Want to make creations as awesome as this one?

No description

More creations to inspire you

Transcript

La antecámara es todavía una estancia de paso antes de introducirnos en los salones más lujosos del palacio. Techos decorados y elegantes estucos en las paredes nos indican el elevado estatus económico y social de los dueños de la casa.Las obras que en ella se exponen continúan trazando la biografía de Isabel II, desde que fue nombrada mayor de edad -y por tanto reina- con tan sólo 13 años, el matrimonio con su primo Francisco de Asís y los derroteros de su reinado.. AnónimoSátira de la monarquía isabelinaca. 1868Aunque con el encargo del cuadro de Porion se intentase mostrar el apoyo de las instituciones militares y políticas al gobierno de Isabel II, la realidad mostraba el descontento de la mayoría de la población ante la difícil situación política y social que el país sufría. De ello surgen representaciones populares y satíricas como esta escultura de barro policromado que se expone en el centro de la sala, sobre el velador, que muestra a la reina y a su marido extenuando con su peso a una mula, símbolo de España, criticándose así veladamente lo que la monarquía estaba suponiendo para el país: una excesiva carga difícil de soportar.Para saber más sobre la figura de Isabel II en las colecciones del Museo del Romanticismo, consulta este álbum de Flickr:http://bit.ly/1Pggi1V. Charles PorionIsabel II pasando revista a las tropas1867Presidiendo la antecámara, este grandioso retrato ecuestre de Isabel II pintado por Charles Porion en 1867, nos presenta a la reina como Capitán General de los Ejércitos, acompañada por su marido y rodeada de militares y políticos que, con su presencia, confirman el apoyo de las instituciones a su reinado en un momento en que éste sufría fuertes críticas.Espartero, Narváez y O´Donnell, entre otros, acompañan a la reina en este retrato, e influyeron de manera decisiva en sus decisiones políticas, abocando su reinado a un precipitado final en 1868, tras el triunfo de La Gloriosa, revolución que obligó a Isabel II a abandonar España.