siempre impulsándolo.

Las necesidades y deseos del ser humano se expresan en las súplicas y promesas de los profetas del Antiguo Testamento, pero también las encontramos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos o en la Agenda 2030 para el Desarrollo (Humano) Sostenible. Las presentes meditaciones para el Adviento van a mezclar los textos bíblicos de la liturgia de Adviento con el documento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Nueva Humanidad deseada, se expresa en ambos.


Los textos del Adviento nos presentan unos personajes que tienen mucho en común: quieren un mundo nuevo, confían en Dios, se abren a hacer la voluntad de Dios y saben que son, ni más ni menos, sus precursores. Estos protagonistas del Adviento preparan los corazones de los hombres para el cumplimiento de las promesas de Dios; para el nacimiento de Dios entre nosotros. Los textos que nos cuentan su historia y sus experiencias quieren movernos a confiar en Dios, a llenarnos de esperanza ante el cumplimiento de las promesas y a crear, en nosotros, las actitudes que hagan posible el mundo nuevo. A los textos bíblicos he añadido los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; esto, por creer que sus autores confiaron en las posibilidades del ser humano y nos llaman a un compromiso creador de Reino Nuevo.


Podríamos incluir la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el conjunto de personas y mensajes que anhelan y preparan el camino para la llegada del Reino de Dios. Muchas han sido las utopías nacidas del corazón del hombre que han pretendido alcanzar el cielo o, lo que es lo mismo, hacer posible un Mundo nuevo de fraternidad en la tierra. Los creyentes sabemos que, aunque este deseo lo haya puesto el mismo Dios en el corazón humano, no es posible construir el mundo fraterno sin poner a Dios en el centro de nuestros afanes. Incluso la realización de los Derechos Humanos, nacidos con profundas raíces universales y cristianas, no es posible sin Dios; esa es una de nuestras importantes aportaciones a los grupos, movimientos y personas que quieren implementar los DDHH.


El Adviento es tiempo para sentir la llamada de Dios a confiar en Él en la construcción de este mundo nuevo. Pero, por mucho que Dios llame, es necesaria la respuesta del llamado. A los personajes que nos presenta la Biblia como “vocacionados por Dios”, especialmente María, he querido añadir otra mujer, se llamaba Eleanor Roosevelt y fue la presidenta de la comisión que elaboró la Declaración de los Derechos Humanos. Jesús fue “hombre, como nosotros” y María fue “una de las nuestras”; al traer a este Adviento el recuerdo de Eleanor y de su trabajo, quiero hacer presente la dedicación de gente muy normal, como nosotros, que desde el trabajo de cada día vamos creando un mundo nuevo.


Me olvidaba de algo importante. Las fotografías están todas tomadas en lugares en los que los Misioneros claretianos estamos desarrollando nuestro trabajo. Son personas que humilde y sencillamente, están tratando de hacer que este mundo sea cada vez más fraterno.


Pido para todos nosotros que sepamos acoger la llamada de Dios a construir, con Él, un Mundo Nuevo. Él nos necesita, ha querido que sea necesaria la aceptación de su llamada.

¿Cómo negarnos a la llamada al compromiso que nos hace Dios naciendo, como uno de nosotros, en Belén de Judea?


Miguel Ángel Velasco, cmf

+info

+info

+info

Muéstrame tus caminos

Salmo 25:4-9
Muéstrame tus caminos, Dios mío, enséñame tus sendas.
Guíame en tu verdad, enséñame,

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión...

Me imagino a María orando a Dios con este mismo salmo 25, pidiéndole que le muestre sus caminos...

L13

M

X

j

v

s

D

Lectura bíblica:

Salmo 25:4-9

Muéstrame tus caminos, Dios mío, enséñame tus sendas.

Guíame en tu verdad, enséñame, que tú eres el Dios de mi salvación. En ti estoy esperando todo el día. Acuérdate de tu ternura, y de tu amor, que son de siempre. De los pecados de mi juventud no te acuerdes, pero según tu amor, acuérdate de mí. Por tu bondad, Señor. Bueno y recto es Dios; por eso muestra a los pecadores el camino; conduce en la justicia a los humildes, y a los pobres enseña su sendero.

Declaración Universal de los Derechos humanos:

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión. (Art. 19)


Comentario:

Me imagino a María orando a Dios con este mismo salmo 25, pidiéndole que le muestre sus caminos y tenga misericordia de sus faltas; pidiéndole que hiciese presente su misericordia, su amor y su ternura. Ella, María la orante, la que recibió la visita del ángel para contarle los planes de Dios sobre ella. Echando la imaginación a volar, quizá María estaba orando con este salmo cuando se vio sorprendida por la invitación del ángel a ser Madre del Mesías. Hasta aquí, todo es imaginación. Pero lo que no es imaginación es nuestra tendencia a pensar que valemos mucho menos de lo que Dios piensa que valemos. Así, cuando le pedimos, de verdad, a Dios que nos enseñe sus caminos, su respuesta siempre nos abre unos horizontes inmensos e insospechados.



