Want to make creations as awesome as this one?

Aunque no en la misma proporción, la pandemia afectó a todos los sectores de la industria. UN año después, empiezan a ver la luz retomando inversiones y planes de crecimiento que se vieron obligados a aplazar.

Transcript

12 SECTORES, 12 VOCES

INDUSTRIA NAVARRA

Pincha en las fotos

papel

AGROALIMENTACIÓN

AUTOMOCIÓN

TEXTIL Y CONFECCIÓN

QUÍMICA

MADERA

maquinaria

MINERALESNO METÁLICOS

PLÁSTICOY CAUCHO

renovables

FARMACÉUTICO

METAL

METALJOSÉ ANTONIO OLANGUA, DIRECTOR GENERAL DE GESTAMP“Las empresas del sector ya han retomado sus planes de crecimiento”Tras un “inevitablemente fuerte impacto” inicial en el sector de componentes del automóvil provocado por “los parones generalizados en la producción de vehículos” a causa de la pandemia, el sector ha podido recuperarse “de una manera rápida”, algo que en el caso de Gestamptambién ha contribuido su presencia global, según explica el director gerente de la planta en Pamplona, José Antonio Olangua. Gracias a esta adaptación, las empresas han retomado sus “planes de crecimiento” para “afrontar con entusiasmo el futuro que gira en torno a una movilidad más sostenible y medioambientalmente responsable”.En el caso concreto de Gestamp, la empresa está embarcada enpleno “proceso de transformación” al igual que está haciendo “la sociedad en general”. “En estos momentos hay que ser valientes y adoptar cambios que son necesarios y que, en gran medida, se han visto acelerados por la pandemia pero que responden a la necesidad de estar mejor preparados para los retos que se nos plantean no solamente en el futuro, sino en el presente del sector”, expone Olangua.La huella que ha dejado la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus ha servido para reforzar “con mayor convencimiento”, según recalca el director gerente en Pamplona, la apuesta de Gestamp por la I+D. Entre los objetivos de la empresa en este área está el objetivo de seguir aligerando el peso de los vehículos al tiempo que se aumenta la seguridad de sus estructuras metálicas, una contribución a la “sostenibilidad” por parte del sector de los componentes. A ello suma la buena experiencia que ha supuesto para la fábrica las distintas iniciativas de industria 4.0 y digitalización puestas en marcha. Olangua se muestra optimista sobre el futuro del sector en la Comunidad foral, que seguirá demostrando su competitividad “gracias a un ecosistema industrial de primer nivel”.“El sector del automóvil es, sin duda, uno de los más importantes de Navarra. Aporta crecimiento económico, empleo de calidad y estabilidad. Con la experiencia y saber hacer que atesora la industria, los proyectos seguirán llegando y serán igual de exitosos que todos los vehículos fabricados hasta la fecha”, considera.Por otra parte, Olangua cree firmemente que losvehículos con motor de combustión seguirán contando con una potente demanda y, por ello, pide que el sector “no pierda el foco” para que Navarra siga representando “un punto clave en la industria automovilística española”.

FARMACÉUTICOJUAN GOÑI ITURRALDE, DIRECTOR GENERAL DE CINFA“Garantizar desde Navarra el suministro de medicamentos esenciales es vital”El Grupo Cinfa funcionaba a pleno rendimiento antes de que estallara la pandemia y ha seguido haciéndolo en el marco de un ambicioso plan de inversiones que le llevará a destinar más de 200 millones de euros en infraestructuras e I+D+i hasta 2024, y con el que espera crear un centenar de puestos de trabajo. Como explica sudirector general, Juan Goñi Iturralde, el principal proyecto es la construcción de la nueva planta en Olloki, cuya finalización, adelanta, está prevista para 2022 y que incorporará nuevas tecnologías y principios activos más complejos y de mayor valor añadido. Al mismo tiempo, la compañía, fundada en 1969 y que cuenta actualmente con cinco instalaciones industriales en España, dos de ellas en Navarra, y tres en Soria, Madrid y Valencia, trabaja con un plan de sostenibilidad a nivel social, medioambiental y de gobernanza, alineado con los objetivos de la Agenda 2030, con el que quiere contribuir al desarrollo y crecimiento de la Comunidad.Tras un año de pandemia, Goñi recuerda el “tremendo” esfuerzo realizado por todo el sector farmacéutico español “para asegurar el suministro de medicamentos esenciales a la población en un momento muy crítico. Ha demostrado que contamos con una industria farmacéutica muy sólida que ha resultado clave en la lucha contra la pandemia”. Reconoce que, a nivel negocio, los medicamentos destinados a tratar determinadas enfermedades transmisibles (medicamentos para la gripe, antibióticos, etc...) se han visto más afectados, mientras que se ha mantenido el volumen de los medicamentos de prescripción destinados a tratamientos crónicos. Lo mismo ha ocurrido en Cinfa, “con la ventaja de contar con una posición de liderazgo en el sector farmacéutico español que nos ha permitido afrontar la crisis y seguir desarrollando nuevos proyectos de futuro”.El directivo se muestra convencido de que el sector farmacéutico, y en general las actividades relacionadas con la salud, constituyen una industria tractora, generadora de riqueza y empleo cualificado, que puede tener aún más recorrido en la Comunidad foral con una colaboración público privada en proyectos de innovación real. “Después de lo que hemos vivido en la pandemia, es importante poder garantizar el suministro desde Navarra de medicamentos esenciales y tratamientos especializados para los pacientes, evitando la dependencia de terceros países”, concluye.

RENOVABLESDIEGO OLIVER GIMENO Y GONZALO OLIVER AMATRIAIN, DIRECTOS GENERALES DEL GRUPO ENHOL“Navarra ha sido pionera en renovables y debe recuperar esa posición”La pandemia ha pasado factura al sector de las energías renovables debido a la caída de los precios de mercado por la bajada del consumo y a la escasa producción. No obstante, como reconocen Diego Oliver Gimeno y Gonzalo Oliver Amatriain, directores generales mancomunados del Grupo Enhol, el de las renovables es un sector que se mantiene estable en épocas de crisis y que no se ha visto tan perjudicado como otros. “Las expectativas son muy buenas, el apoyo nacional e internacional al sector es total y la concienciación de gobiernos y personas por lograr un mundo más sostenible es clara y rotunda”. El Grupo Enhol, muy diversificado en sectores clave como el energético donde cuenta con más de 1GW construido, 700MW en explotación y proyectos en desarrollo del orden de los 900MW, y el primario que aguantan muy bien las crisis, logró cerrar un buen año, a pesar de la ligera caída de su facturación (hasta los 40 millones que este año prevén incrementar a al menos 50) por la mencionada bajada de precios y de producción de energía y por los grandes problemas en las exportaciones de forrajes. Enhol aprovechó el nuevo escenario marcado por la covid “para seguir invirtiendo e impulsar la digitalización”.Ya ha logrado recuperar su actividad al 100%. A principios de este año aprobó un Plan Estratégico a tres años en el que se plantea un crecimiento importante tanto en el sector de la energía, con el desarrollo de cerca de 500MW, como en el alimentario, con el impulso a su marca de alimentación saludable “Foody’s”. “Actualmente contamos con más de 200 empleos directos, y terminaremos el año en torno a los 240. Este año vamos a hacer inversiones en proyectos de energía por aproximadamente 120 M€. Además, vamos a ampliar nuestras instalaciones de alimentación saludable y culminaremos inversiones en nuestra deshidratadora de forrajes”.Aseguran que las empresas que operan en el sector energético necesitan un apoyo claro por parte de las instituciones públicas. “La agilidad en las tramitaciones para sacar adelante los proyectos es fundamental para evitar el efecto embudo provocado por la acumulación de proyectos. Navarra siempre ha sido una comunidad pionera en el desarrollo de energías renovables; es por eso que tenemos que recuperar esa posición y apoyar la formación de personas, el desarrollo de nuevos proyectos y la implantación de industrias y servicios relacionados en nuestro entorno, que hagan de Navarra la base neurálgica de la fabricación y diseño de componentes a nivel nacional e internacional”.

