Want to make creations as awesome as this one?

Curso de Educación en Derechos de la Infancia y Ciudadanía Global (1ª Edición) de INTEF en colaboración con UNICEF

Transcript

INTERVENCIÓN EDUCATIVA - mi huella digital

DESTINATARIOS

+
OBJETIVOS

DESTINATARIOS Y OBJETIVOS

En este apartado se detallan los destinatarios y objetivos, así como los contenidos y actividades propuestos son coherentes y se ajustan adecuadamente a ellos.


DESTINATARIOS

Alumnos de 3º y 4º de ESO, con edades comprendidas entre los 14 y 15 años.


OBJETIVOS

Tomar conciencia de la importancia de la huella digital en la actualidad, y en el futuro. Reflexionar acerca de la importancia de su cuidado y protección.


CONTENIDOS

Datos personales en la red. Huella digital

En clave de aprendizaje

1. En Internet existe una gran información sobre nosotros que, además, se analiza de forma global.

2. Debemos cuidar los datos personales que ofrecemos de nosotros mismos en las diversas plataformas que utilizamos.

3. Por huella digital entendemos el rastro que cada uno de nosotros va dejando en Internet con sus diversas aportaciones. Esta huella se ve enriquecida con los datos que los demás ofrecen sobre nosotros.

4. Borrar nuestra huella digital es bastante difícil, siendo muy complicado lograr que determinados datos desaparezcan por completo.

5. Debemos cuidar la privacidad de nuestros perfiles en redes sociales, así como las diversas publicaciones que realizamos.

6. La información y los contenidos que generamos pueden cambiar nuestra huella digital.


ACTIVIDADES

1. Tras haber hablado sobre la huella digital con los estudiantes, pedirles que reflexionen sobre cuál es la huella digital que podría ser conveniente para ellos dentro de 10 años.

2. Luego solicitarles que identifiquen cuáles son las acciones que podrían tener una repercusión negativa para conseguir esa huella digital.

3. Recopilar dichas acciones en una hoja donde incluiremos esos “warnings” o avisos para ponerlos en el tablón de “seguridad digital”.

4. De esta forma, los estudiantes reflexionarán en primera persona, llegando a las conclusiones que necesitamos para mejorar el cuidado de su huella digital.

5. Es conveniente que esas acciones queden recogidas en un documento, hecho por ellos mismos, donde se pongan de relieve las conductas que debemos evitar.


CONTENIDOS

CONTENIDOS

Los contenidos propuestos advierten de los riesgos de una sobreexposición en RRSS, incluyen orientaciones, pautas y modelos para un uso responsable de las mismas y detallan claramente los protocolos de detección, protección y actuación para ayudar al alumnado a decidir cómo debe actuar en cada caso.


DATOS PERSONALES. HUELLA DIGITAL

DATOS PERSONALES

La cantidad de datos personales que a lo largo del tiempo vamos volcando en la red es bastante notable. Nuestros estudiantes, acostumbrados a usar un número muy elevado de servicios online, introducen cada vez más datos en lugares diferentes.


La costumbre de probar los nuevos servicios hace que, en muchos de ellos, se abran cuentas personales en espacios que después se usen tan solo dos o tres veces. Lo importante es que, aunque ese servicio no se esté utilizando, al darnos de alta obtienen nuestro nombre, nuestro correo y toda la información que se haya puesto en la página inicial. Es posible también que hayamos dado permiso para que esos datos se cedan o se vendan a terceras empresas que, a su vez, tengan sus propias políticas de datos.

Por otro lado, la elevada información sobre la vida de cada uno de nosotros en la red es también preocupante. Cualquier persona puede hacerse una idea de la vida de otra, con sus inquietudes, los lugares que visita y sus gustos según las diferentes intervenciones que se llevan a cabo en las redes sociales.

Debemos tener en cuenta que esos datos se analizan de forma global, en conjunto con el resto de los datos de otra serie de personas con las cuales estamos vinculados digitalmente. El análisis, por tanto, puede incluir cuándo nos conectamos, con quién hablamos, qué cuestiones valoramos positivamente, etc. Evidentemente, todos esos datos son muy útiles para las empresas, que tienen un acceso más completo a nuestros gustos y necesidades.


Protección de datos personales - PROTOCOLOS a tener en cuenta

Debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones que deberemos también compartir y trabajar con nuestros estudiantes.


