Want to make creations as awesome as this one?

No description

More creations to inspire you

Transcript

leer más

leer más

leer más

MEDIDAS DE FOTOPROTECCIÓN

CÁNCER DE PIEL

Carcinoma decelulas Basales

Revisa tu piel con frecuencia y acude al menos una vez al año al dermatólogo

SIGNOS DE ALARMA

Anualmente se diagnostican más de 78.000 casos de cáncer de piel.

La exposición inadecuada al sol es la principal causa

tipos:

Carcinoma decelulas escamosas

MELANOMA

A

La regla del ABCDE nos puede ayudar a distinguirun lunar normal de un melanoma

Asimetría de un lado con el otro

Bordes desiguales, borrosos o irregulares

Colores diferentes, incluyen tonos negras, marrones o azulados

Diámetro mayor a 5 mm.

Evolución: los melanomas siguen creciendo y variando de aspecto

Evitar la exposición al sol entre las 11 y las 16 y recordar que, aunque el cielo esté nublado, el 70-80% de los rayos UV siguen llegando a la piel.

Extremar la precaución en las zonas del cuerpo más sensibles: cara, labios, cuello, cabeza, escote, senos, orejas y dorso de los pies.

Las primeras exposiciones al sol deben ser progresivas y preferentemente en movimiento.

Evitar el uso de productos cosméticos con alcohol antes de exponerse al sol para que no aparezan manchas.

Evitar la exposición directa al sol y usar productosde alta protección en el embarazo, tras el parto osi se toman anticonceptivos u otros medicamentos fotosensibilizantes por el riesgo de melasma.

Tomar frutas y verdudas para prevenir el envejecimento cutáneo.

Protégete cubriendo tu cuerpo con camiseta, gafas de sol y sombrero.

Las cremas protectoras deben aplicarse cada 2 horas o más frecuentemente si se suda mucho o se realiza ejercicio. También cada vez que se salga del agua.

Los niños menores de 1 año no deben estar expuestos directamente al sol.

Las medidas de prevención junto a las nuevas técnicas dediagnóstico y tratamientos han hecho que el cáncer de pielsea uno de lostumores con mejor pronóstico.

E

D

C

B

A

CARCINOMA DE CÉLULAS BASALES

Dra. María Calvo Pulido, Jefa de Servicio deDermatologíadel complejo hospitalarioRuber Juan Bravo (Madrid)

A

¿Cuáles son los factores de riesgo que influyen en su desarrollo?

¿Cuáles son sus síntomas principales?

Entre la amplia oferta de cremas solares, ¿cómo elegir el mejor producto para nuestra piel?

¿Cómo podemos prevenir este tipo de tumor?

¿Por qué es importante el diagnóstico precoz?

¿Afecta a todo tipo de personas?

¿Cuál es su pronóstico?

¿En qué partes del cuerpo se puede desarrollar?

¿Qué es y cómo se produce el carcinoma basocelular?

¿Con qué tratamientos contamos actualmente?

El principal factor de riesgo es la exposición solar crónica. También la exposición a otras sustancias químicas como el arsénico, el tabaco y la radiación ionizante. Además, existenenfermedades genéticas como el albinismo, xeroderma pigmentoso o síndrome del carcinoma basocelular familar donde su incidencia es mayor.

Aunque su extensión a distancia es excepcional, va haciendo crecimiento local y en función de su localización puede llegar a invadir estructuras vecinas como cartílago, hueso o músculo. Por tanto, cuanto antes se diagnostique menor será el daño local y la cicatriz quirúrgica posterior. El diagnóstico habitualmente es clínico, pero actualmente contamos con técnicas como la ecografía o la microscopía confocal. La confirmación diagnóstica se realiza con biopsia cutánea y estudio anatomopatológico.

Sin duda aquellas personas con fototipo I, II, de piel y ojos claros, con mayor facilidad para quemarse, tienen una mayor predisposición. Asímismo los pacientes inmunodeprimidos por alguna enfermedad o tratamiento tienen mayor riesgo de desarrollar carcinomas.