PAPELMARC RODRÍGUEZ ESCOTÉ, DIRECTOR DE ESSITY (ALLO)“Innovar en productos de higiene más respetuosos con el medio ambiente”El furor por el papel higiénico protagonizó el confinamiento. 2020, sin duda, será un año difícil de olvidar por sus “picos de demanda” y “cambios en las tendencias de consumo” para el director de la planta papelera del grupo sueco Essity en Allo, Marc Rodríguez. Cuenta que hubo un crecimiento de categorías relacionadas con productos de higiene personal, pero que también sufrieron “importantes descensos” en categorías de fuera del hogar. Esta circunstancia, en la que la planta (400 empleados) se adaptó a la situación excepcional atendiendo la demanda, hizo que Essity frenara el crecimiento mantenido que registraba y cerró el ejercicio con un resultado “estable” con respecto a años anteriores (Essity España facturó 589 millones en 2019) . “El objetivo para 2021 es retomar el crecimiento”.En Essity se apuesta por “la innovación para crear productos y servicios de higiene y salud más respetuosos con el medio ambiente”, así como por mejorar los procesos para reducir el uso de plástico y utilizar materiales reciclados en el ‘packaging’. Precisamente, señala que la innovación en procesos para reducir emisiones y consumo de agua, así como para mejorar la calidad y una mayor sostenibilidad en sus productos son, según Rodríguez, sus ventajas competitivas. “Recientemente nos hemos adherido a la Alianza para la FP Dual, como refuerzo a nuestro compromiso con la formación de los jóvenes y la atracción de talento. Queremos continuar siendo una fuente de creación de riqueza y empleo para Navarra”, añade. Por eso, Rodríguez apunta que la mejora en el cuidado del medio ambiente es una “prioridad” para empresas y administraciones. Desarrollar productos sostenibles, con procesos de producción eficientes y respetuosos con el medio ambiente es clave para la firma. “En este sentido sería interesante disponer de ayudas que nos permitan seguir avanzando en esta dirección de forma más rápida y eficiente”, añade.Por otra parte, el directivo considera que el sector necesitaría resolver problemas básicos de movilidad para trabajadores, proveedores y clientes. “La carretera de acceso a nuestra planta en Allo está en muy mal estado”, denuncia. A su juicio, es necesario también fomentar la empleabilidad de los jóvenes a través de una mayor colaboración entre el sector público, las empresas privadas y el sector educativo. “Ofrecer más oportunidades de adquirir capacidades técnicas y atraer talento a las empresas navarras repercutirá también en la modernización y mejora del sector”.

AUTOMOCIÓNMIGUEL UGALDE BARBERÍA, DIRECTOR GERENTE DE FAGOR EDERLAN TAFALLA“Necesitamos que las reglas de juego sean claras y equitativas” La complicada situación por la que atraviesa el sector de la automoción cuya recuperación tras la covid se ha visto desacelerada por la inédita crisis de los semiconductores ha llevado a las empresas a aprovechar este “electroshock” del mercado para revisar los productos y procesos productivos y los canales de interacción humana además de para introducir nuevas herramientas de gestión y digitalización para mejorar la competitividad y lograr no sólo mantener mercados sino luchar por el acceso a nuevos clientes. La reflexión la comparte, Miguel Ugalde, director general de Fagor Ederlan en Tafalla. La compañía, centrada hasta ahora en la producción de bloques y culatas de fundición para motores de combustión, ha decidido aprovechar la nueva coyuntura para hacer un fuerte reposicionamiento de empresa. “Estamos invirtiendo en la transformación de nuestras instalaciones industriales en una planta productiva orientada principalmente hacia la motorización de vehículos industriales (camiones, maquinaria agrícola y de la construcción...) cuya electrificación será a mucho mayor largo plazo y, adicionalmente, hacia nuevas actividades vinculadas no sólo al segmento del vehículo industrial sino también al área ferroviaria”.Ugalde remarca que el sector necesita reglas de juego claras y equitativas tanto a nivel autonómico como estatal y europeo. “Estamos inmersos en un fuerte proceso de electrificación donde se están jugando cientos de miles de puestos de trabajo. Debemos asegurarnos de que las inversiones que se propongan realizar en nuestro territorio cuenten con el mismo apoyo con el que cuentan en otras latitudes. Es la única forma de garantizar un fair-play que haga que triunfe el mejor. Conociendo muy bien nuestro sector y su gente - directivos, técnicos y personal cualificado de producción- tengo pocas dudas de que en nuestro país tenemos muchísimas ventajas y las sabremos aprovechar en un contexto igualitario. En su opinión, el mayor riesgo al que se enfrenta en este momento el sector es la gran amenaza de deslocalización hacia Marruecos consecuencia de reglas de juego tergiversadas por el gobierno local y, mucho más grave aún, por la localización en este territorio de grandes empresas chinas de componentes. “Tienen, de manera encubierta, al estado chino como accionista mayoritario con lo que ello significa en cuanto a acceso de capitales y recursos. Tienen reglas de juego locales ajenas al concepto de justa competencia y están destruyendo el mercado europeo y con ello nuestras empresas y puestos de trabajo”.

MAQUINARIA, BIENES DE EQUIPOEDUARDO UNZU, CONSEJERO DELEGADO DEL GRUPO AZKOYEN“La vacunación está convirtiendo la incertidumbre en optimismo”La actividad del grupo Azkoyenestá acercándose progresivamente “a niveles cercanos a la normalidad pre pandémica”, especialmente en los productos “con mayor contenido tecnológico”, según explica su consejero delegado, Eduardo Unzu. Esta empresa con sede en Peralta ha logrado pasar página a los peores momentos de la pandemia, que les afectaron “indudablemente” por las consecuencias que tuvo sobre “operadores y clientes”. “Gracias especialmente al acelerado desarrollo y distribución de las vacunas, la incertidumbre se va convirtiendo en optimismo ante lo que intuimos será una cercana recuperación de la economía”, apunta Unzu. Un mensaje alentador que, en el caso del grupo Azkoyen, está también fundamentado en un balance del año pasado “mejor de lo previsto”.Este fabricante dedicado a productos para tecnologías de pago, sistemas de gestión del tiempo y seguridad; y café y sistemas de vending ha visto afectadas sus áreas de negocio “de forma diferente” a lo largo de toda la crisis, lo que ha permitido “que los descensos en ventas en alguna de ellas se suavizaran con la buena actividad de otras”. Entre las fortalezasdel grupo Azkoyen que enumera Unzu está su “sólida posición financiera, la diversificación geográfica y el aumento en la recurrencia de ingresos por contratos de mantenimiento y por prestación de servicios, así como la elevada cartera de pedidos en nuestra división de ‘Time&Security’”. Gracias a ello, Azkoyen presentó beneficios netos por 6,4 millones de euros durante el “año de la pandemia”, al tiempo que redujo su endeudamiento neto “prácticamente a cero”. Estos objetivos se lograron, entre otras medidas, mediante la “reducción de costes”, pero sin recortes en la inversión en I+D. El grupo aprovechó la coyuntura pandémica para comercializar una tecnología, desarrollada en el centro de I+D de Peralta en mayo de 2020, gracias a la cual el usuario puede seleccionar el producto desde una distancia de seguridad de hasta dos centímetros sin necesidad de tocar la superficie de la máquina.En la actualidad, grupo Azkoyen está potenciando el área comercial en determinados mercados paraacelerar su estrategia de diversificación geográfica y de negocios retomada este año. Unzu se muestra animado por los indicadores económicos, como el aumento en un 79% de la producción industrial en Navarra, lo que espera que se refleje también en alcanzar “un punto de estabilidad y normalidad”, especialmente en el sector HORECA (HOteles, REstaurantes y CAfeterías), “uno de los más perjudicados durante la pandemia”.

