Want to make creations as awesome as this one?

No description

Transcript

El sábado 27 de marzo de 2021, apaga las luces entre las 20.30 y las 21.30 en defensa de la naturaleza y conéctate con miles de personas alrededor del mundo en el evento digital en defensa del Planeta más grande de la historia.

RECUERDA

Pincha en la bombilla para ver algunas ideas para esa hora. Después pincha en la casa para continuar con la oración (recuerda que hoy toca la del viernes de dolores que está en los cuadros de la entrada)

Como ciudadanos y como cristianos estamos llamados a cuidar de la Tierra, nuestra casa común.

Consumo eléctrico

¿Por qué al consumir electricidad estamos contribuyendo al cambio climático?

¿Qué puedes hacer en tu casA?

EARTH HOUR

¿Qué vamos a hacer todos?

Ciclo combinado y cogeneración usan combustibles fósiles. Eso significa que cada vez que encendemos la luz hay un porcentaje muy alto de posibilidades de que esa energía no sea renovable y de que para su producción estemos emitiendo gases de efecto invernadero y por lo tanto contribuyendo al cambio climático.

¿De dónde sale la electricidad cuando enciendes o enchufas cualquier aparato?

Echa un vistazo a estos consejos. Seguro que más de uno puedes empezar a aplicarlos hoy mismo.

Sabías que a causa del cambio climático muchas personas tienen que emigrar de sus países (los más empobrecidos). Son los llamados refugiados climáticos.

El sábado 27 de marzo de 2021, apaga las luces entre las 20.30 y las 21.30 en defensa de la naturaleza y conéctate con miles de personas alrededor del mundo en el evento digital en defensa del Planeta más grande de la historia.

Tienes TRES OPCIONES:1. Pasar, ser indiferente, justificarte con frases como: "esto es cosa de los ecologistas", "no lo va hacer casi nadie", "total por una casa más o menos"...2. Participar de este evento que se hace en todo el mundo.3. Participar y animar a todo el que pueda a que también lo haga.

#somostierra#somosred

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

Oramos juntos:Señor, te pedimos por los gobernantes para que consideren seriamente los problemas de la Tierra.Damos gracias por el ejemplo de tanta gente que sueña por un mundo mejor.Te ofrecemos nuestro compromiso de contribuir con gestos pequeños que pueden llegar a ser muy grandes.Te lo pedimos por medio de María...Dios te salve María

IDEAS PARA60 minutos

Echa un vistazo de cara al evento de este sábado. Luego vuelve y continúa con la oración

La oración es el alimento del cristiano y la Iglesia, a través de la Cuaresma, nos recuerda lo importante que es y nos invita a cuidarla especialmente. Para hacer de nuestra casa un hogar, también queremos cuidar cómo empezamos el día en el colegio a través de la oración. Para ello tendremos disponible un “Genially” en el que accederemos a un hogar don varias habitaciones que podremos recorrer para ir descubriendo diferentes oraciones. Se estructuran de este modo:Recibidor: es el primer lugar que nos encontramos al entrar y aquí estarán situados las oraciones que van a guiar nuestra Cuaresma. Tendremos una para el miércoles de ceniza, una para cada lunes de Cuaresma con el Evangelio del domingo anterior, otra para el viernes de dolores y otras para Pascua.Cocina: en la cocina vamos a centrar nuestras oraciones en la “limosna” que nos invita este tiempo. El servicio a los demás, esa Iglesia del delantal de la que nos habla el Papa Francisco, la solidaridad con los más necesitados, serán los temas que nos ayuden a rezar en esta habitación.Baño: aquí nuestras oraciones estarán centradas en el “ayuno”. Es el baño un lugar en el que cuidamos nuestro cuerpo, nos lavamos, peinamos, … intentamos cambiar algunas cosas. La Cuaresma nos invita especialmente al cambio y estas oraciones nos podrán ayudar a interiorizar esto en nuestras vidas.Dormitorio: este es el lugar en el que solemos encontrarnos con nosotros mismos, nuestra intimidad, silencio, soledad, …; aquí las oraciones nos ayudaran a mirar hacia dentro, a encontrarnos con nosotros mismos y con Dios.Salón: esta habitación suele ser un lugar de encuentro entre las personas que viven en una misma casa. Estas oraciones nos invitarán a cuidar nuestras relaciones, a valorar la diversidad y riqueza que hay en los demás.Salita de ocio: la música es un medio maravilloso para encontrarnos con nosotros, con nuestros sentimientos, para descubrir el amor y hacernos reflexionar. Vamos a rezar a través de ella en esta habitación con varias canciones.Terraza: esos balcones que tanta importancia cobraron en los últimos meses son los que abren nuestro hogar al exterior, a nuestra casa común. Las oraciones de este lugar nos invitarán al cuidado de la casa común como así nos invita nuestra Iglesia. Es también una forma clarísima de hacer de nuestra casa un hogar.Las instrucciones para movernos por esta casa son las siguientes:El miércoles de ceniza, el primer lunes de cada semana y el viernes de dolores, haremos las oraciones específicas de esos días que se encuentran en el recibidor.El resto de los días podremos movernos libremente por la casa y elegir con los alumnos que oración queremos realizar. Para ello, sería bueno que el primer día se explique el funcionamiento de la casa.Una opción de cara a la organización sería que el delegado de clase vaya tomando nota de qué oraciones se han ido realizando.Aunque existe la libertad de elegir qué oraciones hacer, es aconsejable que se vaya entrando a todas las habitaciones.En cada habitación estará disponible un enlace para acceder a una página externa con música de oración para poner de fondo.

La oración es el alimento del cristiano y la Iglesia, a través de la Cuaresma, nos recuerda lo importante que es y nos invita a cuidarla especialmente. Para hacer de nuestra casa un hogar, también queremos cuidar cómo empezamos el día en el colegio a través de la oración. Para ello tendremos disponible un “Genially” en el que accederemos a un hogar don varias habitaciones que podremos recorrer para ir descubriendo diferentes oraciones. Se estructuran de este modo:Recibidor: es el primer lugar que nos encontramos al entrar y aquí estarán situados las oraciones que van a guiar nuestra Cuaresma. Tendremos una para el miércoles de ceniza, una para cada lunes de Cuaresma con el Evangelio del domingo anterior, otra para el viernes de dolores y otras para Pascua.Cocina: en la cocina vamos a centrar nuestras oraciones en la “limosna” que nos invita este tiempo. El servicio a los demás, esa Iglesia del delantal de la que nos habla el Papa Francisco, la solidaridad con los más necesitados, serán los temas que nos ayuden a rezar en esta habitación.Baño: aquí nuestras oraciones estarán centradas en el “ayuno”. Es el baño un lugar en el que cuidamos nuestro cuerpo, nos lavamos, peinamos, … intentamos cambiar algunas cosas. La Cuaresma nos invita especialmente al cambio y estas oraciones nos podrán ayudar a interiorizar esto en nuestras vidas.Dormitorio: este es el lugar en el que solemos encontrarnos con nosotros mismos, nuestra intimidad, silencio, soledad, …; aquí las oraciones nos ayudaran a mirar hacia dentro, a encontrarnos con nosotros mismos y con Dios.Salón: esta habitación suele ser un lugar de encuentro entre las personas que viven en una misma casa. Estas oraciones nos invitarán a cuidar nuestras relaciones, a valorar la diversidad y riqueza que hay en los demás.Salita de ocio: la música es un medio maravilloso para encontrarnos con nosotros, con nuestros sentimientos, para descubrir el amor y hacernos reflexionar. Vamos a rezar a través de ella en esta habitación con varias canciones.Terraza: esos balcones que tanta importancia cobraron en los últimos meses son los que abren nuestro hogar al exterior, a nuestra casa común. Las oraciones de este lugar nos invitarán al cuidado de la casa común como así nos invita nuestra Iglesia. Es también una forma clarísima de hacer de nuestra casa un hogar.Las instrucciones para movernos por esta casa son las siguientes:El miércoles de ceniza, el primer lunes de cada semana y el viernes de dolores, haremos las oraciones específicas de esos días que se encuentran en el recibidor.El resto de los días podremos movernos libremente por la casa y elegir con los alumnos que oración queremos realizar. Para ello, sería bueno que el primer día se explique el funcionamiento de la casa.Una opción de cara a la organización sería que el delegado de clase vaya tomando nota de qué oraciones se han ido realizando.Aunque existe la libertad de elegir qué oraciones hacer, es aconsejable que se vaya entrando a todas las habitaciones.En cada habitación estará disponible un enlace para acceder a una página externa con música de oración para poner de fondo.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Ya estás en el hogar de Dios. Fíjate en los detalles de la habitación en la que te encuentras y ahora toma conciencia de la gente, tus compañeros de clase, que te acompañan. Después de un momento de silencio, juntos comenzamos nuestra oración en el nombre del Padre…

19 de marzo: Día de San José2021, año de la Iglesia Católica dedicado a San JoséSan José, patrón del Instituto de los Hermanos Maristas.Primero, felicidades a todos los José, Pepita, Maria José, Pepe, José Manuel, José Miguel… y un recuerdo especial en este día por todos los padres y los que hacen de padres, por todas las familias del colegio y del mundo.Escuchamos:https://www.youtube.com/watch?v=IEA4tMpD3YYTRES ELEMENTOS QUE VAMOS A DESTACAR HOY:(y que nos señalaba el Papa Francisco, al inicio de este año de San José)Cuidó de nuestros dos mayores tesoros como cristianos y maristas: de Jesús y María.Además de sus trabajos, se dedicó a la enseñanza y educación de Jesús.Nunca en el primer plano, nunca protagonista. Sencillez, como las violetas.¿Destacarías algo más, de lo que conoces de San José?¿Quién crees que se parece más a San José, de los que conoces?