El grado de protección frente a las radiaciones viene determinado por el spf (factor de protección solar), que indica el número de veces que el protector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al enrojecimiento. Es decir, un mismo spf no actúa igual en todos los tipos de piel. Se deben elegir fotoprotectores que contengan filtros frente a la radiación UVA, UVB y si es posible también frente a la luz visible, y siempre homologado por la Unión Europea.

Existen distintas variedades clínicas de carcinoma basocelular. Se puede manifestar en forma de lesión nodular, rojiza o rosada, con un característico borde perlado, duro al tacto. En ocasiones se ulcera y se observa una lesión costrosa o descamativa y otra de sus variedades se presenta en forma de placa cicatricial, ligeramente deprimida.

Se trata de un tipo de cáncer de piel no melanoma que se produce por mutación en el ADN de las células basales, que son las células madre encargadas del recambio celular de nuestra piel.

El pronóstico es en general muy bueno, ya que es excepcional el riesgo de metastásis y normalmente es un problema exclusivamente local.

Sin duda la mejor prevención es la fotoprotección solar desde la infancia, evitando las quemaduras solares.

Aunque el tratamiento de elección es la cirugía, contamos con distintos tratamientos indicados para alguna variante más superficial o para casos en los que la cirugía no esté indicada. Existen tratamientos tópicos en crema, que son modificadores de la respuesta inmunológica, tratamientos con luz y fármacos fotosensibilizantes como la terapia fotodinámica y para casos de enfermedad más avanzada o inoperables existe un inhibidor de una vía de señalización (via Hedgehog) arnormalmente activada en el carcinoma basocelular. También se pueden utilizar técnicas como elctrobisturí, curetaje o láser.

Dado que su principal factor de riesgo es la exposición a radiación ultravioleta, aparece en zonas del cuerpo fotoexpuestas. Sobre todo la cara (nariz, frente, mejillas, pabellón auricular), y con menos frecuencia en escote, espalda y brazos.

CARCINOMA DE CÉLULAS escamosas

Dr. Jose Carlos Pascual, dermatólogo delhospitalQuirónsalud Torrevieja (Alicante)

A

¿Cuál es su pronóstico?

¿Qué es y cómo se produce el carcinoma de células escamosas?

¿Cuáles son sus síntomas principales?

¿En qué partes del cuerpo se puede desarrollar?

Entre la amplia oferta de cremas solares, ¿cómo elegir el mejor producto para nuestra piel?

¿Por qué es importante el diagnóstico precoz? ¿Qué pruebas diagnósticas se realizan?

¿Cómo podemos prevenir este tipo de tumor?

¿Cuáles son los factores de riesgo que influyen en su desarrollo?

¿Afecta a todo tipo de personas?

El carcinoma de células escamosas o carcinoma epidermoide es uno de los tumores malignos cutáneos más frecuentes. Se trata de una lesión que deriva de los queratinocitos (las células de nuestra epidermis). Se produce como consecuencia de mutaciones del ADN de estas células. Mutaciones que se van acumulando a lo largo de la vida.

Lo primero es recomendar como mínimo un factor de protección de 30, y aún mejor de 50. Cada tipo de piel tolerará mejor uno u otro fotoprotector. Por ejemplo pieles con tendencia al acné, se benefician de fotoprotectores poco grasos y matificantes. Respecto a la frecuencia y cantidad, hay muchos trabajos que confirman que nos ponemos menos cantidad de fotoprotector de la que deberíamos. Lo primero es aplicarlo unos 15-30 minutos antes de la exposición. Debemos aplicar cantidades muy generosas y volver aplicarlo cada 2 horas o antes si nos hemos dado un baño.

Por lo general el pronóstico es bueno cuando se trata de forma temprana y adecuada. Si bien el carcinoma de células escamosas tiene la capacidad de extenderse, principalmente a ganglios regionales.

