Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Hz clic ar editar este texto

Jesús está vivo

¿Qué te sugiere la palabra Pascua ?

Todo empezó...

El resucitado sale al encuentro de las personas


Los cristianos, en el caso de Jesús tenemos la fe (confianza) cierta de que resucitó, de que vive y nos da un sentido a nuestras vidas. Tener fe en una persona -en nuestro caso en Jesús- implica poner a dicha persona en un lugar privilegiado en tu vida. Los discípulos, tras la resurrección, purificaron su fe en Jesús y empezaron a vivir como él vivía y a predicar su mensaje. Una fe auténtica tiene que tener consecuencias prácticas en tu vida. Si no, no es fe. • ¿Qué consecuencias prácticas tiene en el día a día tu fe en Jesús? Mide tu fe en función de tu compromiso diario (familia, amigos, estudios, grupo…).

El r indiferente.


Alguien dijo encontrar a Dios en la naturaleza. Y yo corrí hacia el mar, crucé campos y senderos, miré en espigas y en flores...

Todos hablaban de Dios, de su poder, de su cuidado y esmero. Pero no vi a Dios, no estaba allí. Sólo hallé noticias de Él, rumores y recuerdos.


«Pregunta a los sabios de Dios», otros dijeron.

Busqué al místico, al teólogo y al lama; acudí a templos y monasterios. Escuché santas ideas, comentarios, oraciones, sentimientos...

Ellos vivían con Dios, pero yo no logré verlo.

«Dios bajó hace ya tiempo; busca en los barrios, en la lucha del hombre por el hombre», sugirieron.

«Busca en la selva, en la cárcel, en chabolas...».

Y sólo hallé recuerdos, recuerdos de algo que Él dijo, de interpretaciones, de ideas y de sueños. Pero Dios no estaba allí; se fue hace tiempo.


Entonces, desencantado, creí que no estaba en ningún sitio, o que estaba demasiado lejos. Y busqué en mi corazón otros asuntos.

Al mirar allí, en mi corazón, sentado entre injusticias y entre miedos, entre dudas, rencores y esperanzas, entre buenos y malos sentimientos, estaba Dios, sentado y esperando. No estaba en la tierra ni en el cielo.

Me fui a contárselo a la gente, a gritar mi gran descubrimiento. Y me encontré que Dios estaba en las montañas, en las flores y en los monasterios, en los barrios, en la cárcel, en la iglesia, en la Biblia, en el cine y en los cuentos. Resultó que Dios estaba en todos sitios cuando lo había encontrado dentro.










Cuanto más oscura es la noche, es cuando está a punto de amancer