Want to make creations as awesome as this one?

Asesores de Desarrollo Integral s.c. y tutores de MOIDI eLearning.

More creations to inspire you

Transcript

OPORTUNIDADES PARA EL DESARROLLO INTEGRAL EN TIEMPOS DE CRISIS: 10 RECOMENDACIONES

Para contribuir a lograr la meta de cuidarnos a nosotros mismos y a nuestras familias, así como poner en acción las lecciones aprendidas en tiempos de pandemia, compartimos 10 recomendaciones con enlaces de interés, que son el producto de las reflexiones que hemos compartido los consultores deAsesores de Desarrollo Integral s.c. y tutores de MOIDI eLearning.

1.- Mantén una visión objetiva y realista ante la pandemia.Concreta con los otros adultos que viven contigo una panorámica sobre el impacto de la pandemia en lo personal y familiar, con apoyo en información de fuentes confiables, tanto internacionales (por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud) como nacionales (ministerios de salud, universidades, centros de investigación, especialistas), pues son el marco de referencia para decidir sus escenarios, tomar decisiones y alinear un plan de acción que se ajuste a cada realidad y dinámica familiar pues ante la pandemia cada familia es un mundo.

2.- Valida la información que recibes y transmites.Como adultos responsables de mantener el equilibrio en esta crisis urge mantenernos informados pero también criterios para verificar que la información que transmitimos a través de nuestras conversaciones, en los medios de comunicación y en los cuentos que compartimos con los hijos, esté validada por fuentes confiables que se apoyen en los avances científico-técnico de las especialidades que, en forma complementaria, abordan al ser humano en situación de crisis y en la diversidad de su realidad tanto personal como sociocultural.

3.- Toma el tiempo necesario para adaptarte a las nuevas circunstancias.El aislamiento social que nos ha impuesto la pandemia obliga a hacer ajustes durante la rutina diaria manteniendo la meta de continuar realizando nuestro proyecto de vida familiar, educativo y laboral aun en las condiciones atípicas a las que esta crisis global nos está exponiendo. Ello implicar trabajar desde la casa y apoyar a los hijos para que logren las competencias de desarrollo y aprendizaje que se esperan para su edad y grado.

4.- Construye un balance de las fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades que tiene tu familia ante la pandemiaAbre un espacio para construir con los otros adultos de la familia un balance de las fortalezas, debilidades y oportunidades disponibles para minimizar el impacto de la amenaza de la situación de pandemia y acordar escenarios particulares, pues vivimos esta situación en realidades muy diferentes. Este balance es clave para re-orientar la vida familiar y decidir planes de acción, que se ajusten a las necesidades de todos los miembros de la familia, dirigidos a hacer frente a este gran reto de la humanidad en forma colaborativa.

5.- Reestructura en forma colaborativa la rutina de tu familia.Decidan juntos la nueva rutina familiar con actividades compartidas e individuales, horarios y responsables, incluyendo la logística (por ejemplo, limpieza de la casa, arreglo de la ropa, rotación para el uso de los dispositivos electrónicos, uso de los espacios) y la distribución de lo disponible (como alimentos, medicinas y productos de aseo), a fin de garantizar que cada miembro tenga claro cuál es su aporte y cumpla con sus responsabilidades domésticas, educativas y laborales.Es importante resaltar que las transiciones entre las actividades de la rutina diaria diseñada deben tener una organización que garantice el mantenimiento del orden en la casa. Por ejemplo, guardar los útiles escolares al terminar las asignaciones del día, organizar los insumos de trabajo al terminar la jornada, colocar los juegos de mesas de vuelta en sus cajas, etc.En esta nueva rutina debe haber espacio para el juego libre y dirigido de los niños y adolescentes en casa. El juego libre (sin intervención activa de adultos) es de suma importancia para el desarrollo integral de los niños, porque ayuda a canalizar y drenar la energía acumulada durante el día, fomentar la creatividad, fortalecer su autoestima, y elaborar psicológicamente la avalancha de información y mensajes que reciben y generan emociones por canalizar, lo cual siempre es importante pero en mayor grado en momentos de crisis pues son una esponja y entienden más de lo que creemos.También en los adolescentes es muy importante el juego acorde a su edad pues lo ayuda a la relajación, el análisis y reflexión sobre el entorno, la construcción de la escala de valores y la conexión con sus pares (en forma presencial o mediante los juegos y recursos virtuales).