Áreas más expuestas al sol, principalmente la cara incluyendo el cuero cabelludo y dorso de brazos y piernas.

La mejor forma de prevenirlo es limitar la cantidad de exposición solar sobre nuestra piel a lo largo de la vida. Debe limitarse en el ámbito laboral y en el ocio.

El principal factor asociado con su desarrollo es la radiación ultravioleta (UV). La piel va acumulando daño solar a lo largo de la vida, y a mayor daño acumulado más mutaciones en las células y mayor riesgo de carcinoma. Otro factor importante es el consumo de fármacos inmunosupresores, esto hace que pacientes trasplantados desarrollen estos tumores con más frecuencia.

Tumores (bultos) que crecen de forma exofítica (es decir hacia fuera de la piel), con tendencia al sangrado espontáneo. El crecimiento es relativamente rápido en semanas o meses.

El diagnóstico precoz es de vital importancia al igual que en otros tumores. Lesiones de mayor tamaño, más de 2 cm, se han asociado con mayor riesgo para el desarrollo de metástasis. El diagnóstico es fundamentalmente clínico y es realizado mediante la exploración física por parte del dermatólogo. Ocasionalmente puede requerirse una biopsia antes de la extirpación.

El fototipo es un factor determinante para su desarrollo. Personas con fototipos bajos, es decir piel, ojos y cabello claros que tienden a quemarse con el sol son más proclives al desarrollo de estos tumores.

¿Con qué tratamientos contamos actualmente?

El tratamiento fundamental es la extirpación con márgenes adecuado. Este tratamiento se asocia a muy buen pronóstico y pocas morbilidades. Para casos más agresivos (que son poco frecuentes) contamos con la radioterapia, la quimioterapia y más reciente con la inmunoterapia.

MELANOMA

Dr. Josep González Castro,DirectordeIDERMA,servicio de Dermatologíadel Hospital Universitari Dexeus de Barcelona

A

¿Cómo podemos prevenir este tipo de tumor? Y, ¿a qué signos de alerta debemos estar alerta?

¿Cuál es su pronóstico?

¿Cuáles son sus síntomas principales?

Entre la amplia oferta de cremas solares, ¿cómo elegir el mejor producto para nuestra piel?

¿En qué partes del cuerpo se puede desarrollar?

¿Qué es y cómo se produce el melanoma?

¿Con qué tratamientos contamos actualmente?

¿Cuáles son las principales causas?

¿Qué herramientas utilizan para la detección precoz?

El melanoma representa el 65% de todas las muertes por cáncer de piel debido a su alto potencial de agresividad y de provocar metástasis. Puede tratarse con éxito en sus etapas iniciales, pero es difícil de curar una vez se ha diseminado a otras partes del cuerpo a través de la sangre o el sistema linfático. La buena noticia es que gracias a los nuevos avances es posible detectarlos a tiempo y que las probabilidades de curación sean mayores.

Con frecuencia, su primer síntoma es un cambio de tamaño, forma, color o textura de un lunar o la aparición de uno nuevo.

La Cirugía de Mohs permite eliminar con precisión el tumor y los márgenes de tejido estrictamente necesarios para poder controlar la enfermedad y evitar su reaparición. Cuando se sospeche propagación del cáncer a los ganglios linfáticos se deberá realizar la llamada biopsia de ganglio centinela y si los resultados revelan la presencia de células cancerosas, se recomendará la extirpación de todos los ganglios linfáticos cercanos al melanoma. LEER MÁS

Entre las causas del melanoma, es determinante el haber tomado en exceso el sol a lo largo de la vida y/o de forma inadecuada. Otros factores de riesgo son tener la piel, los ojos y el pelo claros, que haya presencia de lunares atípicos, displásicos o en una cantidad superior a 50, tener antecedentes familiares o haber sufrido quemaduras solares durante la infancia.

