Want to make creations as awesome as this one?

Halloween murciano

Transcript

Nuestro Halloween se llama...

Maestra

Carmen Zaragoza

La orillica del quijal

ÍNDICE

¿De qué se trata?

31 de
octubre

Creencias




Historias
&
leyendas

Tradición




Frutos

de
otoño

Este año
pide

La
frase

¿De qué se trata?

En algunos pueblos de Murcia los niños salían la víspera del día 1 de noviembre a pedir por las casas de sus vecinos frutos de temporada de los que se recogían en la huerta.


31 de octubre

¿POR QUÉ LAS DOS TRADICIONES SE RELACIONARON?

Los papas Gregorio III Y Gregorio IV trataron de suplantar Halloween por la fiesta católica del Día de Todos los Santos que fue trasladada del 13 de mayo al 1 de noviembre.

Víspera de tosantos

Noche de Halloween

NOCHE ANTERIOR AL DÍA DE TODOS LOS SANTOS EN LA TRADICIÓN CATÓLICA.

TAMBIÉN LLAMADA NOCHE DE LAS ÁNIMAS.

halloween, contracción de All Hallow´s Eve (Víspera de Todos los Santos),

de origen pagano Y raíces QUE provienen de un antiguo festival celta de hace más de 3.000 años conocido como Samhain ("Fin del verano" en irlandés antiguo).

Creencias

-Los antiguos celtas creían que con la llegada de Samhain la línea que une a este mundo con el de los muertos se estrechaba y los espíritus buenos y malos podían pasar a través de ella.


- Se creía que a los muertos se les ayudaba a encontrar su camino colocando velas encendidas en las ventanas.

- Cuando llegó Roma ocupó las tierras
celtas la festividad se mezcló con la
fiesta de la cosecha”, celebrada en
honor a la diosa Pomona.

- Se celebraban banquetes en las tumbas de los antepasados familiares.

- Si había algo que a las abuelas preocupaba de veras cuando se acercaba el día de Todos los Santos era disponer de inmediato una cama con sábanas limpias para que los muertos de la familia pudieran descansar aquella noche, sino en paz, a gusto.


- Iluminaban las casas y cementerios con diminutas mariposas, que flotan sobre tazones de agua y aceite.

-Se creía que era aquella madrugada un tiempo propicio para encontrarse con las ánimas por las veredas y carriles de la huerta.

- Se ponían flores en las tumbas de los difuntos que se conservaban lo más
frescas posible en las bañeras de las casas.

Historias & leyendas

El tío del saco

Jack O´lantern

Había un matrimonio que tenía tres hijos y, a la más pequeña le regalaron un anillo de oro .Un buen día, los tres hermanos se reunieron con sus amigos y, pensando qué hacer se dijeron unos a otros:
- Pues hoy vamos a ir a la fuente.
Era una fuente que quedaba a las afueras del pueblo.
Entonces la más pequeña de las hermanas, que era cojita, le preguntó a su madre si podía ir a la fuente con las demás; y le dijo la madre:
- No, hija mía, no vaya a ser que venga el hombre del saco y, como eres cojita, te alcance y te lleve.
Pero la niña insistió tanto que al fin su madre le dijo:
- Bueno, pues anda, vete con ellos.
Y allá se fueron todos. La cojita llevó además un cesto de ropa para lavar; al ponerse a lavar se quitó el anillo y lo dejó en una piedra.
En esto que estaban alegremente jugando en torno a la fuente cuando, de pronto, vieron venir al hombre del saco y se dijeron unos a otros:
- ¡¡Corramos, por Dios, que ahí viene el hombre del saco para llevarnos a todas!!- Y huyeron a todo correr.
La cojita también huyó con ellas, pero por culpa de su cojera se fue retrasando; todavía corría para alcanzarlas cuando se acordó de que se había dejado el anillo en la fuente. Entonces miró para atrás y, como no veía al hombre del saco, volvió para recuperarlo; buscó la piedra, pero el anillo ya no estaba en ella. Empezó a mirar por aquí y por allá por ver si había caído en alguna parte. Entonces apareció junto a la fuente un hombre anciano al que la niña no había visto nunca antes.
- ¿Ha visto usted por aquí un anillo de oro?- le preguntó.
- Sí, en el fondo de este costal está y ahí lo has de encontrar- le respondió el anciano.
Con que la cojita se metió en el saco a buscarlo sin sospechar nada y el anciano, que era el hombre del saco, cerró el costal, se lo echó a la espalda con la niña dentro y se marchó por el camino, pero en vez de ir hacia el pueblo de la niña, tomó otro camino y se marchó a un pueblo distinto. Iba el viejo de lugar en lugar buscándose la vida, y en el camino le dijo a la niña:
- Cuando yo te diga: “Saco canta, o te doy con la palanca”, tienes que cantar dentro del saco.
Y ella contestó que bueno, que así lo haría.
Fueron de pueblo en pueblo y allí donde iban el viejo reunía a los vecinos y decía:
- “Saco canta, o te doy con la palanca”
Y la niña cantaba desde el saco:
- Por un anillo de oro, que en la fuente me dejé, estoy metida en el saco, y en el saco moriré.
Y el saco que cantaba era la admiración de las gentes, que echaban monedas al anciano y le daban comida.
En esto que el anciano llegó con su carga al pueblo de la niña,aunque él no lo sabía; y, como de costumbre, posó el saco en el suelo delante de la concurrencia y dijo:
- “Saco canta, o te doy con la palanca”
Y la niña cantó:
-Por un anillo de oro, que en la fuente me dejé, estoy metida en el saco, y en el saco moriré.
Así que oyeron en la casa la voz de la niña, corrieron a llamar a sus hermanos. Cuando estos llegaron y reconocieron la voz, le dijeron al anciano que ellas le daban posada aquella noche en la casa de sus padres. El hombre, viendo la oportunidad de cenar y dormir en una cama calentita, se fue con ellos.

