Want to make creations as awesome as this one?

No description

Transcript

Encuesta a adolescentes y jóvenes sobre su situación durante la pandemia por el COVID 19

EMPEZAR

Metodologìa

Muestra no representativaRealizada por Google FormsDifusión por redes sociales y organizaciones aliadasVirtualidadPoblación urbana

Sesgo

119 adolescentes encuestades

12 a 20 añosMedia: 16,5 añosMediana: 16 años

Edad

Gènero autopercibido

Grupo vulnerabilizado

Estudio y trabajo

68,9% mujeres cis23,5% varones cis7,5% identidades trans u otras identidades

38,5% de la muestra (LGBT, con discapacidad, afrodescendiente, etc.)

88,2% estudia16,8% trabaja

AMBA (35,3%)Pcia. de Bs As (25,2%)Santa Fé (17,6%)Misiones (7,6%)Chaco (2,5%)Entre Ríos (2,5%),Santa Cruz (2,5%)Jujuy (1,7%),Salta (1,7%)Córdoba (0,8%)Neuquén (0,8%)San Juan (0,8%)Tierra del Fuego (0,8%)

Educación virtual

Relaciones afectivas

Frase

Violencia de gènero

Uniones tempranas

Información

Salud mental

Salud sexual

Tareas domésticas

Encuesta a adolescentes y jóvenes sobre su situación durante la pandemia por el COVID 19

Impacto COVID

+ info

Relaciones sexo-afectivas

Casi un tercio de les adolescentes encuestades están en pareja.La mayoría están en relaciones de 3 años o menos, y más de la mitad con parejas de su misma edad.Si bien sólo dos casos de la muestra se encuentran conviviendo, los motivos refieren en a la búsqueda de independencia, autonomía y la preferencia por no convivir con las familias. Une de elles tiene une hije.Un caso de la muestra tiene dos hijes.

Del total de adolescentes que respondieron, el 26,1% están enparejaactualmente. En relación a las parejas, el 71% son parejas mujer cis-varón cis; el 12,9% mujer cis-mujer cis; el 6,5% varón cis-varón cis; el 3,2% varón trans-varón trans; 3,2% varón cis-varón trans; y 3,2% de otras identidades.El 48,4% está en pareja hace menos de un año; el 45,2% entre uno y tres años; y el 6,5% entre cuatro y siete años. En relación a las edades, un 58,1% tiene la misma edad que su pareja; un 25,8% tiene una pareja entre 1 y 5 años mayor; un 6,5% entre 1 y 5 años menor; un 3,2% entre 6 y 10 años mayor; un 3,2% de 11 o más años mayor y otro 3,2% de 11 o más años menor.El 6,5% de quienes están en pareja están conviviendo. Ante la pregunta por los motivos de la convivencia, el 33,3% señala “preferíamos eso antes que vivir con mi/su familia” y el 66,7% respondieron que viven juntes “para prosperar y tener más autonomía”.Entre quienes no conviven, al 48,3% le gustaría irse a vivir con su pareja; el 37,9% no sabe y el 13,8% prefiere no convivir. El 71% de quienes están en pareja ya lo habían estado anteriormente; pero sólo el 4,5% había convivido.Por último, del total de adolescentes que respondieron, sólo cuatro tienenhijes: tres tienen 1 hije mientras que une tiene 2 hijes. De elles, la mitad está en pareja con le madre/padre de su primer hije.

+ info

Educación y ESI

El 92,4%accedió a la educación formal virtual.La mitad se encuentra conforme con las clases.El 77,6% recibió algún contenido de la ESI.

El 23,4% recibió algún contenido vinculado a sus derechos; el 17,6% referido a género y diversidad; el 15,1% sobre prevención de la violencia de género; el 11,7% sobre métodos anticonceptivos o relaciones sexuales; y un 9,8% sobre prevención de infecciones de transmisión sexual. Un 21% no recibió ninguno de estos.

