Want to make creations as awesome as this one?

No description

Transcript

La sala XVIII, dedicada a la literatura y el teatro, nos acerca al ambiente cultural del Romanticismo, una de cuyas características será la ruptura de barreras entre las artes y las relaciones e influencias mutuas entre artistas.Aquí, a través de sus retratos, conocemos a los principales literatos del momento y las figuras más destacadas de los escenarios del siglo XIX, ya que el teatro será una de las principales manifestaciones artísticas del Romanticismo.. Antonio María EsquivelVentura de la Vega leyendo en el Teatro del Príncipe1846Depósito del Museo Nacional del PradoCon una larga tradición en nuestro país, el teatro tendrá su apogeo durante el Romanticismo, cobrando gran importancia como manifestación artística y como espacio para el ocio y el encuentro social. Junto a grandes teatros como el del Príncipe o el de la Cruz, surgen también escenarios privados, como el del Liceo Artístico y Literario, donde los artistas llevaban a cabo reuniones, encuentros y representaciones.Esquivel realizó varios retratos colectivos plasmando el ambiente cultural del Romanticismo, y concretamente en esta obra representa al dramaturgo Ventura de la Vega leyendo ante los principales actores y actrices del momento, reunidos en el interior del Teatro del Príncipe.Para saber más del teatro en el Romanticismo:http://bit.ly/1XMKHHJ. Taller de Alphonse Giroux et CieBonheur du Jourca.1860El Bonheur du Jour es un mueble típicamente femenino que presenta diversos compartimentos y gran riqueza decorativa, y cuya función principal es servir de escritorio, aunque pueda tener otros usos, como el ejemplar expuesto en el Boudoir (sala XV).Este mueble-escritorio perteneció a Carolina Coronado (1820-1911) y forma parte de un conjunto de piezas donadas al museo por su familia. Carolina fue una reconocida poeta y escritora de origen extremeño, cuyo éxito provocó que fuera llamada “el Bécquer femenino”. En este bonheur probablemente realizó alguno de sus poemas o escritos defendiendo los derechos de la mujer y la abolición de la esclavitud.Conoce a Carolina Coronado a través de otras piezas del Museo relacionadas con ella:http://bit.ly/1m4Qcgd . Federico de MadrazoEl actor Julián Romea1845-1850Julián Romea fue uno de los grandes galanes de la escena isabelina, cosechando grandes éxitos con representaciones como el Sullivan de Melesville o El Hombre de mundode Ventura de la Vega, un tipo de comedias muy del gusto de la creciente burguesía decimonónica.En este retrato de busto de gran sobriedad, realizado por Federico de Madrazo, el actor aparece caracterizado para su papel en la citada obra de Ventura de la Vega, con gesto orgulloso y serio. La gradación en las tonalidades oscuras, especialmente en los negros, junto con el acabado dibujo y la utilización del fondo neutro, denotan una clara influencia velazqueña.. Manuel Cabral y Aguado Bejarano,Teodora Lamadrid en Adriana Lecouveur1853Teodora Lamadrid (1820-1896) fue una de las principales actrices de la escena madrileña, además de cantante lírica de ópera y zarzuela. Su gran éxito será la obra Adriana Lecouvreur, escrita por Eugène Scribe en 1851, papel para el que aparece caracterizada en este retrato realizado por el pintor andaluz Manuel Cabral Bejarano.La diva fue retratada y fotografiada en múltiples ocasiones, al igual que otras artistas del momento como su hermana Bárbara Lamadrid o Matilde Díez, a las que también podemos contemplar en otras obras de la sala. Teodora destacó además por su labor docente en el Real Conservatorio de Música y Declamación, donde fue maestra, entre otras, de la gran María Guerrero.Conoce a otras pioneras de los escenarios del siglo XIX en este álbum:http://bit.ly/XxnCHk