Want to make creations as awesome as this one?

No description

Transcript

Carlos Luis de RiberaIsabel II, niñaca. 1835 (Depósito del Museo del Prado)La temática de las primeras salas del Museo introduce al visitante en el contexto histórico del Romanticismo en España, el reinado de Isabel II (1833-1868). Primogénita de Fernando VII y María Cristina de Borbón, su nacimiento en 1830 no solucionó el problema sucesorio. Aunque se anuló la Ley Sálica para que pudiese heredar el trono, la muerte de su padre cuando ella contaba con tres años de edad dio comienzo a un conflicto dinástico con su tío Carlos María Isidro.Por ello, los partidarios de Isabel iniciaron una campaña de legitimación que incluía la producción de numerosas imágenes artísticas. En este retrato oficial la niña posa rodeada de los símbolos del poder monárquico, como el trono, la corona o el cetro.. Vicente LópezIsabel II estudiando geografíaca. 1843Esta es una de las representaciones más singulares de Isabel II niña. En lugar de aparecer rodeada por los símbolos habituales de la monarquía, posa junto a un globo terráqueo y sosteniendo un mapa, enfatizando así la importancia de la formación para el desempeño de su cargo. Formación que, sin embargo, concluiría poco después, al ser declarada mayor de edad con trece años.La obra es una versión de un cuadro realizado por el mismo artista destinado a la madre de la reina, lo que explica esta visión más íntima de la monarca. María Cristina de Borbón, exiliada entonces en París, quedó impresionada por el realismo de este retrato, que hacía pareja con el de su otra hija, Luisa Fernanda, estudiando música.. Valentín CardereraMaría Cristina de Borbónca. 1831María Cristina de Borbón, cuarta esposa de Fernando VII y madre de Isabel II, desempeñó un papel fundamental durante parte de la minoría de edad de la monarca. Tras la muerte de Fernando VII en 1833 María Cristina asumió la regencia del reino al tiempo que estallaba la primera Guerra Carlista. La lucha por el trono obligó a la Reina Gobernadora a buscar apoyos para su hija entre los sectores liberales, frente a los partidarios del infante don Carlos, de ideología absolutista, marcando así el devenir político del país. Su labor como regente se extendió hasta 1840. Obligada a exiliarse, la relevó en el cargo el general Baldomero Espartero, héroe de la recién terminada primera Guerra Carlista.. Veladorca. 1840En el vestíbulo, la sala de recepción del palacio, ya apreciamos uno de los objetivos fundamentales del Museo del Romanticismo: introducir al visitante en los modos de vida y costumbres de la época mediante una cuidada recreación de los ambientes de un palacio del siglo XIX.Para conseguirlo, el mobiliario juega un papel fundamental. La colección del Museo refleja la variedad de tipologías que, en relación con cada estancia y su uso, se dio en este periodo. También está presente el eclecticismo que caracterizó a los muebles de esta etapa. Es el caso de esta mesa velador que mezcla arcos apuntados de carácter medieval, estilo muy del gusto del Romanticismo, con el clasicismo de las columnas pareadas.Si quieres conocer los distintos estilos y tipos de mobiliario presentes en el Museo, pincha aquí: http://bit.ly/1O8EvWr. El vestíbulo era la estancia que daba acceso a la planta noble del palacio, destinada al uso de la familia propietaria y a la recepción de invitados. Actualmente es la primera sala del recorrido, y en ella entramos de lleno en el momento histórico en el que se desarrolla el Romanticismo en España, el reinado de Isabel II (1833-1868), concretamente en la etapa de la minoría de edad de la monarca.