+ info

En relación al uso de métodos anticonceptivos, si bien un gran porcentaje no interrumpió su uso durante la pandemia; sólo el 20% accedió gratuitamente.El preservativo y las pastillas anticonceptivas son los métodos más usados.Quienes interrumpieron su uso argumentaron no haber podido ir al centro de salud, no tener dinero para comprarlos o que la pareja no quiso usarlos.Más de la mitad conocía que los servicios de salud sexual y reproductiva eran servicios exceptuados.

Derechos sexuales y reproductivos

De quienes interrumpieron el uso de sus MAC durante la pandemia, el 66,7% eran de Santa Fé, el 16,7% del Gran Buenos Aires y otro 16,7% de la Provincia de Buenos Aires (sin incluir GBA).

El 58,8% de les encuestades señaló utilizar algún método anticonceptivo antes de la pandemia: preservativo (56,8%); pastillas anticonceptivas (36%); inyecciones, parches o anillo vaginal (2,7%); implante subdérmico (1,8%); anticoncepción hormonal de emergencia (1,8%). Una respuesta (0,9%) indicaba“A veces mi novio termina afuera”. Sólo el 20% accedía a ellos de manera gratuita, sin diferencias significativas por género.El 17,2% señaló haber interrumpido su uso durante la cuarentena; de manera permanente o algunas veces. De quienes lo interrumpieron definitivamente, el 83,3% son mujeres cis; y de quienes lo interrumpieron algunas veces, el 66,7% son varones cis.A les que lo interrumpieron, al consultar por las razones señalaron “no tener relaciones sexuales” (29,4%), “no pude ir a retirar los métodos al centro de salud” (11,8%), “no me quisieron dar los métodos en el centro de salud” (5,9%), “no tenía dinero para comprarlos” (23,5%) o “mi pareja no quiso usarlos” (11,8%). Un 17,6% adjudica otras razones.De quienes utilizaban algún MAC previo a la pandemia, el 30% estaban en pareja. En relación a la interrupción de su uso, el porcentaje es mayor en quienes estaban en pareja (19%) que en quienes no lo estaban. De quienes convivían, solo une utilizaba MAC y no lo interrumpió durante la pandemia.Ante la pregunta por si elles o alguien que conozcan debieron en algún momento acceder a la ILE, 4 adolescentes respondieron que sí y 21 no sabían/prefirieron no responder. De quienes necesitaron acceder, sólo un caso logró hacerlo.Ante la declaración de los servicios de la salud sexual y reproductiva como servicios esenciales, se consultó si les encuestades conocían esta medida. Un 52,1% respondió que sí. Analizando según género, conocían la medida el 56,1% de las mujeres cis, el 46,4% de los varones cis, el 0% de los varones trans, el 66,7% de las personas binaries y el 33,3% de las personas de otros géneros.

+ info

En los casos de violencia simbólica y digital, se dieron mayormente en manos de personas desconocidas o de personas públicas, a través de redes sociales o en la calle.Por último, sólo el 5% accedió a algún tipo de atención de la violencia de género; y el 6,7% no lo hizo pero lo hubiera necesitado; a pesar de que más del 40% se enteró de alguna línea de atención de violencia durante la pandemia

Las situaciones de violencia más frecuentes fueron de tipo simbólica, psicológica y física. La mayoría tuvieron lugar en el hogar y fueron ejercidas por algún integrante de la familia, parejas o amigues.En el caso de la violencia sexual, casi dos tercios de los casos fueron ejercidos por alguien desconocido y un tercio por parte de una pareja.

