Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

MINDFULTIPS 8

Reconoce y acepta lo que sucedece

COVID 19

La intención de esta práctica no es eliminar tu ansiedad, sino ayudarte a lidiar mejor con ella. Tú puedes cambiar la manera en la que te acercas a la ansiedad, dejando de rechazarla y en cambio observando las sensaciones, emociones y pensamientos que experimentas con un poco más de neutralidad, sin identificarte con ellos. Recuerda dejando de ser el protagonista y siendo un observar atento y no enjuiciador de tu experiencia.

La propuesta de la atención plena en relación a la ansiedad y sus síntomas, tanto mentales como físicos, es reconocer y aceptar lo que sucede, cambiando la relación que tienes con la ansiedad, ya que eliminarla ¡no es rápido, ni sencillo!, pero con la práctica podemos darle un enfoque diferente y un mejor manejo.

¿Qué te parece si practicamos un poco de mindfulness para disminuir la ansiedad y tensión?

Siéntate de forma cómoda, manteniendo la espalda recta y los hombros relajados. Apoya las manos en las piernas, sobre tus muslos. Percibe todo el espacio que te rodea… Inhala profundamente, exhalando por la nariz o por la boca, como lo prefieras.

Toma consciencia de tu postura, del peso de tu cuerpo … de los puntos de contacto con la superficie en la que te encuentras.

Ahora conecta con tu respiración natural, el aire que entra y sale de tu nariz… siente los movimientos que la respiración provoca en tu cuerpo…

Empieza ahora a escanear tu cuerpo… desde la cabeza, bajando poco a poco hasta los pies, de manera uniforme, observando todas las sensaciones presentes…

¿Qué sensaciones y emociones emergen en tu cuerpo hoy? Pesadez, ligereza, quietud, agitación. Observa qué está presente. No hay necesidad de cambiar nada simplemente con apertura y curiosidad explora. Reconoce cómo es habitar tu cuerpo conscientemente.

¿Sabes? La ansiedad es algo que puede afectarte a nivel mental y también físico. [...]

Quizás tú, como muchas personas, hayas experimentado cansancio o agotamiento, incluso sin haber hecho esfuerzos físicos; tensiones musculares, sudoración o dolores, dificultad para dormir... sí, lo mental y lo físico están siempre estrechamente relacionados.