Want to make creations as awesome as this one?

No description

More creations to inspire you

Transcript

6

3

4

La Valponasca

2

1

5

Casa del tifus

Casa del sastre

Casa Maccagno y Casa Bodrato

Colegio FMA

EL COLEGIO DE MORNESEEn la colina de Borgoalto María Mazzarello tuvo una visión después de la enfermedad del tifus. Sintió una voz que le decía: “A ti te las confío”.El colegio, situado en dicha colina, es la primera casa madre del Instituto de las Hijas de Maria Auxiliadora. Fue construido por Don Pestarino (cura del pueblo) con la aprobación de Don Bosco, como colegio para los chicos del pueblo. Corría el año 1864, todos los habitantes colaboraron en la construcción. Pasado un tiempo Don Boscotoma la decisión de que el colegio sería para las chicas y se instalarían allí lasSalesianas.El día 23 de mayo de 1872 María Mazzarello y sus compañeras se trasladan allí; el 5 deagosto del mismo año hicieron la profesión religiosa como Hijas de Maria Auxiliadora.El colegio era la casa de la alegría, del amor de Dios. Aquí se vivió el espíritu deMornese que después se extendería por todos los rincones de la tierra.El trabajo y el estudio eran medios educativos auténticos, no solo porque a través deestos fue posible acceder a bienes materiales o culturales, sino porque ofrecían laposibilidad de realización personal, crecimiento humano y capacitación profesionalfemenina. Es una entrega total a los demás.

Casa natal

CASA NATALUna casa modesta, construida en piedra, situada en un lugar de Mornese llamado IMazzarelli (apellido de las familias que allí vivían). En ella nace María Mazzarello el 9de mayo de 1837, hija de José y de Magdalena. Fue la primogénita de diez hijos. Vivió en esta casa hasta 1849. Aquí vivían también las familias de dos hermanos de su padre.La familia, rica en relaciones interpersonales, muy ligada a la tierra con diferentes trabajos y responsabilidades, cercana a otros habitantes … todo esto influyó positivamente en la personalidad de María Mazzarello, desarrollando en ella, desde pequeña, la disponibilidad al diálogo y a la comunicación.Maín vive sus primeros años en esta casa, al lado de su familia. No se alejaba de ella, si no era para ir al campo donde trabajaba su padre, o a la iglesia, acompañada de su madre. Al ser la primera, Maín ayudó mucho a sus padres en el cuidado de sus hermanos, su ejemplo era muy importante para ellos.Entrando en la casa natal se respira un ambiente sencillo, humilde, donde las pequeñas cosas cobran sentido.

LA VALPONASCALa familia aumentaba y el padre de Maín decidió ir a vivir a La Valponasca. Andando desde Mornese se puede tardar unos 45 minutos. Allí Maín vive los años de la adolescencia y juventud, era una chica llena de vida, alegre e inteligente. En la Valponasca el ritmo de vida le cambia. Además de ayudar a su madre con sus hermanos también se convierte en gran ayuda para su padre. De buena mañana bajaba al pozo a por agua y adelantaba todo el trabajo que podía. En el campo, con las viñas, era incansable, ni si quiera los hombres le podían seguir.En la Valponasca, Maín encuentra un sitio especial. Era una ventana pequeña que estaba en el piso de arriba. Desde allí contemplaba la Iglesia y se sentía unida a Jesús.Rezaba ella y también se convirtió en un punto de encuentro, cada tarde, donde toda la familia se juntaba para rezar.Maín aprendió en la Valponasca a vivir en el cotidiano una intensa vida espiritual. Aquí, donde solo el viento que sopla en todas las direcciones rompe el silencio, Maín aprendió a vivir la contemplación, aquella que según el evangelio, se hace cargo de los demás. Trabajo y oración sostenían su juventud.