Nombre, residencia e imágenes:

Con respecto al nombre, este se debe introducir en muy pocas ocasiones y, solamente, para cuestiones relacionadas con temas oficiales o laborales. Para el resto es mejor utilizar seudónimos o iniciales. Lo mismo con respecto a información como el lugar de residencia, de trabajo o fotografías.

Datos diarios de viajes, vacaciones, localización...

Los datos diarios que muchas veces colgamos en las redes sociales suelen implicar planes de viajes, vacaciones, lugares donde nos encontramos... Este tipo de informaciones que dan noticia exacta de dónde estamos y qué hacemos pueden ser muy valiosas para personas con intenciones delictivas. Es conveniente revisar, antes de utilizar una nueva aplicación, sus opciones de privacidad y seguridad.

Elimina los datos de las aplicaciones.

Además, tanto en los navegadores como en cualquier aplicación que guarde información, debemos borrar periódicamente los datos de navegación o datos de historial.

En cualquier momento, si piensas que tus derechos han sido vulnerados, es posible aplicar tu posibilidad de acceso, rectificación, cancelación y oposición.


Seguridad de nuestros datos y más recomendaciones

1. Usa redes seguras. Son especialmente peligrosas las redes sin seguridad de hoteles, restaurantes, aeropuertos y cafeterías. Esto se debe a que cuentan con muchos usuarios y son fáciles de crackear, por lo que se convierten en los espacios digitales más utilizados para realizar actos de ciberdelincuencia.

2. Cuando instales una aplicación móvil, revisa los requerimientos de privacidad que exija la aplicación.

En muchas ocasiones nos solicita más datos de los que necesita para funcionar y, además, lo hace durante más tiempo. Si, por ejemplo, una aplicación para viajes te solicita tener acceso a tu localización en todo momento, no será para ofrecer un mejor servicio, sino para utilizar los datos de localización con fines publicitarios o estadísticos. En cualquier momento, si piensas que tus derechos han sido vulnerados, es posible aplicar tu posibilidad de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Evita darte de alta en servicios que no vas a usar. Borra cada cierto tiempo el historial. Revisa las condiciones de privacidad de las aplicaciones.

3. Evita la publicación de futuros planes que permitan ubicarte en espacios concretos, así como ofrecer información pública sobre un nuevo servicio que vas a usar. Se han producido casos donde una persona publicaba en Facebook “voy a hacerme una cuenta de Instagram” y, antes de que la hubiera realizado, otro usuario realizaba una cuenta falsa con su nombre y avisaba a sus contactos.

4. No introduzcas datos personales sensibles ni datos bancarios en equipos de uso compartido. Muchos equipos pueden tener instalados programas capaces de hacerse con tus datos de usuarios y contraseñas, por lo que has de tener especial cuidado con cualquier información.


Otra recomendación básica es revisar las opciones de privacidad de las redes sociales. La mayor parte de ellas ofrece diferentes opciones de configuración. Léelas y selecciona las opciones que consideres. Como recomendación de seguridad y privacidad son frecuentes las siguientes pautas:

1. Acceso a fotografías: Preferiblemente solo para amigos.

2. Acceso a publicaciones: Preferiblemente solo para amigos.

3. Evita siempre que las publicaciones estén geolocalizadas.


HUELLA DIGITAL

Por huella digital entendemos el rastro que cada uno de nosotros va dejando en Internet con sus diversas aportaciones. El funcionamiento de los buscadores implica que estos datos son gestionados, copiados y tratados digitalmente. A estas huellas hay que unirle el pasado de la web, el cual que no se borra fácilmente.

En muchas ocasiones observaremos cómo determinadas páginas que ya están eliminadas de Internet siguen saliendo en los resultados de búsqueda. Como si fuera un viaje hacia el pasado, las diversas copias que gestionan los buscadores para facilitar el proceso de búsqueda aparecen todavía. Lo mismo sucede con muchos datos que dejamos en las redes sociales: podemos borrarlos, pero los buscadores han indexado muchos de esos datos antes de que los eliminemos.