Mateo 21:28-32
«¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Acercándose al primero...

Declaración Universal de los Derechos humanos:
Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas. Nadie podrá ser obliga- do a pertenecer a una asociación. (Art. 20)

Falta el tercero, que era una hija

+info

+info

La parábola nos presenta dos hijos, el primero dijo que no iba a la viña, pero fue...

L

M14

X

j

v

s

D

Lectura bíblica:

Mateo 21:28-32

«¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Acercándose al primero, le dijo: “Hijo, vete hoy a trabajar en la viña.” Y él respondió: “No quiero”, pero después se arrepintió y fue. Acercándose al segundo, le dijo lo mismo. Y él respondió: “Voy, Señor”, pero no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?» -«El primero» -le contestan. Jesús les dice: «En verdad os digo que los publicanos y las prostitutas llegan antes que vosotros al Reino de Dios».


Comentario:

El martes de la II semana de Adviento, nos presenta a la gran protagonista femenina del Adviento: María. María recibe la palabra de Dios; una palabra que es su vocación inesperada para participar en los planes de Dios. ¿Cómo es posible que ella, una mujer sencilla de Israel, pueda ser llamada a ser la madre del Mesías? Cada uno de nosotros, igual que María, recibimos la “visita del ángel” muchas veces en la vida. Igual que lo hizo María, deberíamos admirarnos, incrédulos, de que Dios nos pregunte si quere- mos ayudarle a construir la fraternidad humana; pero Dios sabe lo que hace. Cada uno de nosotros, como lo fue María, somos llamados, libremente, a responder a Dios.

A propósito del artículo 13 de la Declaración de los Derechos Humanos, me viene a la mente la imagen de María y José saliendo de su ciudad y buscando infructuosamente posada en Belén, María y José fueron, en su tiempo, migrantes a los que no les dieron posada


+info

+info

+info

Buscando signos del Espíritu en el mundo

Isaías 45:6-8
Para que se sepa desde donde sale el sol hasta su ocaso, que no hay nada fuera de mí. Yo soy Yahveh, no hay ningún otro;

Declaración Universal de los Derechos humanos: Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos. Toda persona tiene el derecho de acceso,

El Artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos nos habla de una humani- dad en la que todos tenemos derecho a par- ticipar en las organizaciones de nuestro país

L

M

j

v

s

D

X15

Comentario:

El Artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos nos habla de una humani- dad en la que todos tenemos derecho a participar en las organizaciones de nuestro país y de nuestro mundo. Son términos jurídicos, un tanto duros en la expresión; llevar al día a día de las organizaciones primero la justicia y luego la fraternidad no es fácil. La Declaración Uni- versal de los Derechos Humanos es un docu- mento menos inspirador para nosotros que el Evangelio, pero pone, en términos jurídicos y humanos, muchos valores que nos hablan de que la Buena Nueva del Evangelio puede llegar a permear el orden social de nuestro mundo. Si sabemos mirar con los ojos de Dios a la humanidad, encontraremos muchos signos de la presencia del Espíritu de Dios en la historia; la Declaración de los Derechos Humanos tiene mucho de “signo de Dios”


Lectura bíblica: Isaías 45:6-8

Para que se sepa desde donde sale el sol hasta su ocaso, que no hay nada fuera de mí. Yo soy Yahveh, no hay ningún otro; yo modelo la luz y creo la tiniebla, yo hago la dicha y creo la desgracia, yo soy Yahveh, el que hago todo esto. Destilad, cielos, como rocío de lo alto, derramad, nubes, la victoria. Ábrase la tierra y produzca salvación, y germine la justicia. Yo, Yahveh, lo he creado. No la creo de- sierta, sino para ser habitada: «Yo soy Yahveh, no existe ningún otro»

Comentario:

Según ACNUR (Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados), a finales de 2020 el número de personas desplazadas por causa de persecución, conflictos, violencia o violación de los Derechos Humanos, ascendía a 82,4 millones.


Ciertamente es muy difícil conjugar el derecho de estas personas a ser acogidos con las posibilidades de acogida de los países llamados a aco- gerlos. Pero la pregunta que hoy nos hace Jesús es: ¿estáis haciendo lo posible para que estas personas sean acogidas? ¿Estamos haciendo lo posible para que sientan las palabras de Jesús, a los cansados y agobiados, como palabras que nosotros les dirigimos en nombre de Jesús?

