Want to make creations as awesome as this one?

Reto en el año del centenario

Transcript

LA SOMBRA DEL CIPRÉS ES ... ABULENSE

EL RETO

¿QUIÉNES SOMOS?

JUGAR

EL CENTENARIO

1920 - 2020

El 17 de octubre de 1920 venía al mundo Miguel Delibes Setién, en Valladolid. Sin duda alguna, la pluma castellana por excelencia en el siglo XX y el escritor que ha sabido reflejar en su prosa el alma de la meseta norte. Celebramos este año el aniversario de su nacimiento. Visita su fundación para aprender sobre él:

EL RETO

¿QUIÉNES SOMOS?

JUGAR

EL CENTENARIO

http://www.fundacionmigueldelibes.es/

La Asociación de Novelistas La Sombra del Ciprés nace en el año 2014 con el objetivo de ser un punto de encuentro entre los escritores abulenses, donde puedan compartir experiencias sobre el proceso de escritura y publicación de un libro, pero también para disfrutar en compañía de su amor por la literatura, así como promoverla mediante diferentes iniciativas. Algunas de estas iniciativas, como el libro colectivo o la gala de entrega de premios, se han consolidado con el tiempo, dando un prestigio a la asociación que en los últimos años no solo ha visto incrementar su número de socios —más de 80 en la actualidad, de distintos lugares de España— sino también las actividades llevadas a cabo.

EL RETO

¿QUIÉNES SOMOS?

JUGAR

EL CENTENARIO

http://asociaciondenovelistas.com/

En 1948 Miguel Delibes, entonces un desconocido escritor, gana el premio Nadal por su novela de 1947 "La sombra del ciprés es alargada". La primera parte de esta novela describe la vida de una ciudad de provincias a principios del siglo XX, pero al mismo tiempo Delibes usa Ávila y sus estampas como un protagonista más de la novela.Aprovechando las andanzas de Pedro y la descripción del Ávila de hace más de cien años, queremos proponer un reto en el que se mezclen el texto de Delibes, conocimientos históricos y conocimientos de Ávila. Se proponen varias preguntas que no persiguen ser fáciles, pero tampoco imposibles. Tener el libro a mano ayudará, pero no es imprescindible.Ilustra cada pregunta un texto de la obra de Delibes realtivo a la misma, así como una imagen extraída de la base de datos de José Luis Pajares en Flickr, agradeciéndole su labor documental para preservar Ávila.

EL RETO

¿QUIÉNES SOMOS?

JUGAR

EL CENTENARIO

https://www.flickr.com/photos/avilas/

El reto 1 de 2

Siguiente

El objetivo del reto es adivinar la clave secreta que abrirá una caja de caudales, donde una exclusiva sorpresa espera al avezado jugador. Los dígitos se obtendrán acertando las 7 preguntas propuestas en un mapa de la ciudad (una de ellas aporta dos dígitos). No es necesario resolverlas en orden, cada pregunta es independiente de las anteriores, aunque siguen la cronología de la novela.Cada pregunta tiene varias posibles opciones, solo una es la correcta. Aunque se puede intentar el método de "prueba y error", recomendamos intentar adivinarlas con la investigación y el esfuerzo, lo que conllevará un mejor conocimiento de Ávila y de la obra de Delibes.También hay una ayuda representada por el símbolo de interrogación. Recomendamos acudir a ella solo despues de intentar averiguar la respuesta sin otras ayudas. Para dar con la solución puede hacer falta ir a fuentes externas, disponibles en internet.

EL RETO

¿QUIÉNES SOMOS?

JUGAR

EL CENTENARIO

Anterior

El reto 2 de 2

LOS CUATRO POSTES

LA CASA DE DON MATEO

LA FÁBRICA DE HARINAS

EL MERCADO DE GANADOS

PALCIO DE LOS POLENTINOS

EL CEMENTERIO

1

2

3

5

6

4

LA MUERTE DE ALFREDO

7

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

LA CASA DE DON MATEO LEDESMA

...hasta llegar a la placita silente donde habitaba don Mateo. Era una plaza rectangular con una meseta en el centro, a la que se llegaba merced al auxilio de tres escalones de piedra. En la meseta crecían unos árboles gigantescos que cobijaban bajo sí una fuente de agua cristalina, llena de rumores y ecos extraños. Del otro lado de la plaza, cerraba sus confines una mansión añosa e imponente, donde un extraño relieve, protegido en una hornacina, hablaba de hombres y tiempos remotos; hombres y tiempos idos, pero cuya historia perduraba amarrada a aquellas piedras milenarias.

376

Ubicar la casa de La sombra del ciprés es fácil con las referencias del libro de Delibes. Pero en la película que filmó en 1990 Luis Alcoriza la casa a donde llega Pedro es otra distinta. ¿A qué distancia aproximada en línea recta está esta casa de la de la novela?

237

153

297

193

Se recomienda utilizar Google Maps, usando la función para medir distancias. La llegada a Ávila en la película de Alcoriza se encuentra enyoutube

LA CASA DE DON MATEO LEDESMA

...hasta llegar a la placita silente donde habitaba don Mateo. Era una plaza rectangular con una meseta en el centro, a la que se llegaba merced al auxilio de tres escalones de piedra. En la meseta crecían unos árboles gigantescos que cobijaban bajo sí una fuente de agua cristalina, llena de rumores y ecos extraños. Del otro lado de la plaza, cerraba sus confines una mansión añosa e imponente, donde un extraño relieve, protegido en una hornacina, hablaba de hombres y tiempos remotos; hombres y tiempos idos, pero cuya historia perduraba amarrada a aquellas piedras milenarias.

376

Ubicar la casa de La sombra del ciprés es fácil con las referencias del libro de Delibes. Pero en la película que filmó en 1990 Luis Alcoriza la casa a donde llega Pedro es otra distinta. ¿A qué distancia aproximada en línea recta está esta casa de la de la novela?

