Want to make creations as awesome as this one?

Visita a la Casa Museo Lino Spilimbergo en Unquillo, Córdoba, Argentina.

Transcript

Casa Museo Lino Spilimbergo

Bienvenida

UNQUILLO - CÓRDOBA - ARGENTINA

Visita guiada online

VIDA Y OBRA

EL LUGAR

LA CASA MUSEO

La Dirección de Cultura y Turismo de la Municipalidad de Unquillo les da la bienvenida a la Casa Museo Lino Spilimbergo. A través de esta visita guiada podrá conocer la Casa Museo y explorar contenidos relacionados.

La Casa Museo Lino Spilimbergo está ubicada en el corazón de Unquillo, "Pueblo de Artistas".Se encuentra a 300 mts. de la avenida principal, sobre la calle que hoy lleva el nombre de Spilimbergo, antaño conocida como "La Vuelta al Mundo".

El Lugar

INicio

En su entorno se desarrolla todo un polo cultural: la Biblioteca Popular Sarmiento, el IPEMyT Spilimbergo y el Taller Municipal donde se construyen carrozas de carnaval.

Este camino era conocido como “La Vuelta al Mundo”, ya que en épocas de lluvia se volvía el recorrido más seguro, aunque también el más extenso. Se volvió célebre con una carrera automovilística de los años 40 en la que participó Froilán González.

Con el antecedente de Spilimbergo afirmando “Después de París, Unquillo”, han sido muchísimos los pintores que eligieron éste como su lugar en el mundo. Luego tenemos los Simposios de Escultura que dan cuenta del gran desarrollo de esta actividad, junto al Dibujo y el Grabado que tienen grandes representantes exponiendo en los Museos de la localidad. También encontramos en la actualidad nuevas tendencias de las Artes Visuales que incluyen lo digital, lo performático, lo interdisciplinario y especialidades como la cerámica, el bordado o los textiles, que anteriormente eran consideradas oficios que poco a poco van siendo reconocidas en su calidad artística.En cuanto a la Danza y la Música tenemos una larga tradición en lo popular y folclórico, con más de 60 años del Festival de Doma y Folclore de Cabana, y además fiestas barriales y carnavales. Desde Edmundo Cartos, Gerardo López a Julio Paz y Raly Barrionuevo, grandes músicos folclóricos eligieron nuestra comunidad, y además hay agrupaciones, academias y elencos, algunos con espíritu de fusión y también con integrantes de todas las edades. Son muchos los unquillenses que se en el ámbito académico: directores de bandas y orquestas, instrumentistas destacados, coreutas, compositores y cantautores son muestra de ello. Por otro lado, a partir de ser el epicentro de la movida Afro, Unquillo tuvo un gran desarrollo de grupos que reinterpretaron lo afro (y lo afroaméricano), atrayendo a su vez a profesionales de la Danza Contemporánea que eligieron vivir aquí mientras desarrollan sus carreras en córdoba capital e incluso viajan por el mundo.En cuanto a las Letras, en el pasado fueron Taborda, Barbieri o Petit Murat. Pero si hablamos hoy de esta disciplina son las escritoras Cristina Bajo, María Teresa Andruetto y Eugenia Almeida, las primeras en venir a nuestra mente. También son motivo de alegría las iniciativas para recuperar y poner en valor la obra de Leonor Allende, Leonor Buffo y Marta Rivolta. Nuestro Cine Teatro Municipal, con más de 80 años de historia, es testigo de la presencia de estas actividades en nuestro pueblo. Además de célebres veraneantes que asistieron a nuestra sala, como Tita Merello y Luis Sandrini, en el pasado contamos con vecinos como Quirino Cristiani, – pionero del cine de animación-, y Edmundo Guibourg – crítico teatral, periodista, guionista y director de cine-. En espacios culturales independientes y en los más de 20 años de la Casa de la Cultura, se desarrollaron destacados grupos y elencos teatrales, juveniles, comunitarios, de mujeres, teatro foro, teatro espontáneo y mucho más, nutriendo esta actividad tan esencial para el desarrollo cultural de nuestro pueblo.Hoy nos siguen eligiendo como su lugar en el mundo grandes actores de la escena cordobesa: integrantes de Elencos Provinciales como la Comedia Cordobesa, docentes de la Universidad e incluso la flamante Directora del Seminario “Jolie Libois”. Volviendo al cine, aquí se filmó la película “Bodas de Sangre” en 1938, con vecinos de Cabana actuando a caballo, y el Castillo Monserrat como locación de algunas escenas. Tras la reapertura del Cine Municipal como Espacio INCAA, se formó el Cine Club y el grupo de Cine Comunitario, se rodaron cortos con el Grupo Cine con Vecinos e incluso fuimos sede de un Festival de Cine Cordobés. En el presente, nos llena de orgullo ser una de las sedes del Polo Audiovisual Córdoba.El “CPA Unquillo”, Centro de Producción de Animación Quirino Cristiani, es un espacio de coworking que nuclea a varias Productoras Cordobesas. Muchos artistas de animación que trabajan allí ya eran vecinos de Unquillo y otros van llegando a partir de su participación en los proyectos que allí se desarrollan. Seguramente se nos escapa algún hito y sabemos que son muchos más los artistas dignos de mención, sin embargo basta esta enumeración para comprender el porqué de la expresión “Pueblo de Artistas”. Como Dirección de Cultura y Turismo de la Municipalidad de Unquillo, nos proponemos generar acciones que fortalezcan esta identidad, acompañando de cerca a nuestros artistas y su labor, que representa nuestro más valioso patrimonio cultural.