La paz y la justicia llenarán la tierra

+info

+info

Lectura bíblica: Salmo 72:3-4, 7-8, 17 Traigan los montes paz al pueblo, y justicia los collados. El hará justicia a los humildes del pueblo, salvará a los hijos de los pobres,

Comentario:
La tercera semana de Adviento nos invita a estar atentos a la inminencia de la llegada del Mundo Nuevo.

L

M

X

j16

v

s

D

Lectura bíblica: Salmo 72:3-4, 7-8, 17

Traigan los montes paz al pueblo, y justicia los collados. El hará justicia a los humildes del pueblo, salvará a los hijos de los pobres, y aplastará al opresor. En sus días florecerá la justicia, y la paz hasta que no haya luna; dominará de mar a mar, desde el Gran Río hasta los confines de la tierra. ¡Sea su nombre bendito para siempre, que dure tanto como el sol!

¡En él se bendigan todas las familias de la tierra, dichoso le llamen todas las naciones!


Comentario:

La tercera semana de Adviento nos invita a estar atentos a la inminencia de la llegada del Mundo Nuevo. La paz y la justicia recorrerán el mundo entero. La justicia florecerá y la paz florecerá hasta que falte la luna. El salmo 72 nos presen- ta un proceso de transformación del mundo, en paz y justicia. Como la misma naturaleza en el florecer y dar fruto, o en el correr de las aguas de los ríos, poco a poco, el “mundo nuevo” irá llenándolo todo.


La tercera semana de Advien- to nos pone en alerta: todo esto va a comenzar ya. El nacimiento de Jesús sucedió hace más de dos mil años y, desde entonces, la Buena Nueva que nos llegó en Jesús ha transformado muchas cosas y ha influido decisivamente en el nacimiento de flores nuevas de paz y justicia como son la Declaración de los Derechos Humanos y la Agenda 2030


Declaración Universal de los Derechos humanos:

Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, medi- ante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad. (Art. 22)

+info

+info

+info

Comentario:
El artículo 23 habla de algo tan cotidiano como es el trabajo adecuado y digno...

Jeremías 23:5-8
Mirad que llegan días -oráculo del Señor- en que suscitaré a David un vástago legítimo....

Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo...

L

M

X

j

v17

s

La familia lugar de aprendizaje de valores

D

Comentario:

El artículo 23 habla de algo tan cotidiano como es el trabajo adecuado y digno. Nuevamente, es posible que para muchos esto no sea especial problema, pero, si miramos a nuestro mundo, esto sí es un problema para la mayoría de las personas. La pandemia COVID-19 ha agrandado, aún más, el número de desempleados o de personas que son explotadas a través de un trabajo indecente e, incluso, inhumano. La celebración esta Navidad del nacimiento de Jesús, hace más de 2000 años, tiene que ser un momento en el que reactivemos el compromiso por crear un mundo más justo y en paz. El nacimiento de Jesús en Belén supuso el cum- plimiento de las promesas de Dios a su pueblo Israel; Jesús resucitado nos da el Espíritu y nos pide que continuemos su obra. Esta obra implica la llamada a todos nosotros, sus discípulos, a continuar la obra creadora de la familia de los hijos de Dios. Celebremos que Jesús nació hace más de 2000 años y que nosotros somos los obreros de la viña.

Lectura bíblica:

Jeremías 23:5-8


Mirad que llegan días -oráculo del Señor- en que suscitaré a David un vástago legítimo: reinará como rey prudente, hará justicia y derecho en la tierra. En sus días se salvará Judá, Israel habitará seguro. Y lo llamarán con este nombre: “El-Señor-nuestra-justicia”

Por eso, mirad que llegan días -oráculo del Señor- en que no se dirá: “Vive el Señor, que sacó a los israelitas de Egipto”, sino que se dirá: “Vive el Señor, que sacó al pueblo de Israel del país del Norte y de los países adonde los expulsó, y los trajo para que habitaran en sus campos”.

Declaración Universal de los Derechos humanos:

Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo. Toda persona tiene derecho, sin dis- criminación alguna, a igual salario por trabajo igual. Toda persona que trabaja tiene derecho a una re- muneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social. Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses. (Art. 23)


+info

+info

El salmo 71 nos trae la experiencia del profe- ta, del creyente, del discípulo de Jesús.