Violencia

+ info

En los casos de violencia simbólica y digital, se dieron mayormente en manos de personas desconocidas o de personas públicas, a través de redes sociales o en la calle.Por último, sólo el 5% accedió a algún tipo de atención de la violencia de género; y el 6,7% no lo hizo pero lo hubiera necesitado; a pesar de que más del 40% se enteró de alguna línea de atención de violencia durante la pandemia

Las situaciones de violencia más frecuentes fueron de tipo simbólica, psicológica y física. La mayoría tuvieron lugar en el hogar y fueron ejercidas por algún integrante de la familia, parejas o amigues.En el caso de la violencia sexual, casi dos tercios de los casos fueron ejercidos por alguien desconocido y un tercio por parte de una pareja.

Violencia

Si bien sólo dos casos de toda la muestra de adolescentes convivían con su pareja, se intentó indagar en posibles tipos y modalidades de violencia que se presentan en estas relaciones. Uno de los dos casos manifiesta que fue víctima de violencia física y psicológica, y ambos casos han sido víctimas de violencia económica y sexual. En ningún caso consultaron con algún espacio de atención.

+ info

.

Más del 90% de les encuestades admitieron haberse sentido angustiades, tristes o deprimides durante la pandemia.Casi la mitad pidió apoyo emocional, y un cuartono lo hizo pero admite haberlo necesitado.Los varones se muestran más reacios a pedirapoyo emocional o admitir que lo necesitan.

Salud mental

De quienes lo realizaron alguna vez, un 31,6% señaló que tener que realizar estas tareas le impidió hacer otras actividades recreativas, estudiar o estar con amigues (tabla 49). No hay diferencias significativas por género.

El 49,6% de les encuestades admitieron haberse sentido tristes, angustiades, ansioses o deprimides “muchas veces” durante la pandemia; el 42% lo sintió “algunas veces”, y el 8,2% “nunca”El 57,3% de las mujeres cis respondieron “muchas veces”, frente al 17,9% de los varones cis. El 21,4% de los varones cis respondieron “nunca”, frente al 3,7% de las mujeres cis. La totalidad de los varones trans y el 66% de les adolescentes no binaries respondieron “muchas veces”.;el 42% pidio apoyo emocional en algún momento (el 13,4% no recibió la contención que necesitaba); el 5% lo intentó pero no logró acceder; el 24,4% no lo intentó a pesar de haberlo necesitado; y el 28,6% no lo necesitó. El porcentaje de quienes pidieron ayuda o manifiestan haberlo necesitado siempre es mayor en mujeres cis o personas de otras identidades, por sobre los varones cis. El 50% de éstos señalaron no haber necesitado apoyoEn relación a la edad, el acceso a la atención o la intención de recibirla, se incrementa con la edad: el 28,1% del grupo de 12-14 años, el 48,5% del grupo de 15-17 años, y el 51,3% del grupo de 18-20 años. Por último, el porcentaje de quienes dicen no haber necesitado atención también decrece con la edad: 64,3%, 26,5% y 18,9% respectivamente (tabla 53).

+ info

El 26,1% indicó que le faltó información durante la pandemia.Los temas sobre los que buscaron información fueron en su mayoría en relación al COVID, salud mental, aborto y acceso a la ILE; a través de internet o redes sociales.

Acceso a la información

En total, el 26,1% de les encuestades señaló que le faltó información sobre el COVID u otros temas durante la pandemia. Entre los temas sobre los que buscaron información, señalan: el COVID, la pandemia y las medidas adoptadas (19,4%), salud mental (14,9%), aborto y acceso a la ILE (14,6%), temas de género y diversidad (10,3%), información sobre sus derechos, como leyes y normas (7,4%), prevención del suicidio (7,4%), prevención de la violencia de género (7,2%), métodos anticonceptivos y relaciones sexuales (7%), consumo de drogas, alcohol y otras sustancias (6,7%), prevención de ITS (3,6%) y otros temas (1,2%).El 36% se informó a través de internet; el 22,8% a través de redes sociales; el 9% a través de familiares o conocides adultes; el 9% a través de medios de comunicación tradicionales; el 8,7% a través de amigues; el 4,2% a través de docentes o profesorxs; el 3,9% a través del personal de salud; y un 5,8% a través de canales oficiales (como cadenas nacionales o el Boletín Oficial).