Al llegar a la casa le indicaron un rincón donde dejar el saco. El hombre no quería desprenderse de él,pero lo convencieron. Le dio dos palos al saco y le dijo:

-¡saco! ¡No cantes!

La madre de Pepica, que estaba preparando los dulces para la Pascua, le dijo al hombre que se echara a descansar mientras ella acababa de cocinar. Él cedió de buena gana. Amasa que te amasa, la madre preguntó a sus hijos:

-Pepe, ¿tú qué quieres?

-Yo un rollo-dijo.

- ¿Y tú, Pepico?

-¡Yo una torta!

Y de repente, desde algún lugar se escuchó...

-¡¡¡¡Y YO UN TORTOLÓN!!!!


Ni la madre ni los hijos sabían qué había pasado. Pero, por probar a ver qué pasaba, volvieron a repetir la situación:

-Pepe, ¿tú qué quieres?

-Yo un rollo-dijo.

- ¿Y tú, Pepico?

-¡Yo una torta!

Y de nuevo, se escuchó...

-¡¡¡¡Y YO UN TORTOLÓN!!!!

¡-Es “la Pepica”! ¡Entre mil voces reconocería la de mi

hermana! -Gritó Pepico.

Los papas de la niña, cogieron un perro y un gato y los metieron en el saco, para que pareciera que todavía la joven estaba dentro.
Al poco rato volvió el anciano, que comió y bebió y después se acostó. Al día siguiente, el hombre se levantó, tomó su limosna y salió camino de otro pueblo.
Cuando llegó, reunió a la gente y anunció como de costumbre que llevaba consigo un saco que cantaba y, lo mismo que otras veces, se formó un corro de gente, recogió algunas monedas y dijo:
- “Saco canta, o te doy con la palanca”
Pero el saco no cantaba, y el viejo insistió:
-“Saco canta, o te doy con la palanca”
El saco seguía sin cantar y la gente ya empezaba a reírse de él y también a cabrearse por estarles engañando.
Por tercera vez insistió el anciano, que estaba muy enfadado y pensaba en el buen escarmiento que le daría a la niña si ésta no abría la boca y cantaba:
- ¡“Saco canta, o te doy con la palanca”!
Pero el saco no cantó. Así que el viejo, furioso, la emprendió a golpes y patadas con el saco gritándole que cantase, pero sucedió que, al sentir los golpes, el gato y el perro se enfurecieron y empezaron a maullar y ladrar. Cuando el hombre abrió el saco para ver qué era lo que pasaba, el perro y el gato saltaron fuera del saco. El perro le dió tal mordisco en las narices que se las arrancó y el gato le llenó la cara de arañazos.
El hombre del saco, salió corriendo de allí y se refugió lejos muy lejos, donde nadie pudiera encontrarle.

Tradición

Los niños visitaban a los vecinos que les ofrecían castañas, avellanas, níspolas, higos, granás, dulce -´carne de
membrillo´- y otros productos de la huerta, bien del tiempo
o de fuera de temporada, que habían sido cuidadosamente guardados entre paja en el ´culo´ del arca.

Los niños visitan a los vecinos disfrazados y piden golosinas.

Frutos de otoño

Calabazas decoradas para asustar a los caminantes por la huerta

Calabazas decoradas para ahuyentar a los espíritus malignos

Tostones

Palomitas
de maíz

La frase

Dame la orillica del quijal, o te rompo el portal

Truco

o
trato

Este año pide



Porque es...

+ sano

+ sostenible y ecológico

LA ORILLICA DEL QUIJAL

+ nuestro