L

M

X

j

Lectura bíblica:
Salmo 71:4-6, 16-17
¡Dios mío, líbrame de la mano del impío, de las garras del perverso...

v

Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas. (Art. 24)

D

s18

Dios necesita muchos obreros para su viña

Comentario:

El salmo 71 nos trae la experiencia del profeta, del creyente, del discípulo de Jesús. Como en nuestra propia vida, incluso durante este tiempo de Adviento, habremos pasado por diferentes situaciones anímicas: de la escucha de la llamada, al entusiasmo de hacerla realidad; de la duda sobre las propias aptitudes, al rea- lismo pesimista. Pero Dios no se resigna nunca a dejar de llamar a los obreros a su viña. Es demasiado importante lo que Dios quiere realizar con la humanidad y necesita obreros a todas las horas. Reconozcamos, como el salmista lo hace, las grandezas que el Señor ha realizado en nosotros; démosle gracias porque no nos deja caer en el desánimo. Es demasiado importante lo que Dios se “trae entre manos” como para dejar de insistir en su llamada a cada uno de nosotros. ¿Seguimos enfermos de sordera interesada?

Lectura bíblica: Isaías 2:14-15

Grita de gozo y regocíjate, hija de Sión, pues he aquí que yo vengo a vivir dentro de ti, oráculo de Yahveh. Muchas naciones se unirán a Yahveh aquel día: serán para mí un pueblo, y yo moraré en medio de ti. Sabrás así que Dios me ha enviado a ti.


+ info

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adispicing

...pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no merezco desatarle la correa de

sus sandalias.

D12

Domingo

de
adviento

3er

Me preparo

Escojo un momento especial para regalarme este tiempo. Silencio ruidos, acallo miedos. Dejo que el Espíritu me acompañe y lo hago con un gesto sencillo: la señal de la cruz o una inclinación.
Para prepararme, me pongo en la presencia de Dios para mejor conocerle.
Leo con atención su Palabra en este Primer Domingo de Adviento y me ayudo del texto de la siguiene página.

Obra: Una Parte de Nosotros

Música de https://www.fiftysounds.com/es/

atiendo a su palabra

En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan: «¿Entonces, qué debemos hacer?».

Él contestaba: «El que tenga dos túnicas, que comparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo».
Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron: «Maestro, ¿qué debemos hacer nosotros?».
Él les contestó: «No exijáis más de lo establecido».
Unos soldados igualmente le preguntaban: «Y nosotros ¿qué debemos hacer?».
Él les contestó: «No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie con falsas denuncias, sino contentaos con la paga».
Como el pueblo estaba expectante, y todos se preguntaban en su interior sobre Juan si no sería el Mesías, Juan les respondió dirigiéndose a todos: «Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego; en su mano tiene el bieldo para aventar su parva, reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga». Con estas y otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo el Evangelio.

Lucas 3, 10-18

pienso nuestras palabras

En este tercer domingo de Adviento conocido como “Domingo de Gaudete” (Domingo de la Alegría) por la proximidad del nacimiento de
Jesús, seguimos escuchando la exhortación de la palabra de Dios a través de Juan Bautista. Allanar los senderos y enderezar lo torcido que nos pedía la palabra de Dios el domingo pasado tiene que traducirse en acciones concretas. La escucha y acogida de la Palabra de Dios nos debe llevar a plantearnos la pregunta ¿qué tenemos que hacer?

¡Qué ejemplo nos dan estas personas que entran en diálogo con Juan en el evangelio! No quieren la religión “à la carte” de hoy, en la que cada cual elige de la palabra de Dios lo que le conviene y rechaza lo que no le conviene según su gusto, como si de un menú se tratara. Como buenos oyentes de la palabra de Dios, se dejan interpelar en profundidad. No rehúyen ni se defienden de la palabra de Dios, sino que preguntan: ¿Qué
tenemos que hacer?

Juan emplea una pedagogía muy importante para los agentes pastorales, pero también, para la convivencia cristiana. Todos le hacen la misma pregunta, pero él no responde a todos de la misma manera. La palabra de Dios no nos exige a todos por igual, sino según la situación de cada cual.
Cada uno busca y sigue al Señor desde circunstancias distintas y a ritmos diferentes. Para comenzar, a algunos les pide un compromiso, digamos, menos exigente: la justicia negativa que prohíbe hacer el mal. O lo que es lo mismo, una ética de mínimos.

La ética de mínimos es sólo el comienzo porque ser cristiano es algo más que abstenerse de hacer el mal o asegurarse de cumplir lo mínimo mandado, porque lo mínimo no siempre es suficiente. La ética de mínimos quiere cuidar los elementos básicos de la relación humana para evitar conflictos y posibilitar la convivencia: no matar, no robar, no estafar etc. Sin embargo, los cambios que nos pide la Palabra de Dios se producen, no por lo que dejamos de hacer, sino por lo que hacemos.