237

153

297

193

Se recomienda utilizar Google Maps, usando la función para medir distancias. La llegada a Ávila en la película de Alcoriza se encuentra en youtube

LA CASA DE DON MATEO LEDESMA

...hasta llegar a la placita silente donde habitaba don Mateo. Era una plaza rectangular con una meseta en el centro, a la que se llegaba merced al auxilio de tres escalones de piedra. En la meseta crecían unos árboles gigantescos que cobijaban bajo sí una fuente de agua cristalina, llena de rumores y ecos extraños. Del otro lado de la plaza, cerraba sus confines una mansión añosa e imponente, donde un extraño relieve, protegido en una hornacina, hablaba de hombres y tiempos remotos; hombres y tiempos idos, pero cuya historia perduraba amarrada a aquellas piedras milenarias.

376

Ubicar la casa de La sombra del ciprés es fácil con las referencias del libro de Delibes. Pero en la película que filmó en 1990 Luis Alcoriza la casa a donde llega Pedro es otra distinta. ¿A qué distancia aproximada en línea recta está esta casa de la de la novela?

237

153

297

193

Se recomienda utilizar Google Maps, usando la función para medir distancias. La llegada a Ávila en la película de Alcoriza se encuentra en youtube

LA CASA DE DON MATEO LEDESMA

...hasta llegar a la placita silente donde habitaba don Mateo. Era una plaza rectangular con una meseta en el centro, a la que se llegaba merced al auxilio de tres escalones de piedra. En la meseta crecían unos árboles gigantescos que cobijaban bajo sí una fuente de agua cristalina, llena de rumores y ecos extraños. Del otro lado de la plaza, cerraba sus confines una mansión añosa e imponente, donde un extraño relieve, protegido en una hornacina, hablaba de hombres y tiempos remotos; hombres y tiempos idos, pero cuya historia perduraba amarrada a aquellas piedras milenarias.

376

Ubicar la casa de La sombra del ciprés es fácil con las referencias del libro de Delibes. Pero en la película que filmó en 1990 Luis Alcoriza la casa a donde llega Pedro es otra distinta. ¿A qué distancia aproximada en línea recta está esta casa de la de la novela?

237

153

297

193

Se recomienda utilizar Google Maps, usando la función para medir distancias. La llegada a Ávila en la película de Alzoriza se encuentra en youtube

FELICIDADES

Tu primer número secreto es el:

2

SIGUIENTE

...Me encontraba acodado en la ventana mirando la plaza desierta y tiritando defrío. La casona de enfrente se me imponía con cada una de sus piedras amarillas, vigorizadas por un pulso de siglos. La hornacina rellenaba en parte su concavidad con el relieve de los cuatro guerreros, dos vencedores y dos vencidos. Me fijé en ellos con más detenimiento que de costumbre. Don Mateo solía referirse a ellos cuando afirmaba «que fueron más serios y mejores que nosotros». Los vencedores, a caballo, pregonaban con sus largas trompetas el triunfo; los vencidos se humillaban de rodillas, cargando con el peso de la derrota. Allí estaban, inmortalizados en piedra.

La casa de don Mateo Lesmes queda evidentemente ubicada en la plaza de la Fruta, frente a la hornacina de la puerta principal del palacio de los Dávila citada una y otra vez en la novela.

Entre otras licencias, la no muy exitosa adaptación de Alcoriza ubica la casa en el número 4 de la calle del Intendente Aizpuru, en lo que hoy en día son las oficinas del Instituto de Estadística.

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

LA FÁBRICA DE HARINAS

1903

En sus correrías hacía los marjales del río Adaja Pedro y Alfredo suelen acudir a los alrededores de la desaparecida Fábrica de Harinas, asombrados por las bombillas que lucen de día. Las calles de Ávila empezaron a alumbrarse gracias al esfuerzo inversor de 12 abulenses que constituyeron una compañía de electricidad cercana. ¿En qué año se firmó la constitución de esa compañía?

1892

1878

1896

1884

...La jornada concluía llegándonos hasta el puente para admirar, desde lejos, la profusión de luces y el sordo murmullo que escapaba de la fábrica de harinas. (Aquella fábrica ejercía sobre todos un inexplicable poder de sugestión. Nuestras imaginaciones forjaban a su costa las más insensatas figuraciones, por más que no existiera motivo para ello fuera de aquellas bombillas brillantes en pleno día y del misterioso rumor que brotaba de sus entrañas).

Atención, la pregunta no es cuándo empezaron a funcionar las instalaciones de esa compañía, sino en qué año los socios inversores firmaron su constitución. Quizás buscar algún artículo en Diario de Ávila pueda ayudar.

LA FÁBRICA DE HARINAS

1903

1892

1878

1896

1884

En sus correrías hacía los marjales del río Adaja Pedro y Alfredo suelen acudir a los alrededores de la desaparecida Fábrica de Harinas, asombrados por las bombillas que lucen de día. Las calles de Ávila empezaron a alumbrarse gracias al esfuerzo inversor de 12 abulenses que constituyeron una compañía de electricidad cercana. ¿En qué año se firmó la constitución de esa compañía?

...La jornada concluía llegándonos hasta el puente para admirar, desde lejos, la profusión de luces y el sordo murmullo que escapaba de la fábrica de harinas. (Aquella fábrica ejercía sobre todos un inexplicable poder de sugestión. Nuestras imaginaciones forjaban a su costa las más insensatas figuraciones, por más que no existiera motivo para ello fuera de aquellas bombillas brillantes en pleno día y del misterioso rumor que brotaba de sus entrañas).

Atención, la pregunta no es cuándo empezaron a funcionar las instalaciones de esa compañía, sino en qué año los socios inversores firmaron su constitución. Quizás buscar algún artículo en Diario de Ávila pueda ayudar.

LA FÁBRICA DE HARINAS

1903

1892

1878

1896

1884

En sus correrías hacía los marjales del río Adaja Pedro y Alfredo suelen acudir a los alrededores de la desaparecida Fábrica de Harinas, asombrados por las bombillas que lucen de día. Las calles de Ávila empezaron a alumbrarse gracias al esfuerzo inversor de 12 abulenses que constituyeron una compañía de electricidad cercana. ¿En qué año se firmó la constitución de esa compañía?

...La jornada concluía llegándonos hasta el puente para admirar, desde lejos, la profusión de luces y el sordo murmullo que escapaba de la fábrica de harinas. (Aquella fábrica ejercía sobre todos un inexplicable poder de sugestión. Nuestras imaginaciones forjaban a su costa las más insensatas figuraciones, por más que no existiera motivo para ello fuera de aquellas bombillas brillantes en pleno día y del misterioso rumor que brotaba de sus entrañas).