PATRÓN DE LOS MARISTAS.-Por esas razones que acabamos de ver, es lógico que San Marcelino lo señalara como patrón de los Maristas. También lo es de muchas asociaciones y congregaciones dedicadas a la educación cristiana.Champagnat deseaba para nosotros tres primeros puestos: en Nazaret, en la Eucaristía y ante la Cruz. Hoy, en medio de esta Cuaresma que estamos viviendo juntos, vamos a situarnos especialmente en Nazaret, ante esta familia que cambió el mundo para siempre. Que nuestra mirada, al menos un rato, se fije un poco más en José, en San José, y en cómo podemos aprender este año de su vida y su hacer.Oramos juntos: Padre nuestro…San José, ruega por nosotrosSan Marcelino Champagnat, ruega por nosotros

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Ya estás en el hogar de Dios. Fíjate en los detalles de la habitación en la que te encuentras y ahora toma conciencia de la gente, tus compañeros de clase, que te acompañan. Después de un momento de silencio, juntos comenzamos nuestra oración en el nombre del Padre…

Hoy iniciamos la cuaresma, es miércoles de ceniza, es el día que da comienzo a un nuevo tiempo litúrgico. De aquí a Semana Santa intentaremos hacer este camino hacia la pascua desde la oración de la mañana. Leamos el Evangelio de hoy.Mateo 6,1-6.16-18En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará.Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará.Cuando ayunéis, no andéis cabizbajos, como los hipócritas que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga.Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará."

Rezamos juntos esta oración.Padre nuestro, acudimos a ti porque nos sentimos necesitados y queremos tu ayuda.Queremos vivir como hijos, porque sentimos que tú nos amas como un buen Padre, que te sintamos cerca en este tiempo de Cuaresma.Que de tal manera sintamos tu presencia de Padre, que nos lleve a amarnos y ayudarnos unos a otros.Todo esto te lo pedimos por Jesús y por María nuestra Madre. Amén.Ave María, San Marcelino Champagnat, María, nuestra Buena Madre

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Hazte consciente del momento en el que te encuentra, del día en el que estamos. Lo importante ahora eres tú y este ratito con Dios.

Rezamos juntos esta oración.Jesús, queremos hacer silencio en nuestra vida,nos gustaría aprender a escuchar lo importante;deseamos hacernos conscientes denuestros miedos, nuestras debilidades, tentaciones y dificultades.Acompáñanos durante estos cuarenta días de Cuaresma,y hazte presente en nuestras vidas.Ave María, San Marcelino Champagnat, María, nuestra Buena Madre

En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: "Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio."Marcos 1,12-15

¿Qué tentaciones podemos dejar nosotros atrás? El desánimo, la pereza, el egoísmo…

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

En un momento de silencio, hazte consciente de quién eres, de dónde estás, de ti mismo. Siente que no estás solo. Dios aquí y ahora está contigo.

Rezamos juntos esta oración.Ya bajo, Señor.Me implicaré en el aquí y ahora.Buscaré la sencillez y la dulzura de las cosas cotidianas.El milagro del encuentro con los demás.Me arrimaré a ti, que me llenas con tu luzy que me valoras por lo que soy.Me alejaré de las mortecinas lucesa las que vivo apegado normalmente.Ave María, San Marcelino Champagnat, María, nuestra Buena Madre

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús: "Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías." Estaban asustados, y no sabía lo que decía. Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube: "Éste es mi Hijo amado; escuchadlo." De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: "No contéis a nadie lo que habéis visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos." Esto se les quedó grabado, y discutían qué querría decir aquello de "resucitar de entre los muertos". Marcos 1,12-15

Seguro que más de una vez en tu vida has dicho esta frase… ¡Qué bien se está aquí! Quizá contemplando una puesta de sol, en el mar o la montaña, empapado de serenidad ante la inmensidad del horizonte. Quizá oyendo una melodía, o conversando con alguien con quien sintonizas bien. O… en un ratito de oración. Y querríamos que ese momento se prolongase indefinidamente porque una ola de bienestar nos invade… Pero también en ocasiones, vemos que esta frase la utilizamos para no comprometernos, para quedarnos como estamos. Por eso hoy invitamos a reflexionar qué hay en mi vida que no me deja pararme en aquello que es más importante.

Hoy es el día de la mujer y pensamos que también es importante tenerlo presente en nuestra oración. Por eso os animamos a que hagáis hoy una oración y mañana la otra (da igual el orden)

ESO

BACH

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Comenzamos la oración tomando aire profundamente y llenando nuestros pulmones, cerrando los ojos para relajarnos, tomando conciencia de nuestra presencia aquí y ahora, poniéndonos en presencia de Jesús… intenta relajar tu mente y que toque tierra, que se asiente poco a poco…

Hoy vamos a probar a escuchar parte del recorrido que hizo Jesús desde otra mirada, una mirada femenina… Es una mirada que siempre ha estado y está, pero a lo largo de la historia nos ha acompañado de una manera más silenciada o de manera secundaria, aun siendo igual de importante. Transmite con gran fuerza el amor que Dios nos tiene y de una manera muy cercana, tanto, que a veces nos es difícil ponernos en ese lugar.Vamos a ver el un vídeo que, aunque no deja de ser de una película que va más allá de lo que pone en el Evangelio, nos transmite una mirada interesante de cómo Jesús vivía esto de la igualdad.Hay algunas frases en el vídeo que queremos que os resuenen durante unos minutos de silencio y que creemos que nos llevan a reflexionar en profundidad:“¿Por qué no puede ella seguirle?” “La gente nos juzgará” “No está bien que él te haya escogido para guiarnos” ... ¿Crees que Jesús dejó alguna vez atrás a alguien, o le alejó de su reino por lo que pudieran pensar?“El reino de Dios no se compra ni se vende”, “¿Tan distintas somos de los hombres que no podéis enseñarnos lo mismo?” ...Dios nos hizo a hombres y mujeres únicos e iguales a sus ojos. ¿Desde donde miras tú l@s demás?“El mundo cambiará cuando nosotros cambiemos” ... ¿Qué cosas crees que debemos cambiar como Iglesia en la igualdad entre hombres y mujeres?

Estamos a punto de celebrar el 8 M, Día Internacional de la Mujer, y los cristianos y cristianas no debemos ser ajenos a esta realidad. Una realidad marcada por la desigualdad que aun hoy día sufren las mujeres en cualquier ámbito de la sociedad y que, por desgracia, se acentúa más en nuestra Iglesia. Hoy especialmente, ponemos en valor la figura de la mujer sin cuyo papel no podríamos entender la piedra angular de nuestra fe: María Magdalena, la primera testigo de la resurrección de Jesús. Él se posicionó de forma clara contra la desigualdad, eligiendo a una mujer para dar a conocer este hecho excepcional.Terminamos trayendo a la oración los rostros y nombres de todas las mujeres que conocemos, madres, tías, hermanas, profesoras, compañeras de clase, médicas, abogadas, religiosas… mujeres maltratadas, en situaciones de riesgo, migrantes…Dios te salve María….

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Comenzamos tomando aire profundamente y llenando nuestros pulmones, cerrando los ojos para relajarnos, tomando conciencia de nuestra presencia aquí y ahora, poniéndonos en presencia de Jesús…Para entrar en un clima de parada y de oración, vamos a ver el siguiente vídeo. Respira y conecta con el momento actual. Deja fluir las emociones que va causando en ti.

Vamos a ver un vídeo en el que, independientemente de estar más o menos de acuerdo con algunos detalles, nos habla de cómo las mujeres dentro de nuestra Iglesia tienen mucha fuerza y ganas de trabajar por la igualdad. Ejemplos de personas que confían en que nuestro mundo, nuestra Iglesia puedan ser un lugar mejor donde la igualdad sea muy clara.Leemos algunos datos...En nuestro país, se está produciendo un auge en la trata de mujeres explotadas laboralmente. Sin embargo, permanecen, en la mayoría de los casos, ocultas e invisibilizadas. Mujeres traídas bajo promesas de un trabajo digno cuando lo que les espera es una situación de esclavitud y amenazas continuas.La conciliación familiar: Según el Instituto Europeo de la Igualdad de Género, el 84,5% de las mujeres en nuestro país realizan tareas domésticas cada día y solo un 41,9% de los hombres cocinan o hacen otro tipo de trabajo dentro de la casa a diario. En esta falsa conciliación familiar, el teletrabajo se está convirtiendo en un arma de doble filo para las mujeres con un incremento en la carga de trabajo de cuidados y una pérdida en las relaciones laborales comunitarias.El impacto de la pandemia ha sido muy duro para las mujeres, particularmente desproporcionado para las mujeres jóvenes, ya que sufren mayor precariedad y peores condiciones laborales. En el segundo trimestre de 2020, la proporción de mujeres jóvenes ocupadas a tiempo parcial (29,2%) casi duplicaba la de los hombres en la misma situación (17,6%).Rezamos personalmente con lo que nos han suscitado estos datos y el vídeo. Nos ayudamos de estas preguntas:¿Cómo vivimos estas situaciones? Tómate un tiempo para pensar en la realidad que te rodea… Comparte hechos que conozcas de mujeres trabajadoras, en especial jóvenes, que vivan situaciones de desigualdad e injusticia en tu entorno…A nivel personal: ¿Qué objetivos y medios me voy a marcar? (Cuándo, con quién, dónde…)A nivel colectivo: Este 8M está marcado por el contexto de la pandemia del Covid-19, por lo que no será posible ir a la manifestación de la misma forma que otros años. Aun así, ¿cómo podría participar?