Si queremos una transformación a la luz de la palabra de Dios y, si tenemos
en cuenta el bien del otro, lo mínimo nunca es suficiente. Hemos de ir mas
allá de la ética de mínimos y preguntarnos qué “más” tenemos que hacer, porque podemos hacer mucho más.

Desde esta clave de hacer más, Juan nos invita a la solidaridad. Solidaridad entendida no sólo como ayuda material, sino, sobre todo, como salir al encuentro del prójimo. A veces el cambio que necesitamos en nuestro camino cristiano es volverse al prójimo que tenemos al lado porque también Dios nos invita y nos habla desde su situación. Así, la acogida del prójimo, especialmente, del necesitado, nos lleva al encuentro con Dios.
No se puede, por tanto, ser cristiano como si los pobres y necesitados no existieran. No se puede ser cristiano al margen del prójimo.

me despido

Agradezco a Dios este espacio de intimidad.

Agradezco las luces que he podido percibir de su presencia y me comprometo, con Él, a alguna acción (grande o pequeña) que me haga mejor.

Puedo terminar rezando un Padrenuestro o un Avemaría, poniendo mi adviento en sus manos y confiando en su fuerza.

Amén.

Obra: Siempre Avanzando

Música de https://www.fiftysounds.com/es/

Plan de ADVIENTO

Elabora este material:


EQUIPO PROVINCIAL DE ANIMACIÓN PASTORAL PROVINCIA DE SANTIAGO | MISIONEROS CLARETIANOS

FUNDACIÓN PROCLADE (ONG promovida por los Misioneros Claretianos)


Solidaridad y Misión Santiago

L

M

X

j

v

s

D

Preparados para escuchar

4º Semana de Adviento

Obra: El Comienzo

Música de https://www.fiftysounds.com/es/

Misioneros Claretianos Santiago

4ª Semana de Adviento
19-24 de diciembre

INTRODUCCIÓN

El Adviento es una mezcla entre la esperanza y la sorpresa. La esperanza de un mundo nuevo que la humanidad espera y la sorpresa ante la respuesta que Dios da a los anhelos de sus hijos. ¿Quién iba a esperar que la respuesta de Dios fuese la presencia solidaria de Él mismo entre nosotros? Todo para que estuviésemos seguros de que un mundo de hermanos es posible y de que Él estará siempre impulsándolo.

Las necesidades y deseos del ser humano se expresan en las súplicas y promesas de los profetas del Antiguo Testamento, pero también las encontramos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos o en la Agenda 2030 para el Desarrollo (Humano) Sostenible. Las presentes meditaciones para el Adviento van a mezclar los textos bíblicos de la liturgia de Adviento con el documento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Nueva Humanidad deseada, se expresa en ambos.


Los textos del Adviento nos presentan unos personajes que tienen mucho en común: quieren un mundo nuevo, confían en Dios, se abren a hacer la voluntad de Dios y saben que son, ni más ni menos, sus precursores. Estos protagonistas del Adviento preparan los corazones de los hombres para el cumplimiento de las promesas de Dios; para el nacimiento de Dios entre nosotros. Los textos que nos cuentan su historia y sus experiencias quieren movernos a confiar en Dios, a llenarnos de esperanza ante el cumplimiento de las promesas y a crear, en nosotros, las actitudes que hagan posible el mundo nuevo. A los textos bíblicos he añadido los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; esto, por creer que sus autores confiaron en las posibilidades del ser humano y nos llaman a un compromiso creador de Reino Nuevo.


Podríamos incluir la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el conjunto de personas y mensajes que anhelan y preparan el camino para la llegada del Reino de Dios. Muchas han sido las utopías nacidas del corazón del hombre que han pretendido alcanzar el cielo o, lo que es lo mismo, hacer posible un Mundo nuevo de fraternidad en la tierra. Los creyentes sabemos que, aunque este deseo lo haya puesto el mismo Dios en el corazón humano, no es posible construir el mundo fraterno sin poner a Dios en el centro de nuestros afanes. Incluso la realización de los Derechos Humanos, nacidos con profundas raíces universales y cristianas, no es posible sin Dios; esa es una de nuestras importantes aportaciones a los grupos, movimientos y personas que quieren implementar los DDHH.


El Adviento es tiempo para sentir la llamada de Dios a confiar en Él en la construcción de este mundo nuevo. Pero, por mucho que Dios llame, es necesaria la respuesta del llamado. A los personajes que nos presenta la Biblia como “vocacionados por Dios”, especialmente María, he querido añadir otra mujer, se llamaba Eleanor Roosevelt y fue la presidenta de la comisión que elaboró la Declaración de los Derechos Humanos. Jesús fue “hombre, como nosotros” y María fue “una de las nuestras”; al traer a este Adviento el recuerdo de Eleanor y de su trabajo, quiero hacer presente la dedicación de gente muy normal, como nosotros, que desde el trabajo de cada día vamos creando un mundo nuevo.


