Want to make creations as awesome as this one?

Proponemos cinco pasos sencillos para abordar la soledad.

Transcript

QUÉ HACER CON

la SOLEDAD I

Infografía nº 5

Hay personas que sufren de soledad en el día a día. Hay otras que se han podido ver abocadas a ese tipo de sentimientos
durante el actual estado de alerta.

Es un hecho que tenemos un cerebro social y, por tanto, necesitamos de las relaciones sociales.

A través de la empatía podemos ponernos en el lugar de la otra persona, conectando así con su caudal de sentimientos.

Tal vez tú seas una persona que vive sola. Y eso no tiene nada de particular.

Todos necesitamos de momentos de soledad para conectar con lo más profundo de nuestro ser, desarrollando así lo que se conoce como inteligencia intrapersonal.

Pero hay personas que, en ocasiones, se ven forzadas al aislamiento social.

La Neurociencia ha aclarado que existen dos evidencias de que nuestro cerebro es social: la empatía y las neuronas espejo.

Nuestro punto de partida.

Y a través de las neuronas espejo, dar significado a sus gestos, intuir cuanto piensa y siente, y aprender de ella.

En tal coyuntura, ya no se vive todo ello como una oportunidad para el autoconocimiento, sino como una amenaza. Y aparece en escena la soledad.

Según la cantidad e intensidad de esas manifestaciones, es posible que se necesite ayuda de algún especialista.

-¿Por qué, en general, se rehuye la soledad? Porque son muy pocos los que encuentran compañía consigo mismos. (Carlo Dossi)

-Estoy solo y no hay nadie en el espejo.
(Jorge Luis Borges)
-En la soledad no se encuentra más que lo que
a la soledad se lleva. (Juan Ramón Jiménez)
-La soledad es al espíritu lo que la dieta
al cuerpo. (Marqués de Vauvenargues)
-La soledad, si bien puede ser silenciosa como la luz, es, al igual que la luz, uno de los más poderosos agentes, pues la soledad es esencial al ser humano. Todas las personas vienen a este mundo solas y solas lo abandonan. (Thomas de Quincey)

Autor: Quino Villa

22 de marzo, 2020

Pero una cosa es vivir sola, y otra muy distinta sentirse sola.

La soledad puede ir acompañada de tristeza, melancolía, sensación de vacío, desesperanza ante el futuro, sentimiento de culpa, vergüenza, irritación, sensación de cansancio, incluso angustia existencial... y, casi siempre, estrés.

Unas pocas citas sobre la soledad, como autoconocimiento.

QUÉ HACER CON

la SOLEDAD II

Infografía nº 5

Hay personas que sufren de soledad en el día a día. Hay otras que se han podido ver abocadas a ese tipo de sentimientos
durante el actual estado de alerta.

¿Y qué hacer con la soledad? Vamos a proponerte cinco pasos sencillos. A ver qué tal.

Intenta hacer las paces con la soledad, o con cada uno de los sentimientos que la que la conforman, como inseguridad, tristeza....

Imaginemos que sientes tristeza. Tal vez esté motivada porque has perdido a un ser querido. En ese caso, la tristeza está justificada, y más si estás en proceso de duelo.

¿Cuál es el esquema afectivo de la tristeza, qué información nos trae?

Te ayudará a conectar con cada uno, el hecho de descubrir el esquema afectivo que hay detrás. Te pondré un ejemplo.

Debes saber que cada sentimiento lleva información importante, información emocional.

Y así con cada uno de los sentimientos y emociones presentes en el bucle de la soledad.*

Autor: Quino Villa

22 de marzo, 2020

Recomendaciones prácticas.

1. Conecta con tu soledad.

Pues aparece cuando alguna de nuestras metas se ha visto truncada para siempre. Así que la tristeza llega para ayudarte a caer en cuenta de esa pérdida irreparable. Entonces la tristeza resulta adecuada; no importa que sea una emoción negativa; resulta adecuada a tu situación.

Una forma de conectar con ella, es hacerla presente, mirarle a la cara, y decirle, más o menos: "Sé, tristeza, que me traes malas noticias; pero te agradezco que hayas llegado para ayudarme a hacerme a la idea de esta pérdida irreparable. Y te siento como algo muy importante; así que voy a cuidar de ti..."

Imaginemos que está presente la vergüenza; éste sentimiento nos trae información de que ocasionalmente no nos hemos comportado de acuerdo a nuestro yo ideal, lo que a su vez nos despierta miedo al juicio ajeno. Pues conecta con tu vergüenza y háblale, a tu manera.

* Podemos entender la emoción como un estado complejo del organismo caracterizado por una excitación o perturbación que predispone a una respuesta organizada de huída, de ataque, de acercamiento...

A diferencia, el sentimiento, aunque es resultante de una emoción, es más elaborado y se alarga más en el tiempo. Antonio Damasio afirma que nuestra mente comenzó a existir al experimentar un sentimiento. Algunos los vivimos como agradables o positivos, otros como desagradables
o negativos.

QUÉ HACER CON

la SOLEDAD III

Infografía nº 5

1. "Lo que me ocurre a mí es horroroso". E: visión catastrofista.