Terminamos trayendo a la oración los rostros y nombres de todas las mujeres que conocemos, madres, tías, hermanas, profesoras, compañeras de clase, médicas, abogadas, religiosas… mujeres maltratadas, en situaciones de riesgo, migrantes…Dios te salve María….

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Ya estás en el hogar de Dios. Fíjate en los detalles de la habitación en la que te encuentras y ahora toma conciencia de la gente, tus compañeros de clase, que te acompañan. Después de un momento de silencio, juntos comenzamos nuestra oración en el nombre del Padre…

Rezamos juntos esta oración.Señor Jesús, quiero que entres en mi vidacomo cuando entraste en el templo.Sabes lo que sobra en mí.Echa de mi templo a los mercaderes que me explotan.Tira las mesas de todo lo que me amarra.Y, después con cariño, ayúdame a reconstruirme,conviérteme en albañil de mí mismo.Que ponga cimientos sólidos, que edifique con pilares firmes,que construya con ladrillos consistentes.Ayúdame a Destruir-Construir mi templo.Ave María, San Marcelino Champagnat, María, nuestra Buena Madre

Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: "Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre." Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: "El celo de tu casa me devora." Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: "¿Qué signos nos muestras para obrar así?" Jesús contestó: "Destruid este templo, y en tres días lo levantaré." Los judíos replicaron: "Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?" Pero hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús. Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía; pero Jesús no se confiaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre.Marcos 1,12-15

Todos los años se nos brinda una nueva oportunidad de cambiar nuestras vidas, de dejar a un lado todas las cosas malas que hemos hecho y arrepentirnos de ellas. Es como limpiar el historial, las cookies, las contraseñas… y empezar de nuevo. La invitación es a abandonar nuestra "vidorra comodona" y convertirnos en esas personas que son necesarias para el bien del mundo. En personas que como nos decía el vídeo construyen desde la gratuidad, personas que dan sin esperar nada a cambio. ¿Qué puedes dar gratis a los demás?

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

Rezamos juntos esta oración.Jesús, perdona mi formade juzgar a las personas,de criticar al que es diferente,al que piensa distinto.Ayúdame a eliminar lo que no me ayuda,lo que hace que me encierre en mí mismo.Que nacer de nuevo sea para mí una oportunidadpara ser más como tú. Ayúdame.Ave María, San Marcelino Champagnat, María, nuestra Buena Madre

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: "Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios."Juan 3,14-21

Jesús no va por la vida juzgando a las personas, al contrario, lo que transmite con su forma de vivir es perdón, cariño, respeto y comprensión. Jesús se encontró con personas que vivían apartadas (ya lo sabemos: pecadores públicos, prostitutas, pobres enfermos), pero también se reunió con gente de bien, como Nicodemo, alguien con formación y buena posición, pero que no entendía de qué iba a Jesús. ¿Y si nacemos de nuevo? Nos convertimos, nos formateamos. Piensa un poco: qué necesitas cambiar de tu vida porque hace que no funciones bien. Quizá sea en tu casa, o con tus amigos, tu clase… ¿Qué quieres que nazca de nuevo en tu vida? ¿Qué quieres eliminar?

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Ya estás en el hogar de Dios. Fíjate en los detalles de la habitación en la que te encuentras y ahora toma conciencia de la gente, tus compañeros de clase, que te acompañan. Después de un momento de silencio, juntos comenzamos nuestra oración en el nombre del Padre…

Rezamos juntos esta oración.Jesús ayúdanos a aprender a vivirmirando a los demás,a aprender a renunciara nuestras apetencias y caprichoscuando estos hacen dañoa nuestro alrededor.Ave María, San Marcelino Champagnat, María, nuestra Buena Madre

En aquel tiempo, entre los que habían venido a celebrar la fiesta había algunos griegos; éstos, acercándose a Felipe, el de Betsaida de Galilea, le rogaban: "Señor, quisiéramos ver a Jesús." Felipe fue a decírselo a Andrés; y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús. Jesús les contestó: "Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre. Os aseguro que, si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre lo premiará. Ahora mi alma está agitada, y ¿qué diré?: Padre, líbrame de esta hora. Pero si por esto he venido, para esta hora. Padre, glorifica tu nombre." Entonces vino una voz del cielo: "Lo he glorificado y volveré a glorificarlo." Jn 12, 20-33

Cuánto nos cuesta anteponer nuestras apetencias, necesidades y caprichos a los de los demás. Nos amamos tanto a nosotros mismos que no somos capaces de ver qué necesidades tienen las personas que están a nuestro lado y en lugar de ser portadores de vida, de alegría de bienestar somos portadores de zancadillas, empujones, malas palabras y de sufrimiento para los demás. Pero Jesús es claro en su mensaje… si quieres estar conmigo, nos dice,… no te mires tanto al ombligo… renuncia a vivir pendiente de ti y aprende a vivir mirando y escuchando a los demás, sólo así serás capaz de vivir ¿Qué capricho sobra en tu vida que no te ayuda?

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

Rezamos juntos esta oración.AYÚDAME, MADRE, A ENCONTRAR LA VOLUNTAD DE DIOS Y A DECIRLE:Hágase en mí según tu palabra, según tu palabra, según tu voluntadHágase en mí, hágase en mí, hágase en mí según tú quieras.Hágase en mí a tu manera.Hágase en mí como tú quieras hágase en mí lo que tú más quierasHágase en mí, hágase en mí...Hágase en mí según lo que tú más quierasCueste lo que cueste, hágase en mí...Hágase en mí, hágase en mí...Hágase en mí según lo que tú más quierasCueste lo que cueste, hágase en mí...Hágase en mí, hágase en mí...Hágase en mí según lo que tú más quierasCueste lo que cueste, hágase en mí...Hágase en mí...Ave María, San Marcelino Champagnat, María, nuestra Buena Madre

Hoy viernes de dolores nos centramos en María y vamos a rezar con esta canción que nos habla de cómo posiblemente se sintió María. Antes de escucharla piensa en ella, en su relación con Jesús, en cómo una madre ama a su hijo.

Dejamos un momento de silencio para la oración personal. ¿Qué has sentido? ¿Quiénes sufren hoy en día como lo hizo María?

Primer día de Pascua

Segundo día de Pascua

Tercer día de Pascua

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

Oramos juntos: p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Helvetica} BienaVenturados los de a pie, que nunca atropellarán a nadie.BienaVenturados los limpios de corazón, que no buscan dobles sentidos niintenciones ocultas.BienaVenturados los que se saben amados por Dios, porque nunca tendránmiedo de volver a él.BienaVenturados los que rezan en silencio, porque escuchan más que hablan.Bienaventurados los limpios de intención, porque no conocen la sospecha.BienaVenturados los hambrientos, que se saben distintos de los insatisfechos deabundancia.BienaVenturados los corteses, siempre incomprendidos.BienaVenturados los que lloran de dolor ajeno, de solidaridad, de impotencia,...BienaVenturados los conformes, que no se quejan de ricos ni presumen depobres.BienaVenturados los que se ríen de sí mismos.BienaVenturados los que conocen la fuente de su infinita paciencia.BienaVenturados los que saben de qué carecen.BienaVenturados los que saben bendecir a sus prójimos.BienaVenturados los que no necesitan motivos especiales para ser amables.BienaVenturados los que no justifican, nunca, nunca, la violencia.BienaVenturados los que caminan garbosos, pese a sus huesos doloridos y suespíritu cansado.BienaVenturados los locos, los optimistas, los del mañana será otro día.BienaVenturados los tiernos, los de corazón blando y flexible.

¡Feliz Pascua a todos! Hoy, que nos volvemos a juntar, dedicamos este primer momento a hacernos conscientes deltiempo en el que estamos, el tiempo de Encuentro con Jesús resucitado, el mayor tiempo de alegría de loscristianos.¡Jesús ha vencido a la muerte y nos invita a nosotros a unirnos a su victoria! Hemos vivido la Cuaresma a partir dediferentes causas y hemos descubierto la Cruz que hay detrás de cada una de ellas. Ahora nos toca salir al encuentrode los demás y convertir en VIDA todo lo que nos rodea.Comencemos a hacerlo, escuchando el Evangelio. En él los discípulos también estaban reunidos, como nosotroshoy, con las puertas cerradas, seguramente las de la casa y también las de sus vidas, y algo despistados. Nosotrossomos hoy aquellos discípulos a los que les ocurrió esto:Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos con las puertas bien cerradas, por miedoa los judíos.Llegó Jesús, se colocó en medio y les dijo: Paz con vosotros. Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Losdiscípulos se alegraron al ver al Señor. Jesús repitió: Paz con vosotros. Como el Padre me envió, así yo os envío avosotros. Dicho esto, sopló sobre ellos y añadió:Recibid el Espíritu Santo. Jn 20, 19-22

Jesús nos trae su Espíritu para que siempre le encontremos cerca, en nuestro interior. Para que siempre lo sintamoscerca, lo podamos escuchar, podamos elegir mover nuestra vida a su ritmo.La VIDA siempre triunfa y para ello contamos con la fuerza del Espíritu.Haz un pequeño momento de oración personal para pedir a Jesús que lleve paz y alegría a tu vida y que tú la llevesa la de los demás.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Ya estás en el hogar de Dios. Fíjate en los detalles de la habitación en la que te encuentras y ahora toma conciencia de la gente, tus compañeros de clase, que te acompañan. Después de un momento de silencio, juntos comenzamos nuestra oración en el nombre del Padre…

Oramos juntos: p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Helvetica} BienaVenturados los que no necesitan calendario para desear felicidad.BienaVenturados los que disfrutan del mundo que Dios nos dio.BienaVenturados los que son amigos.BienaVenturados los que aman.BienaVenturados los que se dejan amar.BienaVenturados los disponibles.BienaVenturados los de a pie, que nunca atropellarán a nadie.BienaVenturados los que siempre comparten.BienaVenturados los tolerantes.BienaVenturados los de una pieza.BienaVenturados los sin reino, porque suyo es el mundo entero.BienaVenturados los que saben que cada circunstancia de la vida es una lección y no un castigo.BienaVenturados los que siempre se esfuerzan un poco más.BienaVenturados los que se echan a andar. p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Helvetica} BienaVenturados los que saben que la semilla ha de pudrirse para dar fruto.BienaVenturados los que tienen alguien a quien cuidar, porque saben del amor gratuito.BienaVenturados los que necesitan cuidados, porque ven cada día la mano de Dios.BienaVenturados los pacíficos, los de la mano siempre tendida y abierta.BienaVenturados los que descubrieron lo grande en lo pequeño, porquesaborean el perfume de la vida.