Me olvidaba de algo importante. Las fotografías están todas tomadas en lugares en los que los Misioneros claretianos estamos desarrollando nuestro trabajo. Son personas que humilde y sencillamente, están tratando de hacer que este mundo sea cada vez más fraterno.


Pido para todos nosotros que sepamos acoger la llamada de Dios a construir, con Él, un Mundo Nuevo. Él nos necesita, ha querido que sea necesaria la aceptación de su llamada.

¿Cómo negarnos a la llamada al compromiso que nos hace Dios naciendo, como uno de nosotros, en Belén de Judea?


Miguel Ángel Velasco, cmf

+info

+info

+info

Educar en valores humanos y cristianos

Sofonías 3:16-18
“Aquel día se dirá a Jerusalén: ¡No tengas miedo, Sión, no desmayen tus manos!

Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental.

Estamos ya muy cerca de la celebración de la
Navidad. Han sido muchos los textos y mensajes....

L20

M

X

j

v

s

D

Lectura bíblica:

Sofonías 3:16-18

“Aquel día se dirá a Jerusalén: ¡No tengas miedo, Sión, no desmayen tus manos! Yahveh tu Dios está en medio de ti, ¡un poderoso salvador! Él exulta de gozo por ti, te renueva por su amor; danza por ti con gritos de júbilo, como en los días de fiesta. Yo quitaré de tu lado la desgracia, el oprobio que pesa sobre ti”.

Declaración Universal de los Derechos humanos:

Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.

La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la

tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos; y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.

Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos. (Art. 26)


Comentario:

Estamos ya muy cerca de la celebración de la Navidad. Han sido muchos los textos y mensajes que hemos recibido en las lecturas de este Adviento. Son los valores y las actitudes del reino de Dios, las que hemos hecho presentes en nuestra reflexión diaria. Valores del Evangelio que se entremezclan con los valores y derechos de la Declaración Universal.

Hoy, el Artículo 26 de la Declaración, nos habla del derecho a la educación; pero cuidado, una educación “en valores”. Una educación desde los valores contenidos

en la Declaración y, para nosotros además, desde los valores cristianos.


I Samuel 2:1, 4-8
El arco de los fuertes se ha quebrado, los que tambalean se ciñen de fuerza.

Declaración Universal de los Derechos humanos:
Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad...

La totalidad del ser humano

+info

+info

+info

El artículo 27 de la Declaración Universal, nos
abre el camino hacia una definición de los derechos
de la persona...

L

M21

X

j

v

s

D

Lectura bíblica:

I Samuel 2:1, 4-8

El arco de los fuertes se ha quebrado, los que tambalean se ciñen de fuerza.

Los hartos se contratan por pan, los hambrientos dejan su trabajo. La estéril da a luz siete veces, la madre de muchos hijos se marchita.

Dios da muerte y vida, hace bajar al abismo y nos saca de él.

Yahveh enriquece y despoja, abate y ensalza.

Levanta del polvo al humilde, alza de la basura al indigente para hacerle sentar junto a los nobles, y darle en heredad un trono de gloria, pues de Dios son los pilares de la tierra y sobre ellos ha sentado el universo.


Comentario:

El artículo 27 de la Declaración Universal, nos abre el camino hacia una definición de los derechos de la persona que va mucho más allá del obvio derecho a la vida. Los autores de la Declaración tenían presente, como sujeto de derechos, al ser humano integral. Hablar del ser humano en estos términos, implica el desarrollo

de sus capacidades y la atención a sus necesidades culturales y religiosas. La Declaración recoge claramente el derecho que cada uno tenemos a desarrollar nuestras capacidades en libertad; por supuesto, incluyendo las espirituales. Dios mismo es nuestra fortaleza para creer que este mundo fraterno es posible para todos y que trabajar por su realización no es tarea inútil.

Declaración Universal de los Derechos humanos:

Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.

Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora. (Art. 27)

+info

Jesús busca el completo cumplimiento

Lectura bíblica:
Malaquías 3:1-4, 23-24
He aquí que yo envío a mi mensajero a allanar el camino delante de mí, y enseguida vendrá a su Templo el Señor a quien vosotros buscáis; y el Ángel de la alianza, que vosotros deseáis, he aquí que
viene, dice el Señor.

Declaración Universal de los Derechos humanos: Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.
(Art.28)

El profeta Malaquías habla del mensajero que
allanará el camino para la llegada del Señor...