C: "¿Horroroso? Tal vez resulte molesto, o displacentero, o incluso amargo, pero no horroroso. Además, todo sentimiento es reversible..."
2. "Todo me sale mal." E: polarización malo-bueno. C: "¿Todo, o parte? Piensa que entre el blanco y el negro se abre un sin fin de grises..."
3. "Estoy convencida de que la vida es un constante calvario de sufrimiento." E: inferencia arbitraria. C: "¿Qué pruebas tienes? ¿En qué basas tu inferencia?..."

-Date permisos para ser creativo, creativa: pinta, escribe, canta, baila...

-Haz un poema y ponle música: no importa que le cantes a tu soledad, el caso es expresar, sacar todo eso que lleva varado dentro de ti.

Autor: Quino Villa

22 de marzo, 2020

2. Revisa tus pensamientos.

Estamos generando pensamientos constantemente, y muchos de ellos resultan disfuncionales.

Así que te propongo que caigas en cuenta cómo los deformas. No te culpes por ello, pues se trata de maquinaciones no conscientes, presentes en todas las personas. Te pondré unos pocos ejemplos de pensamientos con deformaciones a las que pondremos una etiqueta (E) o truco de deformación, abriendo seguidamente interrogantes para que te ayuden a cuestionarlos (C).

3. Vuelve a tu interior.

Vuelve a ti, y conecta con la parte más auténtica de tu ser.

-Escribe una carta: tal vez a una persona que ya se fue, o a un duende o a un hada... o por qué no a ti mismo, a ti misma... a tu niño o niña interior...
-Atrapa con pintura ese interior tuyo tan vasto y misterioso.
-Escribe un diario emocional: a través del néctar de tus emociones, descubrirás un mundo inmenso, lleno de color.

-Inicia un diario convencional. No hace falta tener un soporte estable; en un primer momento pueden servir unas pocas hojas sueltas. Tampoco importa que luego rompas algo de lo escrito. Y, recuerda, todo eso que escribes, que creas, es un precioso regalo que te haces para ti.
-Disfruta de tus creaciones singulares.

4. "No hay nadie a quien le ocurra lo que a mí." E: personalización.
C: "¿En qué te ayuda el compararte con otras personas en esta faceta concreta?, ¿acaso te aporta algo positivo?..."
5. "No se me está nada mal; lo tengo bien merecido." E: culpabilidad.
C: "¿Te ayuda en algo el sentirte culpable?, ¿qué pruebas tienes para concluir que es culpa tuya, y que no han intervenido otros factores?..."

Hay personas que sufren de soledad en el día a día. Hay otras que se han podido ver abocadas a ese tipo de sentimientos
durante el actual estado de alerta.

-Las redes sociales te pueden aportar otro plus, dentro de un uso moderado; aunque no sea más que el correo electrónico, o el whatsapp, adelante.

-También el teléfono puede ayudarte. En caso de que hayas perdido muchos contactos, debes saber que muchas poblaciones disponen de servicios de acompañamiento telefónico.
-Existen, además, servicios de compañía para personas mayores que están funcionando en varias ciudades. Si no conoces ninguno, conecta con los servicios sociales para que te informen.

Puedes reflejar cada uno de tus avances, aunque hayan sido mínimos, en tu diario. Felicítate por ello.
Y hasta podrías incluir en él esta sentencia de Gustavo Adolfo Bécquer, que dice: "La soledad es muy hermosa cuando se tiene alguien con quien compartirla."

QUÉ HACER CON

la SOLEDAD IV

Infografía nº 5

Hay personas que sufren de soledad en el día a día. Hay otras que se han podido ver abocadas a ese tipo de sentimientos
durante el actual estado de alerta.

Vamos a proponerte, pues, unas cuantas alternativas; algunas de ellas tendrás que posponerlas a cuando acabe el actual estado de alerta.

La norma general, comenzar por la que te resulte más fácil.
-Realiza algún tipo de ejercicio físico; no sólo tonifica tu cuerpo; ejerce una influencia muy positiva sobre tu cerebro, y también sobre tu mente. Ello podrá llevarte a conocer a otras personas.
-Si tienes la oportunidad de participar en alguna reunión, acto cultural, iniciativa vecinal, excursión... hazlo; te permitirá acercarte a diferentes personas y compartir.

Autor: Quino Villa

22 de marzo, 2020

4. Abre tu corazón al mundo.

En este 4º paso deberías proceder paso a paso, y con cuidado, estableciendo metas a corto plazo. Debes caer en cuenta que todo ello en absoluto estará reñido con seguir cultivando tus momentos de intimidad. Pero a un tiempo, necesitas de los demás.

5. Valora tus avances.

Comenzamos el itinerario con dos ideas, y debemos volver a ellas. Te ayudarán a superar tu miedo al rechazo.

Una seña de nuestro cerebro social es la empatía. Piensa que hay muchas personas que gozan de muy buena empatía, y que sabrán conectar sin dificultad con tu gran caudal de sentimientos.
Y, además, sus neuronas espejo les ayudarán a comprenderte, y también a aprender de ti. Seguro que sí.

-Inscríbete en alguna actividad recreativa de carácter grupal; puede ser una buena ocasión para conocer gente nueva, o reiniciar relaciones perdidas.
-Según tu disposición, forma física...
el voluntariado podría ser una buena opción, hay muchos tipos de voluntariado, y seguro que encuentras el que mejor se adapte a ti. La generosidad, el hecho de compartir posee efectos muy poderosos.

A modo de conclusión.