¿Cómo van estos primeros días de Pascua? ¿Nos está acompañando Jesús en nuestro camino?Esto de que Jesús acompañe con su palabra en el camino no es nada nuevo. Ya le ocurrió a dos discípulos en el pueblode Emaús, en estos mismos días pero hace casi 2000 años. Escuchemos:“Aquel mismo día, dos de ellos iban a una aldea llamada Emaús (…) Jesús en persona los alcanzó y se puso a caminar conellos. Pero ellos tenían los ojos incapacitados para reconocerlo.Él les preguntó: ¿De qué vais conversando por el camino? Ellos se detuvieron con semblante afligido, y uno deellos, llamado Cleofás, le dijo: ¿Eres tú el único forastero en Jerusalén, que desconoce lo que ha sucedido allí estos días?Jesús preguntó: ¿Qué cosa? Le contestaron: Lo de Jesús de Nazaret, que era un profeta poderoso en obras y palabrasante Dios y ante todo el pueblo. Los sumos sacerdotes y nuestros jefes lo entregaron para que lo condenaran a muerte,y lo crucificaron. ¡Nosotros esperábamos que él fuera el liberador de Israel!, pero ya hace tres días que sucedió todoesto. (…) Jesús les dijo: ¡Qué necios y torpes para creer! (…) Y comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas,les explicó lo que en toda la Escritura se refería a él. Se acercaban a la aldea adonde se dirigían, y él fingió seguiradelante. Pero ellos le insistieron: Quédate con nosotros, que se hace tarde y el día va de caída. Entró para quedarse conellos.” Lc 24, 13-29

Muchas veces vamos demasiado rápido por nuestro camino y no nos damos cuenta de la presencia de Dios en él.Vamos a hacer un momento de silencio y vamos a pensar en nuestros caminos, en nuestra vida. ¿En qué personas,gestos o momentos descubrimos a Dios?

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Ya estás en el hogar de Dios. Fíjate en los detalles de la habitación en la que te encuentras y ahora toma conciencia de la gente, tus compañeros de clase, que te acompañan. Después de un momento de silencio, juntos comenzamos nuestra oración en el nombre del Padre…

Oramos juntos: p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Helvetica} BienaVenturados los que saben ver con el corazón, porque conocen lo esencial.BienaVenturados los que acuden a la fiesta sin preguntar quién más ha sidoinvitado.BienaVenturados los que tienen miedo y no viven escondidos debajo de la cama.BienaVenturados los que siempre están dispuestos a cambiar de opinión.BienaVenturados los que hacen bromas de las que todos pueden reír.BienaVenturados los que ven a un hermano en cada otro.BienaVenturados los que hablan con respecto a los humildes.BienaVenturados los sabios que se reconocen ignorantes.BienaVenturados los maestros que no imponen su saber.BienaVenturados las madres que dejan marchar a sus hijos.BienaVenturados los padres incondicionales, los que siempre guardan unternero cebado para cuando vuelva el hijo.BienaVenturados los payasos, que lloran solos y ríen en compañía.BienaVenturados los que en las penas acuden y en las alegrías esperan a serllamados.BienaVenturados, bajo la bóveda del Cielo y para todas las generaciones,los que Bien se aVenturan, porque saben que el salto de la fe se da sobreel abismo más hondo con la mejor red protectora.

Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado. La señalpor la que conocerán que sois discípulos míos, será que os amáis unos a otros.

El amor es la señal de la vida. Amo, luego existo. Y al revés. El que no ama está muerto.Pero amor es mucho más que cuanto pueda decirse y hacerse. Amar es dejar vivir y darvida al otro; no definirlo, no juzgarlo, no clasificarlo, no dejarlo nunca por inútil, tener elcoraje de esperar siempre del otro algo nuevo, algo distinto, sorprendente, mejor. Y amares no acomodarse al otro, no habituarse al otro, no presentarle nunca el mismo rostro, lamisma apariencia, los mismos gestos, sorprenderle cada vez. El amor, cuando lo es deverdad, es lo único no convencional. Cambian los valores, las normas, las costumbres, lasmodas, todo cambia. Pero el amor permanece siempre idéntico, es decir, siempre hacia elotro; pero siempre distinto, sorprendido y sorprendente. Siempre nuevo. Como la vida. Elamor es la señal de la vida.La única señal. Amo, luego existo. Y al revés. El que no ama está muerto.¿y tú? ¿existes... o no? es decir, ¿amas...o no?

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

Rezamos juntos esta oración.Jesús, perdona mi formade juzgar a las personas,de criticar al que es diferente,al que piensa distinto.Ayúdame a eliminar lo que no me ayuda,lo que hace que me encierre en mí mismo.Que nacer de nuevo sea para mí una oportunidadpara ser más como tú. Ayúdame.Ave María, San Marcelino Champagnat, María, nuestra Buena Madre

Entrar

Índice

Sección

Presentación televisión

Texto

Frase

Imagen

Vídeo

Procesos

Versus

Timeline

Mapa

Datos

Equipo

Gracias

Índice

Sección

Escribe aquí eltítulo de tu sección

Lorem ipsum dolor sit

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

Ahora cierra los ojos un momento e imagina el salón de tu casa. Visualiza a las personas con las que convives y alguna situación cotidiana. El salón suele ser uno de los sitios donde pasamos más tiempo con nuestra familia. Para hacer de nuestra casa un hogar, podemos empezar por la casa en la que vivimos, y luego continuar con nuestra clase, colegio, barrio, ciudad, nuestro planeta…¿Has jugado alguna vez a piedra, papel o tijera? Os invitamos a ver el video.Tras ver el video, rezamos personalmente unos minutos con estas preguntas¿Cómo podemos mejorar las relaciones en nuestra casa?¿Con qué actitud estamos con las personas de nuestra familia?¿Cuánto amor ponemos en nuestra casa para que sea hogar?

Ahora se lleva mucho el “lettering”. Aunque a algunos se le dará mejor que a otros. Vamos a escribir lo que pone en la imagen en un trozo de papel (con nuestra propia creatividad) y al terminarlo se lo vamos a regalar al compañero de detrás. Es una forma de compartir nuestra oración, una forma de pedirle a Dios que llevemos todos amor a nuestras casas.Rezamos juntos:Nuestras familias tienen defectos, Señor,Quizá, a veces, se parecen poco a tu familia.Pero es nuestra familia, Señor,y queremos pedirte por ella,y por nosotros,para que haya más unión,para que cada uno en su tarea,nos amemos,para que no se rompa esta gran maravillaa causa de los egoísmos personales,para que todos crezcamos humanamente,para que los hermanos lo seamos de verdad.Jesús,que nuestra familia se parezca,cada vez más, a la tuya.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Pon a un lado todo lo que ocupa tu mente, céntrate en tu respiración y saluda a Dios. Está aquí con todos nosotros. En el nombre del Padre…

¿Cuál es tu especialidad?A lo mejor te resulta muy fácil responder a esta pregunta o quizás sea complicado. Hoy vamos a traer a nuestra oración a unas personas que tienen algún tipo de super poder. Veamos el video.Tras el video, reflexionamos:¿Qué nos sugiere el vídeo?¿Qué aprendemos?

Rezamos juntos esta oración. Dios se hace niño en esas personas que son especialistas. Rezamos por ello.MÍRAMEsoy humano como tú, tengosentimientos, aptitudes, inquietudes yesperanzas.REFLEXIONAmi comienzo fue igual al tuyo,las ilusiones que acompañaron mi nacerfueron las mismas que tuvieron tuspadres.ACÉPTAMEtal como soy, en razón de justicia y node piedad.HAZ POSIBLEque mis labios se iluminen con la luz deuna sonrisa y quite de ellos esa sombratriste de la incertidumbre y del temor.TRANSFÓRMAMEen un ser útil y no en un ser de limosna.LÍBRAMEde la ignorancia, de la burla, de ladependencia y de la explotación.AYÚDAMEa no ser una carga para mis padresdándome la oportunidad de mostrar a lasociedad que soy un ser capaz deproducir.DEMUÉSTRAMEtu capacidad de amar, comprender,de ayudar y de justicia social.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Pon a un lado todo lo que ocupa tu mente, céntrate en tu respiración y saluda a Dios. Está aquí con todos nosotros. En el nombre del Padre…

Todas las partes de una casa son importantes, todas tienen algo que la hacen especial, incluso única. Esta sala en la que nos encontramos destaca por tener muchos usos diferentes.La usamos para reunirnos, para pasar tiempo acompañado.En muchas ocasiones, la usamos para comer, cenar…Vemos series, la televisión…parte de nuestro ocio de desarrolla aquí.¿Y qué tiene todo esto en común? ¿Por qué es especial esta sala?Es una zona compartida. Vivimos mucho en esta sala, acompañados de otras personas importantes. De la misma forma, Marcelino destinó una zona de la casa de la La Vallá para convivir. Concretamente, de los tres pisos de la casa, el piso intermedio es que hoy conocemos como el piso de la Comunidad o el piso de la Fraternidad. En este piso se encuentra la famosa mesa de nuestros orígenes, que representa el símbolo de la comunidad. En torno a esta mesa se sentaron el Padre Champagnat y los primeros hermanos. Hoy, todos y todas estamos invitados a “compartir esa mesa”. Es decir, a nuestra vida.Pero esto no siempre es algo sencillo,¿Cuánto tiempo pasas en tu habitación cuando estás en casa?¿Cómo puedo hacerme presente en la vida de las personas cercanas a mi?¿En qué momentos tengo que “salir de habitación” para encontrarme con los demás?