Si antes ya era un tema conflictivo, ahora lo es todavía más debido a la gran cantidad de información que tenemos y facilitamos por medio del smartphone. Utilizamos diariamente nuestros teléfonos para compartir información, fotografías y ubicaciones. En otras palabras, cada día es más grande la exposición personal que tenemos debido a la tecnología. Por esta razón, es necesario que seamos conscientes de los permisos que damos a las aplicaciones. En ocasiones, otorgamos la posibilidad a una app para que utilice nuestra localización de forma constante cuando, para que nos brinde los servicios que necesitamos, quizá solo es necesario que le permitamos usar la ubicación en el momento en el que la app está activa, es decir, cuando nosotros lo requerimos. Esto mismo pasa con otra serie de herramientas que posee nuestro teléfono móvil, como el micrófono, el acelerómetro o la cámara. Aunque la mayor parte de las compañías dan la opción de revisar y eliminar cualquier fotografía, vídeo o comentario que se haya subido a su servicio, los buscadores, así como los diferentes proveedores de servicios, ya habrán reconocido y etiquetado esa información. Otra cuestión adicional es el respeto que debemos tener por la privacidad de los demás.

Si nosotros etiquetamos a diferentes personas, es bastante posible que estemos poniendo información de los demás (con su imagen, vídeos o localizaciones) sin haber pedido ningún tipo de permiso. Estas acciones contribuyen a aumentar la información sobre cada uno de nosotros, incluso aunque no utilicemos este tipo de servicios. El problema con esta gran cantidad de datos es la huella que van dejando. Cualquier acción deja una serie de huellas tras ser realizada. Una recomendación, un voto favorable, las compras que llevamos a cabo y, por supuesto, nuestras aportaciones en las redes sociales.


¿Cómo podemos borrar nuestra huella digital? - PROTOCOLOS


Borrar nuestra huella digital es algo bastante difícil. Por mucho que intentemos eliminar cualquier comentario o imagen, es bastante posible que esa información que deseamos borrar no desaparezca por completo. En relación a esto, se proponen dos posibilidades:


- Cuidar las opciones de privacidad. De forma preventiva, lo más adecuado es hacer un uso correcto de Internet y, particularmente, de las redes sociales. Para eso es necesario que cuidemos las opciones de privacidad de los perfiles y que pensemos bien en lo que queremos hacer público de nosotros mismos. Incluso antes de publicarlo es conveniente que sepamos que esa información puede permanecer en la red durante mucho tiempo, por lo que es necesario pensar dos veces antes de publicar cualquier elemento que pueda llegar a ser comprometedor para nuestra identidad digital. En este campo debemos hacer mucha incidencia en nuestras clases porque nuestros estudiantes valoran la inmediatez e impacto social que pueden tener sus actuaciones sin reflexionar demasiado sobre las consecuencias que estas pueden conllevar.

- Generar nuevas informaciones. Cuando existen informaciones que deseamos eliminar de Internet y no ha sido posible, la opción más adecuada es generar nuevas informaciones que vayan relegando a las antiguas. Esto se hace generando una reputación en redes sociales y en publicaciones web, logrando que, poco a poco, nuestra identidad digital se vea enriquecida por diversas cuestiones de las que estamos orgullosos. Si dichas publicaciones tienen relevancia, los buscadores las referenciarán en primer lugar, dejando relegada la información que no deseamos tener tan cerca.

Debemos reflexionar sobre la información que ofrecemos de nosotros mismos en Internet y hacer todo lo posible para conseguir que nuestros estudiantes comprendan la importancia tanto de su privacidad como la de los demás a la hora de publicar datos e imágenes personales.





ACTIVIDADES

ACTIVIDADES

Se describen de forma detallada las tareas así como su temporalización. Las tareas son motivadoras y ayudan a que los alumnos/as puedan saber cómo actuar en cada caso.


1. Tras haber hablado sobre la huella digital con los estudiantes, pedirles que reflexionen sobre cuál es la huella digital que podría ser conveniente para ellos dentro de 10 años.

2. Luego solicitarles que identifiquen cuáles son las acciones que podrían tener una repercusión negativa para conseguir esa huella digital.

3. Recopilar dichas acciones en una hoja donde incluiremos esos “warnings” o avisos para ponerlos en el tablón de “seguridad digital”.

4. De esta forma, los estudiantes reflexionarán en primera persona, llegando a las conclusiones que necesitamos para mejorar el cuidado de su huella digital.

5. Es conveniente que esas acciones queden recogidas en un documento, hecho por ellos mismos, donde se pongan de relieve las conductas que debemos evitar.