Descripción de su arquitectura

Anécdotas

El crespín era el ave preferida deDon Lino (dale play para escuchar mientras navegas esta página)

La casa era una antigua posada conocida como "Descanso del Pasajero"Es uno de los pocos exponentes de la tipología de Vivienda Criolla que se conservan en la ciudad.

La Casa

Sala Principal

Atelier

Sala Spilimbergo

Cocina

Mural del Patio

Frescos del Jardín

INicio

Las viviendas criollas, o rancho grande, era el lugar donde se agrupaban todos los integrantes de un clan familiar, la familia era acompañada por criados, algunos de ellos mulatos que ayudaban en los quehaceres domésticos y en las chacras, huertas y corrales, quienes habitaban en pequeños ranchos cercanos a la casa principal.La construcción de la vivienda se hacía con los materiales del lugar, paredes de piedra y adobes de barro y paja brava, generalmente usados en estas zonas áridas que perduraban en el tiempo, estructura simple de horcón, cumbrera, cabios de madera autóctona, techumbres de cañizo y paja embarrada. La chapa galvanizada llega al país en 1840 así que recién la veremos en Córdoba en la segunda mitad del siglo XIX, como así también a los perfiles doble T de hierro. Las paredes revocadas con barro se encalaban cuando era oportuno.

Spilimbergo adquiere la propiedad en 1952

Tras la muerte de Spilimbergo en 1964 su familia desocupa la vivienda. Durante la intendencia de Julio Da Rocha (1968 - 1973) el municipio adquiere la vivienda a fin de preservarla en homenaje al maestro Spilimbergo.

En 1970 la casa funciona como Sede de la Biblioteca Sarmiento y recién en 1972 se conforma oficialmente la Asociación “Museo Spilimbergo” que comienza a gestionar el espacio como tal.

Actualmente es una de las tres Casas Museos integrada al circuito de Museos de Unquillo

Se desconoce la fecha de construcción. Su tipología coincide con las Casas Criollas.

