Want to make creations as awesome as this one?

No description

Transcript

Dale voz y opinión a tus personajes. Hacerlos pasivos o maleables te puede gustar a ti mientras escribes, pero es veneno para la audiencia.

Fijar un hilo conductor desde el principio es importante, pero no sabrás de qué va la historia hasta llegar al final. Reescríbela.

Termina la historia, incluso si no es perfecta. En un mundo ideal tendrías ambas cosas, pero olvídalo. Intenta hacerlo mejor a la próxima.

Tienes que conocerte a ti mismo: es la diferencia entre sacar lo mejor de ti y dar rodeos. Crear una historia es probar, no refinar.

Haz ejercicio: coge una película que no te guste, analiza su estructura. ¿Cómo la volverías a hacer para que sí te gustase?

Simplifica. Céntrate. Combina personajes. Y divaga un poco. Te parecerá que pierdes contenido valioso pero te dará más libertad.

Si tú fueras tu personaje, en esa situación, ¿cómo te sentirías? La honestidad aporta credibilidad a situaciones inverosímiles.

Separa las historias que te gustan del resto. Lo que te gusta de ellas forma parte de ti mismo; tienes que reconocerlo antes de poder utilizarlas.

¿Cuáles son las probabilidades? Danos una razón para apostar por el personaje. ¿Qué ocurre si fracasa? Explica cuáles son sus opciones.

¿En qué es bueno tu personaje, con qué se siente cómodo? Ponlo en la situación opuesta. Rétalos. ¿Qué tal salen parados?

Admiramos más a un personaje por intentar algo que por conseguirlo y tener éxito.

Tienes que identificarte con las situaciones y tus personajes, no puedes forzarte a escribir divertido. ¿Qué es lo que te haría a ti actuar como a ellos?

Escribir algo en un papel te permite empezar a mejorarlo. Si una idea la dejas solo en tu cabeza, nunca la compartirás con nadie.

Descarta lo primero que te venga a la mente. Y lo 2º, 3º, 4º y 5º. Deshazte de lo obvio. Sorpréndete a ti mismo.

¿Cuál es la esencia de tu historia? ¿Y la forma más simple de contarla? Si sabes eso, puedes construir a partir de ahí.

Tienes que tener en cuenta qué le interesa a tu audiencia, no qué te divierte a ti como escritor. Suelen ser cosas muy diferentes.

Escribe el final antes de pensar en la parte intermedia. En serio. Los finales son muy difíciles, empieza a trabajar en ello desde el principio.

Ningún trabajo es inútil. Si no lo puedes utilizar ahora, déjalo y pasa a lo siguiente - más tarde habrá una oportunidad y lo podrás utilizar.

¿Por qué contar ESTA historia y no otra? ¿Qué es lo que te quema dentro que la alimenta? Este es el quid de la cuestión.

Cuando te atasques, haz una lista de lo que NO ocurriría después. Muchas veces el material que te librará del atasco aparece de esa forma.

Las coincidencias para meter en líos a los personajes son geniales; las coincidencias para sacarlos de ellos es hacer trampa.

Había una vez___. Todos los días, ___. Luego, un día ___. Debido a ello, ___. Debido a ello, ___. Al final, ___.