L

M

j

v

s

D

X22

Comentario:

El profeta Malaquías habla del mensajero que allanará el camino para la llegada del Señor. El tiempo de Adviento está llenó de personajes que anuncian o preparan la llegada de Jesús.

Ellos no son Jesús, no son Dios, pero preparan el camino; están en sintonía con el que va a venir.

Por supuesto que documentos como la Declaración Universal de los Derechos Humanos o la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Humano Sostenible, no son el Evangelio, pero están, en gran medida, en sintonía con Él. Son espacios de diálogo en los que cabemos los cristianos de todas las confesiones, las otras religiones y también, como decía el Vaticano II, los hombres de buena voluntad. Estos documentos son los marcos de referencia de los que se ha dotado la humanidad, para crecer en paz. Nuestra labor como cristianos es aportar los más profundos valores del Evangelio a este proyecto global. Jesús no ha venido ni a destruir la Ley ni ha borrar del mapa estos documentos, sino a completarlos

con todo lo que aún les falta; esa ha de ser nuestra labor.

No temas, yo te ayudo.

+info

+info

Lectura bíblica:
Isaías 41:13-14; 17-18
Porque yo, Yahveh tu Dios, te tengo asido por la diestra.

Comentario:
El profeta Isaías sigue llenando de promesas a Israel...

L

M

X

v

j23

s

D

Lectura bíblica: Isaías 41:13-14; 17-18

Porque yo, Yahveh tu Dios, te tengo asido por la diestra. Soy yo quien te digo: «No temas, yo te ayu- do.» No temas, gusano de Jacob, gente de Israel: yo te ayudo - oráculo de Yahveh - y tu redentor es el Santo de Israel. Los humildes y los pobres buscan agua, pero no hay nada. La lengua se les secó de sed. Yo, Yahveh, les responderé, Yo, Dios de Israel, no los desampararé. Abriré en el desierto arroyos y en medio de lo seco manantiales. Convertiré el desierto en lagunas y la tierra árida en vergeles.

.


Comentario:

El profeta Isaías sigue llenando de promesas a Israel, pero de promesas de las que anuncia su cumplimiento.


Nuevamente los ejemplos están tomados de la vida; de la vida de aquellos que están sedientos; de los más vulnerables del pue- blo. Isaías, en nombre de Dios, casi les llama bienaventurados. Hemos de comprender, como en las Bienaventuranzas, que gran parte del cumplimiento de esas promesas depende de nuestra respuesta positiva a la llamada de Dios. Nosotros estamos llamados a consolar, a secar las lágrimas, a dar de comer y a buscar la justi- cia para todos.


Declaración Universal de los Derechos humanos:

Toda persona tiene derecho a una nacionalidad. A nadie se privará arbitrariamente de su nacionali- dad ni del derecho a cambiar de nacionalidad. (Art. 15)

+info

+info

+info

Comentario:
El artículo 16 de la Declaración de los Derechos Humanos se refiere...

Mateo 11:16-19
«¿Con quién compararé a esta generación?

Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho...

L

M

X

j

v24

s

Mimemos la familia

D

Comentario:

El artículo 16 de la Declaración de los Derechos Humanos se refiere al matrimonio y a la fami- lia. Se expresa el derecho a la libre elección de cónyuge y a la igualdad entre ellos. La creación de una familia es un derecho en cualquier reli- gión, nación o raza y su existencia es reconoci- da como elemento natural y fundamental de la sociedad que ha de ser protegida por el Estado. Repito las ideas ya expresadas en el artículo 16 por creer que la familia es el ámbito esencial de la transmisión de los valores sociales y religio- sos. En su cuidado y atención nos jugamos el futuro de la humanidad y de la Iglesia.

Lectura bíblica:

Mateo 11:16-19

«¿Con quién compararé a esta generación? Se parece a los chiquillos que, sentados en las plazas, se gritan unos a otros diciendo:“Os hemos tocado la flauta, y no habéis bailado, os hemos cantado lamentaciones, y no os habéis llorado.”

Declaración Universal de los Derechos humanos:

Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia; y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado. (Art. 16)


+info

+info

+info

Isaías no llama sólo a Israel al gozo...

L

M

X

j

Lectura bíblica: Isaías 2:14-15
Grita de gozo y regocíjate, hija de Sión, pues he aquí que yo vengo a vivir dentro de ti...

v

Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente. ..

D

s25

Comentario:

Isaías no llama sólo a Israel al gozo de las promesas cumplidas de Dios. Anuncia que uno de los signos del cumplimiento de esas promesas es que todas las naciones se sentirán convocadas por Dios a celebrarlo. Dios no piensa sólo en Israel, piensa en la humanidad entera. El mensaje de Isaías es una “Declaración Universal de la Alegría” para toda la humanidad.