.

El 12,6% señaló que realizó tareas en el hogar muy frecuentemente durante la pandemia, el 39,5% lo hizo frecuentemente y el 46,2% algunas vecesLas diferencias por género no son significativas. De quienes lo realizaron alguna vez, a un 31,6% eso le impidió hacer otras actividades recreativas, estudiar o estar con amigues.

Tareas en hogar

Matrimonios y uniones infantiles, tempranas y forzadas

Les encuestades indican como más frecuentes las uniones tempranas que las situaciones de convivencia entre adolescentes y adultes.

En relación a las causas, se señalan en primer lugar los embarazos y, en menor medida, las necesidades de la familia o la búsqueda de mejores condiciones económicas.

Las uniones tempranas en general no están aceptadas o bien vistas en sus comunidades y se reconocen fácilmente las consecuencias sobre sus derechos que pueden tener para una niña o adolescente.

Las uniones entre un adolescentes varón y una mujer adulta están más aceptadas.

En el caso de quienes indican que tener una parejamenor es mejor para “no dejarse manejar”, elporcentaje es mayor en varones.

+ info

Según el primer Informe sobre “El matrimonio y las uniones convivenciales infantiles en Argentina” (FEIM, 2020),lasfrecuenciasmás altas de matrimonio y uniones infantilesde niñas -entre 14 y 17 años inclusive- se encuentran entre las primeras cinco:Misiones (7,2%), Chaco (6,9), Formosa (6,4%) Santa FeyEntre Ríos (5,4%),superando al promedio nacional de 4.7 %.

