Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Un país de vainilla y chocolate

Érase una vez un país donde los habitantes era de vainilla y chocolate

A los de vainilla les gustaba comer

A los de chocolate les gustaba comer

Así que jugaban a "comerse" pero no de cualquier forma.

Cada habitante podía moverse de una manera distinta

Como nosotros:

Gateamos cuando somos bebés

Andamos despacito cuando somos abuelitos.

Su país tenía 64 baldosas.
32 de
32 de

¿juegas?

Coloca a la niña en el 64 y al niño en el 32

Antes de empezar a jugar los habitantes tienen que colocarse de una manera especial. ¡siempre igual!

Como nosotros cuando hacemos una carrera

LISTA RAMA

¿Quiénes son y cómo se colocan?

En la Edad Media eran:


En la Edad Media eran:

En la Edad Media eran:

En la Edad Media eran:

En la Edad Media eran:

En la Edad Media eran:

En la línea de salida, delante se ponen los niños que se llaman peones

Son 8 como:

Hazle caso: "No puedes descuidar al peón, aunque no lo parezca es un campeón"

Como era un páis muy importante tenía un precioso castillo con:

torresr de cada

"No tengo prisa en mover la TORRE, aunque esté en la esquina no se aburre"

Al lado de las torres, se ponen los caballos por si algún niño hace travesuras

Hay

en total

"Lo dicen hasta en la tele, el CABALLO mueve en forma de ele"

Al lado del caballo, el alfil un poco triste porque no le dejan montar a caballo.

"Curioso nombre el del alfil, a mi me ha costado, pero lo he aprendido por fin"

Al lado están los reyes que son los más altos de todos. A la reina le gustan que la llamen Dama.

dama de cada color

"La dama es la pieza más poderosa, mueve donde quiere y es la más hermosa"

El rey es el más poderoso de este país.

"Con el REY tendré cuidado, lo guardaré en su trono hasta con candado".

País revuelto

Preparados para jugar

¡Qué comience la batalla!

Sugerencias

GRACIAS

@intetandoenmiaula

a las recomendaciones de José Vicente Jiménez Martínez (Monitor del Club Deportivo Ajedrez Excalibur de Albacete).
Y Adriana Salazar por el cuento.