Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Camino

Monje

REGLAS:

Pincha en el dado y mueve tu ficha.Si caes en una casilla con estrella deberás responder una pregunta. Si fallas vuelves a la posición previa y si aciertas tiras de nuevo. Pincha en la estrella para conocer la respuesta correcta.Al caer en la casilla agrietada vuelves al principio.

DEL

EL

META

SALIR

La regla de San Benito fue creada en el siglo VI por Benito de Nursia para el cenobio italiano de Montecassino. Consta de 73 capítulos que regulan todos los aspectos de la vida de los monjes. En ella se establece que los monjes deben dedicar 8 horas diarias al rezo, 8 a trabajar y 8 a descansar.El manuscrito MS Hatton 48, conservado en la Bodleian Library de Oxford, contiene una copia de la regla de San Benito del siglo VIII. El manuscrito se puede consultar completo en:https://cutt.ly/UoBStcK

Distintas escenas de la Pasión de Cristo:Oración en el huertoPrendimiento - traición de JudasPresentación ante PilatosFlagelaciónCamino del CalvarioCrucifixiónSanto entierroResurrección

Los monjes del monasterio de Santo Domingo de Silos pertenecen a la orden benedictina. También se les llama monjes negros por el color de su habito, en el que tanto la túnica como el escapulario son negros; a diferencia de los cistercienses que llevan túnica blanca y escapulario negro.CCBY 4.0 Tom Lemmens

Mientras que la iglesia sigue destinada al servicio religioso (jesuitas), las antiguas dependencias del convento han sido restauradas y se utilizan hoy en día como alojamiento turístico (NH Collection Palacio de Burgos).

Dentro de la exposición permanente del museo podemos encontrar el famoso frontal de Silos, una arqueta de esmaltes de Limoges, unos candelabros esmaltados, una arqueta de marfil de los talleres de Cuenca (en el monasterio se le añadieron los esmaltes) y un estuche de marfil de Medina Azahara.

A la izquierda de la Virgen encontramos a San Benito de Nursia, el creador de la regla de San Benito (s. V), vestido con una túnica negra con una rica decoración dorada.A la derecha de la Virgen encontramos a San Bernardo de Claraval, quien fue abad de la abadía francesa de Claraval, siendo uno de las figuras clave de la expansión del Císter (reforma de la regla de San Benito) por Europa en el siglo XII. Aparece vestido con la indumentaria típica cisterciense, la túnica blanca que les conseguirá el nombre de "monjes blancos".

El gran retablo que decoraba la cabecera de la iglesia del monasterio. Actualmente se conservan varias tablas del retablo, pero no todas ellas.

En la planta baja de la sección de Bellas Artes podemos encontrar dos sepulcros del monasterio de Fresdelval (cercano a la ciudad de Burgos).Este monasterio jerónimo fue fundado en el siglo XV cerca de una ermita dedicada a la Virgen de Fresdelval y recibió un fuerte impulso gracias a Pedro Manrique y a su hijo ilegítimo, Gómez Manrique, quien fue enterrado en la iglesia junto con su esposa, Sancha de Rojas. Este es uno de los sepulcros que podemos ver en el museo.El otro es el de Juan de Padilla, un paje de la reina Isabel la Católica que falleció en 1491 en la Guerra de Granada. Al parecer la reina le tenía mucho aprecio y por eso manda a Gil de Siloé construir este sepulcro, que nos recuerda al del infante Alfonso en la cartuja de Miraflores.

Del convento de San Pablo de Burgos, que se encontraba en el solar donde se sitúa hoy el Museo de la Evolución.Este convento dominico tuvo una vida ajetreada, especialmente a partir de la invasión napoleónica, ya que los franceses lo usaron como cuartel. Posteriormente, fue utilizado como cárcel, cuartel y hospital. Finalmente, en torno a 1870 las ruinas de la iglesia y el monasterio fueron demolidas y se construyó un cuartel que fue demolido en 1973.Por su parte, Pedro Maluenda fue una importante figura en el contexto del surgimiento del protestantismo, ya que Carlos V le invitó a participar en calidad de teólogo en los coloquios de Worms y Ratisbona, además de acudir como teólogo imperial al segundo periodo del Concilio de Trento (1551).

Según la versión del Padre Flórez, el mercader burgalés que encontró la talla del Santo Cristo de Burgos se la entregó al monasterio de San Agustín, ya que había prometido hacerles una donación a su vuelta de Flandes. La talla permaneció en dicho monasterio hasta mediados del XIX (en 1836 se movió a la catedral).El monasterio de San Agustín perteneció a los agustinos, que permanecieron en él hasta 1828. En 1863 la Diputación de Burgos lo adquirió y actualmente se utiliza como espacio cultural, con espacio para biblioteca, archivo, centro de restauración, etc.En el museo podemos ver un cuadro que representa esta talla, pintado por Mateo Cerezo el Viejo.

Una hogaza de pan. Este alimento está muy relacionado con Cristo debido al dogma de la transubstanciación, instaurado en el Concilio de Trento. De acuerdo con este, durante la eucaristía el pan se convierte en el cuerpo de Cristo, mientras que el vino se convierte en su sangre.

María Carrillo de Albornoç y Landa, tal como se puede leer en la inscripción del banco del retablo:"[este re]tablo se acavo el año 1581 siendo abadesa la mui ilustre señora doña Maria Carrillo de Albornoç y Landa - acabose a dieç días andados de noviembre año dicho"

Si quieres descubrir más obras procedentes de monasterios e iglesias burgalesas, no dudes en venir a visitarnos.¡Te esperamos! Museo de Burgos, calle Miranda nº13 museo.burgos.deac@jcyl.es - 947 26 58 75