Mantiene la tipología de Vivienda Criolla e incorpora materiales industriales de la época. Originalmente no poseía cimientos ni capa aisladora. Sus paredes se levantaron con ladrillos horneados, unidos con argamasa y barro en algunas zonas. El revestimiento de los muros se hizo de arena y cal, y se pintó con pintura a la cal y diferentes pigmentos.El piso originalmente de tierra se reemplazó con los años por baldosas calcáreas con motivos decorativos. También las paredes fueron decoradas con guardas geométricas, probablemente con técnica de stencil.La cubierta deltecho a dos aguas, con cumbrera simple y cabios de madera autóctona, era originalmente de cañizo y paja embarrada, posteriormente reemplazado por bovedillas y chapas de zinc.Recientemente se realizaron intervenciones para suplir la ausencia de capa aisladora y se colocó un nuevo techo manteniendo el original. Así se descubrió que la casa contaba con un sistema de recolección de aguas pluviales. Las canaletas de zinguería llevaban el caudal de las dos “aguas” por tuberías subterráneas, y de allí a través de un filtro de carbón hasta el aljibe.Al frente de la casa presentaba una galería abierta, característica de las viviendas criollas. Spilimbergo cerró una parte de la galería para utilizarla como atelier y colocó un ventanal de vidrios "catedral" para obtener una iluminación natural difuminada.La casa representa un valioso patrimonio histórico arquitectónico, único en la ciudad, que permite apreciar la tipología de vivienda criolla conocida también como "rancho grande", de las cuales se preservan muy pocos exponentes. El uso de materiales perecederos, como los techos de paja embarrada y las paredes de adobe sin cimientos, hace que este tipo de casas no se conserven en el tiempo.El hecho de que Spilimbergo haya elegido una vivienda tan humilde y austera para habitar refleja su particular manera de ver la vida. A la vez nos permite conocer objetos cotidianos de mediados de siglo XX que fue incorporando a la vivienda, como la instalación eléctrica y sanitaria que llama la atención de visitantes de todas las edades. En el baño conserva entre otros elementos de la época un calefón integrado a la ducha, que calentaba el agua utilizando alcohol. También la cocina que actualmente se utiliza como oficina de administración, conserva parte de la instalación original.

Cuenta la anécdota que cuando visitó Unquillo, Spilimbergo le comentó al dueño de la casa donde funcionaba la posta, su deseo de vivir en un lugar así y que finalmente trocaron algunas obras de su autoría a cambio de la propiedad.Esta vivienda, austeramente amueblada y con unos pocos materiales de pintura, fue su lugar de reposo e inspiración.Su carácter sociable y de gran salidor le dio al lugar otra apariencia prontamente, ya que la posta se convirtió con su presencia en centro de reuniones y de charlas en la que el arte era protagonista.Otra anécdota narra la ocurrencia de Don Lino, cuando un antiguo visitante de la Posta llegó y sin saber que ya no funcionaba como tal, se instaló en el comedor consultando que había para cenar. Don Lino no lo sacó de su error y el hombre pasó la noche en el cuarto de huéspedes. Recién al día siguiente, cuando quiso abonar la estadía, se desayunó con la novedad de que su anfitrión era el pintor y que además no aceptó cobrar por los servicios de alojamiento prestados.Spilimbergo tenía como mascota un perrito al que bautizó como Crespín, ave al que admiraba por su hermoso canto.Era un hombre sensible, que alimentaba pájaros. Primero a los benteveos, pájaros más aguerridos que otros, para que no hubiese pelea con los más débiles. Y que cuando había reunión en su casa, pedía a los invitados que trajeran los cajones de cerveza del fondo, donde dormían apilados, pero aclarando que "no toquen los de abajo, así no molestan a los sapos".

Sala Principal

Volver

INicio

La sala principal fue bautizada como "Sala Ilda Indita Antokoletz” en honor a una de las principales impulsoras de la preservación de este patrimonio.

Este espacio reúne los ambientes del dormitorio y la sala de estar. Aquí Don Lino daba clases de dibujo a vecinos de Unquillo, aprovechando la iluminación natural a través de un tragaluz ubicado en el techo.

En esta sala se realizan muestras temporales de artistas contemporáneos. Desde 1970 el museo brinda un espacio para exposiciones, charlas, presentaciones y actividades de diversas disciplinas artísticas.

La puesta en valor de este patrimonio arquitectónico ha preservado zonas testigo de la pintura original de los ambientes de la casa.

Atelier

Desde la Sala principal se accede al Atelier.Se trata de un tramo de la galería al frente de la casa, que Spilimbergo cerró para utilizarla como atelier.Este espacio recibe iluminación natural difuminada a través de un ventanal con vidrios“catedral”.