EVALUACIÓN

EVALUACIÓN

Se describe con detalle la evaluación de la actividad.

En clave de aprendizaje, es imprescindible que todos los estudiantes participen en todas las reflexiones conjuntas y que cuando las actividades sean individuales e impliquen la elaboración de un documento lo realicen por escrito.


1. Tras haber hablado sobre la huella digital con los estudiantes, pedirles que reflexionen sobre cuál es la huella digital que podría ser conveniente para ellos dentro de 10 años. EVALUACIÓN DEL DEBATE CONJUNTO


2. Luego solicitarles que identifiquen cuáles son las acciones que podrían tener una repercusión negativa para conseguir esa huella digital. IDENTIFICACIÓN INDIVIDUAL


3. Recopilar dichas acciones en una hoja donde incluiremos esos “warnings” o avisos para ponerlos en el tablón de “seguridad digital”. RECOPILACIÓN INDIVIDUAL


4. De esta forma, los estudiantes reflexionarán en primera persona, llegando a las conclusiones que necesitamos para mejorar el cuidado de su huella digital. REFLEXIÓN INDIVIDUAL Y CORRECCIÓN EN LAS PROPIAS REDES SOCIALES SIGUIENDO LOS PROTOCOLOS INDICADOS


5. Es conveniente que esas acciones queden recogidas en un documento, hecho por ellos mismos, donde se pongan de relieve las conductas que debemos evitar. REALIZACIÓN DEL DOCUMENTO DE ENTREGA

Fomentar entre el alumnado el uso responsable de las redes sociales.

Advertir de los principales riesgos que conlleva una sobreexposición de la vida privada.
Integrar protocolos de detección, protección y actuación que ayuden al alumnado a saber cómo actuar en cada caso.

fuente: curso de Ciberseguridad en el Entorno Educativo impartido por la Fundación Telefónica

CONTENIDOS

Los contenidos propuestos advierten de los riesgos de una sobreexposición en RRSS, incluyen orientaciones, pautas y modelos para un uso responsable de las mismas y detallan claramente los protocolos de detección, protección y actuación para ayudar al alumnado a decidir cómo debe actuar en cada caso.


DATOS PERSONALES. HUELLA DIGITAL

DATOS PERSONALES

La cantidad de datos personales que a lo largo del tiempo vamos volcando en la red es bastante notable. Nuestros estudiantes, acostumbrados a usar un número muy elevado de servicios online, introducen cada vez más datos en lugares diferentes.


La costumbre de probar los nuevos servicios hace que, en muchos de ellos, se abran cuentas personales en espacios que después se usen tan solo dos o tres veces. Lo importante es que, aunque ese servicio no se esté utilizando, al darnos de alta obtienen nuestro nombre, nuestro correo y toda la información que se haya puesto en la página inicial. Es posible también que hayamos dado permiso para que esos datos se cedan o se vendan a terceras empresas que, a su vez, tengan sus propias políticas de datos.

Por otro lado, la elevada información sobre la vida de cada uno de nosotros en la red es también preocupante. Cualquier persona puede hacerse una idea de la vida de otra, con sus inquietudes, los lugares que visita y sus gustos según las diferentes intervenciones que se llevan a cabo en las redes sociales.

Debemos tener en cuenta que esos datos se analizan de forma global, en conjunto con el resto de los datos de otra serie de personas con las cuales estamos vinculados digitalmente. El análisis, por tanto, puede incluir cuándo nos conectamos, con quién hablamos, qué cuestiones valoramos positivamente, etc. Evidentemente, todos esos datos son muy útiles para las empresas, que tienen un acceso más completo a nuestros gustos y necesidades.


Protección de datos personales - PROTOCOLOS a tener en cuenta

Debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones que deberemos también compartir y trabajar con nuestros estudiantes.


Nombre, residencia e imágenes:

Con respecto al nombre, este se debe introducir en muy pocas ocasiones y, solamente, para cuestiones relacionadas con temas oficiales o laborales. Para el resto es mejor utilizar seudónimos o iniciales. Lo mismo con respecto a información como el lugar de residencia, de trabajo o fotografías.

Datos diarios de viajes, vacaciones, localización...

Los datos diarios que muchas veces colgamos en las redes sociales suelen implicar planes de viajes, vacaciones, lugares donde nos encontramos... Este tipo de informaciones que dan noticia exacta de dónde estamos y qué hacemos pueden ser muy valiosas para personas con intenciones delictivas. Es conveniente revisar, antes de utilizar una nueva aplicación, sus opciones de privacidad y seguridad.