La mejor forma de prevenir este tumor es revisarse la piel con frecuencia y acudir al menos una vez al año al dermatólogo. Además, debemos seguir unos buenos hábitos de protección frente al sol.El cáncer de piel no solo puede esconderse en los lunares. Las manchas o las verrugas también pueden malignizarse. Por eso hay que tener muy en cuenta si aparece de una nueva mancha, lunar o verruga, con aspecto diferente y de rápida evolución. Si apreciamos la alteración de una mancha ya existente (ha cambiado de tamaño, color o forma; es diferente al resto, es asimétrica, tiene un tacto áspero, tiene varios colores, es mayor de 5 mm., pica, sangra, tiene una superficie brillante, parece una herida pero no cicatriza.

En Iderma hemos desarrollado un plan de acción para facilitar la revisión de lunares, manchas y verrugas de la piel de la máxima población de referencia posible a un precio reducido (para pacientes sin mutua médica), se trata del ESTUDIO IDERMA PREVENT.LEER MÁS

Los melanomas pueden formarse en cualquier parte del cuerpo. Con mayor frecuencia, aparecen en partes que son más propensas a estar expuestas al sol, como la espalda, las piernas, los brazos y el rostro.

Para que sean realmente efectivos es importante fijarse en el fototipo de cada persona, las circunstancias en las que se va a producir la exposición solar e interpretar la información que nos da el fotoprotector. Así, a la hora de escoger un buen protector solar, deberíamos fijarnos en que ofrezcan protección de amplio espectro, en su factor de protección social, en el tipo de filtro, la resistencia al agua, la fórmula, tipo de piel y zona del cuerpo donde se va a aplicar y la duración tras la apertura. LEER MÁS

Se trata de un tumor de las células pigmentarias de la piel, los melanocitos. Puede aparecer sobre un lunar o mancha de piel, o sin que exista una lesión previa.

