Want to make creations as awesome as this one?

Ejes de la Educación Sexual Integral - Equipo ESI Santa Fe

Transcript

ESI

Ejes de la

Ejes de la ESI

Ejercer nuestros derechos

Garantizar la equidad de género

Respetar la diversidad

Valorar la afectividad

Cuidar el cuerpo y la salud

La ESI se inscribe en un marco de políticas públicas relacionadas con la inclusión, la igualdad y el ejercicio de los derechos. Considera a los/as niños/as, adolescentes y jóvenes como sujetos de derechos, cuyas opiniones, experiencias y emociones, deben ser escuchadas y tenidas en cuenta, sin ser discriminadas/os por ningún motivo.

La perspectiva de derechos sostiene que las personas adultas tienen la responsabilidad y el deber de proteger y garantizar los derechos de las infancias. Esta mirada no implica eliminar la asimetría necesaria en los vínculos entre adultos/as y niños, niñas y adolescentes, sino que propone otra manera de que éstos se relacionen y por lo tanto supone otras formas de construir la autoridad. A su vez, promueve que las instituciones propicien aprendizajes referidos con la defensa y el ejercicio de los derechos.

Ejercer nuestros derechos

Las expectativas, roles y mandatos sociales y culturales que distintas sociedades construyen para varones y mujeres, en cada momento histórico y contexto determinado no son innatas, sino que constituyen el producto de interacciones sociales que se van dando en todas las instituciones que habitan las personas: familias y escuelas, entre otras. La perspectiva de género constituye un modo de mirar la realidad y las relaciones entre los varones y las mujeres. Estas relaciones están mediadas por cuestiones de poder y muchas veces la distribución del mismo genera desigualdades dejando en desventaja a las mujeres y a quienes no responden a un determinado arquetipo de varón. Cuando esto sucede suelen aparecer situaciones de vulneración de derechos como la violencia contra las mujeres.

Garantizar la

equidad de género

Respetar la diversidad

La ESI se sustenta en la enseñanza del respeto por todas las formas de identidad, su reconocimiento y valoración. Asume que las personas somos todas distintas y esa particularidad se expresa también en el modo en que cada ser humano piensa, siente, cree, actúa y vive su sexualidad, convirtiéndolo en un ser único.


El abordaje de este eje implica reconocer y valorar positivamente las múltiples diferencias que tenemos los seres humanos, origen étnico, nacionalidad, creencias religiosas, políticas, condición social, edad, orientación sexual e identidad de género, entre otras.

El respeto por la diversidad implica asumir una actitud que supere la idea de “tolerancia”: “soporto al otro/a porque no me queda alternativa”, es decir, significa asumir que todas las personas somos distintas pero iguales en derechos. Esto incluye tanto a quienes expresan su masculinidad o femineidad de la forma socialmente establecida, como a quienes desean y viven su género y su sexualidad de modos no hegemónicos.

La afectividad forma parte de la concepción integral de sexualidad que se promueve desde la ESI y debe ser tenida en cuenta, valorada, reconocida, tanto en la interacción cotidiana como en las propuestas pedagógicas que se realicen desde este marco.

Hablar de trayectoria y experiencia educativa positiva, es considerar que la escuela debe-puede-quiere ser un espacio para el reconocimiento del mundo emocional, para la expresión y la comunicación. Esto implica reflexionar y trabajar con las dudas, temores, emociones, sentimientos, expectativas y deseos tanto del profesorado como del estudiantado.

Valorar la afectividad

Así como la afectividad forma parte de una concepción integral de la sexualidad, el cuerpo también. Los seres humanos somos cuerpo, en él nos reconocemos, construimos una imagen y una autopercepción, nos valoramos, sentimos y disfrutamos. El cuerpo no está vinculado sólo con la dimensión biológica, sino que también está constituido por los significados y valoraciones que se le otorgan en cada sociedad y en cada momento histórico La dimensión corporal permite la interacción y relación con otros/as y se construye en función de las imágenes de belleza que circulan en la sociedad, de lo que se considera “saludable”, “correcto”, etc. Las ideas sobre cuerpo “normal” que se consumen y las imágenes ideales que se usan para compararse deben-pueden constituirse en un núcleo de problematización en la enseñanza y el aprendizaje. Aprender a respetar el cuerpo propio y ajeno desde el nivel inicial, a concebirlo de manera integral y comprender el significado de la intimidad desde ese lugar, son temas que deben garantizarse en la implementación de la ESI.

Cuidar el cuerpo y la salud

ESI