En relación a la afirmación “En el lugar donde vivo les adolescentes se ponen en pareja con adultes”, un 6,7% indicó que se da “muy frecuentemente”; un 14,3% “frecuentemente”; un 41,2% “algunas veces”; y un 37,8% “nunca”. Analizando según provincia, el porcentaje de adolescentes encuestades que indican “frecuentemente” o “muy frecuentemente” es levemente menor en elÁrea Metropolitana de Buenos Aires -AMBA- (19%) en relación al resto de las provincias (22,1%).Ante la afirmación “En el lugar donde vivo les adolescentes conviven con parejas más grandes”, un 5,9% indicó que se da “muy frecuentemente” en sus comunidades; un 12,6% “frecuentemente”; un 37% “algunas veces” y un 44,5% “nunca”. Analizando según las provincias de origen de les adolescentes, el porcentaje de quienes indican “frecuentemente” o “muy frecuentemente” es mayor en la región del NEA (25%), especialmente Entre Ríos y Misiones, que en otras regiones como la Patagonia (20%) o el Centro (16.5%).Ante la “afirmación “En el lugar donde vivo les adolescentes contraen matrimonio o conviven para tener mejor posición económica”, un 4,2% indicó que se da “muy frecuentemente” en sus comunidades; un 5% “frecuentemente”; un 23,5% “algunas veces” y un 67,2% “nunca”.Ante la afirmación “En el lugar donde vivo, las familias buscan casar y/o unir a las chicas adolescentes por necesidades económicas y/o para brindarles un futuro mejor”, un 2,5% indicó que se da “muy frecuentemente” en sus comunidades; un 5% “frecuentemente”; un 16% “algunas veces” y un 76,5% “nunca”.El porcentaje de quienes indican “frecuentemente” o “muy frecuentemente” es levemente mayor en el AMBA (11,9%) que en las otras provincias.En relación a “En el lugar donde vivo, las familias obligan a juntarse con el padre de su bebe a las chicas adolescentes que quedan embarazadas”, un 5% indicó que se da “muy frecuentemente” en sus comunidades; un 10,1% “frecuentemente”; un 28,6% “algunas veces” y un 56,3% “nunca”. Analizando las diferencias por género, el 21,4% de los varones cis indicaron que estas uniones se dan “muy frecuentemente” o “frecuentemente”, frente al 13,4% de las mujeres cis.Analizando por provincia de origen, la totalidad de encuestades de Cuyo (Mendoza, San Juan y San Luis), el 20% de la Patagonia (Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego) y el 16,7% del NEA (Santa Fé, Entre Ríos, Misiones y Chaco) respondieron “frecuentemente” o “muy frecuentemente”.Ante la afirmación “Entre mis amigues, está bien visto que les adolescentes salgan con alguien mucho mayor”, el 1,7% manifestó estar totalmente de acuerdo, el 5,9% de acuerdo, el 47,9% poco de acuerdo y el 44,5% en desacuerdo.Los porcentajes de quienes respondieron “totalmente de acuerdo” y “de acuerdo” son mayores en la región Centro y NEA.En relación a “En el lugar donde vivo, no se cuestiona que un adolescente varón salga con una mujer mayor porque está bien visto”, el 3,4% estuvo totalmente de acuerdo, el 14,3% de acuerdo, el 40,3% poco de acuerdo y el 42% en desacuerdo.Analizando según la región de origen de les encuestades, los mayores niveles de acuerdo se dan en el NOA y NEA.En relación a “Es mejor tener una pareja mucho mayor porque tiene más experiencia”, el 3,4% manifestó estar totalmente de acuerdo, el 6,7% de acuerdo, el 22,7% poco de acuerdo y el 67,2% en desacuerdo.Analizando según región de origen de les encuestades, el porcentaje de quienes respondieron “totalmente de acuerdo” y “de acuerdo” es mayor en el AMBA en comparación con otras provincias.Al consultar por “Prefiero salir y tener parejas menores a mi edad, para no dejarme manejar”, el 2,5% manifestó estar totalmente de acuerdo, el 4,2% de acuerdo, el 22,7% poco de acuerdo y el 70,6% en desacuerdo.El porcentaje de quienes respondieron “totalmente de acuerdo” y “de acuerdo” es levemente mayor en el NEA que en otras regiones.Ante la afirmación “Que una chica adolescente esté en pareja con un hombre mucho más grande puede afectarla en su salud, educación u oportunidades laborales”, el 23,5% manifestó estar totalmente de acuerdo, el 32,8% de acuerdo, el 26,9% poco de acuerdo y el 16,8% en desacuerdo. En relación a las diferencias por género, el 62,2% de las mujeres cis respondieron que estaban “muy de acuerdo” o “de acuerdo” con esta afirmacion, frente al 35,7% de los varones cis.Analizando por regiones, el porcentaje de quienes respondieron “totalmente de acuerdo” y “de acuerdo” es mayor en el AMBA con relación a las provincias.

Trabajo

Educacion

Salud

El 53,8% indicó que la pandemia le afectó “mucho”; el 44,5% que le afectó “algo”; y un 1,7% en “nada"

Pareja Amigues

Impacto de la Pandemia

+ inf

+ info

+ inf

+ info

De quienes tienen empleo en la actualidad, el 65% comenzó a hacerlo durante la pandemia. De quienes no tienen empleo, el 8,1% lo tenía previo a la pandemia.

En relación con sus amigues, el 31,9% indica que la relación ha empeorado, el 40,3% que se mantuvo igual, y el 27,7% que ha mejorado durante la pandemia Es mayor la proporción de varones cis que vieron afectadas las relaciones con sus amigues (42,9%).

Lorem ipsum dolor sit amet

Lorem ipsum dolor sit amet

Lorem ipsum dolor sit amet

Lorem ipsum dolor sit amet

Conclusiones

Los resultados dan cuenta de las vulneraciones de derechos que han vivido jóvenes y adolescentes durante la pandemia y el aislamiento en Argentina.

Accedé al informe completo de la encuesta