MINERALES NO METÁLICOSJAVIER CREIXELL CATALÁN, DIRECTOR GENERAL DE MAGNESITAS NAVARRAS“Es la oportunidad para transformar la industria; no podemos desaprovecharla”La industria extractiva de rocas y minerales industriales es proveedora de materias primas de numerosos sectores industriales: cemento, cales, cerámica, hormigón, mortero, ladrillos, vidrio, construcción, siderurgia, industria química, generación de energía, alimentación, medio ambiente... Javier Creixell Catalán, director general de Magnesitas Navarras, asegura que tras un año de parón de todas las operaciones mineras a nivel mundial, se está produciendo un repunte de la actividad progresivo y paralelo al ritmo de vacunación.En el caso concreto de la magnesita, se prevé que la demanda se recupere a lo largo de este este ejercicio, fundamentalmente debido a que se trata de una materia prima imprescindible y esencial para la nutrición de las plantas y de los animales (aplicaciones agrícolas y ganaderas) y fundamental y esencial para el funcionamiento y la integridad de una amplia variedad de ecosistemas industriales, y en particular del sector siderúrgico.En Magnesitas Navarras, que cumplió 75 años en el año de la pandemia, como admite Creixell, “la covid puso de relieve la vulnerabilidad de nuestras cadenas de suministro, tanto en la rapidez como en la profundidad con la que pueden interrumpirse -únicamente el 6% de las reservas mundiales de este mineral se sitúan en Europa-”. Pero, también, la mayor resiliencia de aquellas economías de marcado carácter industrial ante situaciones extremas, siendo la industria básica y la minería sectores tractores muy potentes y estratégicos para el desarrollo de nuestra actividad económica.Pese a todo, la compañíano ha cambiado su hoja de ruta y sigue mirando al futuro con optimismo. “Las reservas de nuestra explotación van a agotarse en esta década y con ello la posibilidad de continuar con nuestra actividad en Navarra. Nuestra obligación y compromiso con los 232 empleados directos y sus familias es garantizar nuestra continuidad con la apertura de Artesiaga, en Esteribar y Baztán”. Un yacimiento con unas condiciones idénticas al de Eugi y una vida estimada para la explotación de 20 años. Creixell considera “totalmente necesario” abordar este proceso de transición energética y transformación industrial con prudencia y siendo muy sensibles a las necesidades del tejido industrial. “Europa ha estado a la altura de las circunstancias con la mayor movilización de recursos de la historia, y no podemos desaprovechar esta oportunidad para lanzar un ambicioso programa de apoyo y transformación de nuestra actividad industrial, que es clave para la competitividad, el progreso, desarrollo sostenible y es el pilar central de la recuperación económica”.

MADERAJOSÉ JOAQUÍN AZCONA, DIRECTOR GERENTE DE MADERAS AZCONA“Está siendo un año irreal, empezó con escasez de madera y subida de costes”"La situación que estamos viviendo tras el año de pandemia es totalmente irreal”, afirma el director gerente de Maderas Azcona, José Joaquín Azcona. Explica que, después de marzo de 2020, la empresa estuvo dos meses paralizada pero, llegado junio, reanudaron la actividad “con una fuerte carga de trabajo”. A partir de enero de 2021, según detalla el directivo, el sector comenzó el año con una “escasez de madera” y “una subida inimaginable de precios”. “Creemos que los motivos pueden ser que la construcción y necesidad de hogares más saludables en muchas partes, prácticamente a nivel mundial, está originado que se esté solicitando mayor cantidad de material”, apunta.Otro factor que está incidiendo y afectando negativamente a la actividad del sector maderero es el elevado incremento del coste de los contenedores marítimos, una circunstancia que ha provocado el encarecimiento del precio del tablero.Desde Maderas Azcona, una empresa creada hace más de un siglo (1917), señalan que existen otras cuestiones que les preocupan, como los “problemas de suministro de tronco debido a las inclemencias climatológicas de los últimos meses, a la incidencia de la covid y también a los daños que esta produciendo en el abeto el escarabajo ‘spruce beetle”.En esta coyuntura, el sector de la madera está sufriendo y ejerciendo su actividad con “uno plazos de entrega son muy largos”. “Lo que antes venía en unos quince días ahora puede tardar hasta más de tres meses”, indica el director gerente.Sus perspectivas a corto plazo se basan en confiar en queestas problemáticas se solucionen “para fin de año”, de manera que en 2022 el sector de la madera pueda afrontar un año de “actividad normal”, sin tantas incidencias.José Joaquín Azcona forma parte de la tercera generación de este negocio centenario, en el que también trabajan otras dos hermanas (Elena y Lourdes). La plantilla de esta firma, consede en Orcoyen, está integrada por 18 trabajadores.A juicio de Azcona sería “interesante” que el Gobierno ofreciera ayudas para la reforma de la vivienda en Navarra y para la construcción de edificios de madera en altura y vivienda ‘passivhaus’. “También se debería educar a la sociedad, empezando por los niños sobre el consumo de la madera siendo un bien muy saludable”, añade. Otra medida que apunta es la concesión de ayudas a las empresas del sector para adquirir maquinaria profesional, nueva y más avanzada.

PLÁSTICO Y CAUCHOALFREDO SANZ, DIRECTOR GENERAL DE DELMON IBÉRICA“Hace falta apoyo institucional para que el sector siga siendo competitivo”El último año para las empresas del caucho y los plásticos ha sido una auténtica montaña rusa. “El sector está loco. Es la mejor definición para la situación actual”, reconoce sin tapujos el director gerente de la fábrica de Delmon Ibérica en Pamplona, Alfredo Sanz.Conocida también como la antigua Inepsa, esta pequeña planta está especializada en la fabricación de fuelles de caucho para la automoción. A lo largo de 2020 y en lo que va de 2021 se han mezclado circunstancias tan variopintas como la estrepitosacaída de ventas de los automóviles en la primera fase del confinamiento, que arrastró a toda la cadena de suministradores, con el empujón que supuso para las matriculaciones de coches nuevos las ayudas de los gobiernos desde el verano. “Arrancamos bastante pronto después del parón de abril y mayo de 2020, ya que para julio estábamos a niveles altos de producción”, apunta Sanz. Las cosas se volvieron a complicar meses después con el posterior incremento en el precio de la energía y de las materias primas o la escasez de componentes electrónicos.Además del panorama de “enorme incertidumbre” que se presenta, Delmon afronta ahora un proceso de diversificación para afrontar progresiva caída de la demanda de sus productos dado que la industria del automóvil está reemplazando los tradicionales fuelles de caucho por el plástico: “Nos encontramos en plena fase de arranque con nuevos productos, clientes... No es fácil y menos para una pequeña empresa en el sector de la automoción. Pero hay un gran equipo detrás y vamos a conseguirlo”, asevera Sanz.La fábrica atraviesa en estos momentos su estacional valle de ventas de junio y julio, pero ya está preparando “el acelerón” de la actividad que comienza en agosto. De cara al futuro, el director gerente de Delmon cree que la industria necesita apoyo para estar preparada y poder competir “en cualquier lugar del mundo”. “El peso de la industria en el PIB de Navarra es muy importante y en el empleo de calidad, aún más. Y es algo a cuidar”, recomienda. Sanz saca pecho de las fortalezas que tienen las pequeñas fábricas frente a las grandes compañías, como “la flexibilidad o la cercanía con el cliente para solucionar sus problemas”. No obstante, reclama el apoyo de las instituciones públicas para que plantas como la de Delmon en Pamplona puedan seguir a la altura en “procesos y personas” y así mantener su competitividad. Sanz tiene claro que solo aquellas empresas que se hayan “preparado y transformado” van a seguir siendo competitivas.