Atención, la pregunta no es cuándo empezaron a funcionar las instalaciones de esa compañía, sino en qué año los socios inversores firmaron su constitución. Quizás buscar algún artículo en Diario de Ávila pueda ayudar.

LA FÁBRICA DE HARINAS

...La jornada concluía llegándonos hasta el puente para admirar, desde lejos, la profusión de luces y el sordo murmullo que escapaba de la fábrica de harinas. (Aquella fábrica ejercía sobre todos un inexplicable poder de sugestión. Nuestras imaginaciones forjaban a su costa las más insensatas figuraciones, por más que no existiera motivo para ello fuera de aquellas bombillas brillantes en pleno día y del misterioso rumor que brotaba de sus entrañas).

1903

1892

1878

1896

1884

En sus correrías hacía los marjales del río Adaja Pedro y Alfredo suelen acudir a los alrededores de la desaparecida Fábrica de Harinas, asombrados por las bombillas que lucen de día. Las calles de Ávila empezaron a alumbrarse gracias al esfuerzo inversor de 12 abulenses que constituyeron una compañía de electricidad cercana. ¿En qué año se firmó la constitución de esa compañía?

Atención, la pregunta no es cuándo empezaron a funcionar las instalaciones de esa compañía, sino en qué año los socios inversores firmaron su constitución. Quizás buscar algún artículo en Diario de Ávila pueda ayudar.

FELICIDADES

Tu segundo número secreto es el:

7

SIGUIENTE

...La noche estaba obscura y los copos descendían lentamente, como si cada uno utilizara en su descenso un invisible paracaídas; luego se posaban sobre la plaza o sobre los añosos álamos con una lenidad de caricia y alguno, más alborotador, volvía a levantar su vuelo, arrastrado por el viento, para tornar a posarse unos metros más allá. La plazuela estaba desierta, blanca y silenciosa. La luz mortecina de un farolillo sumía en un claroscuro relevante las extrañas figuras medievales de la oquedad del caseretón de enfrente.

El Ávila de la novela refleja la penumbra y la noche de las ciudades donde la luz eléctrica apenas acababa de llegar. La "Fábrica de la Luz" como se dio en llamar, proporcionaba la escasa electricidad para el alumbrado de algunas calles del centro urbano.

En 2016, Diario de Ávila, citando a José Luis Gutiérrez con motivo del centenario de la chimenea de la Fábrica de la Luz, indica que la Compañía General Abulense se crea en diciembre de 1892, con la aportación de 1 000 000 de pesetas por 12 inversores.

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

EL MERCADO DE GANADOS

...Pero lo que más nos atraía a nosotros de aquel enjambre inquieto, aureolado de una polvareda espesa y maloliente, eran los narradores de crímenes. De entre todos, la Bruna disfrutaba de nuestras preferencias, ya que, al interés avasallador de sus relatos unía el mérito de recitarlos cantando y acompañada por las notas agrias y desafinadas de la guitarra de su marido ciego. La Bruna era una mujer muy popular. Siempre tenía en torno suyo una multitud ávida y curiosa que coreaba con profundos lamentos el dramatismo aterrador de sus canciones.

Tarragona

San Sebastián

La Coruña

Tánger

Cartagena

Otro de los sitios favoritos de las escapadas de Pedro y Alfredo es el Mercado de Ganado de los viernes. En él, gustan de escuchar historias de crímenes contadas por la Bruna. Una de ellas versa sobre uno de los grandes naufragios de la Marina Española, que ocurrió cerca de las costas de:

Realmente, la única pista aquí es leer el libro. Aunque por si ayuda, el barco naufragado toma su nombre del cargo que ostentó Maria Christina Henriette Desideria Felicitas Raineria

EL MERCADO DE GANADOS

...Pero lo que más nos atraía a nosotros de aquel enjambre inquieto, aureolado de una polvareda espesa y maloliente, eran los narradores de crímenes. De entre todos, la Bruna disfrutaba de nuestras preferencias, ya que, al interés avasallador de sus relatos unía el mérito de recitarlos cantando y acompañada por las notas agrias y desafinadas de la guitarra de su marido ciego. La Bruna era una mujer muy popular. Siempre tenía en torno suyo una multitud ávida y curiosa que coreaba con profundos lamentos el dramatismo aterrador de sus canciones.

Tarragona

San Sebastián

La Coruña

Tánger

Cartagena

Otro de los sitios favoritos de las escapadas de Pedro y Alfredo es el Mercado de Ganado de los viernes. En él, gustan de escuchar historias de crímenes contadas por la Bruna. Una de ellas versa sobre uno de los grandes naufragios de la Marina Española, que ocurrió cerca de las costas de:

Realmente, la única pista aquí es leer el libro. Aunque por si ayuda, el barco naufragado toma su nombre del cargo que ostentó Maria Christina Henriette Desideria Felicitas Raineria

EL MERCADO DE GANADOS

...Pero lo que más nos atraía a nosotros de aquel enjambre inquieto, aureolado de una polvareda espesa y maloliente, eran los narradores de crímenes. De entre todos, la Bruna disfrutaba de nuestras preferencias, ya que, al interés avasallador de sus relatos unía el mérito de recitarlos cantando y acompañada por las notas agrias y desafinadas de la guitarra de su marido ciego. La Bruna era una mujer muy popular. Siempre tenía en torno suyo una multitud ávida y curiosa que coreaba con profundos lamentos el dramatismo aterrador de sus canciones.

Tarragona

San Sebastián

La Coruña

Tánger

Cartagena

Otro de los sitios favoritos de las escapadas de Pedro y Alfredo es el Mercado de Ganado de los viernes. En él, gustan de escuchar historias de crímenes contadas por la Bruna. Una de ellas versa sobre uno de los grandes naufragios de la Marina Española, que ocurrió cerca de las costas de:

Realmente, la única pista aquí es leer el libro. Aunque por si ayuda, el barco naufragado toma su nombre del cargo que ostentó Maria Christina Henriette Desideria Felicitas Raineria

EL MERCADO DE GANADOS

...Pero lo que más nos atraía a nosotros de aquel enjambre inquieto, aureolado de una polvareda espesa y maloliente, eran los narradores de crímenes. De entre todos, la Bruna disfrutaba de nuestras preferencias, ya que, al interés avasallador de sus relatos unía el mérito de recitarlos cantando y acompañada por las notas agrias y desafinadas de la guitarra de su marido ciego. La Bruna era una mujer muy popular. Siempre tenía en torno suyo una multitud ávida y curiosa que coreaba con profundos lamentos el dramatismo aterrador de sus canciones.

