Want to make creations as awesome as this one?

No description

Transcript

En la sala VIII podemos admirar una selección de obras de temática costumbrista, tanto pinturas como estampas, realizadas por pintores románticos de la escuela madrileña. Sus principales representantes, Eugenio Lucas, Francisco Lameyer y Leonardo Alenza, influidos por la obra de Goya, aportan una visión crítica de la sociedad y sus costumbres.. Eugenio Lucas VelázquezMáscaras en un baileca. 1850Los costumbristas madrileños, influidos por Goya en cuanto a técnica y temática, se alejaron del folclorismo andaluz para adentrarse en el terreno de la imaginación, con una factura deshecha y abocetada, realizando obras satíricas y, a menudo, impregnadas de dramatismo.Eugenio Lucas, con su pincelada empastada y suelta, nos presenta a la maja, prototipo romántico, en actitud de galanteo. Aunque hay cierta crítica en las figuras grotescas del fondo, en la obra predomina el tono amable y desenfadado con una paleta clara. Los bailes de máscaras en los ambientes populares eran una vía de escape a la dura realidad y en ellos se gozaba de mayor desinhibición y libertad amorosa.. Leonardo Alenza y Nieto (D)/ Isidoro Rosell y Torres (G)Vendedor de dulces1877La colección de estampas del Museo es una de las más importantes en cuanto a calidad, cantidad y variedad temática, con interesantes muestras de tipo costumbrista. Alenza, con gran talento para el dibujo, se dedicó a reflejar diversos aspectos de la sociedad con un punto de vista crítico. Isidoro Rosell, admirador del artista, grabó 19 de sus dibujos al aguafuerte bajo la denominación de Caprichos de Alenza.Francisco Lameyer, cuyas obras se exponen también en esta sala, influido por su amigo Alenza, dibujó escenas costumbristas con tendencia caricaturesca, que él mismo grabó en la Colección de 20 dibujos grabados al aguafuerte. Sus escenas son una interesante fuente documental de la vida de las clases populares en los arrabales de Madrid.Descubre todas las piezas de esta sala: http://bit.ly/2L4icsM. Leonardo Alenza y NietoLa críticaca. 1835-1840Esta escena satírica de Leonardo Alenza representa a varios personajes grotescos que contemplan a un simio pintando un cuadro con una pequeña escoba. Se trata de una crítica a los artistas que se limitan a copiar lo que ven, sin utilizar la imaginación y la creatividad, extendiéndola además a sus admiradores, tanto críticos como público en general.Al igual que hiciera Goya, Alenza se vale de animales para denunciar los vicios humanos, presentándonos un mundo fantástico y en ocasiones macabro. El simio de esta obra alude al paisajista Jenaro Pérez Villaamil, cuyos procedimientos artísticos Alenza había caricaturizado en unos dibujos publicados en El Liceo.Conoce a Alenza dibujante: http://bit.ly/17eCu5n. Eugenio Lucas VelázquezEscena de la Inquisiciónca. 1850Las escenas de la Inquisición fueron frecuentes en la obra de Goya, como crítica abierta a la institución y sus métodos, que seguía activa en tiempos de Eugenio Lucas y no será abolida hasta 1834, durante la regencia de María Cristina.La escena se tiñe de dramatismo con fuertes contrastes lumínicos y, siguiendo la estela del maestro aragonés, Lucas critica los horrores de los autos de fe y ajusticiamientos, de tal forma que, en ocasiones, las similitudes entre ambos autores dificultan la atribución de las obras. En el interior en penumbra, un haz de luz se dirige al reo, que porta elementos alusivos a su condición, la coroza en la cabeza y la hopa o túnica sobre el cuerpo.