Want to make creations as awesome as this one?

Día de la mujer, coeducación, EOI de Granada. Macarena Moreno.

More creations to inspire you

TOOLS AND RESOURCES

Horizontal infographics

ONE MINUTE ON THE INTERNET

Horizontal infographics

SOIL TEMPERATURES

Horizontal infographics

PBIS TOP 10

Horizontal infographics

SITTING BULL

Horizontal infographics

Transcript

8 DE MARZO

DÍA DE LA MUJER

LA MUJER EN LA EDAD MEDIA

476-1492

03

LA MUJER HOY

05

LA MUJER EN EL MUNDO CLÁSICO

Siglos XX-XXI

LA MUJER EN LA EDAD MODERNA

Del siglo XV al siglo XVIII

04

lA MUJER EN LA PREHISTORIA

2.500.000 años a.C. hasta 3.500 años a.C

01

02

Del siglo VIII a.C. al siglo II d.C.

Macarena Moreno. Departamento de Coeducación, EOI de Granada

INFO

INFO

INFO

INFO

INFO

Quiz del Día Internacional de la Mujer: ¿Cuánto sabes sobre la lucha feminista y las heroínas que han forjado nuestra historia? | SANDEMANs NEW EuropeEl 8 de marzo celebramos el Día Internacional de la Mujer, un día para luchar por la igualdad, la participación y el empoderamiento de la mujer en...SANDEMANs NEW EuropePONTE A PRUEBA CON ESTE TEST SOBRE LA HISTORIA DE LA MUJER Y LAS MUJERES DESTACABLES QUE AYUDARON EN LA LUCHA FEMINISTA.https://www.neweuropetours.eu/es/blog/general/quiz-del-dia-internacional-de-la-mujer-cuanto-sabes-sobre-la-lucha-feminista-y-las-heroinas-que-han-forjado-nuestra-historia/

LA MUJER EN EL MUNDO CLÁSICOLa antigua Grecia es uno de los ejemplos más comunes de desigualdad de la mujer y de discriminación. La mujer estaba condenada a permanecer en casa y realizar tareas del hogar, y telares. No tenían ni poderes ni mucho menos derechos, en un mundo en una sociedad en la que nacía la democracia.El gineceo, era el lugar en el que se reunían las mujeres, pues no tenían permiso para acudir al foro u otros lugares públicos donde sí acudían los hombres. Eran vistas como impuras y frágiles.De la sociedad helenística, cabe señalar a la famosa Safo de Lesbos, una poetisa que pasó a la historia gracias a sus obras y por ser una de las pocas mujeres destacables del campo. Asimismo y curiosamente, la mujer divina sí disponía de igualdad y poderes, así, por ejemplo, Atenea, era la Diosa de la guerra y las diosas disponían sobre la suerte de los hombres.La vida de la mujer romanano era sencilla. Aunque es cierto que gozaba de mayor libertad que la mujer de la Antigua Grecia, su existencia estaba predefinida por el rol que debía cumplir para satisfacer a la sociedad de su momento.Lo cierto es que, cuanto más alto era el rango social de la mujer, de menos libertad gozaba. Aunque donde más presencia tenía era en lo doméstico, la familia romana se estructuraba en torno al hombre. El paterfamiliasera la autoridad en la domus (la casa romana). La mujer, por su parte, podía supervisar el funcionamiento de las gestiones de la casa y ejercer de administradora, pero su papel se reducía al ámbito privado y doméstico.Laviolencia físicaera común en la convivencia. Se percibía comosigno masculino de pasión y deseo sexual, pero el estupro de muchachas casaderas y menores era una vergüenza. Sin embargo, los atentados contra la mujer en el ámbito doméstico se consideraban más un ataque hacia la unidad familiar y matrimonial que un ataque hacia la mujer en sí misma. Información de grandes mujeres nos ha llegado de esta época, como es el caso de Hipatia de Alejandría.

LA MUJER EN LA PREHISTORIAA lo largo de los miles de años en los que la humanidad vivió previamente al origen de la escritura tuvieron lugar innumerables cambios y transformaciones trascendentes:la sedentarización, la agricultura, la ganadería, el desarrollo de diferencias sociales o la aparición y consolidación de la desigualdad de género, entre otras muchas.Lo cierto es queno contamos con datos ni arqueológicos ni antropológicos suficientes como para responder deforma taxativa y clara a si la mujer era sedentaria, recolectora y cuidadora de la familia, como siempre se ha pensado. Nuestra visión del pasado prehistórico está fuertemente condicionada por las asociaciones de roles de género que vivimos y experimentamos en la sociedad actual, e imaginamos a quienes vivieron hace 7.000, 6.000 o 5.000 años como a nosotros y nosotras mismas.Un ejemplo de esto es, por ejemplo, el hecho de que en el conjunto de 39 documentales y vídeos cortos analizados, producidos entre los años 2000 y 2013 en España, hay una enorme diferencia en la representación de hombres, mujeres, niños y niñas.En términos cuantitativos, los varones aparecen en 524 ocasiones, las mujeres en 255.Sí sabemos, en cambio, por la historia del arte, que a la mujer se le atribuía una importancia suprema, de deidad, representando a la tierra, una madre que da vida a todo. Las pequeñas venus, de entre 5 y 25 cm son un fiel reflejo de esto: Venus de Laussel y Venus de Willendorf.