Tarragona

San Sebastián

La Coruña

Tánger

Cartagena

Otro de los sitios favoritos de las escapadas de Pedro y Alfredo es el Mercado de Ganado de los viernes. En él, gustan de escuchar historias de crímenes contadas por la Bruna. Una de ellas versa sobre uno de los grandes naufragios de la Marina Española, que ocurrió cerca de las costas de:

Realmente, la única pista aquí es leer el libro. Aunque por si ayuda, el barco naufragado toma su nombre del cargo que ostentó Maria Christina Henriette Desideria Felicitas Raineria

FELICIDADES

Tu tercer número secreto es el:

1

...A más de esto, la Bruna tenía buen cuidado de variar de repertorio, con el fin de que sus incondicionales continuasen prestándole el calor de su ferviente apoyo. Jamás se presentó en público un viernes sin que una copla nueva figurase en su extenso repertorio. Tengo para mí que la voz de la Bruna tenía mucha influencia en el decrecimiento que se apreciaba aquel año en las compraventas de los mercados de los viernes. La gente se movía inquieta entre las bestias hasta que las notas de la Bruna comenzaban a congregar público a su alrededor."Aquellos marinos,que unas horas antes,bravos y arrogantes,cruzaban el mar…"La tragedia del Reina Regente cobraba en la expresión desgarradora de la Bruna unas proporciones inconmensurables. Brillaban los ojos del público y unestremecimiento recorría, uno tras otro, a toda la multitud allí apiñada.

María Cristina de Habsburgo, segunda mujer de Alfonso XII, ejerció la regencia del país durante la minoría de edad de su hijo Alfonso XIII.

El crucero "Reina Regente", citado por la Bruna, naufragó en el Estrecho al volver de Tánger a Cádiz en 1895, pereciendo sus 420 tripulantes, en lo que fue en su momento la mayor tragedia de la marina española.

SIGUIENTE

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

EL PALACIO DE POLENTINOS

...Recuerdo que iniciamos la excursión descendiendo por la calle de Vallespín hacia la puerta del Oeste. Al pasar frente a la puerta principal de la Casa de los Polentinos, nuestro maestro se detuvo, apuntando a la fachada con la contera de su bastón. (Tenía un aire deslucido y lánguido envuelto en su traje negro, asiendo con su mano izquierda la mano de Martina y apuntando, con el bastón en la diestra, la vieja mansión). Como si fuese un cicerone de alquiler nos relató con pelos y señales la evolución de aquel palacio. Al cabo de diez minutos concluyó por decirnos que de la casa en cuestión no supervivía más que la portada y un retazo de la fachada principal. —Lo otro —terminó— fue recientemente destruido. —Se volvió a mí, que le escuchaba cansado, y me dijo perentoriamente—: Tú sabes cuándo fue destruido

Honoré de Balzac

Prosper Mérimée

Alejandro Dumas

Gustave Flauvert

Victor Hugo

El maestro Mateo Lesmes, en un paseo con los chicos y Martina, bajando por la calle Vallespín, señala al palacio de los Polentinos, destruido por el padre de un famoso escritor francés del siglo XIX. ¿De qué escritor hablamos?

Seguramente ver "Orgullo y Pasión" con Sofía Loren y Cary Grant no ayude, pero sí quizás buscar quién era el que realmente comandó históricamente las miserables tropas invasoras.

EL PALACIO DE POLENTINOS

...Recuerdo que iniciamos la excursión descendiendo por la calle de Vallespín hacia la puerta del Oeste. Al pasar frente a la puerta principal de la Casa de los Polentinos, nuestro maestro se detuvo, apuntando a la fachada con la contera de su bastón. (Tenía un aire deslucido y lánguido envuelto en su traje negro, asiendo con su mano izquierda la mano de Martina y apuntando, con el bastón en la diestra, la vieja mansión). Como si fuese un cicerone de alquiler nos relató con pelos y señales la evolución de aquel palacio. Al cabo de diez minutos concluyó por decirnos que de la casa en cuestión no supervivía más que la portada y un retazo de la fachada principal. —Lo otro —terminó— fue recientemente destruido. —Se volvió a mí, que le escuchaba cansado, y me dijo perentoriamente—: Tú sabes cuándo fue destruido

Honoré de Balzac

Prosper Mérimée

Alejandro Dumas

Gustave Flauvert

Victor Hugo

El maestro Mateo Lesmes, en un paseo con los chicos y Martina, bajando por la calle Vallespín, señala al palacio de los Polentinos, destruido por el padre de un famoso escritor francés del siglo XIX. ¿De qué escritor hablamos?

Seguramente ver "Orgullo y Pasión" con Sofía Loren y Cary Grant no ayude, pero sí quizás buscar quién era el que realmente comandó históricamente las miserables tropas invasoras.

EL PALACIO DE POLENTINOS

...Recuerdo que iniciamos la excursión descendiendo por la calle de Vallespín hacia la puerta del Oeste. Al pasar frente a la puerta principal de la Casa de los Polentinos, nuestro maestro se detuvo, apuntando a la fachada con la contera de su bastón. (Tenía un aire deslucido y lánguido envuelto en su traje negro, asiendo con su mano izquierda la mano de Martina y apuntando, con el bastón en la diestra, la vieja mansión). Como si fuese un cicerone de alquiler nos relató con pelos y señales la evolución de aquel palacio. Al cabo de diez minutos concluyó por decirnos que de la casa en cuestión no supervivía más que la portada y un retazo de la fachada principal. —Lo otro —terminó— fue recientemente destruido. —Se volvió a mí, que le escuchaba cansado, y me dijo perentoriamente—: Tú sabes cuándo fue destruido

Honoré de Balzac

Prosper Mérimée

Alejandro Dumas

Gustave Flauvert

Victor Hugo

El maestro Mateo Lesmes, en un paseo con los chicos y Martina, bajando por la calle Vallespín, señala al palacio de los Polentinos, destruido por el padre de un famoso escritor francés del siglo XIX. ¿De qué escritor hablamos?