De la misma forma que los primeros hermanos, ponemos nuestro día en manos de la Buena Madre diciendo:Dios te salve María, llena eres de gracia….

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

En la época de Jesús entrar en casa de alguien o invitar a alguna persona tu hogar tenía una especial importancia. No era solo una invitación a entrar, también a compartir tu espacio, compartir lo que tienes, dar a conocer a tu familia…es decir, abrir las puertas a tu vida. Lee este pasaje del Evangelio que seguro que resulta familiar.Al pasar vio a Leví de Alfeo, sentado junto a la mesa de recaudación de los impuestos, y le dijo: —Sígueme. Él se levantó y le siguió. Mientras estaba comiendo en su casa, muchos recaudadores y pecadores estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos, pues muchos eran ya sus seguidores. Los letrados del partido fariseo, viéndolo comer con pecadores y recaudadores, dijeron a los discípulos: —¿Por qué come con recaudadores y pecadores? Lo escuchó Jesús y respondió: —No tienen necesidad del médico los sanos, sino los enfermos. No vine a llamar a justos, sino a pecadores.Marcos 2,14-18¿Qué nos llama la atención? ¿Por qué piensas que Jesús quiere comer, compartir la mesa, con los que llaman “pecadores”?Pero…¿qué habría sucedido si los recaudadores de impuestos no hubieran invitado a Jesús? ¿si no le hubieran dejado entrar en su vida?Este tiempo de Cuaresma es puede ser un buen momento para…Dejar entrar a Jesús en tu vida. Interesarte por Él, ver cómo vivir a su estilo, intentar llevar a tu día lo que nos enseña.Interesarte por la vida de los demás, dejarte invitar (o incluso autoinvitarte) para compartir con ellos y ellas.Invitar a los demás a acercarte a ti. Dejarte conocer y disfrutar de lo que los demás pueden ofrecerte.

Acabamos poniendo en manos de Jesús a todas y cada una de las personas que nos acompañan. Todas esas personas que día a día nos invitan a compartir su vida y a todas las que nosotros invitamos a compartir la nuestra.Damos gracias por todos ellos y ellas. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…Amén

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Antes delos veinte

En un momento de silencio, hazte consciente de quién eres, de dónde estás, de ti mismo. Siente que no estás solo. Dios aquí y ahora está contigo.

Esta canción nos habla de superar miedos, de vivir cada día con la intensidad que se merece, de intentar las cosas…; Escuchémosla y luego reza con las preguntas que vienen abajo.Piensa un momento en silencio en el regado de la vida, en el regalo del día de hoy que tienes por delante. Después reza personalmente ayudado de estas preguntas:¿Con qué actitud puedes afrontar el día de hoy?¿Eres consciente de que, con tu actitud, con tu ilusión, puedes cambiar el día de muchas personas de tu alrededor?Es cierto que tus compañeros pueden sentirse mejor a través de tus detalles, gestos, palabras…

Rezamos juntos esta oración.Gracias Señor por la oportunidad de este nuevo día.Ayúdame a superar mis miedos, pereza o indiferencia,para que, de ese modo, pueda ser instrumento tuyo y sembrar de amor mi alrededor.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Losvalientes

Pon a un lado todo lo que ocupa tu mente, céntrate en tu respiración y saluda a Dios. Está aquí con todos nosotros. En el nombre del Padre…

Rezamos a través de la música, con todo lo que esconden las letras de muchas canciones.Aunque no creas tú, yo era alguien con miedo.El que menos podía, el que todo temía, siempre fui el más pequeño.Puede que como tú, yo me sentía el que menos.El débil, frágil, cobarde, el que no pedía nadie cuando echaban a dedos.Que ser sensible era difícil de aceptar, para la gente un bicho raro.No tener fuerza o no saberla utilizar me colocaba tan abajo.Y yo nací de una gran ilusión de un mundo de cariño.De las ganas de luchar y hacer este mundo distinto.Y de unos padres también que hicieron su camino a poquito.Dejaron que me equivocara y encontrara yo el mío.Ahora sabes tú, que ser cobarde no es eso.Que los valientes crecemos y fuimos cobardes solo para ellos.Puede que como tú, mi fuerza está en lo de dentro.Que ser sensible es el arma que da la verdad aunque duela por dentroSer el pequeño era difícil de aceptar, para la gente un bicho raroNo tener fuerza o no saberla utilizar, me colocaba tan abajo-Y yo nací de una gran ilusión de un mundo de cariño-De las ganas de luchar y hacer este mundo distinto.Y de unos padres que hicieron también su camino a poquitoDejaron que me equivocara y encontrara yo el mío.Y la verdad es que a veces somos lo que la gente quiere y señalan te dicen lo que eres y tú mismo solo, tú mismo solo vales más.Y yo nací de una gran ilusión de un mundo de cariño.De las ganas de luchar y hacer este mundo distinto.Y de unos padres que hicieron también su camino a poquito.Dejaron que me equivocara y encontrara yo el mío (el mío)A veces nuestra vida se llena de inseguridades, nos sentimos pequeños, no nos vemos capaces de confiar en nuestros talentos…¿Sientes ganas de luchar por un mundo distinto, más justo para todos?

Hoy le vamos a pedir a Dios para que encontremos la fuerza del Espíritu en nosotros, que nos impulse a cambiar, a soñar y luchar por un mundo mejor. Se lo pedimos por medio de María.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Volar

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

Rezamos a través de la música, con todo lo que esconden las letras de muchas canciones. Esta es preciosa.Volar, lo que se dice volar...volar, volar, volar, no vuelo...Volar, lo que se dice volar...volar, volar, volar, no vuelo...Pero... desde que cambie el palacio por el callejóndesde que rompí todas las hojas del guion...si quieres buscarme, mira para el cielo...Pero desde que me deje el bolso en la estaciónY le pegue fuego a la tele del salón (¿?)Te prometo hermano que mis suelas no tocan el suelo...Solté todo lo que tenía y fui... Felizsolté las riendas y dejé pasar...No me ata nada aquí, no hay nada que guardarAsí que cojo impulso y a volar...Lo que se dice volar, volar, volar, volar... no vueloVolar... lo que se dice volar, volarVolar, volar, volar, no vuelo...Pero desde que tire las llaves ya no quiero entrarDesde que quemé las llaves y aprendí a nadarsi quieres buscarme mira para el cielo...Pero desde que olvide el teléfono en un barDesde que no tengo nada parecido a un plan...te prometo hermano que mis suelas no tocan el suelo...solté todo lo que tenía y fui feliz...solté las riendas y dejé pasar...No me ata nada aquí, no hay nada que guardarAsí que cojo impulso y a volar...A volar...Lo que se dice volar...(Volar, volar... volar...)Volar...¿Qué necesitas soltar para poder volar hacia la construcción de un mundo mejor?¿Qué tienes que olvidar para centrarte en lo verdaderamente importante?

Compartimos nuestra oración con las preguntas del apartado anterior y rezamos juntos un Ave María.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

¡Québonito!

Pon a un lado todo lo que ocupa tu mente, céntrate en tu respiración y saluda a Dios. Está aquí con todos nosotros. En el nombre del Padre…

La música, sus letras, sus melodías consiguen conectar con nosotros. Vamos a rezar con lo que nos dice a cada uno en nuestro corazón esta canción.Vamos a rezar con algunas frases de la canción y después compartimos.#lavidatienemilcolores: respetemos nuestras diferencias, amemos al diferente.#ojitosdeesperanza: ¿queremos tener ojos de esperanza ante las dificultades?#quebonitoesestarcongenteqtama: da gracias a Dios por todas aquellas personas que te aman y ofrece a amar a todas aquellas que lo puedan necesitar y que todavía no te has dado cuenta.

Compartimos nuestra oración con las preguntas del apartado anterior y rezamos juntos un Ave María.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Pedidy se os dará

Hazte consciente del momento en el que te encuentra, del día en el que estamos. Lo importante ahora eres tú y este ratito con Dios.

Vamos a compartir nuestra oración de petición como Jesús nos enseña. Podemos pedir por cualquier tipo de necesidad, cercana o lejana, pero sin olvidar lo que nos dice la lectura al final: “tratad a los demás como queréis que ellos os traten”Ponemos todas estas peticiones en manos de María.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden! En resumen: Tratad a los demás como queréis que ellos os traten; en esto consiste la Ley y los profetas.»(Mateo 7, 7-12)

Relee en silencio personalmente esta lectura para descubrir todos los detalles. Si algo te llama especialmente la atención, párate y piensa que te quiere decir Dios hoy estas palabras. Dejamos unos minutos.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Hastasetenta vecessiete

Ya estás en el hogar de Dios. Fíjate en los detalles de la habitación en la que te encuentras y ahora toma conciencia de la gente, tus compañeros de clase, que te acompañan. Después de un momento de silencio, juntos comenzamos nuestra oración en el nombre del Padre…

Rezamos juntos:Enséñame a acoger, a comprender, a perdonar, a olvidar, a no tener cuenta todo lo que me molesta, a olvidar el rencor y perdonar de corazón, a pensar en el bien de los demás y no solamente en el mío. Enséñame Jesús a hacer lo que haces Tú.