QUÍMICAJOSÉ IGNACIO GARCÍA DE ARBIZU, HUNTSMAN PAMPLONA“La recuperación de la demanda ha sido superior a lo que se esperaba”El sector químico, salvo excepciones, se ha recuperado “francamente bien” tras un año de pandemia, según afirma José Ignacio García de Albizu, director de Huntsman Pamplona, la antigua Inquinasa. Un repunte de la demanda que comenzó a notarse a finales del año pasado y que a lo largo de este primer semestre “ha sido superior al que se esperaba”. El único nubarrón que emborrona el horizonte, a juicio de García De Albizu, es el “problema de abastecimiento de materias primas para satisfacer dicha demanda”.La situación de la planta de Huntsman en Pamplona es similar a la del conjunto del sector gracias, sobre todo, a que los diferentes mercados a los que se abastece con su producción “también han mostrado una clara recuperación”. “La demanda en el sector agroquímico sigue en ascenso, el mercado farmacéutico se mantiene estable y nuestros clientes en el sector de la automoción, que son lo que más sufrieron el envite de la pandemia, han vuelto a unos niveles de actividad superiores incluso a los de 2019”, resume García de Albizu.Con todo ello,la antigua Inquinasaha tenido una primera mitad del año con una “alta actividad” que ha permitido “cumplir con las expectativas” de sus clientes, un logro en que ha tenido mucho que ver “el compromiso de toda la plantilla”. El director de Huntsman Pamplona no muestra dudas con la “vocación de permanencia” de cara al futuro, por lo que asegura que se plantean “reforzar el negocio” mediante “inversiones razonables que se caractericen por un rápido retorno”.En concreto, acaban de terminar un proyecto iniciado hace dos años para desarrollar, junto con los departamentos de I+D de Huntsman en Basilea y Houston, un nuevo compuesto destinado al mercado aeronáutico que va a permitir “un funcionamiento más eficiente y seguro de los motores de combustión de las aeronaves”. Pese a que reconoce que el peso la industria química en Navarra es “relativamente pequeño” y carece del “glamour” de otras actividades,García de Albizu aboga por articular “una estrategia regional” enfocada al desarrollo del sector en la Comunidad foral. Entre sus argumentos para defender esta iniciativa, plantea que la industria química moderna se caracteriza por la creación de “empleo cualificado” y por las “significativas inversiones que trae consigo” por parte de las multinacionales propietarias. Unas ventajas a las que une el “escrupuloso cuidado” por la seguridad de las personas y del medio ambiente, con los consiguientes beneficios que redundarían en la economía de Navarra.

AGROALIMENTACIÓNCAYO MARTÍNEZ SAINZ, GERENTE VIUDA DE CAYO“Somos una potencia alimentaria que requiere solidez para afrontar el futuro”Cayo Martínez, gerente de conservas Viuda de Cayo y presidente de la asociación Alinar, explica que el sector sufrió al inicio de la pandemia, tanto por los cierres de actividad del canal horeca como por la incertidumbre vivida en las empresas a la hora de afrontar las cosechas en el campo y las campañas de elaboración en las plantas. “De forma muy rápida tuvimos que establecer protocolos que garantizasen la salud de nuestros trabajadores, obligándonos, en muchos casos, a invertir en modificar nuestros procesos de producción”. apunta. Esto, según afirma, ha demostrado la“fortaleza” de la agroindustria como sector esencial.En su caso, Martínez señala que su firma es “un reflejo” de lo ocurrido a nivel general: una parte de su mercado se paralizó y el retail (tiendas) se incrementó fuertemente debido a las compras desmedidas de aprovisionamiento. “En el área de producción nos hemos esforzado mucho para sacar adelante nuestras diferentes campañas de elaboración”.Cayo Martínez afirma que la agroindustria no ha parado, que la actividad se ha incrementado y, con ella, ha crecido el empleo, muchas veces en entornos rurales. “En los próximos meses veremos si el mercado continúa a este ritmo o si volvemos a cifras de 2019 y a la evolución que se preveía entonces. Soy optimista con el crecimiento del mercado. Creo que una buena parte de los cambios en los hábitos de consumo experimentados en el último año han llegado para quedarse”, añade.Actualmente, Viuda de Cayo está inmersa en un proyecto de ampliación y mejora de sus instalaciones que se inició en 2020 y terminará en 2022 con una inversión de casi dos millones. “Atiende a nuestros planes de mejora continua”, detalla. La empresa cuenta con una plantilla de 120 personas en campañas y la inversión puede generar una docena de empleos. A juicio de este veterano empresario del sector agroalimentario , ha quedado “más que demostrado” que las empresas agroalimentarias constituyen un sector esencial en la economía de Navarra, siendo el segundo en importancia por volumen de negocio y generación de empleo. “Somos una potencia agroalimentaria que necesita de fortaleza y solidez para afrontar con garantías los retos futuros del mercado”, subraya. Y añade: “El apoyo institucional en materia de ayudas y desarrollo de planes de innovación e inversión, junto con la mejora de infraestructuras, es fundamental tanto para el sector primario como para la industria alimentaria”.

TEXTIL Y CONFECCIÓNALEJANDRO LÓPEZ BERGER, DIRECTOR DE CREACIONES SELENE“Necesitamos un comercio sano donde poder comercializar nuestro producto”Creaciones Selene, una empresa textil con medio centenar de empleados y afincada en el polígono Mugarazuri, de Burlada, explica que el sector textil, a excepción del periodo de confinamiento de marzo a mayo de 2020, se recuperó de forma notable. “En sectores como el nuestro, la corsetería, se llegó a cifras prepandemia ya desde el mes de junio, cuando la apertura del pequeño comercio empezó a ser general”, apunta sudirector general, Alejandro López Berger. No obstante, el responsable de esta firma, asentada en Navarra desde 1979, indica que el pequeño comercio, el tradicional o de barrio, arrastra una situación “muy complicada” que viene de años anteriores debido entre otros factores las grandes cadenas, la falta de relevo generacional y el auge de la venta online. “Esas circunstancias lógicamente nos preocupan como empresa”, agrega.Creaciones Selene no ha sido una excepción en el comportamiento del sector textil. Desde junio del año pasado, cuando terminó el primer confinamiento, recuperó su pulso y trabajó con ritmo normal e, incluso, según su director, se aumentaron las ventas de producto en el extranjero, algo queles ha permitido generar un puñado de nuevos puestos de trabajo. Para esta firma, una de las más implantadas a nivel nacional, las perspectivas a corto plazo son “positivas”, si bien señala que existe “una situación de alza descontrolada de costes de materias primas”. A todo esto, además, la dirección de la empresa indica que se suman las dificultades de transporte, por situaciones de colapso en los puertos asiáticos “que entorpecen el ritmo de actividad, rompiendo la cadena de suministro y provocando alzas de hasta cuatro veces del coste normal”. “Al no poder repercutir estos costes al consumidor, nos vemos obligados a absorberlos en nuestra cuenta de resultados. Esperamos que esta situación se reconduzca en el corto plazo”, apuntan.En esta situación de total incertidumbre, según Creaciones Selene, la empresa no se plantea “ningún tipo de inversión estructural”. Su objetivo es tratar de seguir con la trayectoria de años anteriores y adaptarse a las circunstancias.A juicio del directivo, el sector textil en la Comunidad foral necesita de un tejido comercial en sus ciudades y pueblos “sano” para poder distribuir sus productos. “Además las pymes necesitamos urgentemente un marco fiscal adecuado que atienda nuestras necesidades. No hay que olvidar el papel de la pyme como motor generador de empleo y riqueza”, concluye.