Seguramente ver "Orgullo y Pasión" con Sofía Loren y Cary Grant no ayude, pero sí quizás buscar quién era el que realmente comandó históricamente las miserables tropas invasoras.

EL PALACIO DE POLENTINOS

...Recuerdo que iniciamos la excursión descendiendo por la calle de Vallespín hacia la puerta del Oeste. Al pasar frente a la puerta principal de la Casa de los Polentinos, nuestro maestro se detuvo, apuntando a la fachada con la contera de su bastón. (Tenía un aire deslucido y lánguido envuelto en su traje negro, asiendo con su mano izquierda la mano de Martina y apuntando, con el bastón en la diestra, la vieja mansión). Como si fuese un cicerone de alquiler nos relató con pelos y señales la evolución de aquel palacio. Al cabo de diez minutos concluyó por decirnos que de la casa en cuestión no supervivía más que la portada y un retazo de la fachada principal. —Lo otro —terminó— fue recientemente destruido. —Se volvió a mí, que le escuchaba cansado, y me dijo perentoriamente—: Tú sabes cuándo fue destruido

Honoré de Balzac

Prosper Mérimée

Alejandro Dumas

Gustave Flauvert

Victor Hugo

El maestro Mateo Lesmes, en un paseo con los chicos y Martina, bajando por la calle Vallespín, señala al palacio de los Polentinos, destruido por el padre de un famoso escritor francés del siglo XIX. ¿De qué escritor hablamos?

Seguramente ver "Orgullo y Pasión" con Sofía Loren y Cary Grant no ayude, pero sí quizás buscar quién era el que realmente comandó históricamente las miserables tropas invasoras.

FELICIDADES

Tu cuarto número secreto es el:

9

...Tú sabes cuándo fue destruido.No lo sabía; no intenté adivinarlo tampoco, porque había mil posibilidadesde errar en un plazo de diez siglos. Por ello creí preferible, y no muydesacertado, contestar ambiguamente que en la Edad Moderna.No se molestó por mi respuesta; se contentó con dirigirse a Alfredo, demandando lo que no había obtenido de mí.—Eso lo sabes tú.Tampoco lo sabía Alfredo, quien, siguiendo mi ejemplo, manifestó, titubeando, que en la Edad Contemporánea. Don Mateo dio un respingo:—Eso es como no decir nada.Nos callamos los dos.—La mansión de los Polentinos fue destruida durante la Guerra de la Independencia, que fue… (me señaló a mí).—… En 1808.

El palacio de Polentinos, en la rua de Zapateros o de Vallespín fue destruido durante la invasión de Ávila en la guerra de independencia, en enero de 1809. Posteriormente se acondicionó como Academia de Intendencia.

Joseph Léopold Sigisbert Hugo, padre del famoso escritor francés Victor Hugo, fue el coronel que dirigió el asedio y conquista de Ávila, hecho por el que fue ascendido a general. Ejerció de gobernador hasta 1812.

SIGUIENTE

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

EL CEMENTERIO

...Vi a lo lejos una arboleda surgiendo junto a una tapia, la cual daba acceso a su interior por una alta verja de hierro. Era el cementerio. […] El señor Lesmes se detuvo un momento y aspiró profundamente la brisa que venía de la Sierra. —Éste es el lugar más sano del mundo —estalló jubiloso. Martina, encaramada en sus hombros, no entendió bien la alusión de su padre. Nosotros le miramos fríamente, como él me había mirado poco antes cuando arrojaba piedras como un loco contra un enemigo imaginario. Pensé que también él se estaba desfogando. —¡Nadie lo querrá creer, pero hasta los muertos de Ávila son más sanos que los vivos del resto del mundo!

Sancti Spiritu

Santo Tomás

La Encarnación

San Francisco

San Antonio

El cementerio es clave en la novela de Delibes, donde se justifica el título. Pedro se admira ante la alta verja de hierro, que no es el acceso que conocemos hoy, pues se hallaba junto a una ermita. Pero incluso antes de poder construirse ese otro cementerio antiguo hubo que habilitar temporalmente como tal un cercado junto a un monasterio de la ciudad. ¿Cuál?

En este caso, hay que acudir a las fuentes. No las de agua, no. Si vamos a Wikipedia y buscamos el antiguo cementerio de Ávila, nos cita a un famoso cronista abulense. No es tan difícil encontrar la referencia y leérsela, está disponible en internet.

EL CEMENTERIO

...Vi a lo lejos una arboleda surgiendo junto a una tapia, la cual daba acceso a su interior por una alta verja de hierro. Era el cementerio. […] El señor Lesmes se detuvo un momento y aspiró profundamente la brisa que venía de la Sierra. —Éste es el lugar más sano del mundo —estalló jubiloso. Martina, encaramada en sus hombros, no entendió bien la alusión de su padre. Nosotros le miramos fríamente, como él me había mirado poco antes cuando arrojaba piedras como un loco contra un enemigo imaginario. Pensé que también él se estaba desfogando. —¡Nadie lo querrá creer, pero hasta los muertos de Ávila son más sanos que los vivos del resto del mundo!

Sancti Spiritu

Santo Tomás

La Encarnación

San Francisco

San Antonio

El cementerio es clave en la novela de Delibes, donde se justifica el título. Pedro se admira ante la alta verja de hierro, que no es el acceso que conocemos hoy, pues se hallaba junto a una ermita. Pero incluso antes de poder construirse ese otro cementerio antiguo hubo que habilitar temporalmente como tal un cercado junto a un monasterio de la ciudad. ¿Cuál?

En este caso, hay que acudir a las fuentes. No las de agua, no. Si vamos a Wikipedia y buscamos el antiguo cementerio de Ávila, nos cita a un famoso cronista abulense. No es tan difícil encontrar la referencia y leérsela, está disponible en internet.