EL COLEGIO DE MORNESEEn la colina de Borgoalto María Mazzarello tuvo una visión después de la enfermedad del tifus. Sintió una voz que le decía: “A ti te las confío”.El colegio, situado en dicha colina, es la primera casa madre del Instituto de las Hijas de Maria Auxiliadora. Fue construido por Don Pestarino (cura del pueblo) con la aprobación de Don Bosco, como colegio para los chicos del pueblo. Corría el año 1864, todos los habitantes colaboraron en la construcción. Pasado un tiempo Don Bosco toma la decisión de que el colegio sería para las chicas y se instalarían allí las Salesianas.El día 23 de mayo de 1872 María Mazzarello y sus compañeras se trasladan allí; el 5 deagosto del mismo año hicieron la profesión religiosa como Hijas de Maria Auxiliadora.El colegio era la casa de la alegría, del amor de Dios. Aquí se vivió el espíritu de Mornese que después se extendería por todos los rincones de la tierra.El trabajo y el estudio eran medios educativos auténticos, no solo porque a través de estos fue posible acceder a bienes materiales o culturales, sino porque ofrecían la posibilidad de realización personal, crecimiento humano y capacitación profesional femenina. Es una entrega total a los demás.

LA CASA DEL SASTRE, VALENTIN CAMPI. Pasando exactamente cerca del taller del Campi le vino a María una idea: "Si supiera arreglármelas mejor en el trabajo con la aguja, si supiera trabajar como costurera, cuántas jovencitas podría reunir. A las más pequeñitas quisiera enseñarles a hacer las medias, a coser, a remendar; a las mayores les enseñaría a preparar la propia ropa, a hacerse sus propios vestidos y las tendría mientras tanto, lejos de los peligros, de las conversaciones superficiales, de la vanidad. Las acercaría al Señor y a la Virgen. Necesitaría capacitarme para todo esto"(de la Cronistoria del Instituto HMA). Y aquí, en esta casa, inmediatamente después de la Pascua del 1861 María y su amiga Petronila iniciaron su aprendizaje

CASA MACCAGNOAngela Maccagno era una muchacha de Mornés. Aconsejada por don Pestarino había estudiado en Genova y enseñaba en la escuela municipal del pueblo. En esta casa de Angela Maccagno, María y Petronila pudieron dar una estabilidad inicial al taller de costura y al oratorio.CASA BODRATOLa alegría, el trabajo y la familiaridad que se vive en esta casa suscita la confianza y la credibilidad de las familias. Un día, llamó a la puerta un comerciante viudo, pidió a Maín que sus dos hijas se pudieran quedar allí durante toda la semana, ya que él teníaque ir a trabajar y no las podía dejar solas. La casa Bodrato estaba enfrente del taller. Allí alquilaron dos habitaciones para hospedar a las niñas huérfanas. Fue la primera casa-familia.Esta casa está situada en la misma calle que lleva hacia la iglesia.

LA CASA DEL TIFUSEl padre de Maín compró esta casa en la Via de la Valgelata en marzo de 1858. Uno de los motivos por los que dejaron la Valponasca y volvieron al pueblo, fue por un robo mientras estaban en el campo; se llevaron todos los ahorros. La casa estaba demasiado aislada.A Maín le pareció bien la idea de regresar a Mornese, así podía estar más cerca de la iglesia.Esta casa nos recuerda la enfermedad de Maín, el tifus. Don Pestarino había pedido a su padre que fuera a cuidar a sus primos. El padre no lo veía claro por el peligro delcontagio, pero después de hablar con ella, pensó que si quería ir él no se lo impediría.Maín se contagió. Para ella fue una enfermedad grave y larga. Enfermó el 15 de agosto de 1860, día de la Virgen de la Asunción, y se levantó el 6 de octubre, después de 52 días de enfermedad.A partir de entonces, Maín solo vivía con la confianza puesta en Dios. Esta enfermedad cambió su vida. Sus fuerzas se habían debilitado, ya no podía volver al campo. Fue a partir de ahí donde descubrió que podía hacer mucho bien a las chicas de Mornese.