Want to make creations as awesome as this one?

aulas a cielo abierto

Transcript

Árboles de


Aquí Y Allá

A partir del advenimiento de la democracia los vecinos y vecinas comenzaron a recuperarlo. Misión que continúa actualmente. Es el único Parque de la ciudad que se gestiona asociada y participativamente. Poseé una ley que valora y regula esta forma de gestión (1153).



Este es un libro interactivo, haciendo clik en las imágenes se despliega más información.

Parque Avellaneda es un espacio de aprendizaje de participación ciudadana, un espacio


de convivencia en la diversidad. Así entendemos lo público, que es de todos/as y no de


nadie. Intervenimos desde el campo de la educación para favorecer la apropiación social de


este espacio público, para facilitar el conocimiento, valoración, disfrute y transformación del


patrimonio del parque. Lo hacemos a través de: paseos pedagógicos, jornadas temáticas y


actos escolares, tanto para nivel inicial como para primaria. Además, en diversos momentos


del año desarrollamos las EMIS (Encuentros de mejora Institucional) con escuelas que


abordan contenidos relacionados con el juego, el arte, la historia y la naturaleza urbana. Son


espacios de encuentro, diálogo y construcción de saberes entre docentes de grado y/o salas


y las educadoras del Parque. Cada año renovamos las propuestas de paseos (patrimonio natural urbano, patrimonio artístico, lúdico e histórico). Este año desarrollamos: Buscadores de ramasaslas, Miradas que


crean mundos, Viajes y viajeros, Pasaje a los paisajes y Tallando historias. Trabajamos con


escuelas cercanas, que pueden venir caminando (DE 11y 13) y con las más alejadas, aunque


es notoria y creciente la dificultad del traslado en micro. Se suma a esta problemática la falta


de programas ciudad-escuela que colaboren en el desarrollo de experiencias directas por la


ciudad y contribuyan a la democratización del acceso a los bienes culturales. Las jornadas temáticas, se diferencian de los paseos pedagógicos en tanto son soñadas, planificadas, desarrolladas y evaluadas en conjunto con los/as docentes. En algunas


ocasiones convocan a toda una escuela, un jardín o todo un distrito. Otra diferencia es que


se abordan temáticas que trascienden y a su vez se enlazan con los patrimonios del Parque:


la literatura (las lecturas bajo los árboles), la diversidad de la naturaleza urbana ( plantaciones


de árboles en comunidad) , la diversidad de juegos tradicionales y cooperativos (construcción


de escenarios y territorios lúdicos). Enumeramos, a continuación sólo algunos nombres de


las jornadas temáticas, a modo de ejemplo: Juegos de la patria grande (2012) Un parque con


P de poesía (2013) Qué nadie quede afuera(2014) De parques juegos y jardines.(2014) El


jardín explora el parque(2015) Identidad nuestro derecho (2017) Raíces , deseos y juegos


(2017).


Todo tiene su historia y este paisaje natural urbano también.



Te invitamos a un viaje por nuestra historia

Bienvenidas y bienvendos.
Este es el libro de los árboles de nuestro Parque Avellaneda.

Los de aquí, es decir de esta ecoregión y los que son originarios de otras tierras. Podemos decir que en este espacio público conviven diferentes especies: nativas y exóticas

Un mar de pastos

Hace muchos muchos años estas tierras conformaban un extenso pastizal denominado pampa ondulada (pampa en quechua significa superficie plana), alterado por algunos bosques de pequeños árboles: talas y algarrobos. Este mar de pastos estaba serpenteado por arroyos, uno de ellos era el Cildañez.

En estas tierras vivían los querandíes.Sufrieron la violencia de la conquista y la colonización. Hoy reivindicamos su cultura ancestral que continúa vigente




Hacia mediados del siglo XVIII

La Casona:

Actualmente es sede de la gestión asociada donde se realizan mensualmente los plenarios de la Mesa de Trabajo y Consenso, espacio en el que vecinas y vecinos, trabajadoras y trabajadores junto con la gestión gubernamental cogestiona el parque.