EL CEMENTERIO

...Vi a lo lejos una arboleda surgiendo junto a una tapia, la cual daba acceso a su interior por una alta verja de hierro. Era el cementerio. […] El señor Lesmes se detuvo un momento y aspiró profundamente la brisa que venía de la Sierra. —Éste es el lugar más sano del mundo —estalló jubiloso. Martina, encaramada en sus hombros, no entendió bien la alusión de su padre. Nosotros le miramos fríamente, como él me había mirado poco antes cuando arrojaba piedras como un loco contra un enemigo imaginario. Pensé que también él se estaba desfogando. —¡Nadie lo querrá creer, pero hasta los muertos de Ávila son más sanos que los vivos del resto del mundo!

Sancti Spiritu

Santo Tomás

La Encarnación

San Francisco

San Antonio

El cementerio es clave en la novela de Delibes, donde se justifica el título. Pedro se admira ante la alta verja de hierro, que no es el acceso que conocemos hoy, pues se hallaba junto a una ermita. Pero incluso antes de poder construirse ese otro cementerio antiguo hubo que habilitar temporalmente como tal un cercado junto a un monasterio de la ciudad. ¿Cuál?

En este caso, hay que acudir a las fuentes. No las de agua, no. Si vamos a Wikipedia y buscamos el antiguo cementerio de Ávila, nos cita a un famoso cronista abulense. No es tan difícil encontrar la referencia y leérsela, está disponible en internet.

EL CEMENTERIO

...Vi a lo lejos una arboleda surgiendo junto a una tapia, la cual daba acceso a su interior por una alta verja de hierro. Era el cementerio. […] El señor Lesmes se detuvo un momento y aspiró profundamente la brisa que venía de la Sierra. —Éste es el lugar más sano del mundo —estalló jubiloso. Martina, encaramada en sus hombros, no entendió bien la alusión de su padre. Nosotros le miramos fríamente, como él me había mirado poco antes cuando arrojaba piedras como un loco contra un enemigo imaginario. Pensé que también él se estaba desfogando. —¡Nadie lo querrá creer, pero hasta los muertos de Ávila son más sanos que los vivos del resto del mundo!

Sancti Spiritu

Santo Tomás

La Encarnación

San Francisco

San Antonio

El cementerio es clave en la novela de Delibes, donde se justifica el título. Pedro se admira ante la alta verja de hierro, que no es el acceso que conocemos hoy, pues se hallaba junto a una ermita. Pero incluso antes de poder construirse ese otro cementerio antiguo hubo que habilitar temporalmente como tal un cercado junto a un monasterio de la ciudad. ¿Cuál?

En este caso, hay que acudir a las fuentes. No las de agua, no. Si vamos a Wikipedia y buscamos el antiguo cementerio de Ávila, nos cita a un famoso cronista abulense. No es tan difícil encontrar la referencia y leérsela, está disponible en internet.

FELICIDADES

Tu quinto número secreto es el:

3

—Desde luego, el día que yo me muera, que me entierren al lado de un pino,¿me oyes, Pedro?[...]—¡Qué de tonterías dices!—Te aseguro que no son tonterías. Los cipreses no puedo soportarlos.Parecen espectros y esos frutos crujientes que penden de sus ramas sonexactamente igual que calaveritas pequeñas, como si fuesen los cráneos de esosmuñecos que se venden en los bazares.[...]—Quizá tengas razón.—Sí, de todos modos prefiero descansar bajo el aroma de un pino. Susombra es otra cosa: más redonda, más repleta, más humana… Es una sombracomo la que proyectaría doña Servanda si hubiese nacido árbol. Más simpáticade todas maneras…

La entrada principal al actual cementerio es lo poco que queda del antiguo cementerio de la Ermita de Nuestra Señora de la Cabeza, construido en 1834, tras su derribo entre los años 30 y 40 del siglo XX.

Martín Carramolino, en sus "Historias de Ávila", recoge que ante la necesidad de un cementerio por la epidemia de cólera en 1834 hubo que habilitar temporalmente el Prado de las Víboras, junto al convento de San Francisco mientras duraran las obras del cementerio de Nuestra Señora de la Cabeza.

SIGUIENTE

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

PRUEBA OTRA VEZ

LOS CUATRO POSTES

...La ciudad, ebria de luna, era un bello producto de contrastes. Brotaba de la tierra dibujada en claroscuros ofensivos. Era un espectáculo fosforescente y pálido, con algo de endeble, de exinanido y de nostálgico. […] Ávila emergía de la nieve mística y escandalosamente blanca, como una monja o una niña vestida de primera comunión. Tenía un sello antiguo, hermético, de maciza solidez patriarcal.La villa, centrada en plena y opulenta civilización, era como una armadura detonando en una reunión de fraques.

Bracamonte

Velasco

Mújica

Rengifo

Contreras

Hasta en tres ocasiones narra Delibes la vista de Ávila desde los Cuatro Postes. En dos de ellas hace referencia, junto a la Catedral, a varios lugares destacados en el perfil de la ciudad, normalmente ligados a familias nobles. Se conocen con muchos nombres. Uno de ellos, no obstante, no se puede identificar entre los monumentos abulenses ¿cuál es?

Los cinco lugares aparecen con sus nombres habituales en la novela; en esta lista los hemos llamado por otros por los que no son tan conocidos. La única forma de proceder es por descarte.

LOS CUATRO POSTES

...La ciudad, ebria de luna, era un bello producto de contrastes. Brotaba de la tierra dibujada en claroscuros ofensivos. Era un espectáculo fosforescente y pálido, con algo de endeble, de exinanido y de nostálgico. […] Ávila emergía de la nieve mística y escandalosamente blanca, como una monja o una niña vestida de primera comunión. Tenía un sello antiguo, hermético, de maciza solidez patriarcal.La villa, centrada en plena y opulenta civilización, era como una armadura detonando en una reunión de fraques.

Bracamonte

Velasco

Mújica

Rengifo

Contreras

Hasta en tres ocasiones narra Delibes la vista de Ávila desde los Cuatro Postes. En dos de ellas hace referencia, junto a la Catedral, a varios lugares destacados en el perfil de la ciudad, normalmente ligados a familias nobles. Se conocen con muchos nombres. Uno de ellos, no obstante, no se puede identificar entre los monumentos abulenses ¿cuál es?

Los cinco lugares aparecen con sus nombres habituales en la novela; en esta lista los hemos llamado por otros por los que no son tan conocidos. La única forma de proceder es por descarte.