Elimina los datos de las aplicaciones.

Además, tanto en los navegadores como en cualquier aplicación que guarde información, debemos borrar periódicamente los datos de navegación o datos de historial.

En cualquier momento, si piensas que tus derechos han sido vulnerados, es posible aplicar tu posibilidad de acceso, rectificación, cancelación y oposición.


Seguridad de nuestros datos y más recomendaciones

1. Usa redes seguras. Son especialmente peligrosas las redes sin seguridad de hoteles, restaurantes, aeropuertos y cafeterías. Esto se debe a que cuentan con muchos usuarios y son fáciles de crackear, por lo que se convierten en los espacios digitales más utilizados para realizar actos de ciberdelincuencia.

2. Cuando instales una aplicación móvil, revisa los requerimientos de privacidad que exija la aplicación.

En muchas ocasiones nos solicita más datos de los que necesita para funcionar y, además, lo hace durante más tiempo. Si, por ejemplo, una aplicación para viajes te solicita tener acceso a tu localización en todo momento, no será para ofrecer un mejor servicio, sino para utilizar los datos de localización con fines publicitarios o estadísticos. En cualquier momento, si piensas que tus derechos han sido vulnerados, es posible aplicar tu posibilidad de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Evita darte de alta en servicios que no vas a usar. Borra cada cierto tiempo el historial. Revisa las condiciones de privacidad de las aplicaciones.

3. Evita la publicación de futuros planes que permitan ubicarte en espacios concretos, así como ofrecer información pública sobre un nuevo servicio que vas a usar. Se han producido casos donde una persona publicaba en Facebook “voy a hacerme una cuenta de Instagram” y, antes de que la hubiera realizado, otro usuario realizaba una cuenta falsa con su nombre y avisaba a sus contactos.

4. No introduzcas datos personales sensibles ni datos bancarios en equipos de uso compartido. Muchos equipos pueden tener instalados programas capaces de hacerse con tus datos de usuarios y contraseñas, por lo que has de tener especial cuidado con cualquier información.


Otra recomendación básica es revisar las opciones de privacidad de las redes sociales. La mayor parte de ellas ofrece diferentes opciones de configuración. Léelas y selecciona las opciones que consideres. Como recomendación de seguridad y privacidad son frecuentes las siguientes pautas:

1. Acceso a fotografías: Preferiblemente solo para amigos.

2. Acceso a publicaciones: Preferiblemente solo para amigos.

3. Evita siempre que las publicaciones estén geolocalizadas.


HUELLA DIGITAL

Por huella digital entendemos el rastro que cada uno de nosotros va dejando en Internet con sus diversas aportaciones. El funcionamiento de los buscadores implica que estos datos son gestionados, copiados y tratados digitalmente. A estas huellas hay que unirle el pasado de la web, el cual que no se borra fácilmente.

En muchas ocasiones observaremos cómo determinadas páginas que ya están eliminadas de Internet siguen saliendo en los resultados de búsqueda. Como si fuera un viaje hacia el pasado, las diversas copias que gestionan los buscadores para facilitar el proceso de búsqueda aparecen todavía. Lo mismo sucede con muchos datos que dejamos en las redes sociales: podemos borrarlos, pero los buscadores han indexado muchos de esos datos antes de que los eliminemos.

Si antes ya era un tema conflictivo, ahora lo es todavía más debido a la gran cantidad de información que tenemos y facilitamos por medio del smartphone. Utilizamos diariamente nuestros teléfonos para compartir información, fotografías y ubicaciones. En otras palabras, cada día es más grande la exposición personal que tenemos debido a la tecnología. Por esta razón, es necesario que seamos conscientes de los permisos que damos a las aplicaciones. En ocasiones, otorgamos la posibilidad a una app para que utilice nuestra localización de forma constante cuando, para que nos brinde los servicios que necesitamos, quizá solo es necesario que le permitamos usar la ubicación en el momento en el que la app está activa, es decir, cuando nosotros lo requerimos. Esto mismo pasa con otra serie de herramientas que posee nuestro teléfono móvil, como el micrófono, el acelerómetro o la cámara. Aunque la mayor parte de las compañías dan la opción de revisar y eliminar cualquier fotografía, vídeo o comentario que se haya subido a su servicio, los buscadores, así como los diferentes proveedores de servicios, ya habrán reconocido y etiquetado esa información. Otra cuestión adicional es el respeto que debemos tener por la privacidad de los demás.

