Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Adviento 2020

Segunda semana

Tercera semana

Cuarta semana

Primera semana

Cuarta semana

Segunda semana

Tercera semana

SEMANA

Primera

VOLVER

SEMANA

DOMINGO 29

LUNES 23

MARTES 24

MIÉRCOLES 25

JUEVES 26

VIERNES 27

SÁBADO 28

Primera

VOLVER

#studyadviento

LUNES 23 DE NOVIEMBRE


Jesucristo, Palabra del Padre, luz eterna de todo creyente:

ven y escucha la súplica ardiente,

ven, Señor, porque ya se hace tarde.

Cuando el mundo dormía en tinieblas, en tu amor tú quisiste ayudarlo

y trajiste, viniendo a la tierra, esa vida que puede salvarlo.

Ya madura la historia en promesas, sólo anhela tu propio regreso;

si el silencio madura la espera, el amor no soporta el silencio.

Con María, la Iglesia te aguarda con anhelos de esposa y madre,

y reúne a sus hijos en vela, para juntos poder esperarte.

Cuando vengas, Señor, en tu gloria, que podamos salir a tu encuentro

y a tu lado vivamos por siempre, dando gracias al Padre en el reino.

Amén

MARTES 24 DE NOVIEMBRE

Preparemos los caminos ya se acerca el Salvador

y salgamos, peregrinos, al encuentro del Señor.


Ven, Señor, a libertarnos, ven, tu pueblo a redimir;

purifica nuestras vidas y no tardes en venir.


El rocío de los cielos sobre el mundo va a caer,

el Mesías prometido, hecho niño, va a nacer.


De los montes la dulzura, de los ríos leche y miel,

de la noche será aurora la venida de Emmanuel.


Te esperamos anhelantes ya sabemos que vendrás;

deseamos ver tu rostro y que vengas a reinar.


Consolaos y alegraos, desterrados de Sión

que ya viene, ya está cerca, él es nuestra salvación.


MIÉRCOLES 25 DE NOVIEMBRE

Que venga el alba, el día de tu sonrisa

Dios de todas las personas y de todos los pueblos,

Madre y Padre nuestro, Señor del a historia,

alfa y omega de los tiempos.

Te hablo de parte de los vencidos,

de quien ya no tiene nombre,

y ya no es sino cifra perdida entre las estadísticas.

Yo amo, Dios, tu creación y tu historia, el tiempo y el espacio;

amo la mente que lanza su insistente mirada hacia el universo;

amo la magia sagrada que alivia el dolor y atrasa la muerte,

amo las manos de quien penetra

en el misterio mismo de la vida.

Yo amo la forma, el sonido, el color.

Amo el don de la palabra que has puesto en mi boca...

Otros te hablarán de la alegría del Arte y de la magia de la ciencia.

Yo te hablo desde el dolor,

desde le hambre te hablo Dios, desde la muerte.

Te hablo de parte de quienes sembraron sueños

y están muertos con un bocado de esperanza amarga en la garganta.

Te hablo de parte de quien resiste en medio de la noche.

Te hablo, Dios, de quienes están en vela.

JUEVES 26 DE NOVIEMBRE

Señor, queremos que seas adviento en todos y para todos

que seas adviento en todos los pueblos y ciudades del mundo

para que desaparezcan las guerras,

el terrorismo, la falta de libertad, el hambre....

y todos vivamos como hermanos.

Señor, queremos que seas adviento en todos y para todos

que seas adviento en todos quienes formamos la Iglesia

para que no deformemos el “evangelio”

y seamos testigos auténticos de tu presencia en el mundo.

Señor, queremos que seas adviento en todos y para todos.

VIERNES 27 DE NOVIEMBRE

Señor, tu “adviento” es presencia,

es, tu deseo de estar siempre con nosotr@s.

No hace falta que te gritemos para que vengas.

Ya vienes tú sin que te llamemos.

Eres el gran presente.

Ya estás aquí.

Vivir el adviento es, sencillamente, dejarte estar,

cada día más, con nosotros y nosotras.

Por eso te decimos: Señor,

queremos que seas adviento en todos y para todos.

que seas adviento en todos nosotros para que llenes de sentido nuestra vida

y así te hagamos presente en nuestro mundo.

Señor, queremos que seas adviento en todos y para todos

que seas adviento en nuestras familias y comunidades

para que vivamos en el amor y la comprensión

y en todos nuestros hogares disfrutemos del calor que necesitamos.

SÁBADO 28 DE NOVIEMBRE



DOMINGO 29 DE NOVIEMBRE

Lectura del santo Evangelio según San Marcos 13, 33-37.