Lectura bíblica: Isaías 2:14-15

Grita de gozo y regocíjate, hija de Sión, pues he aquí que yo vengo a vivir dentro de ti, oráculo de Yahveh. Muchas naciones se unirán a Yahveh aquel día: serán para mí un pueblo, y yo moraré en medio de ti. Sabrás así que Dios me ha enviado a ti.


Declaración Universal de los Derechos humanos:

Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente. Nadie será privado arbitrari-amente de su propiedad. (Art. 17)

+ info

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adispicing

Domingo

de
adviento

«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

D19

Me preparo

Escojo un momento especial para regalarme este tiempo. Silencio ruidos, acallo miedos. Dejo que el Espíritu me acompañe y lo hago con un gesto sencillo: la señal de la cruz o una inclinación.
Para prepararme, me pongo en la presencia de Dios para mejor conocerle.
Leo con atención su Palabra en este Primer Domingo de Adviento y me ayudo del texto de la siguiene página.

Obra: Una Parte de Nosotros

Música de https://www.fiftysounds.com/es/

atiendo a su palabra

En aquellos mismos días, María se levantó y se puso en camino de prisa hacia la montaña, a un a ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

Aconteció que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y, levantando la voz, exclamó:
«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? Pues, en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Bienaventurada la que ha creído, porque lo que le ha dicho el Señor se cumplirá».

Lucas 1, 39-45

pienso nuestras palabras

La alegría intuida el domingo pasado, el domingo de Gaudete, se desborda este domingo en dos mujeres ejemplares de fe en la promesa salvífica de Dios – María y su prima Isabel. Quienes escuchan y acogen la Palabra de Dios se convierten en portadores de la alegría del evangelio.
Quien piense que alegría y buen humor traicionan la “seriedad” de la fe se equivoca. Dios no es enemigo de la alegría, al contrario, el evangelio invita constantemente a la alegría. La fe cristiana no extingue la alegría, sino que
la alimenta y la fomenta.

Después del encuentro con el ángel Gabriel, María se apresuró a visitar a su prima Isabel para compartir con ella la alegría de su embarazo milagroso.
Por haber acogido la Palabra de Dios desde la fe, María se convierte en portadora de la alegría del evangelio tanto que el niño en el vientre de su prima salta de alegría al escuchar su voz. ¡La alegría es contagiosa! Tanto María como Isabel son conocedoras privilegiadas del cumplimiento del designio salvífico de Dios: ¡Dios se hace hombre! Ésta es la causa de su
alegría y no pueden contenerse.

La alegría es desbordante y expansiva. Nos “descentra” sin alienarnos de nosotros mismos, sino que, como el amor, nos hace salir al encuentro de los demás para compartir con ellos nuestra alegría o, mejor dicho, la causa de nuestra alegría. La alegría verdadera señala su fuente al estilo de María – “mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador” - para hacer a los demás participes de ella. Una alegría no compartida se marchita porque la alegría crece al ser compartida. Un evangelio no compartido no es buena noticia para nadie. Pero si el evangelio es buena noticia para nosotros, ¿cómo no compartirlo?

O quizás la cuestión es si lo compartimos con alegría. El ánimo con que se comparte el evangelio es tan importante o más importante que el mismo hecho de compartirlo. Si la alegría es contagiosa, lo es también la tristeza. Una buena noticia transmitida tristemente se convierte en una triste noticia. Ya decía el famoso crítico del cristianismo, Friedrich Nietzsche, que creerá en un Dios que baila y que creerá cuando los cristianos tengan cara de salvados. La alegría vivida es una manera poderosa de testimoniar el evangelio como buena notica.

Para parafrasear al papa Francisco, una cara de funeral no facilita la comunicación del evangelio. ¿Quién va a creer en una buena noticia comunicada con cara de vinagre? Los tristes siembran tristeza y los alegres, alegría. La alegría cristiana que no se basa en las circunstancias coyunturales puede ser provocadora incluso para aquellos que se han vuelto sordos al evangelio.

Si pudieran ver en los cristianos la alegría de vivir el evangelio, se preguntarían de dónde les viene esa alegría. Ojalá la gente que ve a loscristianos de hoy dijese: “¡mirad qué alegres son!”

me despido

Agradezco a Dios este espacio de intimidad.

Agradezco las luces que he podido percibir de su presencia y me comprometo, con Él, a alguna acción (grande o pequeña) que me haga mejor.

Puedo terminar rezando un Padrenuestro o un Avemaría, poniendo mi adviento en sus manos y confiando en su fuerza.

Amén.

Obra: Siempre Avanzando

Música de https://www.fiftysounds.com/es/