LA MUJER EN LA EDAD MEDIALa ausencia de fuentes escritas por mujeres es el principal problema a la hora de definir la historia de la mujer en la Edad Media. De ellas poco sabemos, y la poca información de la que disponemos es la imagen femenina que ofrece el mundo eclesiástico -único que accedía a la cultura- que oscila entre el desprecio y/o la adoración. En España, desde el siglo VIII, conviven tres religiones: la judía, la musulmana y la cristiana, que son, además, tres formas distintas de pensar, entender, definir y construir a la mujer.Desde los inicios, la Iglesia consideraba a la mujer como un ser inferior al hombre por lo que se exaltará la virginidad y la renuncia al amor carnal como mérito para su unión con Dios. Ello explica la entrada masiva de mujeres en conventos. Algunas mujeres que entraron en las órdenes religiosas destacaron en la literatura mística reclamando su derecho a amar a Dios y ser amadas por él.Vivo sin vivir en mí,y tan alta vida espero,que muero porque no muero.(Santa Teresa de Jesús)La representación literaria y artística que nos llega de este periodo, está claramente sesgado e influenciado por el contexto histórico y social, sobre todo, de quienes escribieron la historia. En general, la mujer aparece en la literatura como objeto, bien idealizado (lírica amorosa), bien denostado, bien satírico, acorde con la imagen genérica sexual de un universo masculino que detenta el poder de la palabra, la cultura y la tradición, y que parte de la idea de que “todas las mujeres transmiten la maldición de Eva”, sin matices.Durante los largos siglos del medievo la mujer mejoraría sutilmente su situación con respecto al mundo clásico, aunque no llegaría a grandes avances.

LA MUJER HOYEl 10 de julio de 1910 se produjo en Barcelona la primera manifestación multitudinaria de mujeres de la historia catalana y española. La lucha por el reconocimiento de los derechos de la mujer aparece en España en el último cuarto del siglo XIX gracias a la labor pionera de mujeres como Concepción Arenal, Emilia Pardo Bazán y Rosalía de Castro. Se esforzaron en defender cambios jurídicos y educativos. Las preocupaciones e inquietudes a favor de las mujeres terminaron por calar en los movimientos de renovación pedagógica, especialmente en el krausismo y la Institución Libre de Enseñanza.De este período, por tanto, destacan las sufragistas, mujeres que demandaban el voto de la mujer. Una de las voces de protesta más enérgicas fue la deOlimpia de Gouges, autora de la De­claración de los derechos de la mujer y de la ciudadana (1791). En este docu­mento reclamaba para las mujeres los mismos derechos políticos que disfru­taba el hombre, el voto entre ellos. Si ellas podían subir al cadalso, también debían poder ocupar cargos públicos. No tuvo éxito. De Gouges, en plena vorágine del Terror revolucionario,murió ajusticiada en la guillotina.Desde mediados del siglo XIX,el derecho al voto constituyó la reivindicación cen­tral del movimiento feminista. Por ello, la historiografía utilizó los tér­minos feminismo y sufragismo como intercambiables. En realidad, los es­tudios de las últimas décadas han mostrado que esta equivalencia no siempre resulta acertada. Para algunas feministas, como la escritora española Concepción Arenal, el voto no cons­tituía una prioridad. Sí, en cambio, el acceso de la mujer a la educación.El sufragismo alcanzó especial importancia en países de tradición protestante, debido, entre otras razo­nes, al mayor grado de alfabetización femenina.Durante la Primera Guerra Mun­dial, las mujeres abandonaron el ám­bito doméstico para incorporarse al mundo laboral y sostener el esfuer­zo bélico.La mujer contemporánea, con respecto a la mujer histórica que hemos podido observar, dependiendo del lugar en el que se encuentra, goza de una serie de derechos, igualdades y poderes como nunca antes vistos, ganados gracias a la lucha feminista de mujeres y hombres. No obstante, aún dista bastante de encontrarse en plena igualdad con respecto al hombre y esto es lo que se reivindica cada año el 8 de marzo.-La tasa de paro: la mujer se encuentra por encima del hombre-En la tasa de actividad y empleo, por debajo. -La brecha salarial sigue presente.-La mujer sigue sufriendo acoso laboral y abuso sexual en algún momento de su vida-Incluso en el peor de los casos violencia de género y violaciones.-En muchos países la mujer sigue sin acceder a educación.-También sigue existiendo la ablación genital.

LA MUJER EN LA EDAD MODERNAContra todo pronóstico, la vida de la mujer durante la Edad Moderna se vio agravada con respecto a su lugar en la Edad Media. La Edad Moderna supone un periodo de profundas transformaciones que van a constituir las bases del mundo contemporáneo: el descubrimiento de América, con el encuentro de diferentes culturas, el aumento del poder del estado, la pérdida de poder de la Iglesia y la aparición de nuevos valores basados en el hombre -el humanismo- y en la ciencia experimental, fueron cambios que afectaron, negativamente, la vida de las mujeres. El Renacimiento supuso un “renacer” pero sólo para los varones, que ven mejoradas en esa época sus posibilidades educativas y laborales. Para las mujeres fue todo lo contrario: no pudieron acceder a la educación humanista y los nuevos estados, centralistas y uniformadores, dictaron leyes que restringieron aún más sus posibilidades.La burguesía ciudadana terminó apartando a las mujeres de la herencia, que pasó a transmitirse únicamente por vía masculina y primogénita. Asimismo se excluyó a las mujeres de las profesiones que venían realizando y se las recluyó cada vez más al ámbito familiar.En 1792Mary Wollstonecraftescribió Vindicación de los derechos de la mujer. En ella se hacía una defensa de los derechos de las mujeres contra su anulación social y jurídica. Esta obra es tenida como el comienzo del movimiento feminista contemporáneo, pues en ella se defiende el derecho al trabajo igualitario, a la educación de las mujeres y a su participación en la vida pública.