Música enelAtelier

Volver

INicio

El espacio conserva el caballete original gracias a la donación de la familia del artista Pablo Baena.

Sala Spilimbergo

Este era el dormitorio de Don Lino.Aquí pasó su convalecencia y falleció el 16 de marzo de 1964.Hoy exhibe una serie de aguafuertes y dibujos del maestro.Además el museo cuenta con mobiliario y materiales original es del taller de Spilimbergo en Buenos Aires.

La técnica del Aguafuerte

Volver

INicio

Retrato de Spilimbergo yaciente

Los aguafuertes expuestos en esta sala son copias realizadas por la familia de Lino Spilimbergo utilizando a matrices originales.Nota del diario La Voz del Interior sobre la adquisición de los aguafuertes

Muebles y objetos del taller de Spilimbergo en Bs. As. que habían sido descartados fueron preservados por Tomas Mullins y hoy integran el acervo de la Casa Museo.Armario del tallerTablero de dibujoValija y atril de campaña para pintura al aire libre

El aguafuerte es una técnica de Grabado, especialidad de artes visuales, que consiste en la realización de una matriz metálica de la cuál se realiza una serie de copias en papel.Para conseguir la matriz se siguen estos pasos: se cubre la plancha metálica con alquitrán. Con un punzón se traza sobre el alquitrán seco las líneas del dibujo que se intenta reproducir. Se sumerge en ácido la plancha, permitiendo que esta sustancia ingrese hasta el metal por los trazos que dejó el punzón y corroa la superficie. Finalmente se retira el alquitrán con solvente y ya se puede entintar la plancha con tinta xilográfica para copiar en papel con ayuda de una prensa de grabado.En esta sala se conservan variados elementos utilizados para esta técnica.

Cocina

Volver

INicio

La cocina conserva algunos elementos originales como la bacha y aberturas.Actualmente es el espacio destinado a la administración del Museo

La gigantografía en una de sus paredes reproduce una fotografía tomada en ese mismo lugar con Lino Spilimbergo delante de un mural que realizó utilizando carbón y raspando el hollín de la cocina.

Mural Exterior

Saliendo hacia el patio se encuentra un mural realziado con pigmentos rojizos.Se cree que allí retrató a una adolescente llamada Yoli, quien trabajaba cocinando y limpiando en su casa y era además una de sus modelos predilectas.Para recuperarlo fue necesario descubrirlo tras varias capas de pintura que fueron retiradas por un equipo de restauradores.

Volver

INicio

Frescos

Las pinturas al fresco, en el jardín de la casa, fueron realizadas en 2019 como un homenaje al maestro.Tienen cinco metros cuadrados cada uno y fueron realizados por Bernardo Molinas y Álvaro Izurieta.

La técnica del Fresco

El Proyecto

Volver

INicio

“Yo pinto un Spilimbergo más joven porque parto de esa pintura que hacía del campo, de campesinos; después él se va a Italia y hace algunas cosas que tienen que ver con la pintura italiana. Trabaja luego con Siqueiros y llega al esplendor de las Galerías Pacífico, el ejemplo de fresco más notable de Argentina; de los cinco pintores que hay ahí, sin lugar a dudas Spilimbergo es el más fuerte”Bernardo Molinas.

Realizado por Álvaro Izurieta, este fresco está dedicado a la segunda etapa en la vida del Maestro Spilimbergo.

El IPETyM 23 Lino Spilimbergo ubicado frente al museo dicta una tecnicatura en Artes Visuales y articula actividades con la Casa Museo.

La pintura al fresco es un procedimiento empleado por los pueblos antiguos de todo el mundo. Sobre una capa de revoque fresco se aplican pigmentos que quedan atrapados en el muro, lo que permite que los colores conserven su esplendor durante siglos.Este procedimiento se realiza contra reloj mientras el revoque está fresco. De allí su nombre. Los colores se ven distorsionados mientras se trabaja, superpuestos al tono oscuro y verdoso del estuco, que se vuelve gris claro cuando seca. Esto exige el esfuerzo de preveer el resultado en base a experiencias anteriores.Pura química: Cuando el agua se evapora y la cal absorbe del aire anhídrido carbónico se produce una película de carbonato de calcio, cristalina y lisa, que atrapa los pigmentos haciéndolos insolubles.

