Want to make creations as awesome as this one?

No description

More creations to inspire you

Transcript

Lleva casi medio siglo dirigiendo paradores. Su trabajo, que en su opinión “va más allá de la dirección de un hotel”, lleva adherida la responsabilidad de lo que significa la presencia de un parador para una localidad. “En muchas zonas es una parte importante de la economía y la cultura local”, explica. Su día a día no siempre es fácil. “Tienes que manejar a 50 personas y muchas circunstancias que suceden de imprevisto. Aunque sí es cierto que trabajar con los empleados de paradores es fácil. Tienen interiorizado que pertenecen a una empresa que, además, les gusta”, dice.,Nuria Torrico,Director del parador de Ávila,Víctor Teodosio,Las caras de Paradores,Víctor Teodosio,Miguel Ángel Boyero,Laila Martins,Javier Sánchez,COCINA,Dirección,MANTENIMIEnto,RECEPCIÓN,HABITACIONES,COMEDOR,NOMBRE,PUESTO,EDAD,64 años,Laila Martins,'Greenkeeper' de los campos de golf de Paradores,Jefa de cocina del parador de Benavente (Zamora),Charo Donaire,EDAD,Segundo jefe de comedor del parador de Salamanca,Miguel Ángel Boyero,PUESTO,Recepcionista del parador de Lerma,PUESTO,Gobernanta del parador de Cuenca,30 años,59 años,EDAD,PUESTO,NOMBRE,PUESTO,NOMBRE,NOMBRE,El trabajo de Sánchez es que los campos de golf de la los paradores de Málaga y El Saler (Valencia) tengan la misma línea de mantenimiento. Coordina a los equipos y se asegura de que “los greens sean como una alfombra”. Los cuidados que requiere un campo de golf son muy exigentes y requieren de una gran especialización. “Trabajamos con una precisiones muy altas. Nosotros cortamos hierba a tres milímetros de altura”, explica. Su amor por el campo de El Saler, en el que empezó con 16 años, es visible. “Es una joya. Su diseño es perfecto, está en el top cinco de Europa”, comenta.,NOMBRE,NOMBRE,Como jefa de cocina, Donaire es la encargada de que todo fluya correctamente entre el ajetreo de los fogones del parador zamorano. Desde la coordinación del equipo hasta la gestión de los recursos. El amor por la cocina ha llevado a Donaire a viajar y trabajar durante diez años por restaurantes de varias zonas de España. Ahora, dice, ha encontrado su sitio en Paradores, donde además de aprender, crear es una experiencia increíble. “Cuando trabajas en estos enclaves, te dan ideas y eres más creativo a la hora de crear platos. A veces es una experiencia parecida al síndrome de Stendhal”, explica entre risas.,EDAD,EDAD,59 años,38 años,Javier Sánchez,Boyero se encarga de que los comensales del parador de Salamanca nunca olviden el servicio de comedor. Sus manos han servido durante más de tres décadas a miles de comensales, entre ellos al actual rey Felipe VI. La mayoría de los clientes, dice, se dejan guiar por sus recomendaciones y las de su equipo. La clave: la confianza. "Si algo no tiene calidad, yo no se lo ofrezco al cliente. Cuando lo recomiendo estoy seguro de que merece la pena. No se puede engañar al comensal”, subraya.,21 años,PUESTO,EDAD,El papel de Nuria Torrico en el parador de Lerma (Burgos) es muy importante: es la persona que tiene el primer contacto con el cliente. “No se le puede dar simplemente la llave. Hay que acompañarle. Eso hace mucho. En ese tramo desde la recepción a la habitación coges confianza y puedes explicarle todos los servicios que tiene el parador”, comenta. Su trabajo, como ella dice, no solo se limita a “coger el teléfono” para anotar reservas. “Hay muchas responsabilidades. Estás ahí para que el parador funcione”, dice.,Nuria Torrico,Charo Donaire,A lo largo de 46 años de experiencia profesional, Martins conoce perfectamente lo que sucede entre las bambalinas de un parador. Ser gobernante significa coordinar la limpieza general del parador y, como ella explica, tener detalles con los clientes. “Si vemos que es el cumpleaños de un huésped, llamamos a cocina para que preparen una bandeja con bombones, dulces y se lo dejamos en su habitación con una tarjeta de felicitación”, cuenta. Martins insiste en que lo más importante para su equipo es tratar que el cliente esté a gusto. “Siempre lo conseguimos”, apunta.