Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Mamadou Dia

Escritor y activista

MOVIMIENTO INICIADO

Con la creación de la ONG senegalesa Hahatay, son risas de Gandiol Mamadou Dia busca apoyar el desarrollo de comunidades rurales de Senegal para que jóvenes puedan desarrollar su vida en sus pueblos sin verse forzados/as a migrar a otros países.

¿QUIÉN ES?

Es un escritor senegalés, activista y defensor de los derechos humanos.


BIO

¿SU PRIMER LIBRO?

3052. Persiguiendo un sueño. En él cuenta la historia, en primera persona, de un joven inmigrante africano que un día toma la decisión de subirse a una patera para buscar una vida mejor.

SU APORTACIÓN

Su labor es, nada más ni nada menos, sensibilizar a los/las jóvenes africanos/as sobre la realidad que viven muchos/as africanos/as en Occidente.

(Senegal, 1983)

QUIERE EVITAR

Con su ONG quiere desmontar el mito de El Dorado propagado en Senegal por la televisión francesa y así las personas migrantes vuelvan al continente: «Les ruego que no creen falsas apariencias».

UNA FRASE

«En mi pueblo también hay oportunidades»

Con la creación de la ONG senegalesa Hahatay, son risas de Gandiol Mamadou Dia busca apoyar el desarrollo de comunidades rurales de Senegal para que jóvenes puedan desarrollar su vida en sus pueblos sin verse forzados/as a migrar a otros países.

3052. Persiguiendo un sueño. En él cuenta la historia, en primera persona, de un joven inmigrante africano que un día toma la decisión de subirse a una patera para buscar una vida mejor.

Es un escritor senegalés, activista y defensor de los derechos humanos.

Su labor es, nada más ni nada menos, sensibilizar a los/las jóvenes africanos/as sobre la realidad que viven muchos/as africanos/as en Occidente.

Si no conoces la historia de Mamadou Dia, en el siguiente documental el mismo te la cuenta.




Mamadou Dia nace en Gandiol, Senegal, en una familia más de su pueblo, con esfuerzo casi logra acabar una carrera de económicas y el 11 de mayo de 2005, cuando subió a la patera, comenzó lo que describe en su primer libro como «la aventura más larga, más peligrosa y más dura de mi vida».

«Mucho más duro de lo que yo pensaba, porque en mi vida me había subido a un barco. El viaje está grabado en mi mente, al igual que en la de todos los que lo han hecho. Éramos 84 pasajeros en una embarcación de 12 metros, y no había plan B; no había otra solución. En wolof tenemos un dicho, que se puede traducir como vivir dignamente o morir intentándolo», y creo que eso es lo que estaba en la mente de todos. Porque este viaje no lo hacemos por gusto, porque no hay ningún sitio mejor que casa ni comida mejor que la de la abuela. Simplemente, es que era la única salida. No había otra opción para nosotros».


Al octavo día en el cayuco lograron llegar a tierra, fueron atendidos por Cruz Roja y ahí empezó su aventura en suelo canario; unos días más tarde llegó al que sería su primer destino, Murcia, a 3.052 kms de su ciudad de partida. Desde allí llegaría hasta Francia, donde terminaría sus estudios de Trabajo Social.

A partir de ahí viajó a Barcelona donde siguió estudiando y unos años más tarde publicó su primer libro titulado 3052. Persiguiendo un sueño. En este relata cómo fueron aquellos ocho días en el océano y todo lo que vino después: las decepciones, la realidad del inmigrante y las mentiras del sueño occidental.

Él quiso configurar su vida en Europa, hasta que sintió que tenía que volver a su tierra, Senegal, a su pueblo, Gandiol. Y así lo hizo y esa etapa la marcó con su apuesta por los Derechos Humanos para lo que creó allí su propia ONG llamada Hahatay, son risas de Gandiol, dedicando ahora todo su tiempo al apoyo del desarrollo comunitario de Senegal.


En el siguiente enlace tienes más información sobre esta ONGD: https://www.elsaltodiario.com/senegal/encontrar-el-dorado-sin-salir-de-senegal-

Con su ONG quiere desmontar el mito de El Dorado propagado en Senegal por la televisión francesa y así las personas migrantes vuelvan al continente: «Les ruego que no creen falsas apariencias».

«En mi pueblo también hay oportunidades»