Bernardo Molinas es oriundo de Argentina, pero radicado en Italia desde hace varios años. Artista y físico, se dedica al estudio de la técnica del fresco. Durante la realización de los frescos Bernardo Molinas transmitió sus conocimientos sobre esta técnica.Álvaro Izurieta es un artista unquillense de gran trayectoria. El destacado retratista y dibujante posee un gran desarrollo en la pintura al óleo. Durante este proyecto incursionó por primera vez en la técnica del fresco.Nota en Diario PerfilEl proyecto se desarrolló con la coordinación de Ana Lía Schneider, -por parte de la Casa Museo-, y contó con la participación de albañiles municipales y estudiantes de la tecnicatura en Artes Visuales IPEMyT 23 Lino Spilimbergo, que recibieron certificación de sus aprendizajes sobre la técnica del fresco.

Biografía

1896

Nace en Buenos Aires, el 12 de agosto de 1896.En 1899 su madre lo lleva a Italia junto a uno de sus hermanos para visitar a la familia en San Sebastiano Curone y Roverazza.

1902

De regreso a Buenos Aires, en 1902, inicia sus estudios. Su primera formación es en una escuela industrial.

1915

Al tiempo que trabaja en diversos empleos, ingresa en la Academia Nacional de Bellas Artes. Egresa en 1917 con el título de Profesor Nacional de Dibujo.

1919

Comienza a enviar obras a los salones nacionales

1921

1921 se instala en la provincia de San Juan, donde realiza su primera exposición individual.

1922

Obtiene el Primer Premio de Grabado en el Salón Nacional. Durante esos años un viaje por el noroeste argentino inspira la temática de sus obras de entonces.

1925

En 1925 envía al Salón Nacional los óleos Vieja Puyutana, El ciego y Paisaje andino, obras por las cuales obtiene el Premio Único al Mejor Conjunto, que asciende a 3.000 pesos. Al mismo tiempo, la Comisión Nacional de Bellas Artes adquiere El ciego por 2.000 pesos. Con el dinero obtenido emprende un viaje de perfeccionamiento a Europa. Recorre el norte de Italia y al año siguiente llega a París donde se instala en un piso alto del edificio de la 7 rue Daguerre en el que vive también Héctor Basaldúa. Toma clases con André Lhote.En la capital francesa junto a Butler, Badi, Basaldúa, Bigatti y Berni, a los que se suman luego Alberto Morera, Raquel Forner, Víctor Pissarro y Pedro Domínguez Neira conforma el denominado “grupo de París”.

1926

En 1926 participa del Primer Salón Universitario de La Plata cuyo objetivo es exhibir el arte argentino en distintas ciudades europeas. Además de París, la muestra itinera por Madrid, Roma y Venecia, con el comisariado de Víctor Torrini.

1927

Obtiene el Primer Premio Adquisición de Pintura en el Salón Anual de Santa Fe.

1928

En 1928 participa del “Primer Salón de Pintura Moderna”, organizado por Horacio Butler en las salas de la Asociación Amigos del Arte de Buenos Aires. A fines de ese año regresa a la Argentina con su esposa Germaine,

1929

En 1928 participa del “Primer Salón de Pintura Moderna”, organizado por Horacio Butler en las salas de la Asociación Amigos del Arte de Buenos Aires. A fines de ese año regresa a la Argentina con su esposa Germaine.Se instala en Las Lomitas, provincia de San Juan, cuyos paisajes refleja en estructuradas pinturas.Precisamente con uno de ellos –Paisaje (de San Juan)– obtiene el Primer Premio Adquisición en el XI Salón de Rosario de 1929. La obra ingresa en el acervo del Museo Municipal de Bellas Artes (hoy Juan B. Castagnino) de esa ciudad.

