Want to make creations as awesome as this one?

El Capricho

Transcript

ARQUITECTURA

TRABAJOS DE JARDINERÍA

Dentro de los arquitectos decataron Manuel Machuca Vargas y Mateo Medina.También tuvo a su disposición al arquitecto real Antonio López Aguado, autor del elegante Casino de Baile.La Duquesa consiguió unificar la experiencia fisiocrática con un programa cultural ilustrado.

En 1783los duques de Osuna compraron una "casa de recreo con huertas, frutales,...", situada en la villa de Alameda.Un año más, el jardinero francés Pablo Boutelou presentaba a doña María Josefa de la Soledad Alonso-Pimentel y Téllez-Girón, Duquesa consorte de Osuna, protectora de artistas, toreros e intelectuales, los planos de un jardín y casa de campo.

Con la llegada de la Guerra Civil el palacio sirvió como Cuartel del General Miaja, ya que éste se encontraba al lado de una de las líneas defensivas de Madrid, denominada Posición Jaca.En 1974el Ayuntamiento de Madrid compró el parque y comenzó su recuperación, que finalizó en 1999.

A finales del siglo XIX, como consecuencia de la sucesiva pérdida de fortuna de los Osuna, el Capricho fue vendido.La Alameda fue adquirida en 1900 por la familia de banqueros Bauer, que mantuvo el jardín en buen estado de conservación.En 1934 "El Capricho" fue declarado jardín histórico-artístico.

Los trabajos de jardinería se encargaron a tres de los más prestigiosos jardineros franceses de la época: Pablo Boutelou, Jean Baptiste Muloty Pierre Provost, que ya habían trabajado en Versalles y se habían encargado, entre otros, de elaborar el Trianón.Con la llegada de la Revolución Francesa, Jean Baptiste Mulot tuvo que regresar a Francia, continuando las labores Pierre Provost, que moriría años más tarde asesinado durante la ocupación francesa.

Este espacio dio lugar a un vergel idílico apartado de la bulliciosa ciudad donde pronto se sucedieron los encuentros y las reuniones de los ilustrados, poetas y artistas, amparados por el mecenezgo de la Duquesa.De hecho, la buena relación de la Duquesa con Goya, dio lugar al retrato que el artista pintó de la familia en 1788, y a una serie de seis cuadros centrados en las brujas, que sirvieron para decorar el palacio de los Duques.

EL ABEJERO que se erige como un símbolo de la laboriosidad

LA ERMITA, construida con aspecto ruinoso como escenografía teatral.

EL EMPARCADERO O CASA DE CAÑAS, construido al estilo chinesco, muy de moda en aquella época.

LA CASA DE LA VIEJA,en representación del mundo rural.