6.- Aprovecha el tiempo libre para aumentar la conexión familiar y construir sus memorias.¿Cómo quisieras recordar esta época en los años próximos? ¿Qué memorias deseas que tus hijos, pareja, hermanos, padres y familiares conserven de este momento? Esta es una oportunidad única para crear recuerdos juntos, no pierda de vista que estas actividades no son un fin en sí mismo, sino recursos para promover las interacciones entre todos y conocer mejor los intereses de cada miembro de la familia. Algunas sugerencias de actividades a realizar en familia:Organicen la lectura de cuentos en voz alta, promuevan manualidades ajustadas a los intereses y edades de las personas en casa, diseñen una rutina de ejercicios divertidos.Vean series, documentales o películas que faciliten compartir opiniones entre los miembros de la familia, abordar diferentes visiones de la vida, destacar valores éticos universales, conocer lo que caracteriza a los diferentes momentos del ciclo vital, empatía con los más necesitados y sensibilidad ante la diversidad de base orgánica y social, etc.Armen un álbum familiar, organicen torneos de juegos de mesa (bingo, dominó), organicen documentos, ordenen los armarios y closets en casa.Aprovechen para reconstruir la trayectoria de vida de los ancianos, por ejemplo, grábenlos contando sus anécdotas, de cómo enfrentaron otros momentos difíciles, cocinando sus recetas favoritas junto con los hijos y nietos, enseñando sus aficiones favoritas (bordar, coser, etc.)Promueve el aprendizaje y perfeccionamiento de competencias digitales en todos los miembros de la familia, por ejemplo, uso seguro del internet en niños y adolescentes, cursos virtuales para el mejoramiento profesional, enseñar a los mayores a usar los dispositivos electrónicos y aplicaciones para buscar información de su interés y comunicarse virtualmente.Usa esta oportunidad para aumentar el nivel cultural de la familia, aprovechen los recursos disponibles en internet durante esta coyuntura para realizar visitas virtuales a museos, escuchar conciertos, conocer más sobre otros países y culturas, aprender o perfeccionar otro idioma. Recuerda evitar la sobre exposición a las computadoras, tabletas y dispositivos inteligentes, no permitas un uso mayor de dos horas diarias para diversión.

7.- Identifica las señales de ansiedad y estrés en ti mismo y en tu familia, pues su aparición es esperada y pueden aumentar con el tiempo.El estrés ante la pandemia y el aislamiento social activa respuestas que se manifiestan en síntomas físicos (como tensión muscular, dolores de espalda, malestar estomacal, etc.) y psicológicos (angustia, tristeza, miedo, rabia) por canalizar en forma apropiada. Estas son señales de alarma, así que busca momentos para tranquilizarte, bien sea escuchando música relajante, haciendo ejercicios, retomando una afición que a lo mejor tenías olvidada, etc.Vigila también las señales de alarma que puedan presentar los miembros de tu familia, como cambios en su conducta regular, por ejemplo, estar más irritables o activos que de costumbre. En todo caso, si sientes que no puedes superarlo solo, utiliza los servicios especializados disponibles de atención telefónica y virtual, pues todos podríamos necesitar de apoyo para transitar con éxito por esta etapa de incertidumbre.

8.- Preparemos los escenarios para un proceso sanitario, económico, social y psicológico que esperamos sea lo más corto posible.Necesitamos acordar estrategias a corto, mediano y largo plazo para enfrentar las consecuencias de esta crisis global y analizarla con respeto por las diferencias del impacto en los períodos del ciclo vital y en el estilo de cada miembro de la familia, tipo de organización y contexto donde realizamos nuestro proyecto de vida personal y laboral.Es importante comenzar a dar respuesta a preguntas que surgen ante la situación: ¿cómo afecta en mi economía doméstica una crisis que se prolongue por dos semanas, 4 semanas o varios meses?, ¿cómo asegurar provisiones suficientes durante esta fase de aislamiento social?, ¿cómo nos organizaremos si algún miembro de la familia contrae la enfermedad?, ¿qué haremos para que los estudiantes tengan acceso a los recursos que necesitan para continuar logrando los aprendizajes esperados durante la escolaridad y los adultos puedan trabajar para satisfacer las necesidades básicas de su familia? , entre otras interrogantes.

9.- Coopera con las autoridades y los líderes de tu comunidad.Por el ritmo vertiginoso con el que se desarrolla y transmite esta enfermedad, es importante estar alerta e informado sobre los lineamientos que impartan las autoridades y líderes de la entidad donde vives, cúmplelos en la medida de lo posible y promueve que las personas a tu alrededor también lo hagan pues la salud propia y de nuestra comunidad depende de ello.

10.-Aprendamos las lecciones que nos deja la pandemia 2020 La inesperada situación global que estamos viviendo es un llamado a tomar conciencia de la fragilidad humana y reconocer que no tenemos control sobre todo lo que nos impacta. Estas lecciones aprendidas nos llevarán como sociedad por un mejor rumbo, que ha de conducirnos a dar mayor prioridad a los servicios de salud y educación, rescatar los valores que se han desdibujado y promover la unión de esfuerzos para colocar al proceso socio-constructivo del desarrollo humano integral como el eje transversal del quehacer político, económico y social.