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:
—Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento.
Es igual que un hombre que se fue de viaje, y dejó su casa y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara.
Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer: no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos.
Lo que os digo a vosotros, lo digo a todos: ¡velad!

VOLVER

Ver vídeo

En Adviento, quien desespera, es porque no espera ni quiere esperar en nada ni en nadie.
En Adviento, quien no espera, es porque –tal vez- sólo espera en sí mismo.
En Adviento, quien aguarda, es porque sabe que lo bueno está por llegar.
En Adviento, quien confía, es porque intuye que Alguien está por llegar.
¿Qué tienes Adviento que truecas la noche en día y transformas la soledad de vértigo en compañía?
¿Qué tienes Adviento que nos empujas y nos animas contra toda desesperanza?
¿Qué tienes Adviento que nos despiertas del letargo de la monotonía?
¿Qué tienes Adviento que levantas nuestra vista hacia el horizonte?
Tienes la luz que iluminará la noche más estrellada de la Navidad
Posees el despertador que espabila la fe dormida o amordazada
Tienes, más allá de la Navidad, la llegada de Aquel que de una vez por todas vendrá hasta nosotros
Escondes, en ti mismo, la fuerza que nos invita a pensar en un Dios que viene al encuentro del hombre

Reflexión: “Quien desespera es porque no espera”

"Sé luz en medio de las tinieblas" Mt 5, 14

SEMANA

Primera

VOLVER

SEMANA

LUNES 30

DOMINGO 6

MARTES 1

MIÉRCOLES 2

JUEVES 3

VIERNES 4

SÁBADO 5

Segunda

VOLVER

#studyadviento

LUNES 30 DE NOVIEMBRE

Tiempo de Adviento,

Tiempo de espera.

Dios que se acerca, Dios que ya llega.

Esperanza del pueblo la vida nueva.

El Reino nace don y tarea.

Te cantamos Padre bueno a la esperanza.

Con María, ayúdanos Señor,

a vivir generosos en la entrega,

a ofrecer nuestra vida como ella,

a escuchar tu Palabra en todo tiempo,

a practicar sin descanso el Evangelio,

ayúdanos a vivir solidarios con los que sufren,

con quienes hoy como ayer

en Belén no tienen lugar.

Te cantamos Padre Bueno a la esperanza.

Con los pastores de Belén, ayúdanos señor

a vivir la Vigilia de tu Reino,

a correr presurosos a tu encuentro,

a descubrir tu Rostro en medio del pueblo,

a no quedarnos "dormidos" en la construcción del mundo nuevo.

MARTES 1 DE DICIEMBRE

Tú, Dios y Amor,

nos tienes amando.

Quieres que seamos como Tú:

que amemos a las personas que no tienen amor,

a las que son imposibles de amar,

que amemos sin celos ni amenazas,

y, lo más difícil de todo

que nos amemos a nosotras mismas.

Gracias... por el tiempo

que nos concedes para amar.

Y en todo esto nos guardas.

Ante las preguntas difíciles

que no tienen respuestas fáciles,

cuando fracasamos allí

donde esperábamos triunfar,

cuando nos aprecian allí

donde nos sentimos inútiles.

Y, pacientes, soñadores y amando,

con Jesús y su Espíritu

Tú nos guardas.

Gracias... por el tiempo que nos concedes

para aguardar

MIÉRCOLES 2 DE DICIEMBRE

Tú, Dios del tiempo

nos tienes esperando.

Quieres que esperemos

el momento justo para descubrir

quienes somos, dónde debemos ir,

quienes nos esperan a nosotras

y qué debemos hacer.

Gracias... por el tiempo que nos concedes

para esperar.

Tú, Dios de los espacios

nos tienes mirando.

Quieres que miremos en lugares buenos y en lugares inciertos

para ver si hay señales de esperanza

y gente desesperanzada.

Para ver si hay señales de un mundo mejor

que puede brotar.

Gracias... por el tiempo que nos concedes

para mirar.

JUEVES 3 DE DICIEMBRE

¡Ya, Señor! ¿Para cuándo esperas? ¡Ahora!

Ven pronto, ven, que el mundo gira a ciegas ignorando el amor que lo sustenta.

Ven pronto, ven, Señor, que hoy entre hermanos se tienden trampas

y se esconden lazos.

Ven, que la libertad está entre rejas

del miedo que unos a otros se profesan.

Ven, ven, no dejes ahora de escucharnos cuando tanto camino está cerrado

¡Ya, Señor! ¿Para cuándo esperas? ¡Ahora!

¿No has de ser la alegría de los pobres, de los que en ti su confianza ponen?