PRUEBA

Representantes de doce sectores industriales con presencia en Navarra explican su experiencia de este año tan especial y cómo lo han afrontado en sus empresas.

Doce sectores, doce voces

Para + info, pincha en las fotos

Pasa el cursor por encima de las fotografías

diario de navarra

suplemento industria 2o20

METALJosé Antonio Olangua. director gerente de Gestamp NavarraJosé Antonio Olangua lleva 31 años como gerente de una empresa auxiliar de automoción que, desde 1999, es propiedad del grupo burgalés Gestamp. Con plantas en Arazuri-Orkoien y Noáin, 360 trabajadores y 220 millones de euros de facturación prevista, Gestamp Navarra se dedica a la estampación en frío, soldadura, hidroformado, corte láser y shotpeening para piezas de chasis y carrocería de automoción. Volkswagen Navarra es uno de sus principales clientes. Fue precisamente la parada de los fabricantes la que impactó en un principio sobre el sector de la automoción. Después, llegó la caída en los volúmenes previstos por parte de sus clientes ante una contracción de la demanda. “Los datos de Sernauto indican que en septiembre, la recuperación de la actividad del sector ha llegado al 80%. La situación no es la misma que antes de la pandemia de la covid-19 y todos estamos tratando de adaptarnos a esta nueva realidad con la mayor flexibilidad posible”, expone. Asegura que la situación les llevó inicialmente a parar las fábricas cuando sus clientes pararon. Después, fueron retomando el ritmo en la medida en que ellos volvieron a fabricar. “Actualmente seguimos muy de cerca la actividad de nuestros clientes en una situación de gran volatilidad como la que estamos viviendo”.En el corto plazo, reconoce el gerente de Gestamp que la evolución dependerá de la situación general. “Lo que está claro es que este no es un tema del sector, por lo que la solución no depende exclusivamente de nosotros, sino de un factor externo, que en la medida en que consiga estabilizarse repercutirá en la actividad económica y también en el sector de la automoción. La situación ahora mismo es muy volátil para poder hacer predicciones con claridad”, razona. Se muestra convencido de que Navarra “cuenta con una potente cadena de suministro y un conocimiento del sector como pocos emplazamientos en Europa. Gestamp forma parte de ese ecosistema y creemos que en la medida en que el sector de componentes sea fuerte, la automoción en la Comunidad foral aumentará su competitividad”. Pero, para que esto ocurra, advierte, “no podemos perder competitividad especialmente en un escenario como este que requiere soluciones flexibles, para adaptarnos de manera ágil a los cambios en la demanda y seguir siendo competitivos. En este sentido, es muy necesario que todos los actores entiendan el papel estratégico de esta industria para Navarra y que apoyen decididamente a un sector que ha hecho tanto por esta comunidad”.

FARMACÉUTICODámaso Molero, CEO de 3P BiopharmaceuticalsEn plena carrera mundial para encontrar la vacuna contra la covid-19, la empresa biotecnológica navarra 3P Biopharmaceuticals, fabricante de medicamentos y vacunas de última generación, defiende que es momento de fomentar no solo la investigación de una vacuna contra el coronavirus, sino de fortalecer e impulsar la investigación biomédica y un sector estratégico que está llamado a jugar un papel relevante para nuestro futuro. Ellos han tratado desde que empezó la crisis de mantener su actividad de forma regular, fabricando y desarrollando medicamentos de nueva generación para sus clientes. “Hemos seguido produciendo los nuevos medicamentos que ya están en el mercado, pero también hemos mantenido los planes de desarrollo de nuevos productos y nuestros clientes han podido mantener los estudios clínicos que tenían previstos. Muchos pacientes dependen de nuestros medicamentos como última alternativa para su enfermedad”, remarcan Dámaso Molero y Mª Elena Erroba, CEO y Directora de Desarrollo de Negocio, Comunicación y marketing, respectivamente.El aplazamiento o suspensión de las ferias del sector a las que acudían para establecer relaciones con clientes les han obligado a potenciar las reuniones virtuales lo que ha fortalecido la digitalización de la empresa. Las perspectivas a corto plazo de un sector que, remarcan, debe ser “estratégico” para el país son favorables. “La covid ha demostrado que si no se se apuesta por el apoyo a la ciencia, y ciencia de calidad, estaremos siempre expuestos a la dependencia de terceros. La biotecnología es la disciplina que mejores soluciones puede aportar en esta situación y en España tenemos tanto la capacidad como el potencial. 3P Biopharmaceuticals es una muestra de ello”. Convencidos del potencial que el sector tiene en Navarra, advierten de que “somos una comunidad pequeña y tenemos que seleccionar bien dónde queremos ser realmente punteros y competitivos. Contamos con centros de referencia, pero no es suficiente, nos falta masa crítica. Si realmente existe el convencimiento de sector estratégico la apuesta tiene que ser más decidida. La colaboración público-privada y la colaboración entre empresas para la integración de las nuevas tecnologías como la biotecnología debe de ser fomentada y apoyada. No pensemos tan solo en absorber temporalmente la crisis, sino en apostar definitivamente por el futuro. No podemos perder proyectos que puedan desarrollarse en Navarra, ni mucho menos perder talento”.

RENOVABLESJavier Coloma Calahorra, director de la División de energía y redes de IngeteamEl primer inversor fotovoltaico que diseñó Ingeteam salió de la fábrica de Sesma en 1999. Por aquel entonces, el grupo, que emplea a 3.912 personas en todo el mundo de las cuales 561 están en Navarra, ya llevaba una década fabricando convertidores eólicos para aerogeneradores en esa misma planta que hoy da trabajo a 266 personas. El resto de la plantilla navarra trabaja en el centro de Sarriguren, donde se encuentra la división de renovables del grupo desde la que se diseñan los diferentes equipos que luego se fabrican en Sesma. Javier Coloma Calahorra, director de la División de Energía y Redes, asegura que el impacto de la crisis de la covid-19 “no ha sido excesivo”.La mayoría de los proyectos que estaban en ejecución han seguido su curso, aunque con algunos contratiempos y retrasos propios de las limitaciones derivadas del coronavirus. Donde sí ha podido haber cierto retraso es en los proyectos que estaban en las fases previas a la ejecución aunque eso no se verá hasta dentro de unos meses. “Teniendo en cuenta las circunstancias en las que se está desarrollando este año 2020, no podemos decir que éste sea un mal año. Se están salvado las condiciones actuales adaptando nuestra forma de trabajar con nuestros clientes, proveedores y colaboradores en general, y también con nuevas medidas laborales que tienen por objeto que las personas que trabajan en nuestra empresa, desarrollen su actividad profesional y personal de la mejor forma posible”. Reconoce no obstante “cierta incertidumbre” sobre los proyectos que se están desarrollando y deben conseguir la financiación y los permisos correspondientes para ser construidos. La evolución de la demanda de energía tendrá influencia en todo esto.En cualquier caso, asegura que la sensación es que, a pesar de que se puedan producir ciertos retrasos, en un plazo no muy largo, este efecto se verá subsanado, y el sector podrá desarrollarse de acuerdo a los ambiciosos planes que hay a nivel nacional e internacional. “Navarra es un referente en nuestro sector desde hace muchos años en todo el mundo, con un buen tejido empresarial, y con grandes compañías líderes mundiales. Se debe trabajar en mantener un buen entorno para que estas empresas sigan apostando por tener en Navarra centros de decisión y centros de desarrollo tecnológico. La formación de las personas y la calidad de los centros tecnológicos y universidades pueden ayudar”. También, concluye, será de gran ayuda que se sigan construyendo nuevos proyectos de generación de energía en Navarra. Al igual que el resto del país y tras años de parón, esa actividad ya se está retomando.