1930

Vuelve a Buenos Aires en 1930. A instancias de Alfredo Guttero participa ese año en el Salón Anual de Pintores Modernos en la Sala de Exposiciones de la Asociación Wagneriana de Buenos Aires, donde realiza además una exposición personal. También lo hace al siguiente año en la Asociación Amigos del Arte.

1932

En 1932 es invitado a participar en la Exposición de Grabadores Argentinos en Nueva York.

1933

En 1933 recibe el Primer Premio de Pintura del Salón Nacional con su obra Naturaleza Muerta.

INicio

En París conoce a quien será su esposa, Germaine Caubría.Su mirada inspirará los grandes ojos característicos de su pintura.

En la capital francesa junto a Butler, Badi, Basaldúa, Bigatti y Berni, a los que se suman luego Alberto Morera, Raquel Forner, Víctor Pissarro y Pedro Domínguez Neira conforma el denominado “grupo de París”.

Conjuntamente con Antonio Sibellino y Luis Falcini funda, en 1933, el Sindicato de Artistas Plásticos.

Por su virtuosismo, sus profesores, como Pio Collivadino o Ernesto de la Cárcova lo adelantaban de año. Así aprobó sus estudios en tres años en vez de cinco.

Entre 1930 y 1932 pinta su serie de Terrazas de fuerte impronta metafísica.

Participa con Juan Carlos Castagnino, Antonio Berni y el uruguayo Lázaro en el mural, conocido como Ejercicio plástico, que realiza David Alfaro Siqueiros en la quinta Los Granados del director del diario Crítica, Natalio Botana.

Cerca de 1923 Spilimbergo realiza un viaje por el noroeste argentino inspira la temática costumbrista de sus obras de entonces.

Ante el descontento generalizado en el medio artístico, por la exclusión de la obra de Spilimbergo del reconocimiento oficial que suponen los Premios del Salón Nacional, un grupo de artistas, críticos e intelectuales, organizan un homenaje a Spilimbergo en el que se adquiere su obra Figura y se la dona al Museo Nacional de Bellas Artes, como actitud de reparación por parte del colectivo de artistas plásticos, ante lo que fue considerado como "indiferencia oficial".Ver en la página del Museo Nacional de Bellas Artes

Biografía

1934

Entre 1934 y 1939 se desempeña como profesor de Pintura en el Instituto Argentino de Artes Gráficas

1937

En 1937 obtiene el Gran Premio de Pintura del Salón Nacional y Medalla de oro en el rubro Grabado en la Exposición Internacional de París.

1939

En 1939 viaja por Bolivia –travesía que repite al año siguiente para dar clases en la Academia de Bellas Artes de Potosí–. El mismo año expone individualmente en el Museo “Rosa Galisteo de Rodríguez” de Santa Fe.

1943

En 1943 lo nombran interinamente al frente de la cátedra de Dibujo de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata, cargo que desempeña hasta agosto de 1944.

1944

En 1944 funda, junto a Juan Carlos Castagnino, Antonio Berni, Demetrio Urruchúa y Manuel Colmeiro el Taller de Arte Mural. Este taller se encarga de decorar la cúpula de las Galerías Pacífico, trabajo que culmina en 1946.

1948

De 1948 a 1952 se desempeña como Profesor de “Dibujo, pintura y composición” del Instituto Superior de Arte de la Universidad Nacional de Tucumán.

1955

En 1955 se reinstala en Buenos Aires y en 1956 es nombrado miembro de la Academia Nacional de Bellas Artes.

1959

Desde 1959 alterna estadías entre Unquillo, en la provincia de Córdoba y Buenos Aires.

1960

En 1960 realiza un viaje por Europa donde pasa temporadas en Génova, Roverazza, Milán y París.

1964

Finalizando su estadía en Europa, Germaine se queda junto a su madre enferma. Habían comprado una casa vivir en Francia, por lo que Spilimbergo regresa sólo a Argentina para poner sus cosas en orden.Ya en Buenos Aires comienza a sentir malestar, en Unquillo empeora su estado de salud y fallece el 16 de marzo de 1964.

En 1935 inicia la serie de monocopias de la Breve historia de Emma, cruda narración gráfica de la marginal historia de una prostituta.