En aquel tiempo, se adelantó Pedro y preguntó a Jesús: – «Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?» Jesús le contesta: – «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Y a propósito de esto, el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: "Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo. El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: "Págame lo que me debes." El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba, diciendo: "Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré" Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: "¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?" Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda. Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo, si cada cual no perdona de corazón a su hermano.» (Mateo 18, 21-35)

Relee en silencio personalmente esta lectura para descubrir todos los detalles. Si algo te llama especialmente la atención, párate y piensa que te quiere decir Dios hoy estas palabras. Dejamos unos minutos. Después pincha en ora para rezar con esas preguntas.

¿Cómo llevas eso del perdón? ¿Crees que deberías pedirle perdón a alguien?¿Te está costando perdonar?

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

¿Cuál es tu cruz?

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

Rezamos juntos.Dichoso el que tropieza contigo.Dichoso el que te encuentra y te descubre.En cualquier recodo,en cualquier encrucijada,te haces el encontradizo con ély le das la gran sorpresa.Tú le seduces,y él lo vende todo para comprarte.¡Dichoso ese hombre!Dichoso el que te sigue encontrando más veces.

Jesús se turbó en su interior y declaró: «En verdad, en verdad os digo que uno de vosotros me entregará.» Los discípulos se miraban unos a otros, sin saber de quién hablaba. Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba a la mesa al lado de Jesús. Simón Pedro le hace una seña y le dice: «Pregúntale de quién está hablando.» Él acostándose sobre el pecho de Jesús, le dice: «Señor, ¿quién es?» Le responde Jesús: «Es aquel a quien dé el bocado que voy a mojar.» Y, mojando el bocado, lo toma y se lo da a Judas, hijo de Simón Iscariote. Y entonces, tras el bocado, entró en él Satanás. Jesús le dice: «Lo que vas a hacer, hazlo pronto.» (Jn 13, 21)

Cuántas veces hemos oído “No te muevas que no sales en la foto”. La sociedad en la que vivimos se ha estancado, no se mueve, y cuando lo hace es al ritmo de la telebasura, de las noticias trágicas: guerras, maltratos, asesinatos… esto nos convierte en Pedro porque negamos la evidencia de las injusticias que nos rodean y también en Judas, estamos dispuestos a cerrar los ojos a la realidad a cambio de nuestro bienestar. Durante la Cuaresma Jesús nos invita a pararnos en aquello que es más importante para los cristianos. O lo que es lo mismo, a movernos para poder cambiar las cosas. El cristiano sabe que su vida es como un grano de trigo, sabe que la cruz es la resurrección y que todos tenemos nuestra cruz. Pincha en ora para ver unas preguntas que ayuden a la oración personal.

¿Cuál es la cruz de la sociedad en la que vivimos?¿Cuál es tu cruz? ¿Qué haces para conseguir llevarla

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

María,la mujer orante

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

Hoy nos vamos a fijar en una actitud de María: “María la mujer orante.” La oración consiste en hablar con Dios, como Padre, como amigo, como alguien que está a nuestro lado y nos quiere. Esto lo tenía María muy claro. Ella, seguramente, descubrió como su Hijo que Dios es Padre. A Él se dirigía como Padre y cada día como los buenos judíos empezaba proclamando la oración del Shemá.Pero María no sólo hacía oraciones oficiales, fórmulas. Ella hablaba a Dios de tú a tú, como de Hija a Padre, contándole sus “cosas” y hablado con Él.¿Encuentras algún momento durante el día para hacer oración, para hablar con Dios, con el Padre, con Jesús? ¿Cómo es tu oración?¿Cómo ves a Dios en tu oración, como un Padre, como amigo?

Hoy te dejamos un ratito en silencio para que, como María, hagas tu oración a Dios.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Contempla (1)

(Coloca encima de la mesa un papel y un bolígrafo únicamente)Ya estás en el hogar de Dios. Fíjate en los detalles de la habitación en la que te encuentras y ahora toma conciencia de la gente, tus compañeros de clase, que te acompañan. Después de un momento de silencio, juntos comenzamos nuestra oración en el nombre del Padre…Hoy vamos a hacer una oración de contemplación. Vamos a rezar con lo que nos transmite una imagen. Pinchamos en "2. Dando luz al hogar", ponemos música tranquila y durante varios minutos vamos a estar en silencio contemplando esta imagen. Seguimos los pasos que ahí se nos indicará.

Hoy vamos a rezar juntos el Padre Nuestro siendo conscientes especialmente del momento en que decimos: “Padre perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. Y le pedimos por la valentía que necesitemos para que hoy mismo le pidamos perdón a quien sea necesario.

Pasos

Primero

segundo

1. Observa todos los detalles y toma conciencia de qué es lo que te hace sentir. ¿Qué te llama la atención? ¿Qué relación hay entre los elementos?(después de unos minutos el profesor pinchará en el paso 2)

2. Responde a estas preguntas en tu papel:¿Qué pensamientos te han venido a la mente tras contemplar la imagen?¿Qué sentimientos te ha provocado?

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Contempla (2)

(Coloca encima de la mesa un papel y un bolígrafo únicamente)Pon a un lado todo lo que ocupa tu mente, céntrate en tu respiración y saluda a Dios. Está aquí con todos nosotros. En el nombre del Padre…Hoy vamos a hacer una oración de contemplación. Vamos a rezar con lo que nos transmite una imagen. Pinchamos en "2. Dando luz al hogar", ponemos música tranquila y durante varios minutos vamos a estar en silencio contemplando esta imagen. Seguimos los pasos que ahí se nos indicará.

Rezamos juntos:Gracias Padre por la vida, por poder descubrir en la diferencia la gran belleza que hay en cada persona. Gracias por todas aquellas personas que viven con la actitud de crear lugares en los que todos se sientan queridos, aceptados y valorados.

Pasos

Primero

segundo

1. Observa todos los detalles y toma conciencia de qué es lo que te hace sentir. ¿Qué te llama la atención?(después de unos minutos el profesor pinchará en el paso 2)

2. Responde a estas preguntas en tu papel:¿Qué pensamientos te han venido a la mente tras contemplar la imagen?¿Qué sentimientos te ha provocado?

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Sentimientos

(Coloca encima de la mesa un papel y un bolígrafo únicamente)Pon a un lado todo lo que ocupa tu mente, céntrate en tu respiración y saluda a Dios. Está aquí con todos nosotros. En el nombre del Padre…

Llegados al lugar llamado Getsemaní, dijo a sus discípulos: —Sentaos aquí mientras yo voy a orar. (Marcos 14, 32)Jesús le enseño a sus discípulos la importancia de la oración y de cómo el padre escucha nuestras peticiones. Pero como una vez decía un hermano… si solamente recurrimos a Dios para pedirle… es como si tenemos un amigo al que únicamente le pedimos cosas. También es importante dar gracias y ofrecernos. Pero al igual que hacemos con un amigo, hoy, simplemente vamos a compartir con él cómo nos sentimos.(Este momento de la oración lo tiene que dirigir el profesor haciendo las pausas oportunas).Vuelve a centrarte en tu respiración como al principio de la oración (si cierras los ojos te será más fácil). No tienes que alterarla, ni respirar más rápido ni más profundo. Simplemente sigue respirando, pero toma consciencia de como el aire entra y luego sale…; después de un minuto, invita a que en cada inspiración (mentalmente) digamos “buenos días, Jesús” y al expirar, “aquí estoy”. Lo repetimos durante otro minuto o más. Ahora te vas a centrar en ti. ¿Cómo estás? ¿Cómo te sientes ahora o cómo te has sentido estos últimos días? Pon nombre a esos sentimientos (preocupación, alegría, frustración, miedo, ilusión, …). No tengas prisa. Seguramente no te habías parado a pensarlo antes, pero si recuerdas los últimos días y algunos de sus momentos, seguro que recuerdas algunos sentimientos. ¿Los tienes ya? Cuéntaselos a Jesús. Él solamente te va a escuchar, sin juzgarte. Te quiere tal cual eres.

Rezamos juntos:Enséñanos a orar, Señor,para encontrar tu rostro.Invítanos al silencio,para escuchar tu voz.Aclara nuestra mirada,para descubrir tus signos.Danos valor y decisiónpara aceptar lo que debemos cambiar.Ayúdanos a discernir lo que realmenteimporta: seguir tus pasos.Enséñanos a comprometernosactivos, dispuestos, alegres,en la construcción del Reino.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

En un momento de silencio, hazte consciente de quién eres, de dónde estás, de ti mismo. Siente que no estás solo. Dios aquí y ahora está contigo.

Terminamos poniéndonos en manos de María, para que ella nos ayude a sacar lo mejor de nosotros mismos y a dejar aquello que no nos ayuda a ser mejores personas y cristianos.