PAPELPedro Mendarozketa, director general Smurfit Kappa SangüesaLa papelera Smurfit Kappa con tres centros de producción en Navarra (Sangüesa, Cordovilla y Aoiz) no sólo no tuvo que cesar su actividad por la covid-19 al pertenecer a un sector considerado “esencial” y “estratégico” sino que durante los primeros meses de la pandemia se vio obligada a hacer frente a un incremento de demanda muy notable de muchos tipos de papel y embalaje. “Durante la segunda parte de la pandemia, el consumo y por lo tanto la demanda se han normalizado”, aseguran los responsables de los tres centros que la compañía tiene en la Comunidad foral, Pedro Mendarozketa (de la fábrica de papel MG de Sangüesa), Ignacio Landa (de la planta de producción de embalaje de cartón de Cordovilla) y Eduardo Lacalle (de la planta de producción de nido de abeja en Aoiz). Los productos de la papelera tienen múltiples aplicaciones y cuenta además con una cartera de clientes en sectores esenciales para mercados de primera necesidad, como puede ser la alimentación, salud, transporte o E-Commerce. Donde más ha caído la demanda ha sido en la venta a clientes industriales, pero, en general, coinciden los tres gerentes, ese descenso ha sido compensado por otros sectores. “Hemos seguido produciendo nuestros productos con total normalidad y dando servicio a nuestros clientes”. Ninguno oculta la dificultad de hacer predicciones. Tampoco el alto grado de incertidumbre que existe. Pero el hecho de que fabriquen un producto “esencial” para muchos sectores y que la demanda siga siendo estable les hace mostrarse relativamente optimistas de cara al futuro. “Contamos con iniciativas como Better Planet Packaging que busca mejorar productos desde el punto de vista de la sostenibilidad y eso nos ofrece oportunidades diarias para ayudar a nuestros clientes en el diseño de embalajes sostenibles. Pero sin duda, tener una vacuna disponible y eficaz afectará positivamente a todos los sectores”, argumentan.En el caso de la Comunidad foral, el camino a seguir es claro. “Seguir impulsando la innovación y la inversión en sectores industriales”. Una innovación, remarcan, que debe ser “sostenible”, a nivel de producto y procesos. “Fomentar un entorno en el que se pueda beneficiar a las empresas, que apuesten por la mejora del Medio Ambiente es fundamental para la sostenibilidad de nuestra Comunidad, y una prioridad para el grupo Smurfit Kappa en Navarra”, concluyen.

AUTOMOCIÓNMiguel Ángel Grijalba Blanco, director de producción de Volkswagen NavarraSolo hay que revisar las cifras macro para constatar el brutal impacto que la crisis de la covid ha tenido en el sector, clave para la economía navarra. Un impacto que, en todo caso, como resalta Miguel Ángel Grijalba Blanco, director de producción de Volkswagen Navarra, ha servido de estímulo adicional para empujar y acelerar aún más el gran cambio hacia la electromovilidad, con grandes lanzamientos de productos 100% eléctricos, como el Volkswagen ID.3 y el Volkswagen ID.4, en plena crisis y como oportunidad para salir de ella. Admite el directivo que este año la planta de Landaben producirá un 19 % menos de coches que los previstos. Un recorte que trae como consecuencia un impacto dramático en los costes por unidad y también en la liquidez. Pese a todo, dice, “de todas las crisis hay que quedarse con la parte positiva y obtener un aprendizaje para el futuro. Ahora somos más ágiles y flexibles; hemos descubierto nuevos potenciales y posibilidades de trabajar y de comunicar; hemos simplificado procesos administrativos, avanzado de forma radical en temas como el teletrabajo y nos hemos preparado para lanzar un nuevo modelo el año próximo… Somos mejor empresa que antes”.La planta ha ido recuperando la actividad de forma paulatina. El 24 de agosto introdujo el tercer turno y en la actualidad, trabaja con desplazamientos de pausas, e incluso algunos sábados, para cumplir con el programa asignado, que se incrementó en 5.000 coches a la vuelta de las vacaciones estivales. Un incremento que les ha llevado a incorporar 452 eventuales hasta final de año. “Hemos aprendido que el corto plazo (3 meses) es lo poco seguro en esta situación y que deberemos adaptarnos a los cambios de la forma más ágil posible. La evolución de la pandemia y las diferentes regulaciones de los gobiernos europeos sobre el automóvil, así como los diferentes programas de incentivación al consumo y a la industria, hacen que la situación sea muy cambiante”.Pide que el compromiso institucional con la automoción siga siendo claro, firme y sostenido. “Es el compendio de fabricante (VW Navarra) y proveedores (empresas) y su saber hacer (personas) lo que hacen de la automoción en Navarra el sector de referencia. Más aún si cabe, la unión de todos ellos en ACAN (el Cluster de la Automoción de Navarra) que ha hecho posible en esta situación de crisis colaboraciones coordinadas para conseguir, por ejemplo, equipos de protección individual (EPI) como las mascarillas, que posibilitaron un inicio temprano y, sobre todo, seguro de la actividad industrial.

MAQUINARIA, BIENES DE EQUIPOJuan José Suárez, presidente del Grupo Azkoyen y consejero del Grupo BerkeliumLa crisis provocada por el coronavirus ha afectado de manera desigual al grupo Azkoyen, con sede en Peralta. Según Juan José Suárez, presidente de la compañía, los sectores que han padecido “de manera más virulenta” los efectos de la pandemia han sido el vending, el retail y el horeca, por los confinamientos, las restricciones de movilidad, los ERTE, el trabajo en remoto, etc. Y “ha resistido mejor” el sector de seguridad (controles de acceso y control de presencia). Por ello, en Azkoyen, el mayor efecto se ha producido en el vending, mientras que el negocio de seguridad “prácticamente no se ha resentido” y el negocio de cashology se está recuperando “de manera muy sólida”.En cuanto a las perspectivas, Suárez explicó que la evolución futura está sujeta a muchas incertidumbres, como son la situación sanitaria en los diferentes países, los posibles escenarios de recuperación, el incremento del desempleo, etc. “En este entorno incierto, nuestra compañía ha apostado por la innovación en sus diferentes divisiones para adaptarse a la “nueva normalidad”. Así hemos lanzado la tecnología Distance Selection para nuestras máquinas automáticas, que permite al usuario obtener los productos sin necesidad de contacto con la superficie de la máquina, aportando absoluta seguridad e higiene en el proceso de compra. Hemos también potenciado las APP´s de pago en máquinas de vending a través de una aplicación para smartphones denominada Pay4Vend. Adicionalmente nuestro grupo ya dispone de productos como el Cashlogy, la solución automatizada de control de efectivo que, además de ayudar al propietario de un pequeño comercio a gestionar el negocio de una manera más efectiva, potencia la higiene en el establecimiento proporcionando mayor seguridad para sus empleados y clientes.En cuanto a las necesidades, Suárez señaló que buena parte del sector está muy influido por los ciclos económicos, “por lo que se hace imprescindible una diversificación geográfica, incluyendo la búsqueda de nuevos mercados, así como el impulso a la innovación y a las nuevas tecnologías (soluciones basadas en plataformas IOT, soluciones de control de accesos y de tiempo y presencia preparadas para satisfacer nuevos requerimientos como el tracking y conteo de personas, facilitación del teletrabajo y de los horarios flexibles, etc.)” Finalmente, añadió, que este sector, como muchos otros, necesita de un marco laboral “adecuado que incluya medidas de flexibilización, así como el establecimiento de los mecanismos necesarios para dotar de liquidez a todas las empresas.

