Want to make creations as awesome as this one?

infografía interactiva para trabajar el día del libro desde la transversal de la coeducación en igualdad de género. Mediante esta infografía se pueden descubrir las historias de diferentes escritoras que, a lo largo de la historia, se han visto obligadas a publicar usando seudónimos de hombre.

More creations to inspire you

OSCAR WILDE

Horizontal infographics

GOOGLE - SEARCH TIPS

Horizontal infographics

NORMANDY 1944

Horizontal infographics

LOGOS

Horizontal infographics

VIOLA DAVIS

Horizontal infographics

RUGBY WORLD CUP 2019

Horizontal infographics

Transcript

"Detrás de todo nombre hay una gran mujer"

1811

Jane Austen

1847

Las hermanas Brontë

1850

Mary Anne Evans

Joanne Rowling

1847

Amandine Dupin

1849

Cecilia Böhl de Faber y Ruiz de Larrea

1893

Colette

Leer más

La famosa autora británica no firmó ninguna de sus obras en vida, aunque sí las publicó. De hecho, las portadas de novelas como ‘Orgullo y prejuicio’ o ‘Sentido y sensibilidad’ estaban únicamente firmadas como “Escrito por una dama”, y bajo este anonimato se ocultó durante toda su vida. Al haber vendido su obra y ceder sus derechos, nunca llegó a recibir las ganancias generadas por la venta de sus libros.Durante la década de 1790 escribió los primeros borradores de Sentido y Sensibilidad, Orgullo y Prejuicio y Northanger Abbey: sus viajes a Kent y Bath le proporcionaron el carácter local del marco de estas dos últimas novelas.Austen no publicó ninguna obra firmada en vida. Sus libros siguientes eran acreditados a la "misma autora" de los anteriores.

Antes de cumplir 30 años, esta joven francesa se cambió el nombre para su debut literario en 1831. Pasó a llamarse George Sand. Su inicio en las letras coincidió con su divorcio y con una nueva apariencia: George usaba ropa masculina para moverse con libertad por París y para que se le permitiera entrar en espacios públicos reservados para hombres y en los que el ingreso de mujeres era algo prohibido. Aunque no dejó de usar prendas femeninas, sólo las llevaba puesta en algunas reuniones sociales.En Francia, en el mismo siglo XIX, George Sand también dejaba su huella en la literatura. Él fue descrito por el autor ruso Fiódor Dostoiévski como ocupante del "primer lugar en las filas de los escritores nuevos". Recientemente, el gobierno francés debatió enterrar sus restos en el Panteón, al lado de nombres como Víctor Hugo y Voltaire.El escritor ruso Ivan Turgenev dijo: "¡Qué hombre valiente fue ella, y que buena mujer!"

Las hermanas;Emily, Charlotte y Anne Brontë, intentaron crear una pequeña escuela que les permitiera permanecer juntas y ganarse el sustento, pero el proyecto fracasó, por lo que debido a lo prejuicios que en esa época había hacia las mujeres que se dedicaban a las letras decidieron mantener el anonimato y publicaron sus novelas bajo pseudónimo masculino (los hermanos Bell) :Ellis, Acton y Currer Bell.En 1845 decidieron publicar su primer libro de poesías , el cual fue un fracaso.La primera en publicar una novela en solitario fueCharlottecon su obra "Jane Eyre", esta fue un gran éxito. Ese mismo años,Annepublicó "Agnes Grey", un relato autobiográfico. Un año más tarde Emily publicó "Cumbres Borrascosas"que hoy día está considerada entre los cláicos de a literatura Victoriana.

En la España de ese entonces no era fácil publicar bajo el nombre de una mujer y por eso Cecilia Böhl de Faber y Larrea quiso publicar sus primeras novelas comoFernán Caballero, sacó el pseudónimo de la población de Ciudad Real de Fernán Caballero. El motivo de su seudónimo según ella es: "Gustóme ese nombre por su sabor antiguo y caballeresco".Su padre le había dicho que no perdiera el tiempo escribiendo porque esa era una labor masculina y que las mujeres no tenían la capacidad intelectual para hacerlo. Pero nada pudo evitar que ella, aún oculta bajo su seudónimo, se convirtiera no sólo en una de las pioneras de la narrativa femenina española sino también en la dueña de un brillante legado periodístico.Clemencia(1852) fue su obra más ambiciosa, que quiso publicar en volumen. En ella plantea su ideal de mujer española: modesta, virtuosa y que, instruida, sepa controlar sus pasiones.

Mary AnneEvans publicó su primera novela en 1850, bajo el nombre de:George Eliot,creía que ese seudónimo haría que su obra fuese tomada en serio y evitaría que sus escritos no fuesen valorados en sí mismos y pasaran a ser catalogados como textos inferiores sólo por haber sido escritos por una mujer. Escribió incluso un ensayo titulado "Silly Novels by Lady Novelists" (Novelas tontas de las novelistas, ), criticando las novelas escritas por mujeres, para distanciarse de otras autoras de su época y para que su trabajo fuera tomado en serio.La novela: Middlemarch: un estudio de la vida de provincia, publicada en 1874 y escrita por el novelista George Eliot, es considerada como una de las mejores obras de la literatura inglesa.

Sidonie Gabrielle Colettese casó en 1893 a los 20 años con el escritorHenry Gauthier Villars. Su esposo al notar el talento literario de la joven le pidió que escribiera una serie de novelas inspiradas en los recuerdos que ella tenía de su niñez y su adolescencia, la cual se titularíaClaudiney sería firmada porGauthier. La primera obra fue considerada un fenómeno editorial y Gauthier se llevó los elogios. Tras más de una década en un matrimonio infeliz, Colette decidió divorciarse de Gauthier y al año siguiente publicóDiálogos de animales, el primer libro firmado por ella.

En los 90Joanne Rowling era una madre soltera sin trabajo. En ese mismo año terminó de escribir su primera novela: Harry Potter y la piedra filosofal. La editorial que publicó el libro, convencida de que el público infantil y adolescente no estaría dispuesto a comprar un libro escrito por una mujer, le pidió que empleara un seudónimo que ocultara su género.Pero esa no ha sido la única vez que Rowling ha usado un seudónimo, la popular escritora decidió al año siguiente publicar su segunda novela para adultos bajo el nombre de Robert Galbraith. Meses después, tras tener buena acogida, J.K. Rowling decidió reconocer públicamente que era ella la autora de la misma.

Antiguamente, las actividades de las mujeres estaban muy limitadas, entre ellas estaban el derecho al estudio o al trabajo. Saber leer y escribir era un poder privilegiado que no se encontraba al alcance de la mayoría de mujeres. Por ello, muchas mujeres que si tenían la fortuna de saber escribir, en su afán por publicar libros, tuvieron que firmar bajo el seudónimo de un nombre masculino.