LOS CUATRO POSTES

...La ciudad, ebria de luna, era un bello producto de contrastes. Brotaba de la tierra dibujada en claroscuros ofensivos. Era un espectáculo fosforescente y pálido, con algo de endeble, de exinanido y de nostálgico. […] Ávila emergía de la nieve mística y escandalosamente blanca, como una monja o una niña vestida de primera comunión. Tenía un sello antiguo, hermético, de maciza solidez patriarcal.La villa, centrada en plena y opulenta civilización, era como una armadura detonando en una reunión de fraques.

Bracamonte

Velasco

Mújica

Rengifo

Contreras

Hasta en tres ocasiones narra Delibes la vista de Ávila desde los Cuatro Postes. En dos de ellas hace referencia, junto a la Catedral, a varios lugares destacados en el perfil de la ciudad, normalmente ligados a familias nobles. Se conocen con muchos nombres. Uno de ellos, no obstante, no se puede identificar entre los monumentos abulenses ¿cuál es?

Los cinco lugares aparecen con sus nombres habituales en la novela; en esta lista los hemos llamado por otros por los que no son tan conocidos. La única forma de proceder es por descarte.

LOS CUATRO POSTES

...La ciudad, ebria de luna, era un bello producto de contrastes. Brotaba de la tierra dibujada en claroscuros ofensivos. Era un espectáculo fosforescente y pálido, con algo de endeble, de exinanido y de nostálgico. […] Ávila emergía de la nieve mística y escandalosamente blanca, como una monja o una niña vestida de primera comunión. Tenía un sello antiguo, hermético, de maciza solidez patriarcal.La villa, centrada en plena y opulenta civilización, era como una armadura detonando en una reunión de fraques.

Bracamonte

Velasco

Mújica

Rengifo

Contreras

Hasta en tres ocasiones narra Delibes la vista de Ávila desde los Cuatro Postes. En dos de ellas hace referencia, junto a la Catedral, a varios lugares destacados en el perfil de la ciudad, normalmente ligados a familias nobles. Se conocen con muchos nombres. Uno de ellos, no obstante, no se puede identificar entre los monumentos abulenses ¿cuál es?

Los cinco lugares aparecen con sus nombres habituales en la novela; en esta lista los hemos llamado por otros por los que no son tan conocidos. La única forma de proceder es por descarte.

FELICIDADES

Tu sexto número secreto es el:

5

...La torre de la Catedral sobresalía al fondo como un capitán de un ejército depiedra. En su derredor las moles, en blanco y negro, de la torre de Velasco, del torreón de los Guzmanes, del Mosén Rubí… Ávila emergía de la nieve mística y escandalosamente blanca, como una monja o una niña vestida de primera comunión.[...]La torre de la Catedral seguía detentando su hegemonía sobre el Mosén Rubí, la mansión de los Almarza, los Polentinos… Todo uniformado, sin embargo, bajo una geometría blanca, redondeada en sus ángulos y aristas por el amortiguador de la nieve.

Muchas de las referencias de Delibes son reconocibles: la mansión de los Almarza, o palacio Rengifo, los Polentinos o Contreras, Mosén Rubí de Bracamonte, el torreón de los Guzmanes o de Mújica, pero...

...es difícil ubicar en Ávila una "Torre de Velasco". La familia Velasco ha estado entroncada de una u otra manera con las casas nobles de la ciudad, su escudo aparece en los Verdugo o en Bracamonte, sin ir más lejos, pero no hay ningún palacio o torre directamente asociado a su nombre.

SIGUIENTE

LA MUERTE DE ALFREDO

...Caía la noche. Blandamente empezaron a descolgarse del cielo los copos deuna nueva nevada. Don Mateo deshojaba un padrenuestro al pie de la tumba. Alcontestarle observé que a la cabecera de Alfredo se erguía un pino de troncorecto y copa tripuda, ornado por sus hojas perennes y aciculares. «En primaveray verano —pensé— le cobijará una sombra semejante a la de doña Servanda, sien vez de mujer, hubiese nacido árbol…».

Los dos dígitos finales del año, en posiciones séptima y octava servirán para resolver la clave secreta

La muerte de Alfredo marca el final de la primera parte del libro en unos capítulos llenos de tensión y dolor.En otros momentos el libro deja descubrir referencias temporales suficientes para ubicar con exactitud cuándo se desarrolla la historia, pero es en este capítulo donde esto es más evidente. ¿En qué año muere Alfredo?

SIGUIENTE

Leyendo el capítulo, hay una referencia a un ataque japonés sin declaración de guerra previa (y no es Pearl Harbor) que nos facilita la tarea. Si no, la novela habla también de un diario nacional muy conocido fundado el año anterior.

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

*

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

*

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

**

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

**

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

***

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

***

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

****

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

****

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

*****

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

*****

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

******

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

******

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

*******

2

Introduce los números del código en orden. Los dos últimos dígitos son los del año de la muerte de Alfredo

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

*******

2

Verifica tu respuesta

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

PULSA OK

2

Verifica tu respuesta

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

PULSA OK

2

Prueba otra vez

OK

0

9

1

3

4

5

6

7

8

LO SIENTO

2

¡FELICIDADES!

"...Ávila emergía de la nieve mística y escandalosamente blanca, como una monja o una niña vestida de primera comunión. Tenía un sello antiguo, hermético, de maciza solidez patriarcal. La villa, centrada en plena y opulenta civilización, era como una armadura detonando en una reunión de fraques. Imaginé que no otra, en todo el mundo, podía ser la cuna de Santa Teresa. Porque su espíritu impregnaba, una por una, cada una de sus piedras y sus torres. Había en las nevadas almenas algo de una espectacular geometría ornada; algo diferente a todo, algo así como un alma alejada del pecado. Entonces pensé que la tierra es bella por sí, que sólo la manchan los hombres con sus protestas, sus carnalidades y sus pasiones." M. Delibes

Los miembros de la Asociación de Novelistas La Sombra del Ciprés esperamos que hayas disfrutado con este nuestro reto-homenaje a don Miguel Delibes y a su primera novela, que da título a nuestra asociación. Y queremos regalarte nuestra recreación del pasaje que acabas de leer, y que es una de las más bellas descripciones de Ávila nunca escritas. Para ello, diferentes miembros de la Asociación expresan en sus palabras lo que esta visión les evoca, ayudados por la maravillosa recreación pictórica a cargo de nuestro asociadoJulio Veredas.¡Disfruta con la palabra y con la imagen!