PLÁSTICO Y CAUCHOJavier Antoñana, vicepresidente de Precision Plastic Europe Flex Health SolutionsJavier Antoñana es vicepresidente de la división Precision Plastics Europe de la empresa Flex Health Solution, grupo que adquirió la planta navarra Irumold. Flex es uno de los mayores actores mundiales de la inyección de plástico, con cerca de 2.000 máquinas de inyección en todo el mundo, así como en la fabricación de moldes de ultra precisión. El grupo fabrica piezas de plástico en plantas de diferentes países para varios y variados sectores. Antoñana explica que, debido a la pandemia, este año la demanda en sectores tradicionalmente importantes, como el automóvil y la electrónica, ha caído “considerablemente”, primero en Asia, luego en Europa y, finalmente, en América. En cambio, añade, en sectores como el médico, sobre todo en lo relacionado con los kits de diagnóstico, como PCR y tests rápidos de antígenos“hemos tenido que aumentar la producción todo lo posible”. Añade que China comenzó a recuperarse mucho más rápido que Europa y que ya está en niveles parecidos a los anteriores a la pandemia. En cuanto a Flex Pamplona Irumold, “por su alta tecnología, gran cualificación y experiencia de sus profesionales en el sector médico, se sitúa en récords de producción de los últimos 45 años, por lo que tenemos ambiciosos planes de crecimientos”, explica. Sobre las perspectivas a corto plazo del sector, Javier Antoñana apunta que los diferentes sectores están evolucionando con disparidad, pero que, en general, “después de la situación tan mala que han pasado algunos de ellos, la mayoría se encuentran en fase de recuperación”.Ya en nuestra comunidad, Javier Antoñana ofrece una visión positiva. “El sector del plástico en Navarra tiene muy buenas empresas con una mayor presencia en sectores como el del automóvil o el electrodoméstico, pero mucho más residual o, incluso, a veces inexistente, en otros sectores de más valor añadido como en el sector de salud, donde por el nivel de cualificación de nuestros profesionales podríamos tener un papel mucho más relevante que el que actualmente tenemos”, explica. Sin embargo, también, en su opinión, hay carencias que hay que tener en cuenta: “ Como en general ocurre en otros muchos sectores empresariales en nuestro país, muchas de nuestras empresas adolecen de una dimensión lo suficientemente grande como para poder tener una masa crítica que les permita acelerar su crecimiento, innovar más y les proporcione la capacidad de acceder a proyectos de mayor envergadura en un mundo globalizado. Necesitamos que nuestras empresas crezcan, así como incrementar mucho más la colaboración entre empresas, empresas con Universidades y empresas con el sector público. Finalmente tenemos que asumir que somos una región periférica en el mundo y todo lo que ayude a mejorar muestras conexiones beneficiará al progreso de nuestra región.”

MINERALES NO METÁLICOSPedro María Busto, director general de Saint Gobain abrasivosLa planta de Saint Gobain en Berrioplano (antigua Norton) se dedica a la fabricación y comercialización de soluciones abrasivas dirigidas al mercado de la distribución industrial, de la construcción y del bricolaje. Con 108 trabajadores, factura 28 millones de euros. Su director general, Pedro María Busto, explica cómo ha afectado la crisis del coronavirus a su empresa y a su sector. “Los mercados de consumo de abrasivos son variados y su comportamiento ha sido desigual. Por un lado, la distribución industrial y la industria en general han frenado su actividad, impactando en los stocks de consumibles que se han reducido al mínimo”, comenta. Añade que, además, los talleres de reparación de automóvil han cerrado durante varias semanas y la movilidad de los vehículos se ha reducido enormemente al igual que el número de asistencias a talleres. Pedro María Busto explica que la construcción se ha mantenido parcialmente en su parte de renovación de vivienda particular pero no ha compensado la caída del resto y que el bricolaje ha seguido con su tendencia positiva.El directivo concreta en cifras cómo ha afectado el coronavirus a la empresa que dirige. Entre abril y septiembre el impacto en la cifra de negocio total ha sido del 60%. “Los ERTE y los planes de reducción de gastos han permitido no generar perdidas en nuestras cuenta de resultados”, matiza.En relación al futuro, el directivo habla de “incertidumbre total”. “Un nuevo confinamiento puede provocar una recesión sin precedentes. Si se mantiene la actividad como hasta ahora lucharemos por sobrevivir sin aplicar medidas drásticas”, dice.Pedro María Busto tiene claro por dónde pueden ir las soluciones. “Se precisa una mayor claridad legal a la hora de aplicar los ERTE, prejubilaciones o salidas. Hay que ser conscientes de que para salir de la crisis habrá que crear empleo productivo y no son los gobiernos quienes lo generan, sino las empresas privadas. Se necesita apoyarlas”, concluye.

MADERADiego Núñez Jiménez, director general de MadergiaUn estudio de la Asociación de Empresarios de la Madera sobre la influencia de la covid en el sector concluyó que en un primer momento el impacto de la crisis fue “muy fuerte”, pero que después los efectos se suavizaron. Lo explica Diego Núñez Jiménez, director de Madergia, constituida en 2005, con 16 trabajadores y una facturación de 4 millones de euros. En el caso concreto de su empresa, dice que la paralización de la actividad económica que no era esencial les afectó negativamente. “Después hemos tenido un rebote que ha hecho que nuestra actividad haya crecido incluso para compensar esa paralización. Si bien el escenario actual presenta mayor incertidumbre y complejidad, lo cierto es que el subsector de la construcción con madera vive un momento de auge”, explica el directivo. Entre las razones que explican esta situación señala “la preocupación por el medio ambiente y la necesidad de hogares más saludables.” Apunta que no ha ocurrido lo mismo con la evolución del mundo de la construcción hacia procesos más industrializados.Para Diego Núñez esta crisis ha puesto de relieve la importancia de cuestiones que son la “seña de identidad” del sector, como el cuidado por el planeta, la sostenibilidad, la lucha contra el cambio climático, la economía circular... “El sector de la madera puede y debe jugar un papel fundamental en la recuperación de la economía navarra y en la llamada transición hacia un mundo más ecológico”, apunta. Núñez dirige la empresa en la que, además de él, participan como socios los también ingenieros Alberto de Miguel y Óscar Landa-Arroitajauregui. Madergia se dedica a construir edificios de madera en altura, viviendas Passivhaus, edificios dotacionales... Y, entre sus obras, destaca el edificio Entrepatios Las Carolinas, Madrid; el frontón Gure Jokoa, en Orkoien, o el edificio Universidad Universidad de Vigo.Entre las fortalezas con las que cuenta Navarra para conseguirlo, el directivo señala la existencia y abundancia de la madera, “un recurso natural renovable, por tanto, inagotable, que es posible aprovechar de manera sostenible mejorando a la vez nuestros bosques”. Añade como fortaleza, “el haber mantenido un tejido empresarial que abarca toda su cadena de valor, así como contar con empresas punteras en varios de sus subsectores”. “En cuanto a las carencias o necesidades, quizá falte un esfuerzo aglutinador que permita una visión más integral del sector, así como una mayor educación ambiental de la sociedad que permita entender que el uso de la madera es beneficioso en todos los aspectos”.

