Want to make creations as awesome as this one?

More creations to inspire you

Transcript

La sala de billar es un espacio característico de la sociabilidad masculina dentro de las viviendas acomodadas, pues este juego era practicado principalmente por los varones. Por lo general, se situaba cerca de los salones públicos y del comedor, ya que se consideraba que jugar tras la comida ayudaba a “bajar” los alimentos. Las obras en exhibición constituyen una completa galería de retratos femeninos que, aunque no se trata de una temática específica para este tipo de salas, nos permite apreciar la evolución de las modas del peinado y del vestir de las damas románticas.

Vicente López

Señora de Vargas Machuca

1840


Vicente López, reconocido retratista excepcionalmente dotado para el dibujo, realiza esta representación de la esposa del grabador Cayetano Vargas Machuca. Se trata de una obra cercana, lejos de la artificiosidad de los retratos de aparato y un excepcional estudio tanto fisiológico como psicológico de la retratada.


Sobre un fondo neutro, ataviada con un vestido de tonos verdes, la dama mira directamente al espectador. Los soberbios toques en rojo del rubor del rostro y los complementos, tanto el collar de coral con pendientes a juego como el manto que se desliza sutilmente por su hombro, contrastan con la blancura de las carnaciones aportando gran expresividad a la obra.

Federico de Madrazo

Duquesa de Ahumada

1843


Federico de Madrazo realiza este retrato de Nicolasa de Aragón, Duquesa de Ahumada, en 1843, el mismo año en el que es nombrado director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando tras su estancia en Roma y París, donde es influido por los grandes movimientos artísticos del momento.


La captación psicológica de los personajes, su calidad técnica, el detallismo y un depurado dibujo, lo convierten en el retratista más demandado por las clases altas. La gradación de tonalidades ocres y negras sobre un fondo neutro, de influencia velazqueña, contrasta con la extrema blancura de la piel y el brillo deslumbrante de las joyas.


Carlos Luis de Ribera

Mª Leonor Salm-Salm

1866


María Leonor Salm-Salm es retratada por Carlos Luis de Ribera el año de su boda con el Duque de Osuna, en 1866. La efigiada, con un espléndido traje de sociedad de amplio escote y un moño bajo a la moda del momento, se gira levemente hacia la izquierda sobre un fondo gris neutro, evitando dirigir la mirada al espectador.


Carlos Luis de Ribera fue otro de los grandes retratistas románticos, junto a Esquivel y Madrazo. Con este último coincide durante su periodo de formación parisino y tiene una estrecha relación, retratándose mutuamente. Las obras de Ribera se caracterizan por un dibujo preciso, la pincelada amplia poco empastada y la minuciosidad en la representación de textiles y joyas.



Para saber más del peinado de las damas románticas, mira el álbum con las piezas de la exposición “Teje el cabello una historia”: https://bit.ly/3bt59K9

Francesc Amorós

Mesa de billar

Segunda mitad del siglo XIX


El juego del billar se difunde y moderniza en el siglo XIX, momento en que se producen grandes avances técnicos en la construcción de las mesas y sus accesorios. La modalidad de billar practicada en España era el billar francés o de carambola, para el que no se precisaban troneras y se utilizaban solamente tres bolas.


La mesa de billar o mesa de trucos forma conjunto con la taquera y el ábaco o contador, realizado por uno de los mejores fabricantes del momento, Francesc Amorós, constructor de origen barcelonés y también teórico del juego. Junto a ésta, la silla voyeuse para poder contemplar cómodamente el desarrollo de las partidas.