En 1937 realiza una serie de agua fuertes para ilustrar la obra Interlunio, de Oliverio Girondo

En 1939 realiza junto con Berni uno de los paneles decorativos del Pabellón Argentino en la Exposición Internacional de New York.

En 1943 obtiene el Primer Premio del Salón Municipal de Buenos Aires con Joven herido, que ingresa entonces al Museo Municipal de Bellas Artes, hoy Museo Eduardo Sívori.

Spilimbergo junto a Leonor Vasena, Medardo Pantoja, Balietti, Lusnich, Lobo y Navarro

En 1960 realiza un viaje por Europa donde pasa temporadas en Génova, Roverazza, Milán y París.Viaja junto a su esposa Germaine. En aquellos años deciden comprar una casa en París para que Germaine pudiera cuidar de su madre.

Luego de la cancelación del proyecto de muralismo para la Catedral de San Miguel de Tucumán, Spilimbergo se refugia en Unquillo para recuperarse del desencanto y de una dolencia respiratoria que padecía como secuela de una neumonía de su infancia. (Se enfermó en el viaje a Italia en barco).Llegó una tarde de 1952, a esta localidad conocida en aquel entonces por su clima benéfico para aliviar el asma y la tuberculosis. Caminó por La Vuelta al Mundo, la calle principal de aquellos años, y se detuvo en la vieja posta el Descanso del Pasajero.Atrás dejó su cátedra universitaria, sus premios y su círculo porteño de amistades.Cuenta la anécdota que le comentó al dueño de la casa donde funcionaba la posta, su deseo de vivir en un lugar así y que finalmente trocaron algunas obras de su autoría a cambio de la propiedad.Esta vivienda, austeramente amueblada y con unos pocos materiales de pintura, fue su lugar de reposo e inspiración. Su carácter sociable y de gran salidor le dio al lugar otra apariencia prontamente, ya que la posta se convirtió con su presencia en centro de reuniones y de charlas en la que el arte era protagonista.Spilimbergo hizo allí su centro de operaciones, aunque ninguna de sus grandes obras fue pintada en esa casa. Aunque ningún dato de los doce años en que el artista vivió allí es seguro, ya que Spilimbergo adquirió la costumbre de regalar sus trabajos, de muchos de los cuales se han perdido la pista.Se dedicó por aquellos años al retrato, que llegó a hacer sobre las paredes cuando le faltaban telas. El fresco de la vecina sobre una de las paredes traseras de la casa es una muestra de que a su ímpetu artístico no lo detenían menudencias.Se podría decir que la fama de este pintor le dio a Unquillo un color diferente que aún hoy se percibe, pues con una densidad de artistas mayor que cualquier otra localidad del país, aquí el arte es algo tan natural como la de belleza de sus paisajes.Una ilimitada capacidad de charla y su vida austera fueron dos de las más notorias características de este pintor.Los doce años en Unquillo los pasó sin la compañía de su esposa Germaine Caubria y su hijo Antonio, que solo lo visitaban ocasionalmente. En 1960 viajaron a Europa y durante esos años alquilaba su casa que era administrada por el Sr. Boffelli, quien le remitía el dinero a Europa.

Carlos Alonso era uno de los estudiantes que iban a participar del taller de arte mural en la Catedral de Tucumán. Luego de truncarse ese proyecto mantuvo una amistad con el maestro, se encontraron en Santiago del Estero y en París en varias oicasiones.Tras la muerte de Spilimbergo, Alonso se acercó a conocer el museo dedicado a su memoria. Así el joven pintor sigue los pasos de su maestro. Adquiere una propiedad en Unquillo y hace de este paisaje su lugar en el mundo.Retrato de Spilimbergo realizado por Alonso en 1959Spilimbergo junto a Castagnino, Berni y Alonso en Termas de Río Hondo, Santiago del Estero.Entrevista a Carlos Alonso

VISITAS AOTROS MUSEOS EN UNQUILLO

Próximamente

Próximamente

CASA MUSEO y capila buffo

CASA MUSEO RIVOLTA

MUSEO DELA CIUDAD