¿No has de ser para el triste y afligido consuelo en su pesar, luz en su grito?

¿Quién pondrá paz en nuestros corazones si tu ternura y compasión se esconden?

¿Quién colmará este hambre de infinito

si a colmarlo no vienes por ti mismo?

¡Ya, Señor! ¿Para cuándo esperas?

Ahora

VIERNES 4 DE DICIEMBRE

María, Virgen del Adviento,

esperanza nuestra,

de Jesús la aurora,

del cielo la puerta.

Madre de los hombres,

de la mar estrella,

llévanos a Cristo,

danos sus promesas.

Eres, Virgen Madre,

la de gracia llena,

del Señor la esclava,

del mundo la reina.

Alza nuestros ojos

hacia tu belleza,

guía nuestros pasos

a la vida eterna.

SÁBADO 5 DE DICIEMBRE


DOMINGO 6 DE DICIEMBRE

Lectura del santo Evangelio según San Marcos 1, 1-8

Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Está escrito en el Profeta Isaías: Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino.
Una voz grita en el desierto: Preparadle el camino al Señor, allanad sus senderos.
Juan bautizaba en el desierto: predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus pecados y él los bautizaba en el Jordán.
Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y proclamaba:
—Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias.
Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo.

VOLVER

“Vuestro Padre del cielo no quiere que se pierda ni uno de estos pequeños” (Mt 18,12-14) El mundo de la técnica, nunca como hasta ahora, nos ha dado tantas oportunidades para situarnos y no andar perdidos. Pero sorprende, por otra parte, como cada día en la prensa, surgen noticias de personas que se sienten desilusionadas, perdidas, sin horizontes: tienen de todo…y están perdidos. ¿Cómo puede ser posible con tanta brújula del bienestar, tantos seres humanos insatisfechos? Llama la Navidad a nuestras puertas. Dejémonos encontrar por el Señor. Cambiemos de rumbo en aquello que sólo nos trae desdicha, mal humor, impaciencia o desencanto. Acordémonos de aquel viejo proverbio: “déjate querer y te querré” o “déjate encontrar y te encontrarás”

Reflexión: Cambia de dirección

"Mirad, yo os envío" Mt 10, 16

SEMANA

Primera

VOLVER

SEMANA

LUNES 7

DOMINGO 13

MARTES 8

MIÉRCOLES 9

JUEVES 10

VIERNES 11

SÁBADO 12

Tercera

VOLVER

#studyadviento

LUNES 7 DE DICIEMBRE


MARTES 8 DE DICIEMBRE


MIÉRCOLES 9 DE DICIEMBRE

Esperaré a que crezca el árbol y me dé sombra.

Pero abonaré la espera con mis hojas secas.

Esperaré a que brote el manantial y me dé agua

Pero despejaré mi cauce de memorias enlodadas.


Esperaré a que apunte la aurora y me ilumine.

Pero sacudiré mi noche de postraciones y sudarios

Esperaré a que llegue lo que no sé y me sorprenda

Pero vaciaré mi casa de todo lo enquistado.


Y al abonar el árbol, despejar el cauce,

sacudir la noche y vaciar la casa,

la tierra y el lamento se abrirán a la esperanza

JUEVES 10 DE DICIEMBRE

¿Quizá esta Navidad sea más parecida a la que se vivió hace 2.020 años en una pequeña aldea llamada Belén?

¿Quizá mucha gente no tenga un lugar donde refugiarse como María y José?

¿Quizá los amigos y conocidos de la pareja estaban distantes y alejados de su realidad más preocupante?


¿Es posible que los poderosos sigan viviendo desde el lujo como lo hacía Herodes y su séquito?

¿Es posible que muchos aprovechen esta pandemia para instaurar sus ideas y propósitos como lo hicieron los gobernantes de la época?

¿Es posible que un niño esté asustado y confuso ante la pandemia tal cómo los niños inocentes eran masacrados por la ley del más fuerte?


¿No está hoy el cielo más brillante destellando la luz de las estrellas?

¿No estamos hoy más próximos al misterio de la vida y de la muerte

por un virus desconocido que tiene al mundo en vilo?

¿No valoramos hoy más un abrazo y un beso de aquellos a los que queremos?

VIERNES 11 DE DICIEMBRE

Sí, es una Navidad diferente pero es una Navidad más auténtica,

Una navidad que se vive desde dentro, desde la renuncia y desde el amor pleno.

Es una Navidad cargada de sentimientos, de sentimientos reales que no tienen nada que ver con el consumismo, turrones, regalos y obsequios a los que nos ha acostumbrado la sociedad de consumo.