Hoy nos centramos en lo que nos decía Marcelino sobre la Cuaresma. Un año, cuando la Cuaresma estaba a punto de empezar, todos pensaban en ayunar y hacer penitencia. También los Hermanos más jóvenes. Éstos nombraron seis delegados para ir al cuarto de Marcelino y pedirle permiso para hacer duras penitencias cuaresmales. Eso le dijo el mayor de los delegados que no tenía todavía dieciséis años. Marcelino los mandó cenar bien aquella noche y les prometió una contestación en la charla del día siguiente. Efectivamente, en la «enseñanza» de la mañana siguiente, les explicó “el ayuno que le gusta a Dios”:

Después de explicar así el ayuno de la Cuaresma, Marcelino animó a los jóvenes a hacerlo con todo su entusiasmo y también les permitió ayunar corporalmente los viernes a pesar de que por su edad no tenían obligación de hacerlo.Mirar hacia dentro, evitar palabras ofensivas, eliminar lo que no nos ayuda y alimentar nuestro corazón. Una gran receta de Marcelino. ¿Puedo intentar algo de esto durante este día, durante esta semana?

- Hay que hacer ayunar a los ojos. Hay que mirar hacia adentro. Hay que ser profundos y no perderse en superficialidades. - Hay que hacer ayunar a la lengua. Hay que hablar más con Dios y buscar las palabras auténticas que nos ponen en contacto con los demás, dejando sin alimento las palabras vacías y sobre todo a las palabras ofensivas. - Hay que hacer ayunar a los defectos, al egoísmo, a los caprichos. Hay que dejar que se vaya quedando sin fuerzas nuestra pereza, nuestra tristeza, nuestro orgullo. - Y, finalmente, hay que tomar mucho alimento en nuestro corazón y en nuestro espíritu. Hay que rezar con fe y con fervor. Hay que participar en la eucaristía. Hay que abrir el corazón a los pobres. Hay que ayudar mucho a la gente que lo necesita.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Hazte consciente del momento en el que te encuentra, del día en el que estamos. Lo importante ahora eres tú y este ratito con Dios.

Rezamos juntos esta oración.Aquí estamos, SeñorTe pedimos para que nos libres de la indiferencia.Para que seamos capaces de ver aquellas necesidades que hay a nuestro alrededor.Para escuchar a aquel que desea nuestro cariño y solidaridad.Danos Señor la valentía de no callar y decir aquello que sea justo.Te lo pedimos por medio de María.Dios te salve María…

Recuerda que esta habitación de la casa es lugar idóneo para arreglarnos, lavarnos, … en definitiva para cambiar algunas cosillas de nosotros. En Cuaresma lo llamamos ayuno. ¿De qué podemos privarnos, qué podemos cambiar de nosotros para parecernos un poquito más a Jesús? Vamos a ayudarnos hoy de lo que nos dice el Papa Francisco.

- ¿En qué ocasiones solemos mirar para otro lado o guardamos silencio para no complicarnos la vida? - ¿En qué puedo empezar a dejar de ser indiferente para construir lugares más justos?

La Cuaresma es un tiempo de renovación para la Iglesia, para las comunidades y para cada creyente. Pero sobre todo es un «tiempo de gracia». Ocurre que cuando estamos bien y nos sentimos a gusto, nos olvidamos de los demás (algo que Dios Padre no hace jamás), no nos interesan sus problemas, ni sus sufrimientos, ni las injusticias que padecen… Entonces nuestro corazón cae en la indiferencia: yo estoy relativamente bien y a gusto, y me olvido de quienes no están bien. La indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios es una tentación real también para los cristianos. Dios no es indiferente al mundo, sino que lo ama hasta el punto de dar a su Hijo por la salvación de cada hombre. Queridos hermanos y hermanas, cuánto deseo que los lugares en los que se manifiesta la Iglesia, en particular nuestras parroquias y nuestras comunidades, lleguen a ser islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

Ya estás en el hogar de Dios. Fíjate en los detalles de la habitación en la que te encuentras y ahora toma conciencia de la gente, tus compañeros de clase, que te acompañan. Después de un momento de silencio, juntos comenzamos nuestra oración en el nombre del Padre…

Una de las ideas más fuertes de la cuaresma, es la de que tenemos que cambiar. Pero ¿cambiar para qué? Lo que Dios quiere de nosotros es que cambiemos para que de esa forma podamos cambiar el mundo hacia un lugar mejor para todos. Hoy vamos a ver que podemos empezar con pequeños gestos.Os invitamos a ver el video y tras verlo...Piensa en lo que llevas de día. ¿Has visto ya algún gesto de ese tipo? ¿Has tenido tú algún detalle con alguna persona?En video que hemos visto hay un momento que cambia al protagonista. ¿Qué necesitamos para CAMBIAR? ¿Para fijarnos más en los demás?

Acabamos rezando juntos:Padre Nuestro que estás en el cielo…

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

¿Qué entendemos por ayuno? ¿Qué sentido tiene para ti “quitarte algo” o “dejar de hacer algo”?La siguiente lectura puede ayudarnos a entender mejor el significado de “ayuno”:Del profeta Isaías: «El ayuno que yo quiero es éste: Abrir las prisiones injustas, hacer saltar los cerrojos de los cepos, dejar libres a los oprimidos, romper todos los cepos; partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo, y no cerrarte a tu propia carne. […] Entonces clamarás al Señor, y te responderá; gritarás, y te dirá: "Aquí estoy."»Como leemos del Profeta Isaías, el ayuno no consiste solo en “quitarnos” o “dejar de hacer”. La invitación de la Cuaresma es “quitarme” para darle a los demás, dejar de hacer para hacer con los demás.¿Qué puedo hacer yo por los demás? ¿qué puedo dar a los que están en mi entorno?

Pongo en tus manos, Señor, la realidad de las personas que necesitan algo concreto y que les impide vivir dignamente: los que siguen pasando hambre, los que no tienen acceso a agua potable, las personas sin hogar, los emigrantes, los refugiados, quienes viven en soledad…Ayúdame a ser sensible a sus necesidades, ayunando de mis caprichos personales, de mi materialismo y mi comodidad.Muéveme a la generosidad, a la verdadera compasión y al trabajo por la justicia, para que sirvan para humanizar nuestro mundo.En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

#MÚSICAPOR EL PLANETA

Pon a un lado todo lo que ocupa tu mente, céntrate en tu respiración y saluda a Dios. Está aquí con todos nosotros. En el nombre del Padre…

Rezamos juntos esta oración.Dios Padre lleno de misericordia, tú has creado este mundo inmenso y maravilloso para que todos lo cuidemos y protejamos. Para que exista armonía con todos los seres vivientes, entre los seres humanos y tú que eres el principio y el fin del universo.Toca el corazón de los dirigentes de las grandes potencias mundiales, de los países industrializados, de las empresas transnacionales para que lleguen a acuerdos vinculantes de reducir los gases tóxicos, para que piensen en un desarrollo sustentable y sostenible en bien de los pobres. Porque nuestra tierra se está agotando y pensar en el futuro de las generaciones.Dios omnipotente, que estás presente en todo el universo y en la más pequeña de tus criaturas, tú, que rodeas todo lo que existe, derrama en nosotros la fuerza de tu amor para que cuidemos la vida y la belleza.Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas sin dañar a nadie.

¿Dónde jugarán los niños?

Cuenta el abuelo que de niño él jugó entre árboles y risas y alcatraces de color.Recuerda un río transparente sin olores donde abundaban peces No sufrían ni un dolor.Cuenta mi abuelo de un cielo muy azul en donde voló papelotes que él mismo construyóEl tiempo pasó y nuestro viejo ya murióY hoy me pregunté después de tanta destrucción ¿Dónde diablos jugarán los pobres niños? ¡Ay, ay ay! ¿En dónde jugarán?

Se está quemando el mundo ya no hay lugar la tierra está a punto de partirse en dosEl cielo ya se ha roto ya se ha roto el llanto grisLa mar vomita ríos de aceite sin cesarY hoy me pregunté Después de tanta destrucción ¿Dónde diablos jugarán los pobres niños? Ay ay ay! En dónde jugarán?

Esta canción habla de futuro, del planeta que le vamos a dejar a los niños del futuro.- ¿Te habías parado a pensar que tus acciones de hoy repercuten en personas que vivirán en un futuro?- ¿Cómo puedo ser generoso con estas personas que no han nacido todavía?- ¿Cómo puedo con pequeños gestos cuidar nuestra causa común?

Oración personal

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

CASAComún

Pon a un lado todo lo que ocupa tu mente, céntrate en tu respiración y saluda a Dios. Está aquí con todos nosotros. En el nombre del Padre…

Hacer de nuestra casa un hogar también requiere llevar a cabo la invitación que el Papa Francisco nos hace acerca del cuidad de la Casa Común. Veamos el siguiente breve vídeo en el que Francisco hablaba de ello hace unos años.

Rezamos juntos.Padre Dios,que estás presente en todo el universoy en la más pequeña de tus criaturas,Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe,derrama en nosotros la fuerza de tu amorpara que cuidemos la vida y la belleza.Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanassin dañar a nadie.Dios de los pobres,ayúdanos a rescatara los abandonados y olvidados de esta tierraque tanto valen a tus ojos.Sana nuestras vidas,para que seamos protectores del mundoy no depredadores,para que sembremos hermosuray no contaminación y destrucción.Toca los corazonesde los que buscan sólo beneficiosa costa de los pobres y de la tierra.Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa,a contemplar admirados,a reconocer que estamos profundamente unidoscon todas las criaturasen nuestro camino hacia tu luz infinita.Gracias porque estás con nosotros todos los días.Aliéntanos, por favor, en nuestra luchapor la justicia, el amor y la paz.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

#somostierra#somosred

Pon a un lado todo lo que ocupa tu mente, céntrate en tu respiración y saluda a Dios. Está aquí con todos nosotros. En el nombre del Padre…

¿Sabías que desde el pasado diciembre la provincia Maristas Mediterránea forma parte del Movimiento Católico Global por el Clima? Así es. Como maristas y como cristianos estamos llamado a cuidar de nuestra casa común. Para ello queremos que cada vez más nuestros colegios sean ejemplos de ello. Veamos un vídeo en el que explica brevemente qué es este movimiento.