QUÍMICAJosé Ignacio García de Albizu, director de Huntsman Navarra (Inquinasa)La planta que la multinacional Huntsman tiene en Pamplona (la antigua Inquinasa) pertenece al sector químico que, “si bien no ha salido indemne de esta crisis, sí que la está pudiendo sobrellevar. debido a la diversificación de sus clientes (agricultura, construcción, transporte o industria farmacéutica) y a que cada uno de ellos ha sufrido los efectos de manera diferente”. Lo explica José Ignacio García de Albizu, director de Huntsman en Pamplona. “En nuestra fábrica de Pamplona nos sucede algo parecido. Tenemos un portafolio de productos bastante variado y cada uno se ha comportado de forma diferente. Hemos tenido la suerte de que la mayor parte de nuestra producción está destinada al sector agroquímico, que no solo ha mantenido la demanda, sino que incluso la ha aumentado ligeramente respecto al año pasado. Sin embargo, por otro lado, también tenemos una parte de nuestra producción que abastece al sector de la automoción, con una demanda que se redujo drásticamente a partir de mayo y que ahora está recuperándose de forma paulatina. El hecho de que la práctica totalidad de nuestros productos esté destinado a la exportación también ha ayudado a mitigar el impacto de la crisis”, apunta el directivo.García de Albizu dice que es difícil hablar de perspectivas para el sector, porque están ligadas a la evolución de la pandemia. “Nuestra multinacional está barajando escenarios que muestran un 2021 con niveles similares a los del año 2019 en muchos de los mercados a los que el sector químico abastece, como la agricultura, la automoción, la construcción o las infraestructuras. Pero también hay otros a los que le va a costar más recuperarse, como es el caso del sector aeronáutico, el cual constituye un importante mercado para Huntsman a nivel global”, apunta el directivo. Y añadió: “En conjunto, creo que la industria química puede recuperarse relativamente bien, siempre y cuando ( y esto es crítico) la pandemia remita y nos devuelva a un entorno social y económico menos incierto”.Ante esta situación, el directivo opina que la mayor fortaleza de la Comunidad para afrontarla tiene que ver con “el fuerte tejido industrial de la región, con todas las ventajas que eso supone, independientemente del sector al que se pertenezca”. En cuanto a las desventajas que presenta la comunidad, señala: “La principal viene dada por el reducido tamaño del sector químico en la región. Soy realista, y no aspiro a que en Navarra se desarrolle un fuerte polo químico como el que pueda existir en otras regiones de España, pero sí que me habría gustado ver interés en la articulación de una cierta estrategia regional enfocada al desarrollo del sector en Navarra. Al fin y al cabo, la industria química moderna se caracteriza por la creación de empleo cualificado, por las significativas inversiones que trae consigo (a menudo de multinacionales internacionales) y por un escrupuloso cuidado por la seguridad de las personas y del medio ambiente, todo lo cual redundaría en beneficio de nuestra región”.

AGROALIMENTACIÓNEduardo López Milagro, consejero delegado y propietario Gvtarra-RiberebroEduardo López Milagro es el propietario y consejero delegado del Gvtarra-Grupo Riberebro, perteneciente a un sector que ha vivido durante determinados momentos importantes aumentos de demanda. “La pandemia ha demostrado que la cadena alimentaria funciona en circunstancias excepcionales. Pero también ha evidenciado el valor de los productos básicos, en los que los consumidores confían cuando lo prioritario es garantizar una alimentación saludable y segura”, apunta el directivo. Otro efecto de la pandemia ha sido, continúa López Milagro, el trasvase del consumo de la calle al hogar, algo que, unido al contexto económico y social, está provocando que los consumidores se refugien en productos que ofrecen calidad, valor, buen precio y tranquilidad.En Gvtarra, fabricante de productos de alta demanda, la pandemia ha llevado a acelerar transformaciones en curso. Así, explica el directivo, han incrementado las materias de origen local. “ Con el objetivo de aprovechar al máximo el potencial agrario de Navarra, el grupo ha puesto en marcha el Proyecto Tierra, una iniciativa destinada a incrementar el aprovisionamiento local de materias primas”, apunta. Además, el grupo ha aumentado su internacionalización ya que comercializa sus productos en 60 países, lo que supone más del 50% de la cifra de negocio. Se hace con una red de oficinas comerciales que operan en España, Francia y Portugal. “Pero nuestro reto es crecer incrementando en paralelo ese porcentaje”, añade.Para Eduardo López Milagro es importante a corto plazo identificar proyectos que puedan optar a los fondos de recuperación de la UE. “Lo ideal sería conseguir aunar intereses en torno a proyectos regionales o comarcales que cumplan con los criterios para impulsar creación de empleo en nuestras zonas en negocios con recorrido y valor a largo plazo. El sector puede y debe ser tractor en la recuperación económica y social”, apunta.En cuanto a las fortalezas con que cuenta Navarra, el directivo destaca que su sector agroalimentario es “una reserva natural de salud, porque tenemos la tierra y el clima ideales para el cultivo y elaboración de las mejores verduras de Europa”. “Se trata de un regalo, que además no es deslocalizable por las decisiones de una corporación o de un gobierno”, añade. Por otro lado, “siempre es necesario aumentar la inversión en investigación y en formación, así como potenciar de manera decidida nuevos canales de distribución y técnicas comerciales”.

TEXTIL Y CONFECCIÓNRoberto Echávarri, gerente de EgatexEgatex es una empresa ubicada en Estella, dedicada a la producción y comercialización de prendas de lencería de estar en casa, como batas, pijamas, camisones, etc. Con 38 trabajadores y una facturación de ocho millones de euros, pertenece a un sector que se ha visto claramente afectado por el cierre temporal del comercio, “lo que ha generado un descenso muy importante de las ventas y ha provocado además el cierre definitivo de muchas tiendas”, según explica Roberto Echávarri, gerente de Egatex. “Se estima que la caída de ventas en el textil será superior al 35% en el año 2020”, añade.Apunta el directivo que, a nivel productivo, ha habido también grandes problemas de abastecimiento, tanto de materias primas como de prendas, “lo que ha dejado al descubierto la gran dependencia del sector en países con costes productivos más baratos”.Ya en concreto, en la empresa que dirige, explica que han sufrido los mismos problemas de ventas provocados por el parón en el sector. “Durante el estado de alarma, decidimos fabricar de manera totalmente altruista batas sanitarias que, después de un rápido aprendizaje, la correcta adecuación de la cadena productiva y de pasar todos los certificados y homologaciones, comenzamos a comercializar, lo que nos ha permitido al menos mantener todos los puestos de trabajo y abrir una nueva línea de negocio”.Sobre el futuro, su opinión es clara: “Debemos replantearnos por completo el actual sistema de una industria basada en grandes producciones a coste muy barato que la ha convertido en la segunda más contaminante.- Tenemos que impulsar la fabricación textil en nuestro país a la vez que el consumo en el pequeño comercio”.Esto requiere también, en su opinión, “la reeducación” de los consumidores. “Es necesario que realicemos un consumo responsable en el que adquiramos ropa de más calidad y durabilidad. De esta manera se podrá frenar la superproducción textil y reducir su impacto negativo en el medio ambiente. Debemos tener muy en cuenta además la aplicación de las nuevas tecnologías, vitales para esta renovación del sector, y aplicarlas también en beneficio del pequeño comercio. También debería afrontarse la regulación de los periodos de rebajas que han dejado de estar acompasadas con las actuales condiciones climáticas”, añade.Lamenta que la influencia en Navarra de la industria textil sea muy escasa y mínima su influencia en la economía.