Es una Navidad que invita a pensar más en el otro que en nosotros mismos.

Yo tengo que cuidarme para poder cuidar a los demás.

Yo tengo que renunciar para que el otro esté a salvo.

Yo tengo que ser fuerte para levantar al caído.

Yo tengo que darme por entero para que la vida sea más sencilla.


Tenemos que aceptar el momento, un momento nada fácil, que como María y José tuvieron que afrontar con la llegada del Hijo de Dios ante un gobierno hostil que no reconocería al Rey de reyes.

Vivamos desde la fe, desde la esperanza de que Dios vuelve a nacer en nuestra vida, desde la certeza de que esta lucha contra el virus y sus terribles consecuencias, nos hablan de entrega y donación, esperanza, paciencia y compasión.


Rescatemos la caja del belén guardada en el trastero,

montemos un belén de verdad, real, sincero y adoremos a ese niño

que nace una vez más para llegar a cada uno de nosotros.

Tomemos cada una de las piezas que lo forman, pastores, reyes, lavanderas, granjeros...

y resaltemos la figura de María, José y Jesús con unos ángeles que anuncien bien alto:

"Hoy, en la ciudad de Belén, os ha nacido un Salvador"

SÁBADO 12 DE DICIEMBRE


DOMINGO 13 DE DICIEMBRE

Lectura del santo Evangelio según San Juan 1, 6-8. 19-28.

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz.
Los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran:
—¿Tú quién eres ?
El confesó sin reservas:
—Yo no soy el Mesías.
Le preguntaron:
—Entonces ¿qué ? ¿Eres tú Elías ?
Él dijo:
—No lo soy.
—¿Eres tú el Profeta?
Respondió:
—No.
Y le dijeron:
—¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?
Él contestó:
—Yo soy «la voz que grita en el desierto: Allanad el camino del Señor» (como dijo el Profeta Isaías).
Entre los enviados había fariseos y le preguntaron:
—Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?
Juan les respondió:
—Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mi, que existía antes que yo y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.
Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

VOLVER

Quiero que me oigas sin juzgarme.
Quiero que opines sin aconsejarme.
Quiero que confíes en mí sin exigirme.
Quiero que me ayudes sin intentar decidir por mí.
Quiero que me cuides sin anularme.
Quiero que me mires sin proyectar tus cosas en mí.
Quiero que me abraces sin asfixiarme.
Quiero que me animes sin empujarme.
Quiero que me sostengas sin hacerte cargo de mí.
Quiero que me protejas sin mentiras.
Quiero que te acerques sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disguste y que las aceptes y no pretendas cambiarlas.
Quiero que sepas todo esto de mí para que puedas hacerme feliz.


Ver vídeo

- Reflexión/puesta en común:

¿Qué podemos hacer para mejorar el ambiente a nuestro alrededor?

"Sin esperar más, se pusieron en camino" Lc 24, 33

SEMANA

Cuarta

VOLVER

SEMANA

DOMINGO 20

LUNES 14

MARTES 15

MIÉRCOLES 16

JUEVES 17

VIERNES 18

SÁBADO 19

Cuarta

VOLVER

#studyadviento

LUNES 14 DE DICIEMBRE

Qué fácil es esperar cuando la esperanza es cierta.

Quiero esperarte despierto pues sé que no tardarás.

Sé, Jesús, que vienes ya, sé que siempre estás viniendo;

gracias por tantos momentos en que te siento llegar.

Y cada vez que tú llegas, cuando siento que tú estás,

luego crece otra esperanza: Ven, Señor, no tardes más.

Esperar es la fuerza en el camino, la luz en la oscuridad,

es crear en nuestro barro espacios de eternidad.

Esperar es saber que cuando empieza algo bueno eso ya no morirá.

Esperar es dejarte poseer por las ganas de luchar, de vivir y de sembrar.

Esperar es sembrar en cada surco simiente de eternidad y saber que la cosecha

alguien la recogerá.

Esperar es dejarte poseer aquí por la eternidad

MARTES 15 DE DICIEMBRE

Si nos despierta y nos saca de la mediocridad,

si compromete y complica nuestra vida, pero la llena de sentido…es Dios.

Si llama al corazón, al amor, a la generosidad, a la ilusión,

… no al miedo ni al temor… es Dios.

Si nos invita a ser profundamente felices y a hacer felices a los demás… si habla el lenguaje de la confianza y de la paz… es Dios.

Si nos va liberando de cosas, de egoísmos;

si rompe nuestros planes como rompió los de María de Nazaret… es Dios.

Si no nos saca de la realidad del mundo

sino que nos invita a estar en ella como levadura, sal , luz… es Dios.