Sentado en la plataforma sobre la que descansaban los cuatro postes, tiritando y con el rostro enrojecido por el frío, mis ojos permanecían hipnotizados por el blanco de la ciudad amurallada. Después de años de exilio voluntario volvía a casa. De improviso, la ventisca levantó la nieve cercana al río y se formó una nebulosa que me atrajo hacia ella. El encantamiento me condujo por las calles empedradas y los rincones mágicos que habían acompañado mis años de estudiante. Asombrado, escuché su voz: «Ávila, mágica pero abandonada». Acto seguido, silenciosa, la nube me miró, se quitó el manto y desapareció.Moisés González Muñoz

Me asombra el silencio que siempre acompaña a una buena nevada nocturna. La luna parece querer arrancar a los copos recién caídos brillos de fugaces diamantes. Ávila parece estar dormida bajo el manto de nieve. Pero sé que no es así. En las casas, apretadas unas contra otras como queriendo darse calor, se suceden las historias. Nuestros pasos rompen la serenidad de la noche. Al llegar a los Cuatro Postes casi se nos cortó el aliento: la ciudad se mostraba, con su manto blanco, regia y poderosa. No muy lejos de donde estábamos alguien cantaba: "ay, que murallas tan altas... Maribel Cid Miranda

Ávila desplegó su cerco pétreo ante mí. No es un confín, sino una puerta a un mundo impalpable que caldea el alma, permitiéndola fundirse con los entresijos del recinto. Si en el cosmos mora polvo de estrellas, en Ávila se prodigan los miasmas atávicos que configuran la esencia del hombre y le otorgan humanidad. Percibí como esa amalgama intemporal modelaba un halo sobre la ciudad. No era contaminación; desprendía ensueño, embeleso.Una piedrecita repiqueteó sobre sus hermanas mayores al desprenderse. Pensé en Teresa, sacudiendo sus menudas sandalias.Un impulso irrefrenable movió mis pies hacia la muralla. Julián Miranda

Ávila. Nevada. Blanca. Inocente como una niña. Antigua. Fría. Fortaleza. Sus murallas hablan cuentan bellos relatos. Historietas y leyendas en cada uno de sus arcos:

Místicos y santos escribieron otras letras que inspiraron muy mucho a éstas. Trovadores y juglares cantaron en estos lares canciones y cantos medievales.

Recorren las piedras altas la figura de una santa. Historietas y leyendas en cada uno de sus arcos: Nobles y reyes nacieron en estas tierras. Gobernaron la península entera.

Bohemios y poetas tocaron las trompetas con versos y letras de saetas. Frágil. Templada. Espaciada. Torreones y almenas. Dócil. Suave. Separada. Gustavo Garzón Calabrés

Basta con dibujar una línea en el suelo para dividir el universo en dos. Si eso lo hace una raya, qué no hará un muro de piedra. Ahí dentro hay un mundo y aquí fuera otro. Y dentro habrá otras dos personas idénticas a nosotros preguntándose quién se protege de quién. Igual que con los puentes. Creemos que están ahí para unir orillas, pero lo que hacen es evitar que se junten. Con la Muralla sucede lo mismo. Quizás no fue como nos contaron. Quizás los muros los levantaron los de fuera para protegerse de lo que venía de dentro. Pablo Garcinuño

Cual barco amarrado en la ribera del Adaja, que arropa fiel amante la proa del bajel, popa rampante en lo alto del roquedo. Ciudad huerade vida en la nevada, que ligera le viste el cadavérico semblante con los rayos de luna cruel, triunfante turgencia que entre nubes se entrevera.

No habrá más mayestática mirada ni imagen de un presente más vacío.Pináculos de historia entre la nada,recuerdos de que un día latió el brío en granito, que hoy alza en madrugada murallas de altivez, orgullo y frío.Guillermo Buenadicha

Ya no sé con exactitud qué hora era, en mis ojos, la luz de una luna inmensamente fría rebota de la blanca nieve. Mis labios estaban agrietados. En el tejado de la vetusta casa, la chimenea exhalaba el humo de los últimos rescoldos mientras los cedros apuntaban sus lanzas de cristal contra el suelo invisible del jardín. La empinada calle adoquinada estaba resbaladiza, no pude evitarlo, resbalé hasta dar con mi nariz contra la vieja puerta. Sujetándome al muro atravesé la salida que mira inamovible el puente romano. Catorce escalones para mirar la ciudad que el tiempo parece haber detenido. Xenaro Ovín

Cuando nieva en Ávila, nada me atrae más que la luz del hogar. En casa, me cubro con la manta al asomarme a la ventana para observar el caer de los copos. A veces, pienso en buscar un punto alto de la ciudad para ver el cuadro que allí se boceta. Pero me puede la pereza; amparada en el calor hogareño, prefiero imaginarme Ávila, que dormita bajo la nieve y el cielo iluminado, transformada en la ciudad mística y blanca, pero que lejos de soñar como antaño, piensa en los crujidos que el manto helado podrá traer al día siguiente.Carolina Ares

Esta noche cerrada tan lobuna, en la que la blancura de la nieve mis entrañas me hurga y me remueve, se alivia con el rostro de la luna, que aparece redonda y oportuna mostrando las murallas en relieve. Y el alma se recoge y se conmueve contemplando la luz de la alta cuna

de la mística austera, de Teresa, y desde esta atalaya posteada evoca sus recuerdos y los besa. Desde aquí tú te sientes contemplada Ávila, de añoranzas siempre presa, por tantos corazones palpitada Begoña Jiménez Canales

Desde los Cuatro Postes y con las sombras del atardecer, Ávila parece que se encumbra sobre los valles que la circundan, como el barco que es mecido por una gran ola en la que cabalga, quedando los arrabales extramuros en las sombras del ocaso. El navío pétreo está ceñido por la muralla, duro maderamen que rompe el oleaje de los secos campos castellanos. El lienzo del oeste, tajamar del barco, se clava contra el viejo puente de piedra que abraza al río, dejando varada la nave. Así la ciudad permaneció durante siglos de historia, esperando remontar el embate.Cristóbal Medina