* Protección de amplio espectro.Lo primero de lo que hay que asegurarse en el momento de comprar el fotoprotector es que ofrezca ‘protección de amplio espectro’. Esto significa que nos defiende tanto contra la radiación ultravioleta B (UVB) como de la ultravioleta A (UVA). Así pues, el fotoprotector debe indicar claramente en el envase que ofrece protección frente a ambas radiaciones. La nueva generación de fotoprotectores pueden incluir, además, protección frente a los rayos infrarrojos-A (IR-A) y luz visible (HEvis).* Factor de Protección Solar. La protección frente a la radiación UVB viene determinada por el Factor de Protección Solar(la cifra que aparece junto a las siglas FPS o en inglés, SPF) e indica el número de veces que el fotoprotector aumenta el tiempo de defensa natural de la piel frente al enrojecimiento previo a la quemadura. Así pues, si una piel se enrojecería a los 10 minutos de estar al sol a las doce del mediodía de un día de verano, tras aplicarse un filtro de factor 10 (FPS 10), esta podría soportar diez veces más la radiación solar sin quemarse. Es decir, 100 minutos.La Comisión Europea propone que el grado de protección figure en la etiqueta de los fotoprotectores mediante cuatro categorías: baja (FPS de 6 a 10), moderada (FPS de 15 a 25), alta (FPS de 30 a 50) y muy alta (FPS de más de 50).Aun usando protector solar de alta o muy alta protección, es muy importante tener en cuenta que no existe el fotoprotector ‘total’, ya que estos siempre permiten la penetración de cierta cantidad de radiación. Un FPS 15 bloquea hasta un 93,3% de la radiación y un FPS de 50, alrededor del 98%.* Tipo de filtros. El protector solar es eficaz gracias a que en su composición cuenta con diferentesfiltros solares que reflejan la radiación (físicos), la absorben (químicos) o bien reparan los daños que produce (orgánicos o biológicos). Actualmente, la mayoría de las fórmulas combinan las tres modalidades de fotoprotección para que actúen en sinergia. Aun así, en ciertos casos es mejor decantarse por un tipo de filtro u otro.Losfiltros químicos están desaconsejados en el caso de los niños, ya que al absorberse en la piel, tienen más riesgo de alergia, al igual que pasa con las pieles intolerantes. En estos casos, hay que optar por filtros físicos. También se recomiendan este tipo de filtros en el caso de deportistas o personas que por su condición laboral pasan mucho tiempo en el exterior, ya que aseguran una cobertura de todo el espectro de la luz solar, actúan de manera inmediata (no hay que aplicarlos 30 minutos antes de la exposición como en el caso de los químicos) y ofrecen una gran resistencia al agua o al sudor. El inconveniente de los filtros físicos es que suelen ser menos cosméticos al dejar una fina capa blanquecina sobre la piel. Estos filtros pueden identificarse con términos como ‘pantalla física o mineral’ en el etiquetado.Los químicos, en cambio, son cada vez más imperceptibles y permiten texturas agradables incluso con FPS elevados, por lo que son, en general, los más utilizados.* Resistencia al agua. Existen dos expresiones que recogen, en la etiqueta, la capacidad protectora de la fórmula sobre la piel al entrar en contacto con el medio acuático. Por una parte, ‘resistente al agua’, que es cuando el fotoprotector no ha perdido eficacia después de 40 minutos de inmersión; y por la otra, ‘muy resistente al agua’, que amplía el tiempo a 80 minutos. Aunque los filtros resistan cierto tiempo en el agua, tenemos que tener en cuenta que, si después nos secamos con la toalla, vamos a eliminar parte de la fotoprotección. De ahí que sea necesario reaplicar el producto tras cada baño o en condiciones de sudoración excesiva.* Fórmula, tipo de piel y zona del cuerpo. Es clave que lastexturas de los fotoprotectores sean agradables y se adapten a la zona de aplicación y al tipo de pielde cada uno. Aunque pueda parecer una cuestión poco relevante, que la aplicación sea cómoda y placentera influye en gran medida en la cantidad de producto que se acaba extendiendo sobre la piel y en su frecuencia de uso, lo que garantiza una mejor fotoprotección.Así pues, la fórmula elegida (crema, gel, loción, espray, barra, etc.) podrá ser diferente en función de dónde se vaya a utilizar: cara, cuerpo, zonas sensibles, labios o calva.También según se tenga la piel más seca o más grasa serán apropiadas unas texturas u otras y habrá que tener en cuenta su composición. En el caso de las pieles acnéicas, por ejemplo, es imprescindible que sean productos sin aceites y no comodogénicos, que no obstruyan los poros, para no agravar el problema.* Duración tras la apertura. Hay que tener en cuenta que los protectores solares no solo caducan, sino que pierden sus propiedades tras unos meses abiertos. Por ello, debemos fijarnos en el número que aparece dentro de la imagen de un tarro abierto y no utilizarlos una vez pasados esos meses.

Posteriormente, se iniciará un tratamiento complementario farmacológico exclusivamente o asociado también a radioterapia. Si el melanoma no se puede operar o ha desarrollado metástasis, la cirugía se limitará a la biopsia diagnóstica y se empezará un tratamiento farmacológico.

Estos chequeos son muy importantes sobre todo para confirmar la benignidad o el grado de riesgo de evolucionar a cáncer de pielde estas lesiones. Pero también se incluyen en este programa las lesiones que se puedan considerar únicamente como antiestéticas, ya que estas deberían ser, siempre, revisadas por parte de un especialista que realizase un diagnóstico dermatológico adecuado e indicase el tratamiento más apropiado.Con el programa IDERMA PREVENT, un dermatólogo cualificado examinará toda la piel del cuerpo con la tecnología actual más avanzada, y tras la exploración determinará los siguientes aspectos:La benignidad o la peligrosidad de las lesiones detectadasEl tratamiento más indicado, cuando este sea necesario (elaboración de un presupuesto). Si se trata de lesiones antiésteticas, se aconsejará la técnica más apropiada.Los protocolos de control y seguimiento periódicos de estas lesiones.La explicación de las pautas personalizadas de protección solar y que hábitos son los más saludables de exposición al sol.