Si nos invita a acercarnos, a estar y a sentir con los más pobres,

a dar vida, alegría, plenitud, sentido… es Dios.

Si nos invita a centrarnos en Jesús, a seguirle, a convivir con él

y a anunciar su Buena Noticia ...es Dios.

MIÉRCOLES 16 DE DICIEMBRE

Como viajero que llega de otro mundo,

como peregrino con hambre de presencia,

Dios, vengo hoy aquí

con mi vida en las manos.

Traigo la alegría y el peso de ser persona...

Padre, entro en este Adviento,

con la esperanza de encontrar tu Palabra

para seguir caminando.

Dios de las promesas,

renueva con nosotros tu alianza hoy,

nosotros somos compañeros frágiles.

Dios de la palabra eficaz,

levanta ilusión y enciende nuestros corazones

para seguir los caminos del Reino.

Dios de la salvación,

haznos testigos entre los hombres y mujeres

por el amor, la justicia y la paz.

Te lo pedimos por Jesucristo...

JUEVES 17 DE DICIEMBRE

Allanad los caminos.

Allanad, sí, todos los caminos de la tierra porque el Señor está cerca.

El vendrá y llenará de esperanza a quienes la perdieron

Vendrá en la noche para ser luz. Vendrá para acompañar a los cansados,

a los eternos desilusionados.

Ya pueden cantar victoria quienes se creían abandonados.

Ya está el Salvador a la puerta.

Allanad los caminos.

Abrid caminos de esperanza, quienes pasáis por este mundo

sin encontrar sentido a la vida.

Allanad los sendero, porque él vendrá.

Vendrá como rocío mañanero.

Rasgará los corazones de piedra y ablandará la dureza de nuestra tierra seca.

Vendrá el Señor, no tardará.

Esperadlo en el umbral de vuestra casa, porque sin hacer ruido vendrá

y lo inundará todo con su amor.

VIERNES 18 DE DICIEMBRE

Desde el pesebre de Navidad

nace una esperanza nueva.

En la sonrisa de un Dios que es niño

se asoma, frágil, la luz del Reino.

Un niño Dios que necesita cuidados, caricias, atención.

Una esperanza nueva

que crecerá con el esfuerzo de todos.

Una madre atenta, dispuesta para lo que Dios pide,

que no vacila en decir sí y entregar la vida entera.

La Madre, del Señor y Madre nuestra.

María de Nazareth, camino que conduce al Padre.

Dios que nace en un pesebre, olvidado, a la intemperie.

Recordándonos su presencia entre los pobres que sufren.

Navidad, el signo de un Dios que se hace pobre

para llamar al Reino desde los olvidados del mundo.

SÁBADO 19 DE DICIEMBRE

DOMINGO 20 DE DICIEMBRE

Lectura del santo Evangelio según San Lucas 1, 26-38.

A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.
El ángel, entrando a su presencia, dijo:
—Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo; bendita tú entre las mujeres.
Ella se turbó ante estas palabras, y se preguntaba qué saludo era aquél.
El ángel le dijo:
—No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.
Y María dijo al ángel:
—¿Cómo será eso, pues no conozco varón?
El ángel le contestó:
-El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.
Ahí tienes a tu pariente Isabel que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.
María contestó:
—Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.

VOLVER

Ver vídeo

En cierta ocasión un joven presumía de gustarle empaparse debajo de la lluvia. Pero lo cierto era que, cada vez que llovía, desplegaba un gigantesco paraguas para protegerse de ella. Un buen amigo se le acercó y le dijo: “oye..si quieres mojarte de verdad..¿por qué no cierras el paraguas?”.
El mensaje de salvación nos exige replegar el paraguas de nuestra incredulidad y del relativismo: ¡qué más quieren las ideas dominantes que releguemos a un tercer plano a Dios!. Y la actitud más apropiada es, precisamente, dejarnos empapar totalmente por esa gran novedad que Jesús nos trae: DIOS. Por el ambiente (no exterior de la navidad) y sí de los sentimientos que genera el sentido auténtico de estos próximos días: JESÚS.
Ante la próxima Navidad no podemos contentarnos con cumplir un simple expediente como cristianos o de escuchar más o menos la Palabra de Dios. Lo importante es que NOS VOLVAMOS TOTALMENTE A ÉL; que seamos como aquella veleta que en lo más alto del templo nos dicta a las claras de dónde y por dónde viene el viento de la fe: desde Oriente la Salvación.

Reflexión: “Dios viene”

"Cuando Jesús está en el barco, no importa el tamaño de las olas"

VOLVER