Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Un huevo, evidentemente

Era 1 de octubre. Y en aquel colegio había un buen grupo de gente con pesimismo y agobio:

Empezaban a tener clases por las tardes, unos tenían que preparar un montón de cosas, otros empezaban a tener exámenes y trabajos que hacer.
Demasiadas tareas y poco tiempo.

"Ayer entré a ver a ese sabio que conocéis y le dije:
-¿A que no sabes lo que tengo en esta cestita?
- Dame una pista - me dijo el sabio.
- Te daré más de una pista - dije yo."

Llegó ella y les contó una historia:

  • Tiene forma de huevo y el tamaño de un huevo.
  • Parece un huevo, sabe como un huevo y huele como un huevo.
  • Por dentro es blanco y amarillo cuando lo cocinas.
  • Antes de cocerlo es líquido denso.
  • Ha sido puesto por una gallina.

Pistas:

"El sabio me miró y me dijo:
- La cesta es de mimbre de muy buena calidad, tejida seguramente por Asdrúbal, el famoso cestero del pueblo vecino y seguramente la tienes forrada por dentro con una tela suave y resistente.
- Correcto - dije yo.
Y lo que llevas dentro debe ser una especie de pastel"

Menudo sabio de ... porquería, dijo uno. No se da cuenta de lo evidente.

Mucho rollo con la cesta ¿y no se da cuenta que dentro de la cesta hay un huevo?
Venga ya, ho.

Lo mismo os pasa a vosotros - dijo ella.
Mucho rollo con vuestras preocupaciones y prisas ¿y no os dais cuenta que tenéis un día completamente nuevo para vivir?

  • Te funciona el corazón, los pulmones y los sentidos. Tus músculos te dejarán moverte como quieras.
  • Hoy podrás comer y alimentarte bien (y mucha gente en el mundo no podrá).
  • Tienes un buen colegio donde seguir aprendiendo (y hay muchos que no lo tienen).
  • Tienes personas que TE QUIEREN...

Y lo más evidente

(más evidente que lo del huevo):

¡¡¡ESTÁS VIVO!!!

Así que si estás vivo, disfruta el día de hoy. Aunque todos tenemos mucho que hacer, tenemos que notar toda la vida que hay dentro de nosotros.
Disfrutar de respirar, de las buenas miradas, de las risas del día, de los colores que vemos, de las comidas otros nos preparan, de tener una cama para descansar, de lo que nos queremos ...

¡Gracias Abbá,

por el día de hoy!
Habrá que vivirlo bien.