Hacia la segunda mitad del siglo XIX se construyo el casco de estancia. En ella, en la Casona encontramos huellas de elementos arquitectónicos de diversos estilos: mansardas, techos pizarra, balcón terraza , galería , columnas de fundición, loggia italiana, escalera centenaria de cedro y un lucernario artesanal.

En la actualidad además de ser la sede de la gestión asociada la casona es Centro de Exposiciones de Arte Contemporáneo: fotografías, instalaciones, videoarte, ambientaciones, arte en red, arte textil, etc. Allí funcionan también la Biblioteca pública, el Cine y la Sala de la Memoria.

En las primeras décadas del siglo XVIII estas tierras formaban parte de la “Chacra de las huérfanas”, cuyos límites naturales de norte a sur lo constituían el arroyo Maldonado al norte y el Riachuelo al sur, respectivamente. Y lindaba con otras “chacras de pan llevar”. Concurrían en época estival las alumnas de la Escuela de Niñas Huérfanas..



Parque público

un abanico de propuestas.

En la primera década del siglo XX se crea el Parque Avellaneda, exactamente el 28 de marzo de 1914. Fue diseñado por Benito Carrasco, director de Paseos de la Municipalidad de Buenos Aires entre 1914 y 1918, le dio su impronta que lo distingue en la ciudad. Para Carrasco, los espacios libres tienen importancia “para la estética y especialmente para la salubridad de una población” y deben ser valorados por “los innumerables y valiosos beneficios que los paseos públicos reportan al pueblo”. Alrededor del parque fue creciendo el barrio. Vivió épocas de esplendor y de decadencia.

A partir del advenimiento de la democracia los vecinos y vecinas comenzaron a recuperarlo. Misión que continúa actualmente. Es el único Parque de la ciudad que se gestiona asociada y participativamente. Poseé una ley que valora y regula esta forma de gestión (1153).





¿Por qué los llamamos árboles?

El paisaje urbano de nuestro Parque es un claro ejemplo de cómo subsiste la biodiversidad natural rodeada de cemento.

Hoy ya no existen paisajes naturales intactos dentro de la ciudad, todo espacio ha sido modificado por sus habitantes, generando tensiones, en muchos casos.

Dentro de la Ciudad de Buenos Aires, el Parque Avellaneda con sus 36 hectáreas actúa como el segundo pulmón verde de la Ciudad, albergando a 120 especies arbóreas, 60 especies de aves y diversos insectos.

¿Podemos decir que en nuestro parque hay árboles de diferentes partes del mundo?




Árboles de aquí




Árboles de allá

Australia



Eucalyptus globulus

volver al mapa

Africa



Cedro del Atlas

volver al mapa

Asia



Paraíso (Melia azedarach)

volver al mapa

Europa




Roble de Eslavonia

volver al mapa

América boreal




Magnolia

volver al mapa

Pezuña de vaca


Jacaranda

volver al mapa

Palo borracho


Fumo bravo

volver al mapa

Aromo


Tala

volver al mapa

Porque crecí retorcido

y espinoso como el tala,

se me ha antojado que el árbol

me representa en sus ramas.

Algunos dirán seguro

que estorbamos en las pampas,

que la leña que brindamos,

no forma una buena brasa.

Que pa´ colmo en el invierno

parece que nos secaran,

porque se nos caen las hojas

y afeamos las barrancas.

Y otros más lamentarán,

por culpa de la alambrada,

que allí nos vamos salvando

de topadora y de hachas.

Pero olvidan los cretinos,

que nuestra sombra ocultaba

la casa de los yaguares,

del querandí su morada.

Y no saben o no quieren

saberlo por si se espantan,

que nos quedamos sin hojas

pa´que el sol llegue a otras plantas.

Que le dimos hasta nombres

para saber dónde estaban,

si en el Talar de Pacheco

o en el pueblo de Los Talas.

Pero ha querido la suerte,

más que suerte una desgracia,

que nuestro nombre del inca

coincida con el que tala.

