Want to make creations as awesome as this one?

Transcript

Fábulas

Pequeñas historias en las que los personajes suelen ser animales yrepresentan a diferentes tipos de personas.Las fábulas siempre transmiten una lección o moraleja, un mensaje escondido que pretende enseñarnos algo sobre nuestro comportamiento y nuestra forma de actuar.

¿Qué son las fábulas?

Un pastorcito inquieto y juguetón andaba muy aburrido cuidando un gran rebaño, y pensaba qué hacer para entretenerse un poco. En ese momento, se le acercaron unos campesinos y le advirtieron que cerca del rebaño había un lobo muy grande y peligroso, que tuviera mucho cuidado, y que si tenía problemas gritara tan fuerte como pudiera, y ellos acudirían para ayudarle. El pastorcito respondió: - “Muy bien así será, si veo al lobo gritaré y les llamaré”. El pastorcito burlón pensó y dijo: - "Ya sé cómo me entretendré". Y de pronto, gritó y gritó:- “¡El lobo está aquí! ¡Socorroooooo!” Los campesinos fueron en su ayuda llevando palos. Pero al llegar, vieron al pastorcito echado al pie de un árbol y pensaron que estaba mal herido. Al acercarse, el pastorcito empezó a reír y a revolcarse de pura burla, pues había mentido. Enojados los campesinos se retiraron molestos.

El pastor y el lobo

En una segunda oportunidad, el pastorcito volvió a mentir pero esta vez hizo más real su mentira, pedía auxilio con voz de angustiado.Los campesinos armados fueron pronto en su ayuda; y al llegar, se dieron cuenta que, una vez más, habían sido burlados; y muy enojados se retiraron al ver todo en orden. Mientras, el pastorcito reía por la burla. Pero, de pronto, vio que venía el lobo, era un enorme animal con unos dientes afilados. El pastorcito, pasmado de terror, empezó a gritar pidiendo auxilio, rogando y exclamando ayuda; pero esta vez nadie acudió a ayudarle.Entonces el lobo acabó con todo el rebaño.

MORALEJA :Mentir por placer solo te aleja de las personas que creen en ti, en boca del mentiroso la verdad se convierte en mentira.

En un bosque se encuentra un lobo flaco y hambriento con un perro muy bien cuidado. Después de saludarse, el lobo le preguntó al perro cómo era que estaba tan bien, cuando él era más fuerte y valiente y se estaba muriendo de hambre. El perro le respondió que servía a un hombre que lo cuidaba mucho. - "Me traen comida sin que yo la pida, y su familia me deja siempre las sobras y me tira los huesos, y con todo esta comida lleno mi barriga".El lobo le dijo que seguramente era muy feliz pues nunca había visto un animal tan satisfecho.El perro viendo que el lobo no tenía mucha suerte le dijo: - "Si quieres, ven conmigo. Sirve a mi amo como yo le sirvo".

El perro y el lobo

Pero cuando estaban caminando, el lobo vio que su compañero tenia el cuello pelado, y le preguntó por qué tenía el cuello así, y este le respondió que no era nada, que como era travieso lo ataban durante el día para descansar, y cuando era de noche, lo dejaban libre para que fuese donde quisiera.Al escuchar esto el lobo le dijo : "¿Pero si quieres salir de casa, puedes hacerlo?El perro le dijo: - " No, pero eso, ¿qué importa?"- "Importa tanto, que no quiero ni el más grande de los tesoros por renunciar a mi libertad".Terminó de decir el lobo. Y se alejó corriendo, sin mirar atrás.

Moraleja:Muchas veces el pobre es más feliz que el rico esclavo; ya que la libertad es tan preciosa como la vida misma, y ésta no se cambia ni por todo el oro del mundo.

El asno, el perro y el lobo

Un día, caminaban muy cansados bajo el Sol un Asno con su carga, su Amo y el Perro. Cuando llegaron a la pradera, el Amo, muy cansado, se echó a dormir. El Burro se alejó un poco y se puso a pastar tranquilamente. Por otro lado, el Perro que estaba muy cansado y hambriento, le dijo al Asno: - "Amigo Asno, ¿me darías un poco de comida que hay en la cesta por favor?"El Burro le respondió: - "Mejor, ¿por qué no esperas un poco más hasta que despierte el Amo, y te dé él de comer?" El Perro, no dijo nada más tras esto.

Mientras el Asno seguía en lo suyo, la situación se puso seria.De repente, apareció un Lobo, y se abalanzó sobre el Asno para devorarlo.Viéndose en gran lío, el Asno dijo al Perro: - "¡Sálvame amigo Perro!"El Perro, respondió: - "Mejor, ¿por qué no esperas un poco más hasta que despierte el Amo, y te salve?"

Moraleja:Si no das oportuna ayuda, no esperes que ésta a ti acuda.

Dormía plácidamente un perro en el portal de una casa.Un lobo se avalanzó sobre él, dispuesto a darse un banquete, cuando en eso el perro le rogó que no lo sacrificara todavía. - "Mírame, ahora estoy en los huesos - le dijo -; espera un poco de tiempo, ya que mis amos pronto van a celebrar sus bodas, y como yo también me daré mis buenos atracones, engordaré, y , seguro seré un mejor manjar para tu gusto. Tan convincente era su argumento, que el lobo se marchó tan contento.

El lobo y el perro dormido

Al cabo de algún tiempo volvió. Pero esta vez encontró al perro durmiendo en una ventana de la casa. Se detuvo y le recordó lo que habían hablado.Entonces el perro le dijo riéndose: - ¡ Ah lobo, la próxima vez que aparezcas y yo esté durmiendo en el portal de la casa, no esperes a que se celebren las bodas de mis dueños!

MORALEJA :Si consigues salvarte de un peligro, recuerda muy bien lo que hiciste, ya que puede volver a serte útil.

El burro y el lobo

Cierto asno, viendo que se le acercaba un lobo y que no podía escapar de él, simuló encontrarse cojo. El lobo, acercándose, le preguntó la causa de su cojera.El borrico le respondió que se le había introducido una espina en una de sus patas. Y añadió: —Quíteme, por favor, esa espina, señor lobo y devóreme cuando le plazca, sin temor de lastimarse la boca. El lobo se dejó convencer mansamente. Pero, al levantar la pata del asno, recibió tan terrible coz que se quedó sin un solo diente en las mandíbulas.

MORALEJA: No cambies de oficio, si no recibes beneficio.

Dolorido, el lobo no se explicaba cómo se había dejado engañar por un simple asno cojo. Semejante burla le dejó totalmente desarmado.—Bien merecido lo tengo, porque siendo mi oficio carnicero, ¿por qué me metí a curandero? — dijo el lobo.

¡Gracias, alumnos y alumnas de 6º, por deleitarnos con estas representaciones tan divertidas!