Si nosotros etiquetamos a diferentes personas, es bastante posible que estemos poniendo información de los demás (con su imagen, vídeos o localizaciones) sin haber pedido ningún tipo de permiso. Estas acciones contribuyen a aumentar la información sobre cada uno de nosotros, incluso aunque no utilicemos este tipo de servicios. El problema con esta gran cantidad de datos es la huella que van dejando. Cualquier acción deja una serie de huellas tras ser realizada. Una recomendación, un voto favorable, las compras que llevamos a cabo y, por supuesto, nuestras aportaciones en las redes sociales.


¿Cómo podemos borrar nuestra huella digital? - PROTOCOLOS


Borrar nuestra huella digital es algo bastante difícil. Por mucho que intentemos eliminar cualquier comentario o imagen, es bastante posible que esa información que deseamos borrar no desaparezca por completo. En relación a esto, se proponen dos posibilidades:


- Cuidar las opciones de privacidad. De forma preventiva, lo más adecuado es hacer un uso correcto de Internet y, particularmente, de las redes sociales. Para eso es necesario que cuidemos las opciones de privacidad de los perfiles y que pensemos bien en lo que queremos hacer público de nosotros mismos. Incluso antes de publicarlo es conveniente que sepamos que esa información puede permanecer en la red durante mucho tiempo, por lo que es necesario pensar dos veces antes de publicar cualquier elemento que pueda llegar a ser comprometedor para nuestra identidad digital. En este campo debemos hacer mucha incidencia en nuestras clases porque nuestros estudiantes valoran la inmediatez e impacto social que pueden tener sus actuaciones sin reflexionar demasiado sobre las consecuencias que estas pueden conllevar.

- Generar nuevas informaciones. Cuando existen informaciones que deseamos eliminar de Internet y no ha sido posible, la opción más adecuada es generar nuevas informaciones que vayan relegando a las antiguas. Esto se hace generando una reputación en redes sociales y en publicaciones web, logrando que, poco a poco, nuestra identidad digital se vea enriquecida por diversas cuestiones de las que estamos orgullosos. Si dichas publicaciones tienen relevancia, los buscadores las referenciarán en primer lugar, dejando relegada la información que no deseamos tener tan cerca.

Debemos reflexionar sobre la información que ofrecemos de nosotros mismos en Internet y hacer todo lo posible para conseguir que nuestros estudiantes comprendan la importancia tanto de su privacidad como la de los demás a la hora de publicar datos e imágenes personales.

ACTIVIDADES

Se describen de forma detallada las tareas así como su temporalización. Las tareas son motivadoras y ayudan a que los alumnos/as puedan saber cómo actuar en cada caso.


1. Tras haber hablado sobre la huella digital con los estudiantes, pedirles que reflexionen sobre cuál es la huella digital que podría ser conveniente para ellos dentro de 10 años.

2. Luego solicitarles que identifiquen cuáles son las acciones que podrían tener una repercusión negativa para conseguir esa huella digital.

3. Recopilar dichas acciones en una hoja donde incluiremos esos “warnings” o avisos para ponerlos en el tablón de “seguridad digital”.

4. De esta forma, los estudiantes reflexionarán en primera persona, llegando a las conclusiones que necesitamos para mejorar el cuidado de su huella digital.

5. Es conveniente que esas acciones queden recogidas en un documento, hecho por ellos mismos, donde se pongan de relieve las conductas que debemos evitar.

DESTINATARIOS Y OBJETIVOS

En este apartado se detallan los destinatarios y objetivos, así como los contenidos y actividades propuestos son coherentes y se ajustan adecuadamente a ellos.


DESTINATARIOS

Alumnos de 3º y 4º de ESO, con edades comprendidas entre los 14 y 15 años.


OBJETIVOS

Tomar conciencia de la importancia de la huella digital en la actualidad, y en el futuro. Reflexionar acerca de la importancia de su cuidado y protección.