Porque talan y destruyen,

cada vez con mayor saña,

y no es lo mismo el que tala

que dejar crecer un tala.

Tal vez un día recuerden

con algo de pena amarga,

que debajo del asfalto

hubo raíces de talas.

Que fuimos para las aves

abrigo, comida, casa,

y que en vez de criticarnos,

en el alba nos cantaban.

Y si queda alguna duda

que somos la misma raza,

prueben su fruto y verán

que era dulce nuestra alma.

De Juan Carlos Chevez: Director del área de Biodiversidad y Coordinador del Grupo de Especies en Peligro y Áreas Protegidas. Fundación de Historia Natural Félix de Azara.

Citar: Mérida, E. y J. Athor (editores). 2006. Talares bonaerenses y su conservación. Fundación de Historia Natural Félix de Azara. Buenos Aires. 260 pp.

Nuestro parque público oxigena. Es a la ciudad de Bs As como el Amazonas a nuestra america latina! Sus árboles con infinitos y diversos verdes nos cuidan y nosotros debemos cuidarlos.


Talan árboles de altísimo valor patrimonial en el Parque Avellaneda

Hace click para acceder a la noticia..

Valorarlos es curidarlos

Propuestas pedagógicas



El Palo Borracho se presenta...

Nos sentimos árboles



Propuestas pedagógicas



Propuestas pedagógicas



juli nos lee a Julio

el árbol

me representa en sus ramas

Porque crecí retorcido

y espinoso como el tala,

se me ha antojado que el árbol

me representa en sus ramas.

Algunos dirán seguro

que estorbamos en las pampas,

que la leña que brindamos,

no forma una buena brasa.

Que pa´ colmo en el invierno

parece que nos secaran,

porque se nos caen las hojas

y afeamos las barrancas.

Y otros más lamentarán,

por culpa de la alambrada,

que allí nos vamos salvando

de topadora y de hachas.

Pero olvidan los cretinos,

que nuestra sombra ocultaba

la casa de los yaguares,

del querandí su morada.

Y no saben o no quieren

saberlo por si se espantan,

que nos quedamos sin hojas

pa´que el sol llegue a otras plantas.

Que le dimos hasta nombres

para saber dónde estaban,

si en el Talar de Pacheco

o en el pueblo de Los Talas.

Pero ha querido la suerte,

más que suerte una desgracia,

que nuestro nombre del inca

coincida con el que tala.

Porque talan y destruyen,

cada vez con mayor saña,

y no es lo mismo el que tala

que dejar crecer un tala.

Tal vez un día recuerden

con algo de pena amarga,

que debajo del asfalto

hubo raíces de talas.

Que fuimos para las aves

abrigo, comida, casa,

y que en vez de criticarnos,

en el alba nos cantaban.

Y si queda alguna duda

que somos la misma raza,

prueben su fruto y verán

que era dulce nuestra alma.

De Juan Carlos Chevez: Director del área de Biodiversidad y Coordinador del Grupo de Especies en Peligro y Áreas Protegidas. Fundación de Historia Natural Félix de Azara.

Citar: Mérida, E. y J. Athor (editores). 2006. Talares bonaerenses y su conservación. Fundación de Historia Natural Félix de Azara. Buenos Aires. 260 pp.

Hernán Tolosa por su blog flora Bonaerense.

Carlos Nahuel Velazco, Valeria Arriaga y Julieta Arriaga por las voces en los videos.
Patrcia Costantini por sus saberes y sus fotos que nos permitieron realizar esta edición.

Agradecimientos

En la elaboración de este libro digital participamos en un trabajo conjunto Natalia Sol Gonzalez y Patricia Guijarrubia, condensa la experiencia y saberes del equipo de"
Aulas a cielo abierto".
Dicho grupo de trabajo está conformado, además por : Andrea Bontas, Marina Orecchio, Ana Luz Chieffo, Susana Cantore, Florencia Picyk y Romina Spaggiari.
Junio 2020



Parque Avellaneda

julio 2020