Rezamos juntos.Dios amoroso,creador del cielo, de la tierra y de todo lo que contienen.Abre nuestras mentes y toca nuestros corazones,para que podamos ser parte de la creación, tu regalo.Hazte presente con los necesitados en estos tiempos difíciles,especialmente para los más pobres y vulnerables.Ayúdanos a mostrar una solidaridad creativa para enfrentarlas consecuencias de esta pandemia global.Haznos valientes para abrazar los cambios destinadosa encontrar el bien común.Ahora más que nunca, que podemos sentir que todos estamosinterconectados e interdependientes.Haz posible que escuchemos y respondamos al clamor de la tierra y al clamor de los pobres.

1. Sintiendo el calor

2. Dando luz al hogar

3. Hogar compartido

AYUNO DE PLÁSTICOS

Pon a un lado todo lo que ocupa tu mente, céntrate en tu respiración y saluda a Dios. Está aquí con todos nosotros. En el nombre del Padre…

El Papa Francisco nos llama a escuchar el clamor de la Tierra y el clamor de los pobres.Con todo lo que hemos visto en el vídeo y los datos leídos. ¿Cómo puedes responder tú a esa llamada?Terminamos poniendo en manos de María todas nuestras intenciones y dando gracias a Dios por tanta gente que está respondiendo a esa llamada y nos sirve de ejemplo.Ave María...

“La felicidad requiere saber limitar algunas necesidades que nos atontan, quedando asídisponibles para las múltiples posibilidades que ofrece la vida”.(LS 223).

Hora de revisar las bolsas reutilizables. Si no tienes ninguna, haz o compra unas que duren toda la vida y ayuden a mantener las bolsas de plástico fuera de los vertederos. Si ya tienes algunas, colócalas junto a los abrigos, en el coche o junto a la puerta para asegurarte de tenerlas a mano cuando vayas a comprar. Si te sobran, regala una bolsa a alguien que pueda necesitarla.

1. Sintiendo el calor

3. Hogar compartido

Recetapara la vida

2. Dando luz al hogar

Ya estás en el hogar de Dios. Fíjate en los detalles de la habitación en la que te encuentras y ahora toma conciencia de la gente, tus compañeros de clase, que te acompañan. Después de un momento de silencio, juntos comenzamos nuestra oración en el nombre del Padre…

Podemos compartir algunas o recogerlas y colocarlas por la clase algunos días.Terminamos rezando un Ave María, pidiéndole a la Buena Madre que nos enseñe con su ejemplo cómo ser solidarios.

- Tiempo - Esfuerzo - Gratuidad - No esperar nada a cambio - De igual a igual

Ingredientes

Un mundo más justo

¿Has cocinado alguna vez? No vale un sándwich…Los buenos cocineros, generalmente, no suelen necesitar recetas, pero para otros, son imprescindibles. Echa un vistazo a la siguiente receta a ver qué te parece.

Pasos a seguir

1. Plantéate qué estás haciendo actualmente por los demás 2. ¿Qué situaciones de injusticia encuentras a tu alrededor? 3. Elige una situación de alguien que esté sufriendo que te gustaría cambiar. 4. ¿Cuál es el mejor ingrediente que puedes aportar? 5. A cocinar…

3. Hogar compartido

1. Sintiendo el calor

Solidaridaden tiemposCovid

2. Dando luz al hogar

Ya estás en el hogar de Dios. Fíjate en los detalles de la habitación en la que te encuentras y ahora toma conciencia de la gente, tus compañeros de clase, que te acompañan. Después de un momento de silencio, juntos comenzamos nuestra oración en el nombre del Padre…

¿Qué nos ha sorprendido del artículo?¿Conocemos más realidades parecidas? Es importante no mirar para otro lado, aunque nos cueste trabajo…Vamos a rezar un Padre Nuestro pidiéndole al Padre principalmente por todos aquellos que más están sufriendo esta pandemia y dando gracias por tanta gente que se entrega para ayudar a los más desfavorecidos.

La pandemia que estamos viviendo ha dejado innumerables noticias tristes y a la vez también hemos descubierto la solidaridad, entrega y servicio de muchísimas personas. Lo que quizás no ha estado muy presente en las noticias es cómo esta pandemia se está viviendo en países empobrecidos. Vamos a leer un pequeño fragmento de un artículo en el que también podemos descubrir la solidaridad de otras personas.Aunque el coronavirus afecta a ricos y pobres, los segundos son los más golpeados por la actual crisis económica y social, que podría tener efectos devastadores en los 370 millones de personas que viven bajo el umbral de la pobreza en la India. ¿Cómo evitar que los más vulnerables vuelvan a ser los perdedores?El Gobierno de la India decretó el confinamiento el 25 de marzo con solo 500 casos de COVID-19, e impuso las medidas con tan solo 24 horas de antelación. Ese día, 1.300 millones de personas tuvieron que quedarse en casa y 370 millones de ellas carecían de los recursos suficientes para que sus vidas continuasen. Durante abril y mayo el sufrimiento en India tenía mucho más que ver con las consecuencias del confinamiento que con el coronavirus. Fue terrible. Ahora es diferente, porque el virus se está propagando rápidamente, pero al principio, las consecuencias derivadas de la pobreza y el hambre fueron brutales. En India tenemos alrededor de 8 millones de personas pobres que migran a las ciudades durante varios meses del año, cuando no tienen trabajo en la zona rural. Todas ellas se encontraron atrapadas en las zonas urbanas con las fábricas, las empresas y los sitios de construcción cerrados, y se quedaron allí sin trabajo, sin comida y sin dinero. Como consecuencia del confinamiento, durante esos dos primeros meses, millones de personas se vieron obligadas a volver a casa. El Gobierno intentó organizar miles de autobuses y trenes, pero aún así la gente se vio obligada a caminar hasta 1.000 kilómetros para llegar a sus hogares en pleno verano en India. Había mujeres embarazadas, niños, personas mayores… todos ellos recorriendo kilómetros a pie bajo el sol del verano. Mucha gente murió por el camino. Fue una tragedia de proporciones inmensurables. En general, la gente pobre en confinamiento sufre al no tener comida que llevarse a la boca y nosotros [la Fundación Vicente Ferrer] intervinimos, ayudando a los migrantes que cruzaban el país y a la población más empobrecida en diferentes áreas, preparándoles comida, por ejemplo. Lo más importante que hicimos al principio del confinamiento fue enseñar esos tres puntos de educación sagrados: lavarse las manos, mantener la distancia –algo que aquí cuesta muchísimo– y usar mascarilla. Hemos implantado las medidas de seguridad en 3.500 aldeas y hemos estado continuamente explicando por qué hay que cumplirlas. Nosotros tenemos casa, cuarto de baño, grifo con agua corriente… En estos pueblos no es tan sencillo, y ha sido el mayor reto para nosotros estos últimos tres meses.

3. Hogar compartido

1. Sintiendo el calor

Cocinandoconamor

2. Dando luz al hogar

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

Dialogamos en torno a la pregunta anterior y también podemos compartir testimonios similares de otros comedores sociales que conozcamos.Padre Nuestro…

Como sabemos, una de las cosas a las que nos invita la Cuaresma es a la limosna, al servicio a los demás y en especial a los más desfavorecidos. El que cocina en nuestra casa a diario ofrece un servicio lleno amor. En el siguiente vídeo vamos a ver como hay personas que este servicio lo quieren dedicar a los más desfavorecidos. Ejemplos como este tenemos por todas nuestras ciudades.Dejamos un momento de silencio para rezar con esta pregunta:¿Cómo puedo también yo ser servicial con los demás? Hay muuuuuchas formas. ¿Cuál eliges tú?

1. Sintiendo el calor

3. Hogar compartido

Cuéntameuncuento

2. Dando luz al hogar

En un momento de silencio, respira tranquilamente y olvídate de todo lo demás. Hazte consciente de tus propios sonidos. Eres tú. Es ahora… Dios está aquí. Salúdalo.

Compartimos nuestra oración con nuestros compañeros y a continuación terminamos rezando juntos un Padre Nuestro.

COMO - DI - DAD

Un hombre sabio y piadoso clamaba al cielo que le diera una respuesta. Aquel hombre estaba al frente de un grupo de misioneros que rezaban por la paz del mundo, para conseguir que las torturas no existieran y que toda la gente viviese feliz. Su pregunta era: – ¿Cuál es la clave, Señor, ¿para que el mundo viva en armonía? Los cielos se abrieron y tras un magnífico estrépito, la voz de Dios les dijo: “Comodidad”.

Todos los misioneros se miraron entre sí, sorprendidos y extrañados de escuchar este término de la propia voz de Dios. El hombre sabio y piadoso preguntó de nuevo: – ¿Comodidad, Señor? ¿Qué queréis decir con eso?

COMO - DI - DAD

Dios respondió: – La clave para un mundo lleno es: Como di, dad. Es decir, así como yo os di, dad vosotros a vuestro prójimo. Como di, dad vosotros fe; como di, dad vosotros esperanza; como di, dad vosotros caridad; como di, sin límites, sin pensar en nada más, dad vosotros al mundo… y el mundo, será un paraíso.

Invitamos a tener un momento de silencio y oración personal con estas preguntas:• ¿Qué nos han dado a nosotros gratis? ¿Qué nos ha regalado Dios?• ¿Qué podemos dar nosotros a los demás?