CONTENIDOS

Datos personales en la red. Huella digital

En clave de aprendizaje

1. En Internet existe una gran información sobre nosotros que, además, se analiza de forma global.

2. Debemos cuidar los datos personales que ofrecemos de nosotros mismos en las diversas plataformas que utilizamos.

3. Por huella digital entendemos el rastro que cada uno de nosotros va dejando en Internet con sus diversas aportaciones. Esta huella se ve enriquecida con los datos que los demás ofrecen sobre nosotros.

4. Borrar nuestra huella digital es bastante difícil, siendo muy complicado lograr que determinados datos desaparezcan por completo.

5. Debemos cuidar la privacidad de nuestros perfiles en redes sociales, así como las diversas publicaciones que realizamos.

6. La información y los contenidos que generamos pueden cambiar nuestra huella digital.


ACTIVIDADES

1. Tras haber hablado sobre la huella digital con los estudiantes, pedirles que reflexionen sobre cuál es la huella digital que podría ser conveniente para ellos dentro de 10 años.

2. Luego solicitarles que identifiquen cuáles son las acciones que podrían tener una repercusión negativa para conseguir esa huella digital.

3. Recopilar dichas acciones en una hoja donde incluiremos esos “warnings” o avisos para ponerlos en el tablón de “seguridad digital”.

4. De esta forma, los estudiantes reflexionarán en primera persona, llegando a las conclusiones que necesitamos para mejorar el cuidado de su huella digital.

5. Es conveniente que esas acciones queden recogidas en un documento, hecho por ellos mismos, donde se pongan de relieve las conductas que debemos evitar.

EVALUACIÓN

Se describe con detalle la evaluación de la actividad.

En clave de aprendizaje, es imprescindible que todos los estudiantes participen en todas las reflexiones conjuntas y que cuando las actividades sean individuales e impliquen la elaboración de un documento lo realicen por escrito.


1. Tras haber hablado sobre la huella digital con los estudiantes, pedirles que reflexionen sobre cuál es la huella digital que podría ser conveniente para ellos dentro de 10 años. EVALUACIÓN DEL DEBATE CONJUNTO


2. Luego solicitarles que identifiquen cuáles son las acciones que podrían tener una repercusión negativa para conseguir esa huella digital. IDENTIFICACIÓN INDIVIDUAL


3. Recopilar dichas acciones en una hoja donde incluiremos esos “warnings” o avisos para ponerlos en el tablón de “seguridad digital”. RECOPILACIÓN INDIVIDUAL


4. De esta forma, los estudiantes reflexionarán en primera persona, llegando a las conclusiones que necesitamos para mejorar el cuidado de su huella digital. REFLEXIÓN INDIVIDUAL Y CORRECCIÓN EN LAS PROPIAS REDES SOCIALES SIGUIENDO LOS PROTOCOLOS INDICADOS


5. Es conveniente que esas acciones queden recogidas en un documento, hecho por ellos mismos, donde se pongan de relieve las conductas que debemos evitar. REALIZACIÓN DEL DOCUMENTO DE ENTREGA

Datos personales en la red. Huella digital

La cantidad de datos personales que a lo largo del tiempo vamos volcando en la red es bastante notable. Nuestros estudiantes, acostumbrados a usar un número muy elevado de servicios online, introducen cada vez más datos en lugares diferentes.


La costumbre de probar los nuevos servicios hace que, en muchos de ellos, se abran cuentas personales en espacios que después se usen tan solo dos o tres veces. Lo importante es que, aunque ese servicio no se esté utilizando, al darnos de alta obtienen nuestro nombre, nuestro correo y toda la información que se haya puesto en la página inicial.


La elevada información sobre la vida de cada uno de nosotros en la red es también preocupante. Cualquier persona puede hacerse una idea de la vida de otra, con sus inquietudes, los lugares que visita y sus gustos según las diferentes intervenciones que se llevan a cabo en las redes sociales.


Debemos tener en cuenta que esos datos se analizan de forma global, en conjunto con el resto de los datos de otra serie de personas con las cuales estamos vinculados digitalmente. El análisis, por tanto, puede incluir cuándo nos conectamos, con quién hablamos, qué cuestiones valoramos positivamente, etc. Evidentemente, todos esos datos son muy útiles para las empresas, que tienen un acceso más completo a nuestros gustos y necesidades.


Por huella digital entendemos el rastro que cada uno de nosotros va dejando en Internet con sus diversas aportaciones.


Descarga en este enlace una plantilla para carteles personales de los estudiantes sobre la huella digital.